España se estrena con una nueva técnica para eliminar grasa y reducir volumen: la criolipólisis. Promete mejores resultados y sin riesgo de quemaduras cutáneas. ¿Cuál es el secreto? No utiliza el efecto del calor sino el frío. Tal y como muestra un estudio publicado en ‘Lasers in Surgery and Medicine’, las células grasas son vulnerables al enfriamiento, capaz de reducirlas sin originar daños en el tejido. Con esta premisa, científicos de la Universidad de Harvard han creado el nuevo sistema, que hace apenas unas semanas se está aplicando en algunas clínicas españolas.

Hasta ahora, sólo existía una técnica no invasiva para quemar grasa, basada en el uso de ultrasonidos y el efecto del calor. La realidad es que “no consigue eliminar los dos centímetros que se planteaban en un principio sino unos 0,5, el procedimiento es un poco molesto y además existe riesgo de quemaduras cutáneas”, afirma Mónica González, radióloga del Grupo de Dermatología Pedro Jaén, uno de los primeros centros donde se ha instaurado el nuevo sistema.

Según la especialista, “la criolipólisis no es dolorosa, no requiere tiempo de recuperación ni anestesia y tampoco ocasiona daños en el tejido circundante (dermis, músculo, piel…)”. En cuanto a su eficacia, promete mejores resultados que los obtenidos a través de ultrasonidos no invasivos, aunque aún no hay ensayos clínicos con un número elevado de pacientes que lo certifiquen.

La empresa que comercializa esta tecnología ha encargado a distintos países el desarrollo de un estudio clínico. En España, ya está en marcha, en manos de Mónica y sus compañeros del Grupo de Dermatología de Pedro Jaén. “Estamos tratando a unos 14 pacientes, pero hasta que no pasen dos meses más no podremos verificar exactamente los milímetros reducidos”.

No produce dolor

A María (nombre ficticio) le aplicaron la técnica hace 15 días en el abdomen. “Fue muy cómodo. Sólo tenía que estar tumbada. Leí revistas, vi una película…”.

Consiste en colocar en la zona del cuerpo deseada un aplicador que, tras hacer un efecto ventosa en la zona, administra frío de forma precisa y controlada para alcanzar y eliminar las células grasas. A partir de ahí, el propio organismo elimina de forma gradual y natural la grasa sobrante. Es decir, se metaboliza a través del hígado.

Más información: Elmundo.es

Los tratamientos de estética para eliminar la grasa cuentan con un avance que algunos expertos consideran revolucionario. Un método que utiliza el frío. para acabar con los michelines sobrantes.

Científicos de la Universidad de Harvard han conseguido destruir la grasa “sin dañar otros tejidos”. Destruye la grasa a través del frío sin pasar por quirófano, sin anestesia y sin dolor nos cuenta Ángel Martín cirujano estético. Aunque, “no todo el mundo podrá beneficiarse de esta nueva técnica”.

Para unos la naturaleza ha sido generosa, para otros mucho más y para el resto de los mortales está la tecnología. Una novedosa máquina es capaz de hacer milagros destruyendo la grasa a través del frío sin pasar por quirófano, sin anestesia.

Dos placas a menos cuatro grado consiguen destruir las células grasas que poco a poco se irán eliminando de forma natural.

Los resultados comienzan a ser visibles a partir de los dos meses. Después si queremos seguir perdiendo podemos darnos otra sesión.

Más información: Antena3noticias.com

eliminacion_estrias_tratamiento_sin_dolorCientíficos italianos consiguen desarrollar una nueva técnica para tratar las estrías: la biodermogénesis. No deja marcas, no produce dolor ni efectos secundarios. Así lo demuestra un estudio publicado en el Congreso de la Unión Internacional de Medicina Estética celebrado este año en Roma, en el que se han evaluado los efectos de esta alternativa en más de 2.000 pacientes. A pesar de los esperanzadores resultados, los expertos insisten en la necesidad de más trabajos científicos que avalen el procedimiento.

Aparte de la cirugía plástica, que es el único tratamiento que eliminaría las estrías de una forma radical, “hasta ahora, todo lo que podíamos ofrecer, también era muy agresivo: dermoabrasión, peelings, láser… Ninguna de estas opciones están pensadas específicamente para las estrías”, señala el doctor Víctor García, presidente de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética (SEMCC).

Por ejemplo, “el láser fraccionado no ablativo es doloroso, puede producir un poco de inflamación y hay que tener cuidado con el sol”, comenta la dermatóloga Elia Roo, coordinadora de la Unidad de Estética del Hospital Sur de Alcorcón (Comunidad de Madrid). Con la dermoabrasión, según expertos de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), “pueden darse casos de hiperpigmentación y, si ha sido demasiado profunda, cicatrices”.

Tanto la dermatóloga como el presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), Julián Conejo-Mir, valoran este trabajo con cierta prudencia. “Son necesarios más estudios científicos que avalen este procedimiento”, comenta el dermatólogo.

A diferencia de las anteriores técnicas, según Víctor García, la nueva terapia “es mínimamente invasiva, no produce dolor, no deja señales ni tampoco tiene efectos secundarios”. Y una ventaja más: “El paciente no sólo puede tomar el sol, sino que le recomendamos que lo haga”.

Más información: Elmundo.es