SC-032-0330Con el objetivo de mejorar la seguridad quirúrgica del paciente, reducir las complicaciones postoperatorias y facilitar el trabajo de neurocirujanos y especialistas en cirugía de raquis, el hospital Valdecilla ha implantado un sistema de monitorización neurofisiológica intraoperatoria (MNI). Esta técnica permite apostar por intervenciones más complicadas o de mayor riesgo, lo que a su vez redunda en una mejora de la calidad de vida del paciente.

Además de estas ventajas, monitorizar la intervención quirúrgica contribuye a reducir el número de reintervenciones, reingresos y la duración de la estancia media hospitalaria tras la cirugía.

La responsable de la implantación y aplicación del MNI en el centro sanitario cántabro es la doctora Marián Martínez Martínez, médico adjunto del Servicio de Neurofisiología Clínica de Valdecilla. Según explica, este sistema es capaz de detectar precozmente un daño potencial al sistema nervioso, lo que supone una información «muy valiosa» de cara a la toma de decisiones durante la operación. De esta manera la incidencia y la severidad de las secuelas neurológicas graves y permanentes disminuyen de forma importante.

Ello es posible gracias al control, durante toda la cirugía, de los cambios funcionales que se producen en el sistema nervioso y que quedan reflejados en cambios en las señales eléctricas registradas. Estos datos son valorados inmediatamente por el neurofisiólogo, que alerta al cirujano, el cual actúa en consecuencia corrigiendo su actuación o replanteando el abordaje quirúrgico.

Cirugía invasiva

En la actualidad, este tipo de técnicas se emplean en neurocirugía, cirugía ortopédica, vascular, de laringe, de tiroides, y también en otras más específicas como la cirugía de la epilepsia, cirugía de la enfermedad del Parkinson o durante las técnicas de estimulación cerebral profunda.

Más información: abc.es

Anuncios