“La persona que tiene recursos económicos, igual que decide hacerse una cirugía estética, decide ponerse un balón y esa es la realidad. Se está poniendo, en general, fuera del sistema público, ya que no hay evidencias de que esta medida sea útil a largo plazo, porque la obesidad es un problema crónico”, alertó el doctor Rubio, especialista en esta intervención, durante la presentación de una campaña del Ministerio de Sanidad para prevenir la obesidad.

Considera que “en ningún caso” esta técnica puede emplearse “como un tratamiento que sea el antojo o la manera fácil que busca la gente para perder peso” ya que, “salvo en cuatro indicaciones muy concretas, el 50 por ciento de los pacientes, a los seis meses de retirada del balón, recuperan gran parte del peso perdido y, al cabo tres años, prácticamente la totalidad ha ganado el peso perdido”.

“El balón se pone durante sólo seis meses, por lo que, de cualquier modo, estaríamos hablando de un tratamiento temporal que, si no se acompaña a continuación de otra medida para perder peso, carece totalmente de utilidad”, recalcó.

Según el experto, desde el punto de vista médico, los balones están indicados para algunos pacientes con obesidad severa que necesitan perder peso “desde un punto de vista médico”, para someterse, por ejemplo, a una cirugía, y no pueden conseguirlo por otros medios, como el deporte, la dieta o los fármacos antiobesidad.

Más información: Adn.es

Las personas con obesidad mórbida que se someten a un tratamiento de cirugía bariátrica viven unos doce años más que si no se intervienen quirúrgicamente, según se ha destacado en una jornada sobre esta patología celebrada en Barcelona.

En este encuentro, organizado por el hospital de Sagrat Cor de Barcelona, se ha destacado que actualmente en Cataluña hay unos 35.000 pacientes con obesidad mórbida que deberían operarse, y que a pesar de ello, solo se operan entre 1.000 y 1.200 personas.

Según ha explicado el doctor Javier Foncillas, Jefe de la Unidad de Cirugía Metabólica y de la Obesidad Mórbida del Hospital Universitari Sagrat Cor de Barcelona, la obesidad mórbida es una enfermedad, y no un problema estético, que lleva asociadas otras patologías.

Entre los problemas que más se dan entre los grandes obesos están la diabetes, la hipertensión, el colesterol, la artrosis, la insuficiencia respiratoria, las apneas del sueño, y con frecuencia, problemas cardiovasculares.

Para este experto, antes de realizar una cirugía bariátrica hay que hacer una correcta valoración del paciente y un seguimiento postoperatorio adecuado para conseguir los resultados esperados a largo plazo.

Más información: Abc.es

balon-gastrico-perdida-peso-reduccion-estomago-tratamiento-obesidadQuizás sea porque España ocupa el dudoso primer puesto en la lista de países con más obesidad infantil. O porque casi uno de cada dos adultos presenta sobrepeso. El caso es que nuestro país es líder en el tratamiento con balón intragástrico para perder kilos. Según un estudio presentado por los doctores Gontrand López-Nava, jefe del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario Madrid Sanchinarro y Alfredo Genco, profesor de Cirugía de la Universidad La Sapienza, en Roma (Italia), esta técnica aumenta en un 40% la pérdida de peso de las personas obesas que están a dieta.

“Es una buena alternativa para casi todos los pacientes y también para los niños. Si la dieta no funciona, es la única herramienta con la que contamos para la obesidad infantil y que permite prevenir que el chico llegue a ser un obeso mórbido”, explica el doctor López-Nava, quien aclara que “en el caso de los niños estudiamos mucho la situación individual de cada uno. No hay protocolos fijos”. No obstante, Genco añade que la edad media de los niños a quienes han puesto el balón ronda los 11 años.

Además de los menores, los adultos también se someten al procedimiento. Tanto los que tienen sobrepeso (un índice de masa corporal -medida que se obtiene dividiendo la altura (cm) y el peso- entre 25 y 30), como los obesos en distintos grados. En un trabajo con 260 pacientes, aquellos que tenían el balón intragástrico y seguían una dieta equilibrada perdieron casi seis puntos de índice de masa corporal (IMC) en seis meses, mientras que quienes siguieron sólo la dieta perdieron unos tres puntos. A los 18 meses, los efectos del balón aún eran mejores que los de la dieta.

“Mientras con la dieta, los pacientes pueden a llegar a perder en este periodo entre cinco y siete kilos, con el balón gástrico la pérdida puede llegar a los 20-25 kilos”, señala Alfredo Genco. No obstante, López-Nava matiza que “lo ideal sería que la gente perdiera peso con dieta y ejercicio. Pero si estas opciones fracasan sistemáticamente, se puede plantear el balón”.

Más información: Elmundo.es

simposio-congreso-medico-cirugia-estetica-plastica-reparadora-avances-clinicos-rejuvenecimiento-remodelacion-corporalDurante el mes de octubre ha tenido lugar en Chicago el V Simposio anual de Cirugía Estética y Reparadora, evento clave en el mundo de la cirugía plástica donde se discuten los avances y técnicas pioneras de la mano de los más renombrados especialistas mundiales.

El Dr. Federico Pérez de la Romana, especializado en cirugía plástica estética y reparadora y miembro de la ASAPS, acudió a este simposio como parte de la representación española de una asociación que cuenta con 2.100 miembros de Estados Unidos cuidadosamente seleccionados y a la que tan solo pertenecen 7 cirujanos de nuestro país.

El evento formativo ha abarcado un amplio abanico de contenidos: uno de los más importantes ha sido las infiltraciones de grasa como la opción más segura en el rejuvenecimiento facial y la remodelación de glúteos y mamas, campo este último en el que Dr. Pérez de la Romana colabora habitualmente con a la Universidad Miguel Hernández en la investigación de las células grasas y de las células madre.

Entre los demás temas tratados, destaca el de la obesidad, que en la actualidad afecta a un 14% de la población española, y las nuevas soluciones a sus secuelas físicas tras la cirugía bariátrica. El Dr.Pérez de la Romana, con una dilatada experiencia en este campo, que incluye la intervención a más de 50 pacientes con este problema desde 2002, tomó contacto con los nuevos avances en este campo conducidos por los Drs. Al S. Aly y James C. Grotting, referentes mundiales en este tipo de cirugía.

Más información: Diarioinformación.com

obesidad_tratamiento_cirugia_gastrointestinal_reduccion_estomado_laparoscopiaLos mensajes que proponen dietas moderadas y ejercicio físico para eliminar la obesidad no tienen ningún éxito, a diferencia de las soluciones drásticas y arriesgadas, como es la cirugía que reduce la capacidad estomacal de los obesos, cuya demanda no deja de crecer en Catalunya. Esas intervenciones acotan de forma radical las posibilidades de ingerir alimentos, y el estómago pasa de tener 1.500 mililitros de espacio para digerir comida, a disponer de apenas 60 mililitros. Lo que cabe en medio envase de yogur. Quien comía para contener su ansiedad, se ve obligado así a buscar otro recurso tranquilizador. Aunque lo intente, su fisiología no admite excesos dietéticos.

El cirujano que introdujo en España la técnica laparoscópica en este tipo de intervenciones, el doctor Antonio de Lacy, considerado uno de los máximos innovadores quirúrgicos de Europa, ha perfeccionado la cirugía de la obesidad y en el último trimestre ha operado, con éxito, a ocho personas obesas que, 48 horas después de la intervención, marcharon a casa sin más cicatriz que un diminuto corte interno bajo el orificio natural del ombligo. Por ahí entró un cilindro de 12 milímetros de diámetro desde el que se distribuyeron los catéteres que externamente manejó De Lacy: contenían una cámara con iluminación, el bisturí eléctrico, un coagulador automático y una pistola de sutura mecánica. Siete de esas intervenciones las realizó en el Hospital Clínic, de Barcelona,y una en el Hospital Quirón.

CINCO INCISIONES / De ser practicada por un reducido núcleo de cirujanos adscritos a hospitales públicos de Catalunya, la cirugía de la obesidad ha pasado a ejecutarse, con mayor o menor pericia, en una docena de centros, que asumen un millar de intervenciones al año. La lista de espera para reducir quirúrgicamente el estómago supera las 700 personas en Catalunya. Muchos de esos cirujanos gastrointestinales (no todos), operan con técnica laparoscópica –abertura de cinco pequeñas incisiones por las que viajan las cánulas que contienen el instrumental–. Una minoría de especialistas siguen abriendo una amplia cicatriz en el abdomen para alcanzar el estómago, intervención que implica mayor riesgo de infección –el intestino es un gran contenedor de todo tipo de bacterias– y un periodo posoperatorio más prolongado.

Más información: Elperiodico.com

Los últimos avances en la cirugía metabólica destinada a curar a personas con problemas de obesidad, una patología puede llegar a acortar en 20 ó 25 años la esperanza de vida, se darán a conocer a partir de mañana en la XVII Reunión Nacional de Cirugía de la Asociación Española de Cirujanos.

Organización que, ante el abordaje de ese tipo de cirugía en dicha reunión nacional, que se inaugura mañana en Las Palmas de Gran Canaria, según anunció mediante un comunicado, subraya que “esta técnica quirúrgica se emplea con sentido metabólico, que no estético”.

Ya que “su razón de ser es la curación o, al menos, la mejoría de las complicaciones presentes en estos pacientes”, como problemas derivados de sus niveles de glucosa o colesterol, hipertensión arterial o diabetes, se explica en el escrito de la asociación.

En él se insiste en la importancia de la referida técnica en la sociedad actual, en la que se recalca que “la obesidad se ha convertido en un problema de salud de gran magnitud en todo el mundo”.

Más información: Abc.es