El aumento de pecho es la operación más practicada en EEUU y España. Un total de 50.000 mujeres la realizan al año en nuestro país. Ahora una nueva técnica sin cirugía pretende revolucionar este campo. Consiste en una inyección de ácido hialurónico.

Desde que Pamela Anderson pusiera de moda su enorme busto en los años 90, la obsesión de las mujeres por lucir un pecho perfecto y, sobre todo voluminoso, ha ido creciendo en estos 20 años. Cada día, un bombardeo de imágenes publicitarias como el provocador desfile de Victoria Secret o el glamouroso sujetador más caro del mundo, imponen el abultado cánon de belleza.

Por eso, cada día aumentan casos como el de Ana. Quiere aumentar su talla de sujetador. Y el último grito ya no es el implante de silicona o gel, sino una nueva y revolucionaria inyección de ácido hialurónico.

Ángel Juarez- jefe Cirugía Plástica del Hospital La Zarzuela en Madrid explica que “es una tecnica muy sencilla, que no deja cicatrices, que no precisa anestesia general despues de realizarse. “

Es decir, no hace falta pasar por el quirófano. Con una simple inyección, consigue rellenar de manera moderada la mama. En sólo 30 minutos, con anestesia local, sin cicatrices y sin post operatorio. Aunque también tiene restricciones.

Más información: Antena3noticias.com

Rellena, reafirma…..da esplendor a la piel. Estas son algunas de las credenciales que han convertido en el ácido hialurónico en el ingrediente estrella de la cosmética vanguardista y de las más novedosas técnicas de medicina estética.

El ácido hialurónico está presente de forma natural en todos los organismos vivos, y es un componente universal de los espacios existentes entre las células de los tejidos (espacio extracelular). Es un polisacárido con una estructura química idéntica, independientemente de que se encuentre en el cuerpo de una simple bacteria o de un ser humano.

El ácido hialurónico puede encontrarse en muchas zonas del organismo humano, como por ejemplo:

la piel, en la cual crea volumen (sin el ácido hialurónico estaría seca, marchita y arrugada),

el cuerpo vítreo, donde da forma y volumen a los ojos,

en los cartílagos, huesos y líquido sinovial (fluido viscoso que se encuentra en las articulaciones), en los que tiene el papel de lubricante, de material de absorción de los golpes y de filtro, entre otros casos,

en los vasos sanguíneos en el cordón umbilical, cuya función consiste en permitir que no se interrumpa el contacto entre la madre y el feto.

De todo esto se podría decir que el acido hialurónico actúa como un auténtico guardián de la hidratación del cuerpo humano. Tiene una impresionante capacidad para absorber grandes cantidades de agua, almacenando la humedad, como si de una esponja se tratase.

Más información: Hola.com

El empleo de una técnica hasta ahora de mayoritario uso facial, con la administración inyectada de ácido poliláctico para estimular la producción de colágeno, permite también el rejuvenecimiento corporal gracias a la actuación en los puntos de mayor flacidez como el abdomen, brazos y muslos.

Según José Luis del Castillo, médico responsable de la Unidad de Estética y Belleza del Instituto Canario de Ortopedia y Traumatología (ICOT), la aplicación de esta técnica que se emplea desde hace dos años y medio en cara, cuello y escote en el centro de la capital grancanaria, permitirá a partir de ahora a la población insular acceder a las ventajas del tratamiento corporal.

Para hablar de los beneficios que proporciona este producto en el rejuvenecimiento corporal, al ser un “potentísimo estimulador del colágeno”, según Del Castillo, ayer inició un ciclo de conferencias Sofía Ruiz del Cueto, especialista en estos tratamientos, dirigido a más de 20 profesionales de la salud y la estética de las Islas.

A diferencia de otros procedimientos de relleno con bótox o ácido hialurónico, el del ácido poliláctico no surte un efecto inmediato en la piel. “Hay que aguardar un periodo de entre 3 y 4 semanas” y tampoco se realiza en una única sesión. “Siempre depende del nivel de envejecimiento de la piel del paciente y de la capacidad de reacción de esta para producir colágeno”, explicó ayer Sofía Ruiz.

Más información: Laprovincia.es

El inviernos es el momento “más propicio” para someterse a tratamientos rejuvenecedores de la piel deshidratada, con manchas solares y con signos de fotoenvejecimiento tras la temporada de verano, según explicó hoy la especialista en Cirugía Plástica de la Clínica Sáinz Arregui de Bilbao Olivia Obregón.

A pesar de que los tratamientos estéticos “no están reñidos” con el verano, lo cierto es que el calor es un “incómodo compañero”, apuntó Obregón. Por este motivo, “es importante que aprendamos a sacarle un mayor partido a los tratamientos estéticos, ya que nuestra piel se ve afectada por los agentes externos en diferente medida en función de la época del año y es muy conveniente que realicemos una cura durante los meses de menos calor”, afirmó.

El “principal enemigo” es la deshidratación, aseguró esta experta. “Nuestra dermis sufre de sequedad debido al sol y el salitre que, si no se trata a tiempo, podría agravarse debido a los constantes cambios de temperatura que sufrimos durante el invierno”, subrayó.

Según explicó Obregón, el primer paso a seguir es la aplicación de mesoterapia. Con este tratamiento “se consigue una piel tersa y luminosa mediante un proceso cómodo e indoloro basado en ácido hialurónico y vitaminas”, comentó. La vía de aplicación es mediante inyecciones en la zona de la mejilla (la parte que más sufre debido a las agresiones externas) con una aguja muy fina para que resulte “prácticamente indoloro”.

“El resultado es casi inmediato: una piel más descansada y con mayor vitalidad”, aseveró. Para ello, son necesarias de dos a cinco sesiones, dependiendo del tipo de piel y de su estado a la hora de comenzar el tratamiento de choque.

Más información: Adn.es

botox-toxina-botulinica-tratamientos-cosmeticos-antiarrugas-combatir-arrugas-signos-enevejecimiento-inyecciones-faciales-plasticasEl Botox se ha consolidado como el tratamiento estético antiarrugas más empleado en todo el mundo. En nuestro país su uso estético se autorizó hace sólo cinco años. En el caso de algunas famosas han convertido su uso en un abuso evidente.

Hasta 1989 se empleaba para corregir estrabismo o la sudoración excesiva, pero se comprobó que quitaba las arrugas. En todo el mundo unos 15 millones de personas lo han usado alguna vez. En nuestro país sólo en 2008 se realizaron ochenta mil tratamientos, el 5% de ellos en hombres.

Hoy el uso de la toxina botulínica junto al ácido hialurónico para rellenar los surcos de las arrugas más profundas es el cóctel más empleado. Ni el láser ni el lifting han tenido tanta aceptación.

Marcia Cross, Goldie Hawn, Cher, Meg Ryan o Linda Evangelista han disfrutado de sus efectos y de lo adictivos que pueden ser sus resultados que sólo duran 6 meses.

Más información: Antena3noticias.com

guia_medicina_estetica_cirugia_plastica_tratamientos_faciales_inyecciones_botox_colageno_antiarrugas_rejuvenecimiento_pielPese a la gran cantidad de información que circula, todavía se oyen frases como «vaya botox se ha metido esa en los labios», o «quiero ponerme unas vitaminas para rellenarme estas arrugas», cuando la misión de la toxina botulínica no tiene nada que ver con la de un relleno, y el papel de las vitaminas no va más allá de aportar vitalidad y luz a la piel.

Para despejar dudas acerca de los distintos usos de «la jeringuilla» he contado con la ayuda de especialistas como las doctoras Mar Mira, Sofía Ruiz del Cueto y Rosa García Maroto así como los doctores Moisés Amselem y Pedro Jaén, y de este modo he podido elaborar esta «Guía del Pinchazo» que explica cuáles son, para qué sirven y qué aplicación «estrella» tiene cada uno de los inyectables más utilizados. Con esas «herramientas» cada médico elabora sus «obras de arte». Es parte del arte de estos «escultores» del rostro.

1. RELLENOS

Reponen los volúmenes perdidos, «levantan» arrugas y surcos y redefinen contornos desdibujados como el de los labios o el arco mandibular.

Las sustancias más empleadas son:

ÁCIDOS HIALURÓNICOS RETICULADOS

Qué son. El ácido hialurónico (AH) es un componente que tenemos de forma natural en la piel, que capta y retiene el agua, y es imprescindible para mantenerla con ese aspecto «relleno» y «jugoso».

Para qué sirven. Existen dos grandes grupos con dos funciones distintas: las fórmulas no reticuladas (actúan simplemente como captores de agua) y los que aquí nos ocupan, las reticuladas, que se utilizan como sustancias de relleno. En estas, las moléculas de ácido hialurónico están «entrelazadas» entre sí con el fin de darles mayor solidez y durabilidad.

Aplicaciones estrella. Rellenar arrugas y recuperar el volumen perdido del contorno facial, surcos y comisuras.

El plus. La medicina emplea fórmulas de AH, sintetizadas en laboratorio, de procedencia no animal, biocompatibles (y con muy bajo riesgo de alergias). Si no gusta el resultado, la hialuronidasa suprime sus efectos.

Tipos y/o «marcas». El más conocido es el Restylane (es el que más dura), pero también se emplea Juvederm. Incluyen lidocaina (anestésico).

Duración de los efectos. Dura unos 12 meses, según la fórmula y lugar de implantación.

Precio. A partir de 375 euros.

COLÁGENOS

Qué son. El colágeno es una proteína clave para mantener la firmeza de nuestra piel, pero se va reduciendo con los años. Como inyectable existen 3 clases principales: de origen animal (bovino y porcino), de origen humano (autólogos —del propio paciente y purificados— o de cadáveres donantes) y los mixtos o híbridos (que combinan colágenos animales con microesferas de polimetilmetacrilato).

Para qué sirven. Recuperar, remodelar y reproyectar rasgos faciales. Efecto de estimulación dérmica que «empuja» a las células de la región infiltrada a producir colágeno.

Aplicaciones estrella. Relleno de labios y, combinado con ácido hialurónico,un retensado facial global.

El plus. Una de las primeras fórmulas utilizadas en medicina estética, adquirió mala fama porque duraba poco y podía producir alergias. Esto ha cambiado con las nuevas generaciones de colágeno como el de origen porcino, extraído de la piel del cerdo, modificado y estabilizado.

Tipos y/o «marcas». El más empleado es Evolence.

Duración de los efectos. 12 meses aproximadamente.

Precio. A partir de 375 euros.

Más información: Abc.es