El aumento de pecho es la operación más practicada en EEUU y España. Un total de 50.000 mujeres la realizan al año en nuestro país. Ahora una nueva técnica sin cirugía pretende revolucionar este campo. Consiste en una inyección de ácido hialurónico.

Desde que Pamela Anderson pusiera de moda su enorme busto en los años 90, la obsesión de las mujeres por lucir un pecho perfecto y, sobre todo voluminoso, ha ido creciendo en estos 20 años. Cada día, un bombardeo de imágenes publicitarias como el provocador desfile de Victoria Secret o el glamouroso sujetador más caro del mundo, imponen el abultado cánon de belleza.

Por eso, cada día aumentan casos como el de Ana. Quiere aumentar su talla de sujetador. Y el último grito ya no es el implante de silicona o gel, sino una nueva y revolucionaria inyección de ácido hialurónico.

Ángel Juarez- jefe Cirugía Plástica del Hospital La Zarzuela en Madrid explica que “es una tecnica muy sencilla, que no deja cicatrices, que no precisa anestesia general despues de realizarse. “

Es decir, no hace falta pasar por el quirófano. Con una simple inyección, consigue rellenar de manera moderada la mama. En sólo 30 minutos, con anestesia local, sin cicatrices y sin post operatorio. Aunque también tiene restricciones.

Más información: Antena3noticias.com

10.000 personas ya tienen una nueva forma de la nariz sin necesidad de cirugía gracias a la rinomodelación. Se trata de una técnica que permite realizar modificaciones estéticas en tan sólo tres minutos sin cirugía ni tocar el hueso de la nariz con unos resultados visibles desde el primer momento. Este tratamiento, viable en más del 72% de los casos, permite mejorar estéticamente la nariz con un resultado permanente.

La Rinomodelación Angular permite modificar los ángulos de la nariz mediante la aplicación en puntos estratégicos de un material de implante que corrige las imperfecciones. El tratamiento se puede aplicar con una anestesia local similar a la que utilizan los dentistas. No obstante, en algunos casos puede ser suficiente con la aplicación de una crema anestésica en la zona a tratar.

“La mayoría de la gente que desea cambiar de nariz no necesita pasar por una cirugía, con todo lo que ello implica, y sufrir una lenta recuperación. Basta la actuación sobre puntos clave del caballete y el ángulo naso-labial para mejorar el aspecto. Todo ello se consigue en unos minutos y con total seguridad, sin consecuencias, con la “Rinomodelación Angular”, explica el doctor David Cohen, presidente de Asociación Internacional de Rinomodelación (AIR) y presidente de honor de la Sociedad Española de Cirugía Estética.

El tratamiento, en la mayoría de los casos, no dura más que una consulta médica. “Gracias a la inocuidad del procedimiento, la Rinomodelación Angular se puede aplicar en cualquier persona adulta. Incluso pacientes alérgicos pueden someterse a este tratamiento ya que con los productos utilizados en el proceso no se puede desarrollar ningún cuadro alérgico”, añade. Antes de comenzar con el tratamiento, los pacientes pueden tener una recreación virtual de cómo será su nariz después de someterse a esta técnica.

Más información: Noticiasmedicas.es

botox-tratamientos-esteticos-intervencion-medicina-cirugia-plastica-dermatologia-combatir-arrugas-vistabel-toxina-botulinicaEl botox está más joven que nunca. Hace veinte años que se autorizó por primera vez para usos estéticos en Estados Unidos y sólo cinco que se aprobó en España, pero la toxina botulínica se ha convertido en un tratamiento estético de primer orden que gana adeptos cada día que pasa. Aunque le acompaña una leyenda negra por aquello de las caras inexpresivas y estáticas -dicen que inmerecida-, las clínicas estéticas y dermatológicas que lo aplican en Asturias han visto crecer de manera exponencial en sólo cinco años el número de usuarios de los pinchazos, que en España se limitan al entrecejo y la frente legalmente hablando, aunque la realidad dice que también se aplican sobre las patas de gallo. «Cuando yo empecé aquí en Asturias la gente venía poco, un paciente por semana y ahora son seis o siete», señala Enrique Espínola, cirujano estético uruguayo afincado en Oviedo con una amplia experiencia en otros países con la toxina botulínica. En la actualidad, además de prestar sus servicios en la clínica Estética e Imagen de Oviedo, ofrece cursos sobre la manera correcta de aplicar el producto en la Fundación Española de Medicina Estética y es el autor de una técnica que fue presentada en un reciente congreso.

Conoce bien Espínola todo lo que tiene que ver con este producto, sobre el que siempre hay una cierta confusión que en este caso se encarga de aclarar la también médico especializada en estética Victoria Escapa, de Hedonai: «La toxina botulínica que se utiliza para uso estético es la de tipo A que responde al nombre comercial de Vistabel, el botox es de uso hospitalario».

La aclaración viene a cuento para explicar que el uso del botox no se circunscribe a las arrugas, que de hecho nació para dolencias oftalmólogicas como el estrabismo y que se sigue empleando para otros fines, como la sudoración excesiva. Pero un buen día veinte años atrás, la FDA de Estados Unidos aprobó su uso estético y comenzó una carrera imparable. Hay informes científicos que auguran que el botox será el tratamiento estético del siglo XXI y la realidad parece darles la razón. Porque el número de pacientes se ha multiplicado «yo creo que por veinte o por más», dice el dermatólogo José Sánchez del Río, que también tiene años de experiencia con la toxina, que si bien oficialmente se autorizó en España en 2004 ya se empleaba con anterioridad con medicamentos llegados de fuera del país.

Futuro

El futuro se presenta aún más halagüeño que el presente, y quizá por eso en el sector se habla ya de que muy pronto se autorizarán dos nuevas marcas comerciales que se unirán al Vistabel. De momento, el presente habla de más de 80.000 tratamientos durante el año 2008 con este producto. No hay datos sobre cuántos se pueden realizar en Asturias.

La razones del éxito son muchas. Pero puede que una de las claves radique en que es tan sencillo como sentarse en la consulta de turno y esperar quince minutos, unos pinchazos y listo. No hay quirófano de por medio. Y esa es su gran ventaja. Además, dice Victoria Escapa, «bien utilizado, no tiene ninguna complicación ni efecto secundario». «Lo que la gente se plantea es tener un mejor aspecto sin mucha intervención, con una solución ambulatoria, sin los riesgos de la anestesia, y que mejore de forma natural», añade la encargada de aplicar el Vistabel en los centros Hedonai de Oviedo y Gijón

Más información: Elcomerciodigital.com