clinica


https://i2.wp.com/www.cirugiaesteticanegligencias.com/wp-content/negligencia-cirugia-estetica-modelo2.jpg

La modelo británica Laura Summers alerta de los fraudes en cirugía estética Sufrió los efectos de una mala praxis médica y sus labios aumentaron cuatro veces su volumen. Necesitó 20 meses de recuperación.

La modelo británica Laura Summers, 27 años, compartió la desagradable experiencia que tuvo con elbisturí, después de que una mala inyección en la boca le causara severos daños en los labios, ya que éstos crecieron 4 veces su tamaño.

“Me vi en el espejo y grité. Todo lo que podía ver era a un monstruo mirándome”, declaró la modelo, quien es considerada una de las mujeres más sexys de Inglaterra.
A pesar de haber gastado cerca de 60.000 libras (unos 76.000 euros) en cirugías para estar espectacular, ahora Laura alerta a miles de jóvenes sobre los riesgos de las intervenciones quirúrgicas, al asegurarles que pueden llegar a poner en peligro su vida y su belleza y más si se hacen con gente que no está cualificada para llevar a cabo estas operaciones.
“Es deshonesto y están jugando con la vida de las personas. Pensé por algún tiempo que quedaría marcada de por vida o que pude haber pescado una infección o haber muerto”, señaló Laura, quien confió su belleza a una empresa que le prometió unos labios sensuales durante una expo en Londres, pero la realidad fue muy distinta.
“Ellos dijeron que tenían licencia y yo pensé, ¿Por qué no? Sólo me tomó unos minutos y todo parecía ser muy profesional. Regresé a trabajar a mi stand, pero una hora más tarde comencé a sentirme extraña. Me sentía mareada y no podía sentir mis labios. Pensé que era algo normal, por lo que lo dejé pasar”, declaró la joven, quien al día siguiente ya estaba en el hospital.
En la clínica se le recetaron varios antibióticos, los cuales le ayudaron a eliminar la inflamación de los labios, sin embargo el proceso ha sido de más de 20 meses y aún su boca no han recuperado su tamaño normal.
Curso Superior de Naturopatía y Terapias Complementarias
Obten tu Diploma IPS avalado por la  Asociación Profesional Española de Naturopatía y Bioterapia
podrás trabajar en herbolarios, parafarmacias, balnearios y spas...
Desde su hogar, en menos de 9 meses, con un tutor personal a su disposición desde el primer día.
Matrícula Gratis
En cómodas cuotas de estudio sin intereses
Las terapias naturales están viviendo un auge imparable, se han convertido  en un complemento habitual en el tratamiento de muchas dolencias, y cada vez son más las personas que acuden a la consulta de un naturópata como alternativa o complemento a la medicina convencional.

En sólo 9 meses y desde Casa
Obtén tu Diploma IPS avalado por laAsociación Profesional Española de Naturopatía y Bioterapia

Con Bolsa de Empleo Exclusiva

Se trata de una profesión en auge, con una gran demanda, para que la que hacen falta profesionales preparados. Hoy tiene la oportunidad de acceder a esta profesión, con todas las garantías, con el  nuevo Curso Superior de Naturopatía y Terapias Complementarias del Instituto Profesional de Estudios de la Salud, en colaboración con la Asociación Española de Naturopatía y Bioterapia (APENB). solicita informacion

Via: Educae.org

Un cirujano miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), que trabaja en Madrid y ha sido condenado al menos en otras cinco ocasiones, deberá pagar 83.000 euros a una mujer de 25 años a quien causó un “daño desproporcionado” en una operación de reducción de mama.

La sentencia por “daños y perjuicios” en este caso, de febrero de 2009, y cuyo recurso interpuesto por la parte demandada fue desestimado el 3 de julio en el Juzgado madrileño de Primera Instancia nº 11, ha sido enviada a Efe por el Defensor del Paciente, como representante de los intereses de la interesada, M.P.R.
A tenor de esta sentencia y otras conocidas contra el mismo cirujano condenado, identificado como D.V.P.P., el Defensor del Paciente ha anunciado que solicitará su expulsión de la SECPRE.
Según la sentencia, este médico llevó a cabo una “mastopexia”, intervención que “nada tiene que ver con la reducción (de pecho) solicitada por la paciente”, en octubre de 2004 en la Clínica Moncloa, de Madrid.
Al no haber resultado “satisfactoria” esta intervención se practicó otra en septiembre de 2005 de la que resultaron una serie de “secuelas” atribuidas a un “incorrecto desempeño profesional” del demandado.
Según la sentencia, dichas secuelas obligaron a la demandante a someterse, con otro médico, a un “tratamiento reconstructivo” en el que le fueron implantadas unas prótesis.
El texto del fallo dice que la intervención quirúrgica practicada por el demandado fue “técnicamente incorrecta” y que este “lo termina admitiendo” en su recurso a la primera sentencia cuando dice que “el complejo areola-pezón quedó un poco alto”.
Según un informe pericial aceptado por el tribunal, el demandado infringió la “lex artis ad hoc” y, además, la segunda cirugía, “de retoque”, fue “insuficiente e inadecuada, con un resultado aún peor, no corrigiendo el defecto existente e introduciendo otros nuevos como la disminución exagerada del volumen mamario”.
El juez recoge en la sentencia los insuficientes e inadecuados consentimientos informados de las cirugías practicadas, “además de haber existido una insuficiente e inadecuada aplicación de medios no habitual según el estado de la ciencia en la especialidad de cirugía plástica y por tanto no sujeta a la ‘lex artis'”, dice el Defensor del Paciente.
El fallo judicial añade que las intervenciones practicadas por el cirujano a la paciente demandante “no solo no mejoraron” su estado físico, “sino que se causaron con ellas un daño desproporcionado y no habitual que en modo alguno fue consentido” por ella.
La sentencia concede a la mujer una indemnización de 83.131.04 euros más los intereses legales ocasionados desde la interpelación judicial.

Via: Larioja.com

Quizás estas escenas las haya vivido usted varias veces: Se desviste, se mira al espejo y observa que sus pezones están mirando hacia el piso.

No puede hacer deporte, porque cuando corre sus senos se balancean al son de este movimiento. Y para rematar, cuando usted se acuesta boca arriba sus senos quedan debajo de las axilas.

¿Qué hacer?
Tome asiento y lea con atención: primero debe entender que usted ha sido víctima de una de las frases del cantante Gilberto Santa Rosa, “todo lo que sube tiene que caer”.
Esto, según el cirujano estético Ernesto Andrade, le sucede al 60 por ciento de las mujeres. Según el cirujano, las razones son: “por no utilizar brasier, por la pérdida de grasa y mama, por el paso de los años, por el embarazo y la lactancia, procesos en los que hay un incremento de piel.
Y sea cual sea la razón, la consecuencia es la misma: Ya ningún brasier hace ver sus senos satisfactorios para usted y tentadores para los hombres.
Pero no se resigne. Hay una manera para que regresen al punto ideal. Ir al quirófano y realizarse una pexia mamaria o levantamiento de senos. Y antes de hacerse este procedimiento tenga en cuenta dos cosas: por tener sus senos caídos usted no es menos mujer que otra y comprenda que el quirófano le ayudará a mejorar su físico y su mente, pero no le cambiará la vida.
Esta cirugía, que como todas tiene sus riesgos, es una técnica quirúrgica que permite colocar nuevamente los senos en posición natural. El doctor Andrade explica el proceso: “Consiste básicamente en colocar el pezón en el lugar adecuado mediante una serie de maniobras que obligan a cortar el exceso de piel”. Para esto existen varias técnicas. “Desde mi punto de vista, La cicatriz de T invertida, con el tiempo se vuelve imperceptible”.
Esta cirugía le permite continuar con su vida normalmente, tanto que respetará las funciones del seno: la sensibilidad y la lactancia. El procedimiento se realiza con anestesia general, dura 40 minutos y da una incapacidad de cinco días.

Para tener en cuenta
* Consulte con un cirujano plástico profesional. Él le determinará su estado de salud y le orientará sobre u mejor opción, riesgos y cuidados.
* Puede lactar con normalidad, pero debe tener claro que después podrían volver a caer.
* Cuando salga de la cirugía debe utilizar un brasier de franela durante un mes, las 24 horas, mientras el seno cicatriza internamente.
* Si es mayor de 40 años debe realizarse primero una mamografía, para detectar si hay alguna lesión.
* Al mes de cirugía podrá hacer ejercicio físico.
* En la cirugía no se hacen masajes ni ultrasonidos.
* La cicatriz se torna rojiza pero desvanecerá.

Via: ABCdelbebé

La mujer de 29 años rociada con ácido en el barrio madrileño de Pueblo Nuevo, que se encuentra ingresada en la Unidad de Quemados del Hospital de La Paz, necesitará probablemente cirugía para sustituir las graves quemaduras que sufrió en párpados, mejillas y labios por injertos de piel.

Así lo ha manifestado a el doctor Francisco Leyva Rodríguez, jefe de la Sección del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital de La Paz. Según Leiva, la joven de 29 años evoluciona favorablemente con pronóstico reservado y se encuentra recibiendo la medicación habitual para este tipo de quemaduras.
“Parece que necesitaría cirugía. Se está a la espera de su evolución”, ha señalado el doctor, quien ha indicado que la evolución en estos casos es fundamental para proceder a la cirugía.

Además, ha apuntado que la chica permanecerá al menos tres semanas más en el centro hospitalario y ha añadido que podría tener secuelas estéticas a causa de las quemaduras. Así, ha especificado que las zonas más afectadas a consecuencia de que se le haya rociado con un ácido químico son los párpados, labios y mejillas. Pese a ello, la joven puede hablar, ver y comer.
“Sospechamos que es ácido. Hubiera tenido una repercusión peor si hubiera estado en un ambiente cerrado por el peligro de inhalar el ácido y tener posibles secuelas internas”, ha expuesto.

Via: Qué

El equipo médico de Cirugía Plástica Reconstructiva del Parque de la Salud está muy conforme con la respuesta que tienen en cada una de las localidades donde llegan a brindar sus servicios en forma totalmente gratuita. Los pacientes llegan con expectativas para poder mejorar su calidad de vida y se van con una sonrisa de satisfacción. Está conformado por profesionales de diversas disciplinas que trabajan articuladamente en el Hospital Escuela de Agudos -Dr. Ramón Madariaga- y en el Hospital de Pediatría -Dr. Fernando Barreyro-. En cada una de los lugares donde llegan con los consultorios satélites tiene como objetivo facilitar a toda la comunidad el acceso al sistema de Salud Pública.

El Jefe del Servicio de Cirugía Plástica Reconstructiva del Hospital Escuela, Dr. Gustavo Abrile, recordó que a iniciativa comenzó durante el mes de noviembre de 2011. Indicó también que, tanto en el Hospital Escuela como en el Pediátrico, se realizan cirugías reconstructivas o reparadoras que consisten en el tratamiento de pacientes, adultos y niños con secuelas de mal formaciones congénitas, quemados agudos, labio leporino/paladar hendido o malformación de tórax, de miembros superior o inferior, entre otras patologías. También se atienden en el Parque de la Salud son, además, secuelas de quemaduras, secuela cicatricial hipertrófica y reconstrucción mamaria.

Desde el comienzo de las acciones tuvieron la posibilidad de visitar los hospitales referentes de regiones muchos zonales donde se atiende la demanda primaria de cada zona. “Es algo innovador y trae muchas enseñanzas –comentaba Abrile-, primero porque nos permite acercarnos a las realidades regionales que muchas veces desconocíamos y que hacen a una tarea que dentro de una especialidad que subjetivamente mucha gente cree que es muy circunscripta a un área que es exclusivamente la cirugía estética”.
Destacó, además, que el equipo multidisciplinario desde hace dos años ha tratado de abrir un abanico de posibilidades, de opciones que tienen hoy los ciudadanos de Misiones para atender dolencias que antes creían que no iban a tener una solución.
“Habían perdido la expectativa que se pudiera resolver en su propia provincia”, acotó el médico especialista.

Entonces, a partir de un pedido formal del ministro de Salud Pública, Oscar Herrera Ahuad, salieron a buscar la patología porque en las estadísticas no había relación con lo que habían hecho en otros años, particularmente con las malformaciones congénitas sino que era el reclutamiento y resolver los pacientes que tratábamos con malformaciones de cara, fundamentalmente, con lo que estaban atendiendo en el Hospital, tanto el Madariaga como el de Pediatría. “Y entonces fue ahí que empezamos a proponernos a salir a recorrer cada uno de los hospitales, nos empezamos a encontrar con realidades diferentes. De gente que se sentía representada por su Hospital local o zonal y le costaba mucho venir a la ciudad de Posadas. Muchos no conocían la capital provincial o no sabían cómo llegar si no era trasladada”, apuntó.
Fue así como empezaron a darse cuenta que el trabajo operativo, de traslado, de localización, de interrelación con los promotores de salud, con los asistentes sociales, con los directores de hospitales o jefes de zonas sanitarias era esencial. “Entonces, empezamos a formar una suerte de red que nos permite mantener informado a todos los hospitales que hemos visitado, localizar a aquellos pacientes que necesitan una segunda intervención, o que necesitan un seguimiento por alguno de los integrantes de nuestro equipo, sea la odontóloga, fonoaudióloga, pediatría, un asesoramiento para adquirir eventualmente alguna prótesis o algún elementos que se necesite gestionar a través de la estructura del hospital para solucionar un problema”, aseveró.

Casi mil en 2011
El año pasado tuvieron que atender 900 intervenciones en el Hospital Pediátrico y el Hospital de Agudos. En la proyección para este año, están cerca de las 1.200 intervenciones. “A seis meses estamos en las 600 cirugías”, remarcó.
Abrile comentó que empezaron a ofrecer una alternativa y se dieron cuenta que la demanda superaba las expectativas que tenían al momento de implementar el servicio. “Entonces llegamos a algo que nunca quisimos, dar turnos en el tiempo para las cirugías”, lamentó. Pero seguidamente observó que la gran ventaja es que hoy el paciente que viene al Hospital se va con su turno quirúrgico, y de no mediar por un inconveniente que es ajeno al accionar del equipo, el Hospital hoy por hoy tiene cubierta su cantidad de cama y necesita muchas veces que se vaya de alta un paciente para que pueda entrar uno nuevo que va a ser intervenido por una cirugía programada.
Esto hace que haya un juego de fijar un cupo semanal de cirugías, que en ambos hospitales es de alrededor de las 20 sin contar las urgencias, “que por lo menos podamos decirle a un paciente que se va a operar en tal fecha, venga de donde venga”. Se articula un traslado desde la localidad donde se encuentra directamente hacia el Hospital.

Atención personalizada
El especialista Abrile sostuvo que una de las premisas es que, independientemente de la atención que brindan en ambos hospitales, todos los meses un integrante del equipo atienda en el hospital de Oberá, Eldorado y Puerto Iguazú.
“Aquellos pacientes que por alguna razón no pueden acudir a Posadas lo pueden hacer a esos hospitales porque saben que un integrante de cirugía plástica va a estar atendiendo”, aseguró.
Según el médico, es una fuerte movilización por parte de un equipo que está integrando interdisciplinariamente, “muy sólido y con un fuerte apoyo además del ministro Herrera Ahuad por la parte local tanto sea por los directores de los hospitales de Oberá, Eldorado y Puerto Iguazú. Mancomunadamente se puede ser mucho más efectivo de lo que creíamos hace algunos años”.

Via: Noticias de seis

Lograr una mayor imbricación en la sociedad ilicitana y en la de el resto de municipios que tiene adscritos es uno de los objetivos que se plantea la dirección del Hospital del Vinalopó, junto con el refuerzo de alguno de los servicios de su cartera. Es el caso de la cirugía plástica, que en breve incorporará a un facultativo más, tal y como confirmó ayer el gerente del centro, Ramón Navarro, quien señaló que el hospital cuenta con algunas especialidades complejas como cirugía cardíaca, maxilofacial y torácica, entre otras, que deberán seguir creciendo para ofrecer un mejor servicio a los pacientes.
Incidió en que, de momento, no hay cambio de planes para los usuarios del centro de salud del Pla, que seguirán siendo atendidos en el propio centro hospitalario, descartando así la idea de alquilar algún local en el barrio para ubicar allí las consultas de atención primaria.

Navarro, invitado ayer al almuerzo del Rotary Club Elche junto a otros miembros de la dirección, elogió el modelo de concesión administrativa, por el que se rige el Hospital del Vinalopó, al considerar que es «de lo más avanzado», en un momento en el que el modelo público se tambalea. Después de dos años de funcionamiento, aseguró que «ha sido una experiencia magnífica» y resaltó que la Conselleria de Sanidad es la que adopta las decisiones.
Precisamente con motivo del segundo aniversario, el centro ha hecho balance del último año y, entre otros datos, sus responsables resaltan que el área de Urgencias atiende 240 casos diarios, con una espera media de 38 minutos. Asimismo se han realizado 25.000 operaciones de cirugía mayor realizadas, 9.600 de cirugía menor y atendido 3.000 nacimientos. En Consultas Externasse dieron 520.000 citas para el especialista.

Via: La verdad

Con el verano, la preocupación por lucir cuerpazo aumenta y hay quienes lejos de someterse a una estricta dieta y hacer algo de ejercicio optan por la opción más rápida: cirugía estética. El cirujano plástico Federico Pérez de la Romana te responde a las preguntas más frecuentes.

1. ¿Cuándo se aplicará anestesia y cuándo se aplicará sedación?, ¿sedación y quirófano también van de la mano?
La sedación con anestesia local o general dependerá de cada caso concreto.
Normalmente, en la cirugía estética de mamas, de párpados o de otras zonas, pero de corta duración (menos de dos horas) se suele utilizar anestesia local y sedación, aunque en casos particulares precisaremos anestesia general.
La anestesia local o la sedación se utilizan en su mayoría en intervenciones cortas y mínimamente invasivas de cirugía estética. En cualquier caso, la elección del tipo de anestesia debe ser individualizada en cada paciente y la elige finalmente el anestesiólogo responsable.

2. ¿Qué tipo de pruebas previas son precisas antes de intervenir?
Los análisis de sangre previos a la intervención u otras pruebas que se consideren necesarias, para que se puedan evitar riesgos y alcanzar el resultado deseado.
También es muy importante informarse en profundidad y consultar cualquier posible duda a su cirujano plástico y a su anestesiólogo si es necesario, antes de la intervención y explicar exactamente sus deseos para que cirujano sepa concretamente cuál es el resultado esperado.

3. ¿Cómo sabremos que estamos ante el profesional adecuado?
Hay que desconfiar de Centros en que te atienden personas distintas al propio cirujano plástico.
Tampoco es un buen signo cuando te apresuran a intervenirte, antes de darte toda la información y de comprobar los resultados de los análisis. La transparencia en la comunicación es la máxima garantía de confianza.

4. ¿Qué cosas ‘ocultan’ en ocasiones los facultativos ante una intervención quirúrgica o de medicina estética y que deberíamos saber y preguntar?
Todo lo que una paciente debe saber antes de someterse a alguna de estas intervenciones con un profesional u otro es:
Sobre todo que, aunque sea un tema de estética, que sean conscientes de que es una intervención quirúrgica, y debe realizarse con todas las garantías, en un buen centro y con un buen profesional. Pueden solicitar información, dirigirse a la SECPRE, donde están registrados todos los titulados y los mejores facultativos en activo en España y buscar recomendaciones.
También es muy importante informarse en profundidad y consultar cualquier posible duda al cirujano plástico antes de la intervención y explicar exactamente sus deseos para que cirujano te concrete cuál es el resultado que se puede conseguir. El cirujano plástico debe informar de todas las características de la intervención así como de sus posibles complicaciones.

5. ¿Cuánto tiempo se prolongará el ingreso antes y después de la operación?
El tiempo de ingreso siempre va a depender del tipo de intervención al que se vaya a someter, de la duración de la misma y de la respuesta del paciente.
En intervenciones mínimamente invasivas de hasta dos horas, inmediatamente después de la recuperación del paciente, éste puede regresar a su domicilio. El ingreso será de unas 24 horas, en casos de cirugías más complejas.
En realidad, el paciente o la paciente deberá quedarse ingresado /a tras la operación el tiempo que el cirujano y el anestesiólogo considere oportuno para su mejor recuperación y que el mismo le especificará tras la operación.

6. ¿Qué más debemos saber sobre el postoperatorio?
Las medidas post-operatorias son casi tan importantes como lo es la propia intervención. Conocer los cuidados y llevar a cabo cada una de las indicaciones proporcionadas por el cirujano tras la operación de cirugía plástica conllevará la mejor recuperación y el mejor resultado.

7. ¿Habrá sala de recuperación donde nos van a operar?, ¿también es obligatorio disponer de bancos de sangre?
Efectivamente, se requiere una sala especial para la recuperación de pacientes tras las operaciones, en que el anestesiólogo sigue al paciente hasta que se marcha a su casa.
En cuanto a los bancos de sangre, siempre tenemos un servicio de hematología a nuestro servicio para casos en que sea preciso. Aunque habitualmente no es necesario en este tipo de intervenciones de cirugía estética de cara y mamas, sí lo es en remodelaciones corporales tras cirugías bariátrica.

8. ¿Qué pagamos en la intervención (los honorarios del cirujano, del anestesiólogo, el quirófano, las prótesis en su caso…)?, ¿y los cuidados postoperatorios?
Para la intervención se abona todo lo necesario para efectuar la misma: cirujano, anestesiólogo, instalaciones (quirófano y sala de reanimación) y prótesis en caso de la operación lo requiera.
Los análisis clínicos previos es una partida que se paga aparte.

9. ¿Qué debemos preguntar sobre las prótesis o rellenos que nos pondrán?, ¿cómo saber que están homologados y que son 100% seguros?
Efectivamente, el cirujano estudiará tu caso concreto y te recomendará según tus condiciones anatómicas, un tipo de intervención u otra para conseguir el resultado deseado: bien mediante prótesis, injertos grasos o la combinación de ambas técnicas.

Via: Mujer Hoy

El Tribunal Supremo ha confirmado la absolución a una clínica de cirugía estética tras la demanda por “negligencia médica” interpuesta por una clienta que sufrió un ictus cerebral después de someterse a una intervención de cirugía plástica para eliminar las bolsas de los ojos (blefaroplastia).

La sentencia de primera instancia estimó parcialmente la demanda contra el titular de la clínica y le condenó al pago de 219.415 euros (la demandante reclamaba 582.300 en concepto de resarcimiento), más el interés legal incrementado en dos puntos, al considerar que la causa del ictus cerebral fue la retirada del sintrom, sin que éste fuera sustituido por otra pauta farmacológica anticoagulante, según reza en el fallo del Juzgado de Primera Instancia nº 6 de Santander.
La demandante se sometió a la operación en diciembre de 2005 y el ictus le dejó “graves secuelas permanentes de infarto en territorio de la arteria cerebral media derecha y hemiplejia izquierda”, tal y como consta en la sentencia del Supremo.

Ambas partes recurrieron la sentencia de primera instancia, fechada en octubre de 2007. En julio de 2009, la Audiencia Provincial de Cantabria estimó el recurso del titular de la clínica y revocó el fallo, absolviendo a los demandados. Y ahora el Supremo confirma la sentencia absolutoria de la Audiencia y desestima el recurso de la demandante, a la que impone el pago de las costas causadas.
La Audiencia consideró que no existe prueba del nexo causal entre el daño sufrido por la demandante, el ictus cerebral, y la actuación médica del demandado. Añade que la causa del ictus cerebral no fue la retirada del sintrom debido a que el tratamiento con anticoagulantes (sintrom o similares) no excluye en si mismo la posible aparición de ictus, lo que impide dar por cierta la causa del sufrido por la actora y, en consecuencia la relación causal con la actuación médica del demandado.

En su recurso ante el Supremo, la demandante insiste en la “negligencia” del médico “al no controlar, como debiera, la suspensión y reanudación del tratamiento con sintrom de su paciente”. El Supremo ratifica las tesis de la Audiencia al señalar que la operación fue realizada correctamente y que el daño “no tiene su causa en la actuación de quien se dice autor del mismo”.

Via: Europa Press

Entrevista con el Jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Consorcio Hospital General Universitario de Valencia, el doctor Severiano Marín.

¿Cuál es su especialidad y en qué trabaja ahora mismo?
-El nombre completo del título es especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. Como la mayoría de los cirujanos plásticos, compagino ambas vertientes de la especialidad, estética y reparadora, en diferentes ámbitos.
La vertiente reparadora dentro de la medicina pública, y la estética, que no tiene cobertura de Seguridad Social, en el ámbito de la medicina privada. Dentro de la medicina pública trabajo como Jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Consorcio Hospital General Universitario de Valencia.

¿Cuál es la diferencia entre cirugía estética y reparadora?
-Aunque los límites son, en unos pocos casos, difíciles de establecer, en general son bastante claros. El paciente de cirugía reparadora es aquel que presenta un trastorno de la forma o de la función corporal debido a una malformación congénita, a un accidente o a la extirpación de un tumor. Por ejemplo, una paciente a la que se amputa una mama como parte del tratamiento de un cáncer de mama.
En el otro extremo está el paciente de cirugía estética, que no tiene ningún trastorno de la forma o la función corporal, pero que desea efectuar alguna modificación en una parte de su cuerpo para aproximarse a algún canon estético vigente. Por ejemplo, una paciente que desea tener unos pechos de mayor tamaño y que se somete a un aumento con prótesis mamarias.

¿El gran público, los pacientes, tienen clara esta diferencia?, ¿a qué cree usted que se debe?
-El público, en su gran mayoría, no es conocedor de esta distinción. El motivo podría estar en la imagen que de los cirujanos plásticos ofrecen los medios de comunicación. La gente piensa que los cirujanos plásticos son como los de las películas y de las series de televisión: médicos frívolos, que ganan grandes cantidades de dinero y que llevan vidas disipadas. Imagen, por cierto, bastante alejada de la realidad.
Pero le diré mas, la mayoría de los médicos tienen esa misma imagen y no conocen la especialidad en absoluto. Sin duda, esto es debido a que, aunque parezca mentira, durante la carrera de medicina no existe la asignatura de Cirugía Plástica.
Este desconocimiento se hace muy patente en los estudiantes de medicina. En el Servicio de Cirugía Plástica del Hospital General hacen prácticas estudiantes de sexto curso. Cuando llegan, la mayoría vienen convencidos de que van a aprender cómo se hace una sutura ‘sin dejar cicatriz’ y de que van a ver operaciones de cirugía estética.
Durante el mes que pasan con nosotros, muchos de ellos no ven ni una sola de estas intervenciones. En cambio, ven grandes resecciones tumorales, reconstrucciones postraumáticas o postumorales con técnicas de microcirugía, colaboraciones con especialistas de otras áreas como traumatólogos, cirujanos cardiacos o torácicos, neurocirujanos…
En general, se van del Servicio con una imagen de la especialidad muy distinta a la que traían al llegar.

Recientemente se ha desatado un problema que afecta a las prótesis mamarias de fabricación francesa de la marca PIP. ¿Qué ha ocurrido realmente? ¿Qué soluciones recomienda?
-Sí, es cierto. Tanto las pacientes portadoras de estas prótesis, como los cirujanos plásticos que las implantamos, todavía estamos padeciendo las consecuencias de este fraude con un producto sanitario. El fraude ha consistido en que algunas prótesis fabricadas por PIP contenían un gel de silicona de calidad inferior a la que se exige actualmente por las autoridades sanitarias y, como resultado, se están rompiendo con mayor frecuencia de la esperada.
Además, una vez rotas, el gel de silicona en contacto con los tejidos resulta irritante y produce inflamación y molestias. Menos a menudo, el gel puede desplazarse a las axilas e inflamar igualmente los ganglios linfáticos.
Sin embargo, este no es el primer caso de producto sanitario mal fabricado. Ya había ocurrido anteriormente, por ejemplo, con prótesis de cadera, lentes intraoculares o marcapasos. Curiosamente, ninguno de estos casos ha tenido la repercusión mediática que están teniendo las prótesis de mama.
En mi opinión, esta repercusión ha resultado negativa, ya que más que informar y orientar a las pacientes lo que conseguido es alarmarlas en exceso.
Las pacientes portadoras de prótesis mamarias deben saber dos cosas muy importantes. La primera es que se trata de un fraude aislado. Afecta a un solo fabricante francés.
El resto de las prótesis mamarias, incluidas las producidas por otros fabricantes franceses, son productos absolutamente seguros. En este sentido, las pacientes pueden estar muy tranquilas. Lo único que deben hacer es someterse a los controles de mama habituales. Nada más.
La segunda cosa que deben saber es que prótesis rotas, sean de PIP o de cualquier otra marca, pueden ser retiradas o sustituidas con relativa facilidad.
Como recomienda el Protocolo de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, las pacientes portadoras de prótesis PIP deben ponerse en contacto con su cirujano y, junto con este, decidir la actitud más correcta. Esta actitud no pasa necesariamente por el quirófano, ya que la vigilancia de los implantes mediante pruebas de imagen como la ecografía, podría ser suficiente en algunos casos.

¿Hay zonas del cuerpo donde la intervención es más delicada y necesita un equipamiento especial?
-En cirugía plástica, la complejidad de las técnicas no depende de la zona del cuerpo que se trate. Aunque resulta comprometido generalizar, las técnicas de cirugía estética son más simples que las técnicas de cirugía reparadora.
Por ejemplo, es mucho mas simple corregir unas orejas ‘en soplillo’ que reconstruir una oreja completa a un paciente que nace sin pabellón auricular o que lo ha perdido por una quemadura u otro traumatismo.

¿Ha observado una prevalencia en su Servicio que tenga una especie de constante que convenga analizar?
-Hay dos tipos de pacientes que atendemos con mucha frecuencia en el Servicio de Cirugía Plástica de Consorcio Hospital General Universitario de Valencia. Las pacientes con tumores de la piel suponen un cuarto del total de nuestros pacientes. Muchos de estos tumores cutáneos, como los epiteliomas o lo melanomas, están relacionados con la exposición al sol.
Los melanomas en particular son tumores muy malignos que vemos sobre todo en gente joven. A pesar de las campañas de prevención que se llevan a cabo, la incidencia de estos tumores no deja de crecer.
El segundo tipo de pacientes que supone también una importante carga de trabajo en el Servicio son los accidentados de tráfico, sobre todo los de motocicleta. Son igualmente un grupo de pacientes jóvenes que tratamos de fracturas abiertas complejas.
A menudo requieren múltiples intervenciones en las que intentamos reparar la tanto la forma como la función. De nuevo las campañas de prevención no han resultado muy efectivas y seguimos viendo muchos de estos pacientes.

¿Recuerda la operación más delicada, comprometida, que su Servicio haya realizado?
-Las intervenciones mas complejas en el campo de la cirugía plástica son las implican técnicas de microcirugía vascular o nerviosa. Estas técnicas son rutinarias en mi Servicio.
Las aplicamos a la reconstrucción de mama tras la amputación por cáncer, a la reanimación del nervio facial tras una resección tumoral o por cualquier otra causa, a la cobertura de perdidas de tejidos en miembros tras accidentes, a la reconstrucción del pene tras amputación…
Me consta que estas técnicas se llevan a cabo igualmente en el resto de hospitales públicos con Servicios de Cirugía Plástica en toda la Comunidad Valenciana. Lamentablemente, no todos los hospitales públicos cuentan con Servicio de Cirugía Plástica. Desconozco el motivo de esta carencia.

¿Desea usted añadir algo mas?
-La Cirugía Plástica es una especialidad desconocida para el público en general, para el resto de profesionales médicos, para los medios de comunicación y para la clase política.
Incluir la asignatura de Cirugía Plástica en el plan de estudios de medicina seria un primer paso para mejorar este conocimiento entre médicos y pacientes. Otro paso importante sería que la Cirugía Plástica formara parte de la cartera de servicios de todos los hospitales públicos, sin distinción alguna. Así, por ejemplo, los médicos de familia sabrían ‘cuándo’, ‘para qué’ y ‘dónde’ remitir a los pacientes para que fueran atendidos por un cirujano plástico en su propio hospital de referencia.
Extras. La imagen personal se ha convertido en los últimos años en una constante sobre la que pivota la relación interpersonal, la laboral etc. Sin embargo otras líneas de trabajo en la medicina reparadora son menos conocidas y es el doctor Marín el que hoy nos ayuda a comprender mejor ese mundo que pivota, en exceso, sobre una de las especialidades más mediáticas: la plástica. Agradecemos al Jefe de Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital General sus respuestas.

Via: Las Provincias

Página siguiente »