maquillaje


Según las estadísticas, las mujeres siguen encabezando la lista de personas que utilizan la cirugía estética y los cosméticos. Las intervenciones quirúrgicas, pero, se van haciendo cada vez más populares entre los hombres. La causa se debe al hecho de que la competencia cada vez más agresiva de los jóvenes les inclina hacia la cirugía y la cosmética para aparentar un juventud ya perdida. Ahora se ha perdido el valor añadido que representan los cabellos blancos de la madurez. Lo que prevalece es la forma y dinamismo juvenil. ¡Ah!, a la cirugía plástica y los cosméticos les acompaña la indumentaria, prendas deportivas que dan un aire más fresco a quienes les empiezan a pesar los años.
Joan Pere Viladecans, pintor, hace diana cuando dice: “La posibilidad de transformar y recrear al propio cuerpo puede tener un valor estético. Pero no parece que el auge de la cirugía estética y reparadora vaya por ahí. El problema real es que la sociedad occidental no sabe envejecer y que sólo reconoce atractivo en lo que es joven o hermoso según los estereotipos que decide el mercado”. Lo único que importa es lo que se ve, que es transitorio, se marchita y que termina convirtiéndose en carne podrida plagada de gusanos. A corto y a largo plazo invertir en juventud huidiza es una mala inversión.

“La única manera de alcanzar la verdadera belleza procede del interior, de la capacidad de superar el miedo a la muerte, resistiendo al despotismo de una carrera crispada y exagerada de nuestra apariencia física. Porque existe una vida que se expresa de otra manera”, dice Rivière y Dexeus. El miedo a la competencia de la juventud se supera cuando se vence el miedo a la muerte. Esta victoria se alcanza definitivamente cuando el miedoso se encuentra con Cristo que “es la resurrección y la vida”. Creer en este Cristo que ha vencido a la muerte abandonando el sepulcro en su resurrección es una fuente de dinamismo que ahuyenta el miedo a la agresiva competencia juvenil que quiere poner el pie en el mercado laboral y sentarse en las butacas de los altos ejecutivos. No es que Cristo elimine la competencia de los jóvenes. No. Lo que hace es que el hombre maduro que se ha unido a Él por la fe renueva sus fuerzas espirituales. Cuando los jóvenes se cansan por los estragos que produce la lucha laboral, el creyente en Cristo que ha alcanzado la madurez levanta el vuelo como las águilas. Esta fuerza espiritual se manifiesta en una renovación mental que le empuja a proseguir la carrera laboral sin desfallecer. En un mundo sometido a un cambio incesante en el que las novedades de hoy pronto se desechan por desfasadas, es imprescindible poseer el poder de Dios para no salir maltrecho de la contienda laboral. El estar al día exige un desgaste mental que provoca estrés y otros trastornos mentales. La fuerza que inyecta Cristo en la persona que confía en Él le permite correr la maratón de la vida sin el cansancio psíquico que requiere productos energéticos de dudosa efectividad para mantenerse en forma.
El cambio de apariencia para parecer joven no devuelve la juventud perdida. La fe en Cristo hace que el miedo a la muerte, que es un hecho irreversible, se invierta. Esta realidad hace que el creyente pueda unirse al salmista en su petición: “Hazme saber, Señor, mi fin, y cuánta sea la medida de mis días, sepa yo cuán frágil soy” (Salmo 39:4). Un nuevo horizonte se abre ante sus ojos. Es tan maravillosa la belleza que se vislumbra, que no le asusta la competencia, a veces desleal de los jóvenes. Sabe en donde se encuentra y no necesita convertirse en un “muñeco de plástico” para conservar los beneficios materiales obtenidos que, obsesionándose por ellos no le dejan vivir como persona emocionalmente sana.

Via: Diario SIGLO XXI

Anuncios


Uno de los momentos más importantes a la hora de prepararnos para un viaje es el de preparar la maleta ¿Qué me llevo? Para que no vayas cargando con peso innecesario, te proponemos una serie de productos “mini” para que llenes tu neceser ¡Y disfruta del viaje!La maleta no es difícil de planificar sólo por la ropa: también hay que tener en cuenta lo que queremos llevarnos en el neceser de maquillaje y no es tan fácil decidirse. Hay productos que consideramos imprescindibles para nuestro día a día y que por cuestiones de espacio o restricciones en los vuelos, por ejemplo, no podemos llevarnos.Sin embargo, las marcas cada vez tienen más en cuenta estos problemas a la hora de viajar y muchas de ellas han lanzado líneas específicas para estos desplazamientos con productos “mini” adaptados al espacio reducido de los neceseres. Así podrás sustituir tu maquillaje habitual por uno d viaje y estar siempre perfecta.

Descubre nuestras propuestas de maquillaje “mini” para neceseres de viaje en la siguiente galería ¡Haz las maletas!

Via: Vuelos Mas Baratos