La hormona tiroidea es una de las glándulas que más funciones realiza en nuestro organismo, entre ellas la producción de las hormonas t3 y t4. Se calcula que a partir de los 50 años, una de cada dos mujeres serán diagnosticadas de un nódulo en la tiroides.

El doctor Pablo Moreno, responsable de cirugía endocrina del servicio de cirugía general y digestiva del Hospital de Bellvitge de la Clínica Tres Torres de Barcelona, detalla en qué consiste este tipo de intervención endocrina.

En qué situaciones se requiere operar

La glándula de la tiroides puede presentar alteraciones en su función y generar hormonas en exceso. Estamos hablando de un problema de hipertiroidismo que en algunas ocasiones precisa de una intervención quirúrgica. Puede ser en casos donde se produzca la enfermedad de Grace o cuando los nódulos se hacen autónomos y trabajan demasiado por sí solos. En los pacientes que presenten una hiperfunción se deberá optar por la cirugía. Otro de los parámetros que se siguen a la hora de decidir si hay que operar o no es el tamaño que alcance el nódulo. Si es superior a los 3 cm, a pesar de ser benigno, es recomendable que se extraiga. También en los casos en que se sospeche que existe un posible cáncer, o cuando su tamaño provoca molestias al tragar o un desplazamiento de la tráquea. También hay personas que por motivos cosméticos, ya que el volumen de la garganta aumenta por el nódulo, solicitan operarse, lo mismo que otras lo hacen por miedo a padecer un cáncer guiándose por casos ya detectados en la familia del paciente.

Cirugía minimamente invasiva

En los últimos años la cirugía endocrina para corregir los casos de hipertiroidismo han intentado ofrecer el mismo resultado clínico que los tratamientos conservadores. Hablamos de cirugía poco invasiva y con poco dolor para que la gente pueda realizar su vida laboral lo antes posible.

Desde hace unos cuantos años el doctor Moreno realiza intervenciones usando unas técnicas que permiten que la operación sea de carácter ambulatorio.

Más información: Vivirmejor.es

En los mejores hospitales españoles la cirugía radical de cáncer de mama es un 33 % inferior que en el resto. También se practican un 16% menos de amputaciones rectales en el cáncer de colon, y las tasas de complicaciones en cirugía del ictus un 29% menores. Son los resultados del barómetro TOP 20 sobre los hospitales españoles que desde hace una década realiza la empresa de servicios de información sanitaria IASIST. Cuenta con datos de hospitales de 15 provincias. Se trata del estudio más exhaustivo sobre calidad hospitalaria en España, una tarea nada fácil en un país en el que las competencias transferidas a las autonomías en materia de sanidad hacen difícil el acceso a información unificada.

Además, los centros premiados tienen una menor mortalidad respecto a la media, un 17% menos, y un 11% menos de complicaciones. Además de una mayor eficiencia y productividad. Por ejemplo, las estancias hospitalarias son un 16% más cortas y la implantación de la cirugía sin ingreso un 22% mayor. Todo, gastando un tercio menos que el resto de centros.

La lectura del barómetro de IASIST sobre la realidad hospitalaria española es en positivo. De hecho, los datos van acompañados de un listado TOP 20 de los mejores centros. Pero no es posible conocer el nombre de los peores. Según sus responsables, Mercé Casas y Antoni Arias, es la única manera de involucrar a los hospitales. Para ellos, participar supone facilitar mucha información sensible. Por un lado, se benefician porque a cambio reciben muchos datos procesados, que les permite mejorar su gestión. Por otro, el compromiso de no hacer público más que lo positivo les permite a proteger su imagen pública, explican Casas y Arias.

Este año también se ha premiado a los hospitales con mejores resultados en seis áreas clínicas: traumatología, salud de la mujer, respiratorio, cirugía digestiva, traumatología y ortopedia. En el área de atención a la mujer, los premiados realizan menos cesáreas y menos cirugía radical en cáncer de mama. En las intervenciones ginecológicas aplican más la cirugía laparoscópica.

Más información: Elpais.com

Unos 2.000 ciudadanos del Área Sanitaria del Campo de Gibraltar se realizan al año una prueba endoscópica -colonoscopias y gastroscopias- en el hospital Punta de Europa mediante sedación consciente, una práctica que mejora la tolerancia del paciente a una exploración habitualmente molesta y dolorosa.

Este tipo de sedación permite que el paciente esté consciente, pero con un grado de sedación adecuado que le permite colaborar con el facultativo durante el proceso.

El centro algecireño ha estado cinco años utilizando esta técnica sólo para aquellos casos seleccionados previamente por su complejidad (el caso, por ejemplo, de pacientes con alguna intervención quirúrgica previa en la zona abdominal, de pacientes muy nerviosos o de mayores que no cooperan durante el procedimiento). Desde enero, se ha extendido el uso de la sedación a prácticamente todos los pacientes -sólo se evita en aquellos para los que existan contraindicaciones por presentar alguna patología-.

El jefe de sección de Digestivo del Punta de Europa, el doctor Francisco de la Torre, destacó las ventajas del empleo de esta técnica, ya que “mejora la calidad de la atención y el bienestar de los usuarios”. “Las colonoscopias provocan malestar y dolor al paciente, y las gastroscopias, náuseas y una sensación de distensión abdominal por la introducción de aire en la cavidad gástrica por el endoscopio”, apuntó.

Más información: Europasur.es

Las personas con obesidad mórbida que se someten a un tratamiento de cirugía bariátrica viven unos doce años más que si no se intervienen quirúrgicamente, según se ha destacado en una jornada sobre esta patología celebrada en Barcelona.

En este encuentro, organizado por el hospital de Sagrat Cor de Barcelona, se ha destacado que actualmente en Cataluña hay unos 35.000 pacientes con obesidad mórbida que deberían operarse, y que a pesar de ello, solo se operan entre 1.000 y 1.200 personas.

Según ha explicado el doctor Javier Foncillas, Jefe de la Unidad de Cirugía Metabólica y de la Obesidad Mórbida del Hospital Universitari Sagrat Cor de Barcelona, la obesidad mórbida es una enfermedad, y no un problema estético, que lleva asociadas otras patologías.

Entre los problemas que más se dan entre los grandes obesos están la diabetes, la hipertensión, el colesterol, la artrosis, la insuficiencia respiratoria, las apneas del sueño, y con frecuencia, problemas cardiovasculares.

Para este experto, antes de realizar una cirugía bariátrica hay que hacer una correcta valoración del paciente y un seguimiento postoperatorio adecuado para conseguir los resultados esperados a largo plazo.

Más información: Abc.es

balon-gastrico-perdida-peso-reduccion-estomago-tratamiento-obesidadQuizás sea porque España ocupa el dudoso primer puesto en la lista de países con más obesidad infantil. O porque casi uno de cada dos adultos presenta sobrepeso. El caso es que nuestro país es líder en el tratamiento con balón intragástrico para perder kilos. Según un estudio presentado por los doctores Gontrand López-Nava, jefe del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario Madrid Sanchinarro y Alfredo Genco, profesor de Cirugía de la Universidad La Sapienza, en Roma (Italia), esta técnica aumenta en un 40% la pérdida de peso de las personas obesas que están a dieta.

“Es una buena alternativa para casi todos los pacientes y también para los niños. Si la dieta no funciona, es la única herramienta con la que contamos para la obesidad infantil y que permite prevenir que el chico llegue a ser un obeso mórbido”, explica el doctor López-Nava, quien aclara que “en el caso de los niños estudiamos mucho la situación individual de cada uno. No hay protocolos fijos”. No obstante, Genco añade que la edad media de los niños a quienes han puesto el balón ronda los 11 años.

Además de los menores, los adultos también se someten al procedimiento. Tanto los que tienen sobrepeso (un índice de masa corporal -medida que se obtiene dividiendo la altura (cm) y el peso- entre 25 y 30), como los obesos en distintos grados. En un trabajo con 260 pacientes, aquellos que tenían el balón intragástrico y seguían una dieta equilibrada perdieron casi seis puntos de índice de masa corporal (IMC) en seis meses, mientras que quienes siguieron sólo la dieta perdieron unos tres puntos. A los 18 meses, los efectos del balón aún eran mejores que los de la dieta.

“Mientras con la dieta, los pacientes pueden a llegar a perder en este periodo entre cinco y siete kilos, con el balón gástrico la pérdida puede llegar a los 20-25 kilos”, señala Alfredo Genco. No obstante, López-Nava matiza que “lo ideal sería que la gente perdiera peso con dieta y ejercicio. Pero si estas opciones fracasan sistemáticamente, se puede plantear el balón”.

Más información: Elmundo.es

El Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón de Cáceres (CCMIJU) acogerá esta semana una nueva edición del Simposio Internacional de Ingeniería Médica aplicada a la Cirugía de Mínima Invasión, Memeet’09, promoviendo la creación de un encuentro científico de última generación en el que se difundirá el resultado de investigaciones realizadas por profesionales provenientes de distintas partes del mundo como Japón, Polonia o EEUU, entre otros países.

El encuentro, que tendrá lugar los días 23 y 24 de este mes, girará en torno a dos ejes fundamentales como son la Cirugía Asistida por Ordenador (CAS: Computer Assisted Surgery) y la Cirugía Cardiovascular, según informa el CCMIJU en nota de prensa.

En cuanto a la Cirugía Asistida por Ordenador se presentarán los últimos avances técnicos y su futura aplicación y beneficios en conferencias como la de Richard M. Satava, catedrático de Cirugía en la Universidad de Washington o la de los profesores Takeyoshi Dohi, y Hongen Liao, de la Universidad de Tokio.

También intervendrá el director de Disgreen, Alejandro Lahiguera, cuya ponencia aplicará las nuevas tecnologías al estudio y diagnóstico de enfermedades relacionadas con el aparato digestivo, en técnicas mínimamente invasivas para lo que se hará una demostración práctica de una cápsula endoscópica inteligente.

Más información: Europapress.es

En cuanto a número de pacientes en lista de espera en los catorce hospitales de Castilla y León en el tercer trimestre de este año es de 22.648, lo que supone el 1,63% menos que en el trimestre anterior que contabilizaba 23.023 pacientes. De esa cifra global, el 72% de los pacientes -concretamente 16.241- es intervenido en menos de tres meses.

El tiempo medio de espera para una intervención quirúrgica a 30 de septiembre del presente ejercicio ha sido de 66 días, con lo cual Castilla y León sigue por debajo de la media nacional que está en 68 días, según destacan fuentes de Sacyl. En este panorama regional, los hospitales de Valladolid comparten cifras similares con los grandes complejos como Salamanca o León. El de menor demora media es el de Palencia, con 38 días, y el de peores datos es el de El Bierzo, con 126 días de espera media.

Las especialidades con mayor lista en la suma autonómica han sido, y coinciden así con el conjunto del Sistema Nacional de Salud, las de los servicios de Traumatología (5.850 pacientes), Oftalmología (4.643), Cirugía General y del Aparato Digestivo (4.202) y Otorrinolaringología (2.036).

Procesos

Por procesos, los más frecuentes han sido un trimestre más las cataratas, con 3.347 casos pendientes de intervención quirúrgica, el 14,78% del total de listas de espera. Le siguen la osteoartrosis y enfermedades afines, con 1.287 pacientes y un 5,68% del total; la hernia inguinal, con 1.179 pacientes y un 5,21%, y las deformaciones adquiridas del dedo gordo del pie, con 719 casos pendientes de quirófano y un 3,17% del total de la lista de espera quirúrgica regional.

Más información: Nortecastilla.es