El Hospital General de Valencia está haciendo una apuesta por la cirugía mínimamente invasiva en algunas intervenciones de cirugía cardiaca. De este modo, se está sustituyendo la válvula aórtica por este procedimiento que reporta múltiples beneficios para el paciente. La válvula aórtica regula el flujo de sangre de la cavidad inferior izquierda del corazón (el ventrículo izquierdo) a la aorta, el principal vaso sanguíneo que suministra sangre al resto del organismo.

La técnica, que en la Comunitat Valenciana lidera el Hospital General de Valencia, está indicada para todo tipo de pacientes que requieran del implante de una válvula aórtica protésica. Según destaca el cirujano del Instituto Cardiovascular Sergio Cánovas, “abordarlo por cirugía menos invasiva es un poco más complejo que con técnica abierta. Sin embargo, los beneficios obtenidos hacen que merezca la pena.

De hecho, la incisión es mucho menor, pues se pasa de una incisión de unos 20 centímetros en la cirugía convencional a 8 centímetros en la mínimamente invasiva. También se consigue menos sangrado, menos trasfusiones, menor dolor y se reduce el riesgo de infecciones. Por otra parte, con la cirugía mínimamente inva?siva, se disminuye la estancia hospitalaria en más de 2 días y la estancia en UCI en más de 1 día.

Más información: levante-emv.com