Expertos en medicina estética y cirugía plástica han instado a las autoridades sanitarias a que tengan un mayor control legal de la información que aparece en internet sobre los tratamientos y productos estéticos ya que, a su juicio, este tipo de datos se están “sobrepasando continuamente”.
Durante la presentación de la campaña educativa realizada por la compañía ‘Allergan’ y que tiene como objetivo concienciar de la importancia de la calidad en todos los productos médicos involucrados en la industria de este sector médico, el jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Beata María Ana de Madrid, Federico Mayo, ha advertido de que las autoridades sanitarias están “muy paradas” a la hora de controlar la información que aparece en los medios y ha pedido un mayor “endurecimiento” de las leyes que regulan estas publicaciones.

“Un paciente está obligado y debe buscar al mejor médico. El médico está obligado a dar la información correcta y a utilizar el mejor producto en su paciente, pero las autoridades sanitarias deben regular cómo se distribuye la información en los medios de comunicación, la información de la medicina en Internet, porque se están realizando verdaderas tropelías en algunas páginas de publicidad directa sobre asuntos médicos”, ha señalado Mayo.
Esta opinión ha sido corroborada por el especialista en cirugía plástica y reparadora del Centro Médico Teknon de Barcelona, Vicente Paloma, quien ha asegurado que cada vez son más los pacientes que acuden a la consulta pidiendo una determinada prótesis porque lo han visto en distintos medios y sin saber “realmente” si ese producto es el “más adecuado” para ellos.
No obstante, el paciente tiene una responsabilidad “fundamental” a la hora de que su tratamiento sea el de “máxima calidad” por lo que, en palabras del jefe de servicio de dermatología del Hospital MD Anderson Cancer Center y director del Instituto Madrileño de Dermatología y Estética, Juan Sopena, es necesario que la persona que se va a implantar una prótesis busque información del profesional que le va a operar porque, de esta forma, se “garantiza” que el producto que se le va a introducir es el “más adecuado”.

“Jamás un paciente a través de una revista de difusión o de Internet va a poder obtener la misma calidad de la información que la que le puede aportar el profesional a través de su experiencia y formación. Por tanto, es necesario que se informen de quién le va a operar porque eso es lo que le dará la garantía de que se va a implantar un producto de máxima calidad”, ha recalcado Sopena.
Asimismo, los especialistas en medicina y cirugía estética han recordado que la calidad en la marca de una prótesis se debe observar en los resultados que ha obtenido tanto a nivel nacional como a nivel global, en la baja tasa de complicaciones y en la inversión económica en investigación y desarrollo que el fabricante ha realizado.

Estos datos deben ser contrastados por el paciente pero, también, por el profesional sanitario quien está obligado a conocer la trayectoria de las compañías que crean estos productos, saber el número de países que tienen aprobado ese material y tener la garantía de que los controles sanitarios por los que ha pasado ofrecen el “mayor rigor científico y técnico”.

Más control e información tras los implantes PIP
Esta necesidad de información y el vacío que en muchos casos hay de la información de estos tratamientos ha podido propiciar la elevada demanda que tuvieron los implantes mamarios de la empresa francesa Poly Implant Prothese (PIP) y la consiguiente polémica que suscitó cuando se descubrió el elevado riesgo de ruptura.
Y es que, ha comentado Mayo, estas prótesis tuvieron tanto éxito porque tenían un bajo coste aunque estaban basadas en “muy pocos” estudios científicos, eran “copias” de otras marcas y se “engañó” a las autoridades sanitarias.
Sin embargo, los especialistas han coincido en asegurar que este escándalo producido por los implantes PIP ha hecho que las pacientes acudan a la consulta a hacerse una revisión o que aquellas que se lo van a implantar por primera vez soliciten información sobre la marca del producto.
“A raíz de este problema los pacientes han mostrado muchas dudas sobre los laboratorios y sobre los médicos, hay un clima de desconfianza y están disminuyendo el número de actos quirúrgicos”, ha reconocido Mayo. Sin embargo, el especialista en Cirugía Plástica y Reparadora del Centro Médico Teknon de Barcelona, Vicente Paloma, ha asegurado que esta polémica ha obligado al sector a “reforzar” la búsqueda de la calidad en esos productos.

Campaña ‘Allergan’
Por todo ello, y por esta falta de información, la compañía ‘Allergan’ ha presentado una campaña educativa de alcance europeo, titulada ‘La calidad es la clave’, para educar a los consumidores y a los médicos expertos en el sector a la hora de elegir el producto de mayor calidad.
Según ha explicado el vicepresidente ejecutivo de ‘Allergan’ en Europa, Doug Ingram, el objetivo de esta iniciativa es “suscitar” el diálogo entre el médico y su paciente para que el “precio” del producto no sea el factor fundamental a la hora de hacer una elección médica.
Para ello, la empresa ha diseñado unos folletos que recogen cinco preguntas que el paciente debe hacer al profesional de confianza, como son: ¿Qué marcas se utilizan y por qué?, ¿el producto tiene una investigación y práctica clínica probada?, ¿confía usted en el fabricante y por qué?, ¿qué uso se hace del producto en todo el mundo? y ¿cuál es la satisfacción de sus pacientes con los resultados?.

“Los pacientes no deberían sentirse incómodos por preguntar todo tipo de dudas pues es obligación del profesional de medicina estética y cirugía plástica el explicar todos los detalles relativos a las diferencias entre los posibles productos que se pueden usar”, ha recalcado el director de la división ‘Allergan Medical Aesthetics’ en España.
Este cuestionario puede descargarse en varios idiomas a través de la página web ‘www.qualityiskey.com’ donde, además, hay disponible una breve guía con estas preguntas para ayudar al consumidor a entender más acerca de los productos, de cómo se fabrican, de qué tipo de inversión ha hecho la compañía, de qué nivel de compromiso tiene un fabricante sobre el propio control de calidad y de cuáles son los procesos de investigación y desarrollo.

Via: Europa Press

Anuncios

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2011 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos en la Ópera de Sydney tiene 2.700 personas. Este blog fue visto cerca de 10,000 veces en 2011. Si se tratara de un concierto en el Opera House de Sydney, se necesitarían alrededor de 4 entradas agotadas actuaciones para que mucha gente a verlo.

Haz click para ver el reporte completo.

Dicen que la reina consorte de Francia, María Antonieta de Austria, se despertó el día de su ejecución en la guillotina con el cabello completamente blanco. ¿Realidad o ficción? Los expertos explican que, muy lejos de tratarse de un encanecimiento repentino, la verdadera responsable de este supuesto cambio de color fue un tipo muy concreto de alopecia areata, hoy, más conocida como síndrome de María Antonieta.

Se trata de una falsa sensación de un cambio de color. Lo que ocurre es que “se cae el cabello de forma brusca. Primero, los más oscuros, por lo que las canas que ya había antes son más visibles y esto da mayor sensación de canicie repentina, argumenta Aurora Guerra, jefa de sección de Dermatología del Hospital 12 de Octubre (Madrid).

Tal y como explica la dermatóloga, este tipo de alopecia no ocurre de la noche a la mañana, tarda unas semanas en producirse. Aunque su causa se desconoce, se sabe que es una enfermedad autoinmune de base genética y, sin duda, el estrés desempeña un papel muy particular. “A pesar de no haberse demostrado con pruebas objetivas, puede influir como efecto desencadenante y lo mismo al revés, que la caída de pelo cause estrés y esto, al final, se convierte en un círculo vicioso”.

En el caso de María Antonieta, además de su predisposición genética, probablemente, la angustia y la tensión que sufrió durante los últimos meses de su vida aceleró su alopecia, por la que “las células del sistema inmune destruyen el folículo piloso”, señala Federico Cardona, cirujano estético del Instituto Médico Asistencial (Madrid), quien además confirma que los periodos de estrés pueden desencadenar nuevos ataques, pero siempre en aquellas personas que ya tengan predisposición”.

Más información: Elmundo.es

El aumento de pecho es la operación más practicada en EEUU y España. Un total de 50.000 mujeres la realizan al año en nuestro país. Ahora una nueva técnica sin cirugía pretende revolucionar este campo. Consiste en una inyección de ácido hialurónico.

Desde que Pamela Anderson pusiera de moda su enorme busto en los años 90, la obsesión de las mujeres por lucir un pecho perfecto y, sobre todo voluminoso, ha ido creciendo en estos 20 años. Cada día, un bombardeo de imágenes publicitarias como el provocador desfile de Victoria Secret o el glamouroso sujetador más caro del mundo, imponen el abultado cánon de belleza.

Por eso, cada día aumentan casos como el de Ana. Quiere aumentar su talla de sujetador. Y el último grito ya no es el implante de silicona o gel, sino una nueva y revolucionaria inyección de ácido hialurónico.

Ángel Juarez- jefe Cirugía Plástica del Hospital La Zarzuela en Madrid explica que “es una tecnica muy sencilla, que no deja cicatrices, que no precisa anestesia general despues de realizarse. “

Es decir, no hace falta pasar por el quirófano. Con una simple inyección, consigue rellenar de manera moderada la mama. En sólo 30 minutos, con anestesia local, sin cicatrices y sin post operatorio. Aunque también tiene restricciones.

Más información: Antena3noticias.com

Rellena, reafirma…..da esplendor a la piel. Estas son algunas de las credenciales que han convertido en el ácido hialurónico en el ingrediente estrella de la cosmética vanguardista y de las más novedosas técnicas de medicina estética.

El ácido hialurónico está presente de forma natural en todos los organismos vivos, y es un componente universal de los espacios existentes entre las células de los tejidos (espacio extracelular). Es un polisacárido con una estructura química idéntica, independientemente de que se encuentre en el cuerpo de una simple bacteria o de un ser humano.

El ácido hialurónico puede encontrarse en muchas zonas del organismo humano, como por ejemplo:

la piel, en la cual crea volumen (sin el ácido hialurónico estaría seca, marchita y arrugada),

el cuerpo vítreo, donde da forma y volumen a los ojos,

en los cartílagos, huesos y líquido sinovial (fluido viscoso que se encuentra en las articulaciones), en los que tiene el papel de lubricante, de material de absorción de los golpes y de filtro, entre otros casos,

en los vasos sanguíneos en el cordón umbilical, cuya función consiste en permitir que no se interrumpa el contacto entre la madre y el feto.

De todo esto se podría decir que el acido hialurónico actúa como un auténtico guardián de la hidratación del cuerpo humano. Tiene una impresionante capacidad para absorber grandes cantidades de agua, almacenando la humedad, como si de una esponja se tratase.

Más información: Hola.com

La caída de cabello y la aparición de caspa son algunos de los problemas relacionados con el pelo que más preocupan a los ciudadanos. Ahora en otoño, con el cambio de estación, estos dos fenómenos se acrecientan.

Existen algunos métodos para prevenir tanto la caída de cabello como la caspa, aunque para ello resulta imprescindible un análisis pormenorizado tanto del cabello como del cuero cabelludo. La empresa vizcaína Microcaya dispone de analizadores de cabello que miden con rapidez y precisión diferentes parámetros como la grasa y la descamación.

Gracias a estos analizadores es posible determinar el estado del cabello, es decir, su nivel de hidratación, fragilidad y grasa, así como el estado de las puntas. De esta forma, es posible prevenir tanto la calvicie como la aparición de la caspa mediante diferentes productos que el farmacéutico puede proporcionarnos (champús especiales, mascarillas…).

Así, un buen diagnóstico, basado en la información que facilitan los analizadores de cabello, resulta fundamental para tomar las medidas adecuadas contra estos “males” que no atienden ni a edad, ni a sexo a la hora de irrumpir en nuestras cabezas.

Aplicaciones múltiples

Estos analizadores han sido expuestos recientemente en el marco del IX Encuentro Internacional en Técnicas de Medicina Estética y Antienvejecimiento celebrado en Madrid y organizado por la Fundación Española de Medicina Estética y Longevidad. Se presentan, pues, como “un equipo ideal para el análisis del cabello, el cuero cabelludo y la piel”, explica Eduardo Aguaviva, director general de Microcaya. “Sus aplicaciones son múltiples, bien en el campo de la estética, bien en tricología”, agrega.

Más información: Noticiasmedicas.es

El empleo de una técnica hasta ahora de mayoritario uso facial, con la administración inyectada de ácido poliláctico para estimular la producción de colágeno, permite también el rejuvenecimiento corporal gracias a la actuación en los puntos de mayor flacidez como el abdomen, brazos y muslos.

Según José Luis del Castillo, médico responsable de la Unidad de Estética y Belleza del Instituto Canario de Ortopedia y Traumatología (ICOT), la aplicación de esta técnica que se emplea desde hace dos años y medio en cara, cuello y escote en el centro de la capital grancanaria, permitirá a partir de ahora a la población insular acceder a las ventajas del tratamiento corporal.

Para hablar de los beneficios que proporciona este producto en el rejuvenecimiento corporal, al ser un “potentísimo estimulador del colágeno”, según Del Castillo, ayer inició un ciclo de conferencias Sofía Ruiz del Cueto, especialista en estos tratamientos, dirigido a más de 20 profesionales de la salud y la estética de las Islas.

A diferencia de otros procedimientos de relleno con bótox o ácido hialurónico, el del ácido poliláctico no surte un efecto inmediato en la piel. “Hay que aguardar un periodo de entre 3 y 4 semanas” y tampoco se realiza en una única sesión. “Siempre depende del nivel de envejecimiento de la piel del paciente y de la capacidad de reacción de esta para producir colágeno”, explicó ayer Sofía Ruiz.

Más información: Laprovincia.es