El Servicio de Oftalmología del Hospital Universitari La Fe de Valencia, dirigido por el catedrático Manuel Díaz Llopis, ha desarrollado una técnica pionera en el mundo para tratar sin cirugía el edema macular diabético (EMD) refractario, una patología que supone la primera causa de pérdida visual en pacientes con diabetes y se caracteriza por una acumulación anormal de fluidos en la mácula del ojo, el área central de la retina, lo que provoca que ésta se hinche, y dificulte y enturbie progresivamente la visión, según informó la Generalitat en un comunicado.

Para corregir este problema, “es necesario desprender el vítreo, la estructura gelatinosa que rellena la cavidad ocular y que está firmemente adherida a la retina”. Para ello, oftalmólogos de La Fe han ideado un nuevo método que consiste en obtener del propio paciente una pequeña cantidad de plasmina, una importante enzima de la sangre que favorece la disolución de los coágulos sanguíneos y la fibrina, e inyectarla directamente en el interior del ojo.

De esta manera, la plasmina favorece la oxigenación de la retina y, consecuentemente, la disminución de los fluidos acumulados en la mácula del ojo. De esta forma se consigue así licuar el vítreo sin necesidad de practicar una vitrectomía, una compleja intervención quirúrgica que venía realizándose hasta el momento para abordar el EMD.

Según la Generalitat, la novedad técnica “radica en preparar la plasmina con un método simplificado que permite universalizar el tratamiento, pues hasta ahora se preparaba únicamente en laboratorios muy especializados en algunos sitios del mundo”.

Más información: Europapress.es

El tratamiento adecuado de las enfermedades oculares con técnicas ya conocidas e implementadas en el mundo occidental evitaría la ceguera a 96 millones de personas en el tercer mundo, según destacaron en sus conclusiones los 7.000 oftalmólogos reunidos en Barcelona estos días en el marco del XXVIII Congreso de la Sociedad Europea de Catarata y Cirugía Refractiva.

La formación de profesionales locales y el tratamiento precoz de las enfermedades evitaría este problema, ya que cerca de la mitad de las cegueras evitables están causadas por cataratas. En total, 161 millones de personas en el mundo no pueden valerse por falta de visión, y de ellas cerca de 37 millones son totalmente ciegas.

Más información: Europapress.es