La hormona tiroidea es una de las glándulas que más funciones realiza en nuestro organismo, entre ellas la producción de las hormonas t3 y t4. Se calcula que a partir de los 50 años, una de cada dos mujeres serán diagnosticadas de un nódulo en la tiroides.

El doctor Pablo Moreno, responsable de cirugía endocrina del servicio de cirugía general y digestiva del Hospital de Bellvitge de la Clínica Tres Torres de Barcelona, detalla en qué consiste este tipo de intervención endocrina.

En qué situaciones se requiere operar

La glándula de la tiroides puede presentar alteraciones en su función y generar hormonas en exceso. Estamos hablando de un problema de hipertiroidismo que en algunas ocasiones precisa de una intervención quirúrgica. Puede ser en casos donde se produzca la enfermedad de Grace o cuando los nódulos se hacen autónomos y trabajan demasiado por sí solos. En los pacientes que presenten una hiperfunción se deberá optar por la cirugía. Otro de los parámetros que se siguen a la hora de decidir si hay que operar o no es el tamaño que alcance el nódulo. Si es superior a los 3 cm, a pesar de ser benigno, es recomendable que se extraiga. También en los casos en que se sospeche que existe un posible cáncer, o cuando su tamaño provoca molestias al tragar o un desplazamiento de la tráquea. También hay personas que por motivos cosméticos, ya que el volumen de la garganta aumenta por el nódulo, solicitan operarse, lo mismo que otras lo hacen por miedo a padecer un cáncer guiándose por casos ya detectados en la familia del paciente.

Cirugía minimamente invasiva

En los últimos años la cirugía endocrina para corregir los casos de hipertiroidismo han intentado ofrecer el mismo resultado clínico que los tratamientos conservadores. Hablamos de cirugía poco invasiva y con poco dolor para que la gente pueda realizar su vida laboral lo antes posible.

Desde hace unos cuantos años el doctor Moreno realiza intervenciones usando unas técnicas que permiten que la operación sea de carácter ambulatorio.

Más información: Vivirmejor.es

Anuncios

Una cirugía de urgencia provoca que realice esta entrevista mientras corre para presentar el Congreso de la Sociedad Gallega de Patología Digestiva, al que ya va con diez minutos de retraso. No estaba de guardia pero, como él mismo reconoce, la cirugía no tiene un horario de oficina de ocho a tres, “es un deber a tiempo completo”. Por eso, confiesa no poder planear nunca ir al cine con mucho tiempo de antelación. La bata la lleva siempre en el hombro, por si tocase operar. Eso sí, siempre con buen humor, y “silbando”.

–¿Cree que los avances en cirugía y su repercusión mediática configuran ya una liga de estrellas entre los profesionales?

–No, estoy en contra de los individualismos. Ser estrella sólo vale para presumir; es fundamental rodearse de un buen equipo y buscar la complementariedad de todas las áreas.

–¿Es lo que pasa con el congreso de Patología Digestiva?

–Precisamente. Se combina la experiencia de digestólogos y cirujanos. Aunando fuerzas es como avanza la medicina.

–¿En esa dirección la que tiene que tomar la ciencia?

–Sí. Los 13 médicos que conforman el Área de Cirugía de Povisa tenemos una edad en escalera, desde los 36 a los 57 años. Así garantizamos que no nos jubilaremos todos al mismo tiempo (se ríe). Cada uno está superespecializado en un sector, con lo que hay una complementariedad muy importante.

–Eso ayuda a disminuir la edad de especialización…

–Sí porque un médico no tiene que ser un sofista y saber minuciosamente de todo. La especialización, cuando se trabaja en buenos equipos, ayuda a ser más eficaces.

Más información: Farodevigo.es

Más de 500 personas con fracturas de vértebras se han beneficiado de una técnica mínimamente invasiva en el Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada desde que este centro la puso en marcha en 2006, según ha informado la Junta de Andalucía. Esta intervención, denominada cifoplastia percutánea, consiste en dos incisiones de tres milímetros en la piel de la espalda del paciente con el fin de introducir una serie de cánulas para llegar a la vértebra por ambos lados de la médula espinal, lo que permite alojar un balón inflable que corrige la deformidad de la fractura.

Una vez que se deshincha el balón, se crea un espacio en el que se inyecta cemento biológico compatible con el hueso, que se fragua instantáneamente y se consolida, con lo que la fractura se estabiliza y se elimina el dolor en un plazo de entre 24 y 48 horas.

Esta técnica, que realizan los traumatólogos de la Unidad de Columna y sólo requiere un día de ingreso hospitalario, está indicada para pacientes con fracturas por descalcificación en los que no han dado resultado otros tratamientos como el corsé o los antiinflamatorios.

Asimismo, esta intervención se practica en pacientes con metástasis vertebral que no sienten una reducción del dolor con la radio o la quimioterapia.

En concreto, alrededor de 300 pacientes se han sometido a esta técnica a causa de osteoporosis y 200 por metástasis vertebral en el hospital granadino desde 2006.

Más información: Radiogranada.es

El Dr. Leônidas Varella es el introductor de la Bioplastia en España, una innovadora técnica de la llamada cirugía mínimamente invasiva. Sus conocimientos en la materia le han llevado a fundar la Sociedad Española de Bioplastia, de la que es presidente. Varella vive a caballo entre Barcelona, donde forma parte del equipo de Revitalmedic, y Sao Paulo, ciudad en la que también tiene un consultorio.

 ¿En qué consiste la Bioplastia?

La bioplastia es una técnica de reposición de volúmenes. Es un concepto revolucionario, porque hasta ahora los recursos que teníamos era cortar y estirar, en el caso del lifting, o los rellenos, que a diferencia de esta nueva técnica que trabaja en planos profundos, son subdérmicos.

¿Por qué los tejidos se descuelgan?

El factor más importante es la gravedad, que bombea los tejidos hacia la tierra, pero existen otros motivos, como la pérdida de colágeno y elastina, además de todo un conjunto de factores que marcan el envejecimiento fisiológico. Cuando envejecemos perdemos volumen, la reabsorción ósea empieza a los veinte años y los tejidos poco a poco pierden elasticidad.

En vez de estirar la piel, ¿la rellenamos?

Es la gran genialidad de esta técnica -que poco a poco se va imponiendo – descubierta por el doctor brasileño Nacul. La idea de la reposición de volúmenes es que en vez de recortar, rellenas. Es una manera de tensar sin recortar, con la ventaja de no tener que pasar por quirófano. En el caso de la cara, nos permite redistribuir ángulos, así como añadir o volúmenes y luces. Realzas las zonas que te interesa y el resultado es un nuevo dibujo facial.

Adiós al lifting.

Más que competencia, pienso que son técnicas complementarias, pues en los casos en los que el descolgamiento es importante, papadas generosas que desdibujan completamente el ángulo facial, el lifting estará más indicado.

Más información: Lavanguardia.es

El Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital USP San Carlos de Murcia ha empezado a practicar una nueva técnica para evitar la amputación de brazos y piernas en caso de isquemia o falta de riego a consecuencia de un trombo. La crio-angioplastia -así se denomina esta intervención- consiste en la dilatación con frío (a diez grados bajo cero) de las arterias obstruidas que impiden que la sangre llegue a las extremidades. La angioplastia abre y restaura la circulación.

La novedad de la técnica realizada por el Servicio de Angiología y Cirugía Vascular que dirige el doctor Emiliano Cano Trigueros consiste «en la dilatación de la arteria y congelación de las placas de ateroma con óxido nitroso a menos diez grados para que el efecto sea más duradero». Se realiza con cirugía mínimamente invasiva, a pesar de ser una grave enfermedad con muy mal pronóstico. Muy pocos centros del país llevan a cabo esta técnica.

La primera intervención de este tipo se llevó a cabo a finales de septiembre, en un paciente diabético con una grave isquemia de los miembros inferiores. Debido al déficit de circulación en la extremidad, había ya gangrena. Tras estudiar al paciente en el Laboratorio de Diagnóstico Vascular de la unidad, se decidió llevar a cabo el nuevo procedimiento, que transcurrió sin complicaciones y con éxito.

Más información: Laverdad.es

El Servicio de Urología del Hospital de Manises ha iniciado con éxito su programa de cistectomía radical laparoscópica en pacientes con cáncer de vejiga avanzado, que consiste en una cirugía “mínimamente invasiva” y logra una convalecencia más confortable y hospitalización más corta.

Según han informado fuentes hospitalarias, se trata de una operación de gran complejidad técnica que consiste en la extracción de la vejiga (junto con la próstata en los pacientes varones) y los ganglios linfáticos pélvicos a través de una pequeña incisión de unos seis centímetros extendida alrededor del ombligo.

Uno de los doctores responsables del programa Carlos Reig, jefe del Servicio, ha indicado que las principales ventajas de esta técnica “no solo estriban en el tamaño de la incisión mucho menor que la necesaria si se hiciera por cirugía abierta”, sino porque se “disminuye el riesgo de infección, el dolor postoperatorio y las lesiones musculares en la pared abdominal”.

Más información: Abc.es

La Unidad de Cirugía sin Ingreso del Hospital de Torrevieja ha puesto en marcha un novedoso programa de Relajación Muscular Progresiva Guiada para aquellos pacientes intervenidos por Cirugía Mayor Ambulatoria, procurándoles herramientas para el autocontrol en el período pre y post operatorio, que minimiza la situación de estrés producida por la espera o el desconocimiento del entorno sanitario, agilizando el alta y beneficiando al confort psíquico del paciente. Parte del programa se realiza a través de una pequeña consola que se le hace llegar a estos pacientes.

En el Hospital de Torrevieja el 58% de las intervenciones quirúrgicas se realiza de modo ambulatorio. Por esta razón, la Unidad de Cirugía Sin Ingreso (UCSI) se ha convertido en un importante servicio compuesto por personal cualificado y dotado de moderna tecnología que, junto a novedosas técnicas quirúrgicas, mínimamente invasivas y anestesiológicas con reducidos efectos secundarios, permite a los pacientes salir de alta hospitalaria a las pocas horas de la intervención.

Debido a esta intensa actividad, la UCSI ofrece ahora a sus pacientes un novedoso Programa de Relajación Muscular Progresiva Guiada, especialmente diseñado “con técnicas de relajación prequirúrgicas, que ayudan al autocontrol del paciente en una situación de espera, adversa y desconocida para él, con lo que, además, se consigue evitar una alteración de las constantes vitales (tensión arterial) y favorece su estancia en el quirófano; mientras que el autocontrol post operatorio, agiliza el alta y actúa sobre el confort psíquico del paciente”, explica la supervisora, Elisa Paños.

Más información: Diarioinformacion.com