Cada vez más personas acuden a la cirugía plástica en busca de una solución a su problema de sobrepeso, muchas veces subestimando la verdadera trascendencia de esta enfermedad tan compleja, por cierto. Muchos de ellos intentan solucionar mediante técnicas como la liposucción problemas de obesidad extrema que, en rigor, solo pueden revertirse mediante tratamientos nutricionales acordes o bien mediante cirugía bariátrica en aquellos casos en los que correspondiere aplicar la técnica quirúrgica.

Sin embargo, la cirugía plástica y reconstructiva está ganando un terreno cada vez mayor en el campo de la obesidad, siendo un eslabón fundamental en la reconstrucción estética del cuerpo del paciente que ha sufrido los embates del sobrepeso, y que debe padecer día a día las secuelas de una dolorosa instancia de su vida que ya ha sido controlada, pero que aún le devuelve una imagen negativa de sí mismo.
De hecho, los equipos de cirugía de la obesidad (bariátrica) trabajan en la actualidad en forma mancomunada con equipos de cirugía plástica y reparadora, con la finalidad de ayudar al paciente no sólo a bajar de peso sino también devolver a su cuerpo la apariencia normal luego que el marcado descenso de peso se ha concretado. Sólo así, la persona que ha dejado atrás la obesidad puede poner fin a sus padecimientos y volver a verse bien.
En ese marco, la cirugía plástica permite al ex obeso eliminar el exceso de piel resultante del descenso de peso, y reacomodar sus músculos abdominales, que muchas veces han cedido a causa del aumento desmedido de peso. Hoy, la técnica más utilizada a tal fin es el modelado del contorno corporal, que aborda el cuerpo de manera integral y a través de diferentes intervenciones.

¿Cuándo interviene la cirugía plástica?
En el consultorio de cirugía plástica es común escuchar consultas como: “Tengo 20 ó 30 kilos de sobrepeso. Intenté todas las dietas y no puedo bajar, quiero una liposucción para solucionar mi problema y bajar de peso”. Estamos ante un ejemplo de sobrepeso importante u obesidad. La cirugía plástica puede lograr resultados sorprendentes, pero no en esta instancia. Primero, insisto, debemos tratar el verdadero problema, que es la obesidad.
La cirugía plástica es un eslabón importante en estos grupos médicos pero, insistimos, ésta debe actuar con criterio y en el momento oportuno para lograr óptimos resultados.
¿Cuál es el momento oportuno? Una vez que se ha logrado tratar la obesidad, ya sea con tratamiento médico o con cirugía bariátrica, de acuerdo a cada paciente.
En relación a lo anterior, una vez me sorprendió una charla mantenida con una paciente ya tratada por obesidad, la que había bajado 60 kilos: “La cirugía bariátrica me cambió la vida y me siento feliz, pero todavía no me puedo quitar el ‘traje de gorda”, afirmó.
Esta situación es repetida en la mayoría de los casos de descensos marcados de peso, ya que debemos saber que la piel se asemeja a un elástico y que al sufrir un excesivo estiramiento, pierde su poder de retracción y se produce una severa flaccidez, con la consiguiente secuela estética.

Las técnicas de reconstrucción
Atentos a esta situación cada vez más frecuente en nuestro país y en el mundo, la evolución de la cirugía plástica nos ha llevado a un nuevo campo dentro de la especialidad: el modelado del contorno corporal luego de una pérdida masiva de peso.
Cabe destacar en este sentido que las técnicas tradicionales de cirugía no son aplicables en pacientes con recientes problemas de obesidad; esto ha llevado a que en los últimos años surgieran estas nuevas técnicas que abordan al cuerpo de manera global y en diferentes tiempos quirúrgicos. Así, por ejemplo, abordamos el abdomen de manera circunferencial, muslos, glúteos, brazos, mamas, etcétera, con modernas formas de lipectomías.
La lipectomía, para ser más claros, es la eliminación del sobrante de piel y grasa en las diferentes partes del cuerpo en donde el tejido ha cedido, como consecuencia del estiramiento del mismo por exceso de peso. Este procedimiento puede aplicarse a diferentes zonas del cuerpo, tales como el abdomen, espalda, glúteos, muslos, brazos, etcétera.
Este tipo de cirugía es la última oportunidad de “esculpir” el cuerpo de un paciente anteriormente obeso, donde existía un exceso masivo de piel y tejidos. El potencial para un verdadero cambio es significativo, pero también son mayores las posibilidades de complicación quirúrgica frente a las de un paciente con excesos normales de piel.
Por este motivo, debemos tratar a estos pacientes en forma multidisciplinaria, con una preparación previa diferente. Hacemos hincapié en una correcta preparación clínica, nutricional y psicológica, además de lo meramente técnico.
En consecuencia, el tratamiento estético de los pacientes con pérdida masiva de peso es diferente al tradicional y los planes quirúrgicos se deben individualizar y ser abordados por equipos entrenados y con experiencia en esta moderna área de la Medicina. De esta manera, obtendremos resultados estéticos sorprendentes, de manera segura, efectiva y con menor índice de complicaciones.

Por el doctor Roberto Martínez Rinaldi, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva en la clínica “Dr. Gregorio Marañón”.

Via: El diario del centro del país – Argentina

Anuncios

En la República Dominicana se practican alrededor de 2.000 cirugías bariátricas al año. Son candidatas a este procedimiento todas las personas entre 16 y 65 años que sean consideradas obesas.

Es decir, aquellas con una masa corporal superior a los 30 kilos de lo que debería ser su peso normal. Pero, si de cirugías se trata, las plásticas ocupan un lugar importante en el país, siendo las de mayor demanda las de levantamiento de senos y de reducción del abdomen. La información fue ofrecida a la Esquina Joven de HOY por el equipo médico de la Unidad Avanzada de Cirugía Bariátrica del Centro Médico Dominicano.
Estuvieron presentes en el conversatorio el coordinador de la unidad, Pablo García Vargas; Rosalina Ramírez Marzán, cirujana plástica y reconstructiva postbariátrica y la nutricionista Ilonka Inoa, quienes denunciaron que cada día es mayor el número de médicos generales, ginecólogos, y otros galenos que hacen un curso intensivo sobre cirugía plástica y sin tener los conocimientos necesarios se dedican a esta práctica.
Lamentaron tal situación por considerar que se pone en riesgo la salud y la vida del paciente. Precisaron que de las personas que acuden a su consulta, la mayoría lo hace en busca de mejorar su aspecto físico, cuando debería ser ante todo una cuestión de salud.

“No es un secreto que la mayoría de pacientes obesos visita al cirujano bariátrico buscando mejorar la apariencia física y el autoestima, robadas por la obesidad, sin conocer que lo más importante es recuperar la salud del paciente”, indicaba.

La diabetes, la hipertensión, hipercolesterolemia, dolores articulares, ovarios poliquísticos, infertilidad, migrañas y baja autoestima son algunas de las dolencias a mejorar, de controlarse el peso corporal.
Por su alta incidencia, la obesidad es ya un problema de salud pública en numerosos países.

Referencias
Estudios recientes de la Universidad de Greenville, Estados Unidos, han demostrado que cinco años después de una cirugía bariátrica, se constató la disminución de infartos en 50%; accidentes cerebrovasculares entre 30 y 50% y el riesgo de muerte entre 20 y 55% en el grupo de pacientes post bariátricos, respecto a los obesos no operados.
Refirió que según el estudio citado, la mejoría y hasta remisión de la diabetes tipo 2 luego de la cirugía bariátrica es de 79 a 98%, por lo que recientemente la Sociedad Americana de Endocrinología la considera en el esquema de tratamiento para esta enfermedad.
Agregó que otros estudios evidencian que los niveles de colesterol y triglicéridos mejoraron en 91% en seis meses, favoreciendo la disminución de eventos cardiovasculares.
Señaló que se citan múltiples beneficios en la curación o mejoría de algunas enfermedades como migrañas en 57%, síndrome metabólico 83%, ovario poliquístico 79%, disfunción menstrual 100%, enfermedad venosa 95%, gota 77%, enfermedad degenerativa articular 41-76%, incontinencia urinaria 44-88%, reflujo gastroesofágico 72 a 98%, hipertensión arterial 52-96%, asma 82%, depresión 55% y apnea del sueño 70-98%.

Riesgos
Informó que según el Instituto Nacional de Salud (NIH) de los Estados Unidos, los riesgos de la cirugía bariátrica han disminuido dramáticamente y no son mayores a los de la extirpación de una vesícula o reemplazo de cadera. El riesgo de complicaciones mayores es de 4% aproximadamente y la mortalidad entre 0,1 a 0,4%.
“En conclusión, el riesgo de mortalidad post-cirugía es mucho menor que permanecer obeso, quien fallecería de enfermedad cardiaca, diabetes y otras condiciones relacionadas a la obesidad”, precisó el especialista.

Postergar embarazo
Al preguntársele si una mujer puede embarazarse luego de la cirugía bariátrica, el especialista explicó que se debe esperar por lo menos 18 meses.
Por otro lado, la cirujana Rosalina Ramírez Marzán sostuvo que el paciente post bariátrico es manejado por un equipo de especialistas, ya que al haber perdido tanto peso, la flacidez de la piel no es normal y sus valores nutricionales no son los mismos. Explicó que una cirugía plástica post bariátrica se puede hacer, cuando se han logrado los objetivos de la cirugía bariátrica, es decir cuando se ha adquirido un peso adecuado, y se han controlado las enfermedades que pudieran estar asociadas.
En tanto, la nutricionista Ilonka Inoa hizo referencia a los alimentos que se deben ingerir para mantener el peso ideal.
Dijo que, erróneamente, hay pacientes que acuden a las consultas con intención de practicarse una liposucción para bajar de peso, cuando el objetivo real de esta intervención es moldear el cuerpo.

Las frases
Ilonka Inoa -Es realmente elevada la incidencia de sobrepeso infantil, tanto en el país como a nivel mundial, debido a la vida sedentaria y al consumo de comidas chatarra”.

Pablo García Vargas – Solo cerca de un 40% de los pacientes con obesidad reconocen que están enfermos y que deben someterse a un régimen para adelgazar por razones de salud”.

Rosalina Ramírez – La liposucción no es para perder peso, sino para moldear algunas partes del cuerpo. No se debe asociar cirugía plástica a pérdida de peso”.

Las claves

1. Cirugía
La cirugía bariátrica es el conjunto de procedimientos quirúrgicos usados para tratar la obesidad, buscando disminución del peso corporal. El procedimiento más usado actualmente es el bypass gástrico. Lamentablemente, este tipo de intervenciones no tiene cobertura por parte de las aseguradoras de riesgos de salud.

2. Procedimiento
Salvo casos particulares, esta intervención se realiza con mínima invasividad, o sea por vía laparoscópica. Por esta técnica solo es necesario incisiones de 0.5 a 1 centímetro, excepto una de las heridas, en el caso de la manga gástrica que es necesario ampliar a 2 o 2.5 centímetros para extraer el estómago. En casos de condiciones individuales como cirugías anteriores en abdomen superior, sangrados severos, reintervenciones o emergencias, puede ser necesario abrir convencionalmente.

3. Contraindicaciones
Las contraindicaciones psicológicas relativas para cirugía bariátrica son enfermedades psiquiátricas tales como depresión mayor, bulimia nerviosa, el abuso de sustancias tales como cocaína, anfetamina, morfina o alcohol. En estos casos es recomendable tanto para el éxito de la cirugía (pérdida de peso), como por la salud mental de estos pacientes, recibir un tratamiento previo y un seguimiento estricto en el postoperatorio.

Via: Hoy – República Dominicana

El objetivo base de la cirugía bariátrica es disminuir el aporte energético y la formación de grasa corporal y estimular el consumo de la ya formada, bajo dos principios: la restricción o reducción de alimentos ingeridos, es decir regulando la ingesta y el apetito y modificando su absorción.

Por los principios antes descritos y su combinación existen tres categorías:

1- Con técnicas Restrictivas. Son procedimientos inducen pérdida de peso al reducir el tamaño o la capacidad gástrica, limitando drásticamente la ingesta de alimentos:

* Gastroplastia vertical en banda
* Gastroplastia vertical anillada
* Banda gástrica ajustable
* Gastroplastia vertical reforzada
* Gastroplastia
* Gastroplastia vertical sin anilla
* Manga gástrica o gastrectomia vertical
* Balón intragástrico o balón gástrico

2- Con técnicas Malabsortivas. Procedimientos exclusivamente malabsortivos; estos raramente son realizados, debido al alto riesgo de serias complicaciones en el tiempo:

* Bypass yeyunoileal

3- Con técnicas mixtas o Restrictivas/malabsortivas. Procedimientos mixtos restrictivo*malabsortivos que además de reducir la capacidad gástrica, alteran la continuidad gástrica normal e interrumpen la absorción de los nutrientes y alimentos ingeridos:

* Bypass gástrico: es el procedimiento más usado actualmente.
* Derivación biliopancreática (Scopinaro, Marceau, Larrad)

Una tecnica de reciente investigación y desarrollo y que orienta a otro tipo de cirugia bariátrica es el marcapasos gástrico que regula el apetito enviando descargas neuroelectricas para produccir sensación de saciedad

Cada categoría y procedimiento tiene sus propios resultados a largo plazo y su potencial impacto en la nutrición. Todas estas alternativas pueden resultar en deficiencias de hierro, vitamina B12, ácido fólico y calcio.

Más Información: BalonIntragastricoIEE.com

“La persona que tiene recursos económicos, igual que decide hacerse una cirugía estética, decide ponerse un balón y esa es la realidad. Se está poniendo, en general, fuera del sistema público, ya que no hay evidencias de que esta medida sea útil a largo plazo, porque la obesidad es un problema crónico”, alertó el doctor Rubio, especialista en esta intervención, durante la presentación de una campaña del Ministerio de Sanidad para prevenir la obesidad.

Considera que “en ningún caso” esta técnica puede emplearse “como un tratamiento que sea el antojo o la manera fácil que busca la gente para perder peso” ya que, “salvo en cuatro indicaciones muy concretas, el 50 por ciento de los pacientes, a los seis meses de retirada del balón, recuperan gran parte del peso perdido y, al cabo tres años, prácticamente la totalidad ha ganado el peso perdido”.

“El balón se pone durante sólo seis meses, por lo que, de cualquier modo, estaríamos hablando de un tratamiento temporal que, si no se acompaña a continuación de otra medida para perder peso, carece totalmente de utilidad”, recalcó.

Según el experto, desde el punto de vista médico, los balones están indicados para algunos pacientes con obesidad severa que necesitan perder peso “desde un punto de vista médico”, para someterse, por ejemplo, a una cirugía, y no pueden conseguirlo por otros medios, como el deporte, la dieta o los fármacos antiobesidad.

Más información: Adn.es

Las personas con obesidad mórbida que se someten a un tratamiento de cirugía bariátrica viven unos doce años más que si no se intervienen quirúrgicamente, según se ha destacado en una jornada sobre esta patología celebrada en Barcelona.

En este encuentro, organizado por el hospital de Sagrat Cor de Barcelona, se ha destacado que actualmente en Cataluña hay unos 35.000 pacientes con obesidad mórbida que deberían operarse, y que a pesar de ello, solo se operan entre 1.000 y 1.200 personas.

Según ha explicado el doctor Javier Foncillas, Jefe de la Unidad de Cirugía Metabólica y de la Obesidad Mórbida del Hospital Universitari Sagrat Cor de Barcelona, la obesidad mórbida es una enfermedad, y no un problema estético, que lleva asociadas otras patologías.

Entre los problemas que más se dan entre los grandes obesos están la diabetes, la hipertensión, el colesterol, la artrosis, la insuficiencia respiratoria, las apneas del sueño, y con frecuencia, problemas cardiovasculares.

Para este experto, antes de realizar una cirugía bariátrica hay que hacer una correcta valoración del paciente y un seguimiento postoperatorio adecuado para conseguir los resultados esperados a largo plazo.

Más información: Abc.es

simposio-congreso-medico-cirugia-estetica-plastica-reparadora-avances-clinicos-rejuvenecimiento-remodelacion-corporalDurante el mes de octubre ha tenido lugar en Chicago el V Simposio anual de Cirugía Estética y Reparadora, evento clave en el mundo de la cirugía plástica donde se discuten los avances y técnicas pioneras de la mano de los más renombrados especialistas mundiales.

El Dr. Federico Pérez de la Romana, especializado en cirugía plástica estética y reparadora y miembro de la ASAPS, acudió a este simposio como parte de la representación española de una asociación que cuenta con 2.100 miembros de Estados Unidos cuidadosamente seleccionados y a la que tan solo pertenecen 7 cirujanos de nuestro país.

El evento formativo ha abarcado un amplio abanico de contenidos: uno de los más importantes ha sido las infiltraciones de grasa como la opción más segura en el rejuvenecimiento facial y la remodelación de glúteos y mamas, campo este último en el que Dr. Pérez de la Romana colabora habitualmente con a la Universidad Miguel Hernández en la investigación de las células grasas y de las células madre.

Entre los demás temas tratados, destaca el de la obesidad, que en la actualidad afecta a un 14% de la población española, y las nuevas soluciones a sus secuelas físicas tras la cirugía bariátrica. El Dr.Pérez de la Romana, con una dilatada experiencia en este campo, que incluye la intervención a más de 50 pacientes con este problema desde 2002, tomó contacto con los nuevos avances en este campo conducidos por los Drs. Al S. Aly y James C. Grotting, referentes mundiales en este tipo de cirugía.

Más información: Diarioinformación.com

Un grupo de pacientes operados de obesidad mórbida en el Hospital de Cruces, en Barakaldo (Vizcaya), ha creado la primera asociación de apoyo a pacientes de cirugía bariátrica de España para informar y asesorar a las personas que deben someterse a este tipo de intervenciones.

La Asociación para el Auto-apoyo de Pacientes de Cirugía Bariátrica-ACIBA ha sido presentada en público hoy en un acto celebrado en el Centro Cívico Clara Campoamor, de Barakaldo, en el que han estado presentes médicos del Hospital de Cruces.

El presidente de la asociación, Faustino Fernández, ha destacado que la obesidad mórbida “es una enfermedad” y ha señalado que el objetivo de ACIBA es apoyar a las personas que van a someterse a una operación de reducción de estómago y a las que tengan problemas de sobrepeso.

Fernández ha explicado que la asociación hará un “acompañamiento” a los pacientes antes de la intervención “para explicarles en qué va a consistir, contarles nuestras experiencias” y ofrecerá ayuda tras la operación “para que ganen en calidad de vida psicoafectiva”.

Ha destacado la importancia de que las personas que van a someterse a una intervención bariátrica sepan que “tienen a alguien a su lado que ha pasado por lo mismo” y ha resaltado que estas intervenciones no son una cirugía estética, sino “una cirugía de salud”.

Más información: Adn.es