El empleo de una técnica hasta ahora de mayoritario uso facial, con la administración inyectada de ácido poliláctico para estimular la producción de colágeno, permite también el rejuvenecimiento corporal gracias a la actuación en los puntos de mayor flacidez como el abdomen, brazos y muslos.

Según José Luis del Castillo, médico responsable de la Unidad de Estética y Belleza del Instituto Canario de Ortopedia y Traumatología (ICOT), la aplicación de esta técnica que se emplea desde hace dos años y medio en cara, cuello y escote en el centro de la capital grancanaria, permitirá a partir de ahora a la población insular acceder a las ventajas del tratamiento corporal.

Para hablar de los beneficios que proporciona este producto en el rejuvenecimiento corporal, al ser un “potentísimo estimulador del colágeno”, según Del Castillo, ayer inició un ciclo de conferencias Sofía Ruiz del Cueto, especialista en estos tratamientos, dirigido a más de 20 profesionales de la salud y la estética de las Islas.

A diferencia de otros procedimientos de relleno con bótox o ácido hialurónico, el del ácido poliláctico no surte un efecto inmediato en la piel. “Hay que aguardar un periodo de entre 3 y 4 semanas” y tampoco se realiza en una única sesión. “Siempre depende del nivel de envejecimiento de la piel del paciente y de la capacidad de reacción de esta para producir colágeno”, explicó ayer Sofía Ruiz.

Más información: Laprovincia.es

botox-tratamientos-esteticos-intervencion-medicina-cirugia-plastica-dermatologia-combatir-arrugas-vistabel-toxina-botulinicaEl botox está más joven que nunca. Hace veinte años que se autorizó por primera vez para usos estéticos en Estados Unidos y sólo cinco que se aprobó en España, pero la toxina botulínica se ha convertido en un tratamiento estético de primer orden que gana adeptos cada día que pasa. Aunque le acompaña una leyenda negra por aquello de las caras inexpresivas y estáticas -dicen que inmerecida-, las clínicas estéticas y dermatológicas que lo aplican en Asturias han visto crecer de manera exponencial en sólo cinco años el número de usuarios de los pinchazos, que en España se limitan al entrecejo y la frente legalmente hablando, aunque la realidad dice que también se aplican sobre las patas de gallo. «Cuando yo empecé aquí en Asturias la gente venía poco, un paciente por semana y ahora son seis o siete», señala Enrique Espínola, cirujano estético uruguayo afincado en Oviedo con una amplia experiencia en otros países con la toxina botulínica. En la actualidad, además de prestar sus servicios en la clínica Estética e Imagen de Oviedo, ofrece cursos sobre la manera correcta de aplicar el producto en la Fundación Española de Medicina Estética y es el autor de una técnica que fue presentada en un reciente congreso.

Conoce bien Espínola todo lo que tiene que ver con este producto, sobre el que siempre hay una cierta confusión que en este caso se encarga de aclarar la también médico especializada en estética Victoria Escapa, de Hedonai: «La toxina botulínica que se utiliza para uso estético es la de tipo A que responde al nombre comercial de Vistabel, el botox es de uso hospitalario».

La aclaración viene a cuento para explicar que el uso del botox no se circunscribe a las arrugas, que de hecho nació para dolencias oftalmólogicas como el estrabismo y que se sigue empleando para otros fines, como la sudoración excesiva. Pero un buen día veinte años atrás, la FDA de Estados Unidos aprobó su uso estético y comenzó una carrera imparable. Hay informes científicos que auguran que el botox será el tratamiento estético del siglo XXI y la realidad parece darles la razón. Porque el número de pacientes se ha multiplicado «yo creo que por veinte o por más», dice el dermatólogo José Sánchez del Río, que también tiene años de experiencia con la toxina, que si bien oficialmente se autorizó en España en 2004 ya se empleaba con anterioridad con medicamentos llegados de fuera del país.

Futuro

El futuro se presenta aún más halagüeño que el presente, y quizá por eso en el sector se habla ya de que muy pronto se autorizarán dos nuevas marcas comerciales que se unirán al Vistabel. De momento, el presente habla de más de 80.000 tratamientos durante el año 2008 con este producto. No hay datos sobre cuántos se pueden realizar en Asturias.

La razones del éxito son muchas. Pero puede que una de las claves radique en que es tan sencillo como sentarse en la consulta de turno y esperar quince minutos, unos pinchazos y listo. No hay quirófano de por medio. Y esa es su gran ventaja. Además, dice Victoria Escapa, «bien utilizado, no tiene ninguna complicación ni efecto secundario». «Lo que la gente se plantea es tener un mejor aspecto sin mucha intervención, con una solución ambulatoria, sin los riesgos de la anestesia, y que mejore de forma natural», añade la encargada de aplicar el Vistabel en los centros Hedonai de Oviedo y Gijón

Más información: Elcomerciodigital.com

botox-toxina-botulinica-tratamientos-cosmeticos-antiarrugas-combatir-arrugas-signos-enevejecimiento-inyecciones-faciales-plasticasEl Botox se ha consolidado como el tratamiento estético antiarrugas más empleado en todo el mundo. En nuestro país su uso estético se autorizó hace sólo cinco años. En el caso de algunas famosas han convertido su uso en un abuso evidente.

Hasta 1989 se empleaba para corregir estrabismo o la sudoración excesiva, pero se comprobó que quitaba las arrugas. En todo el mundo unos 15 millones de personas lo han usado alguna vez. En nuestro país sólo en 2008 se realizaron ochenta mil tratamientos, el 5% de ellos en hombres.

Hoy el uso de la toxina botulínica junto al ácido hialurónico para rellenar los surcos de las arrugas más profundas es el cóctel más empleado. Ni el láser ni el lifting han tenido tanta aceptación.

Marcia Cross, Goldie Hawn, Cher, Meg Ryan o Linda Evangelista han disfrutado de sus efectos y de lo adictivos que pueden ser sus resultados que sólo duran 6 meses.

Más información: Antena3noticias.com