La capacidad de regeneración y de rejuvenecimiento de las células madre va a ser el futuro en muchos aspectos de la cirugía estética y especialmente en el rejuvenecimiento facial. Según afirma el Dr. Vicente Paloma Mora, cirujano plástico, estético y reparador de la clínica Teknon: “Estamos ante un procedimiento muy novedoso que ha abierto un nuevo camino para el rejuvenecimiento facial”.

“Explicándolo de forma sencilla –añade el Dr. Paloma- las células madre son un tipo de células que tiene la capacidad de auto regeneración y reparación potencial de tejidos envejecidos o dañados. Se encuentran en todos los tejidos corporales aunque hay una mayor concentración de éstas en la médula ósea y en el tejido graso. No hay que confundirlas con las famosas y polémicas células madre embrionarias que se extraen del embrión y tienen la capacidad de formar todos los tipos celulares de un organismo adulto”.

La técnica consiste en extraer del abdomen del paciente una pequeña cantidad de grasa localizada para obtener de ella células madre mediante el centrifugado y su purificación. “Generalmente”, explica este especialista, “se extraen las células madre de la grasa del abdomen del paciente, esto se realiza mediante pequeños aspirados del tejido graso con anestesia local, con lo que el paciente no sufre ningún tipo de dolor”.

“A continuación se procede al injerto de las células madre del paciente en los músculos faciales, eliminando la posibilidad del rechazo y aprovechando, como hemos dicho, las propiedades fisiológicas de renovación de las estructuras de la piel de las células madre”.

Dentro de las bondades de esta técnica destaca su escasa invasividad y que ofrece una gran calidad en cuanto a los resultados. Es un tratamiento complementario a los actuales, mejorando los resultados porque se necesita una cirugía menos agresiva tanto en párpados como en estiramientos

Más información: Sunotadeprensa.com

El inviernos es el momento “más propicio” para someterse a tratamientos rejuvenecedores de la piel deshidratada, con manchas solares y con signos de fotoenvejecimiento tras la temporada de verano, según explicó hoy la especialista en Cirugía Plástica de la Clínica Sáinz Arregui de Bilbao Olivia Obregón.

A pesar de que los tratamientos estéticos “no están reñidos” con el verano, lo cierto es que el calor es un “incómodo compañero”, apuntó Obregón. Por este motivo, “es importante que aprendamos a sacarle un mayor partido a los tratamientos estéticos, ya que nuestra piel se ve afectada por los agentes externos en diferente medida en función de la época del año y es muy conveniente que realicemos una cura durante los meses de menos calor”, afirmó.

El “principal enemigo” es la deshidratación, aseguró esta experta. “Nuestra dermis sufre de sequedad debido al sol y el salitre que, si no se trata a tiempo, podría agravarse debido a los constantes cambios de temperatura que sufrimos durante el invierno”, subrayó.

Según explicó Obregón, el primer paso a seguir es la aplicación de mesoterapia. Con este tratamiento “se consigue una piel tersa y luminosa mediante un proceso cómodo e indoloro basado en ácido hialurónico y vitaminas”, comentó. La vía de aplicación es mediante inyecciones en la zona de la mejilla (la parte que más sufre debido a las agresiones externas) con una aguja muy fina para que resulte “prácticamente indoloro”.

“El resultado es casi inmediato: una piel más descansada y con mayor vitalidad”, aseveró. Para ello, son necesarias de dos a cinco sesiones, dependiendo del tipo de piel y de su estado a la hora de comenzar el tratamiento de choque.

Más información: Adn.es