Las personas con obesidad mórbida que se someten a un tratamiento de cirugía bariátrica viven unos doce años más que si no se intervienen quirúrgicamente, según se ha destacado en una jornada sobre esta patología celebrada en Barcelona.

En este encuentro, organizado por el hospital de Sagrat Cor de Barcelona, se ha destacado que actualmente en Cataluña hay unos 35.000 pacientes con obesidad mórbida que deberían operarse, y que a pesar de ello, solo se operan entre 1.000 y 1.200 personas.

Según ha explicado el doctor Javier Foncillas, Jefe de la Unidad de Cirugía Metabólica y de la Obesidad Mórbida del Hospital Universitari Sagrat Cor de Barcelona, la obesidad mórbida es una enfermedad, y no un problema estético, que lleva asociadas otras patologías.

Entre los problemas que más se dan entre los grandes obesos están la diabetes, la hipertensión, el colesterol, la artrosis, la insuficiencia respiratoria, las apneas del sueño, y con frecuencia, problemas cardiovasculares.

Para este experto, antes de realizar una cirugía bariátrica hay que hacer una correcta valoración del paciente y un seguimiento postoperatorio adecuado para conseguir los resultados esperados a largo plazo.

Más información: Abc.es

obesidad_tratamiento_cirugia_gastrointestinal_reduccion_estomado_laparoscopiaLos mensajes que proponen dietas moderadas y ejercicio físico para eliminar la obesidad no tienen ningún éxito, a diferencia de las soluciones drásticas y arriesgadas, como es la cirugía que reduce la capacidad estomacal de los obesos, cuya demanda no deja de crecer en Catalunya. Esas intervenciones acotan de forma radical las posibilidades de ingerir alimentos, y el estómago pasa de tener 1.500 mililitros de espacio para digerir comida, a disponer de apenas 60 mililitros. Lo que cabe en medio envase de yogur. Quien comía para contener su ansiedad, se ve obligado así a buscar otro recurso tranquilizador. Aunque lo intente, su fisiología no admite excesos dietéticos.

El cirujano que introdujo en España la técnica laparoscópica en este tipo de intervenciones, el doctor Antonio de Lacy, considerado uno de los máximos innovadores quirúrgicos de Europa, ha perfeccionado la cirugía de la obesidad y en el último trimestre ha operado, con éxito, a ocho personas obesas que, 48 horas después de la intervención, marcharon a casa sin más cicatriz que un diminuto corte interno bajo el orificio natural del ombligo. Por ahí entró un cilindro de 12 milímetros de diámetro desde el que se distribuyeron los catéteres que externamente manejó De Lacy: contenían una cámara con iluminación, el bisturí eléctrico, un coagulador automático y una pistola de sutura mecánica. Siete de esas intervenciones las realizó en el Hospital Clínic, de Barcelona,y una en el Hospital Quirón.

CINCO INCISIONES / De ser practicada por un reducido núcleo de cirujanos adscritos a hospitales públicos de Catalunya, la cirugía de la obesidad ha pasado a ejecutarse, con mayor o menor pericia, en una docena de centros, que asumen un millar de intervenciones al año. La lista de espera para reducir quirúrgicamente el estómago supera las 700 personas en Catalunya. Muchos de esos cirujanos gastrointestinales (no todos), operan con técnica laparoscópica –abertura de cinco pequeñas incisiones por las que viajan las cánulas que contienen el instrumental–. Una minoría de especialistas siguen abriendo una amplia cicatriz en el abdomen para alcanzar el estómago, intervención que implica mayor riesgo de infección –el intestino es un gran contenedor de todo tipo de bacterias– y un periodo posoperatorio más prolongado.

Más información: Elperiodico.com

LaparoscopiaEl apoyo a esta técnica coincide con la vocación de Policlínica Gipuzkoa, pionera en la incorporación de la última tecnología en cirugía mínimamente invasiva.

Ya son doce los pacientes con obesidad mórbida que han sido intervenidos para la realización de un by-pass gástrico o la colocación de una banda gástrica por laparoscopia en Policlínica Gipuzkoa.

Tradicionalmente en Gipuzkoa, este tipo de cirugías se han realizado de forma abierta. Sin embargo, la Unidad de Obesidad Mórbida del Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo de Policlínica Gipuzkoa, liderada por el Dr. Juan José Martínez, ha comenzado a practicar este tipo de cirugía por laparoscopia de forma integral.

Este método, realizado mediante pequeñas incisiones, permite disminuir las complicaciones de la intervención, la recuperación del paciente es más rápida y reduce a la mitad el tiempo de hospitalización, frente a la cirugía abierta.

No hay que olvidar que los pacientes obesos son personas más propensas a sufrir complicaciones postquirúrgicas en cualquier intervención, ya que sufren problemas añadidos como la hipertensión, diabetes, insuficiencia coronaria y apnea del sueño, entre otros.

Incidencia

En Gipuzkoa un 12% de la población es obesa y un 1% (más de 6.000 guipuzcoanos) padece obesidad mórbida. Los pacientes con este tipo de obesidad están entre un 50 a un 100% por encima de su peso corporal ideal. Estas personas, debido a su sobrepeso, tienen grandes probabilidades de sufrir enfermedades crónicas y complicaciones cardiovasculares.

Más información: Acceso.com

La cirugía de la obesidad o cirugía bariátrica también ha demostrado su eficacia en pacientes “superobesos” que tienen un Índice de Masa Corporal (IMC) de entre 50 y 60, lo que afecta a entre un 5 y 10 por ciento de los obesos mórbidos, según destacó el miembro del Equipo de Cirugía de la Obesidad del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (Galicia), Javier Baltar, con motivo de unas jornadas que se han celebrado en dicho centro sanitario.

Aunque la cirugía bariátrica en estos casos es “menos efectiva que en los obesos mórbidos”, este tratamiento “mejora considerablemente la calidad de vida de los afectados y evita o mejora otras patologías asociadas”, según este especialista, quien insiste en que todavía se debe debatir sobre las técnicas más adecuadas en estos casos.

Dicha técnica, que se ha generalizado en toda España por sus buenos resultados, favorece una mejora importante del postoperatorio de los pacientes. Asimismo, es importante la individualización, al igual que el tratamiento por parte de un equipo multidisciplinar formado por endocrinos, cirujanos, psiquiatras, psicólogos y nutricionistas para lograr un mayor éxito a largo plazo.

Por otra parte, en dichas jornadas se hará una revisión de la cirugía aplicada en pacientes no obesos con diabetes tipo 2 de difícil manejo, un tipo de “tratamiento experimental” que está obteniendo “muy buenos resultados”, indicó el doctor Baltar.

Más información: europapress.com