cirugiartransplantefacialTres españoles se encuentran a la espera de recibir un transplante de cara después de que el hospital Vall d’Hebrón de Barcelona recibiera ayer autorización por parte del Ministerio de Sanidad para acometer una operación de ese tipo. En junio, los hospitales La Fe de Valencia y Virgen del Rocío de Sevilla recibieron el visto bueno para realizar la misma intervención a otros dos candidatos, en ambos casos personas jóvenes o de mediana edad con graves deterioros estéticos y funcionales. Ambos están a la espera de un donante idóneo, como en el caso de Barcelona, pero su espera podría alargarse durante meses.

Las suyas fueron las dos primeras intervenciones de este tipo autorizadas en nuestro país, una vez agotadas otras vías de reconstrucción. Cada uno de estos centros cuenta con la autorización administrativa de su respectiva comunidad autónoma para realizar este tipo de operaciones.

Más información: Ideal.es

El Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla confía en convertirse en el primer centro español en llevar a cabo un trasplante de cara, lo que convertiría a esta operación en la sexta del tipo que se efectuaría a nivel mundial, según destacó el director de la Unidad de Gestión de Cirugía Plástica y Grandes Quemados y responsable de la Unidad de Reimplante del centro, Tomás Gómez Cía.

En rueda de prensa este martes, Gómez Cía puntualizó, con todo, que aún “no tenemos pacientes en lista de espera”, al tiempo que aludió a la “enorme dificultad” de encontrar donantes de cara, hasta el punto de que este centro sevillano, que aún tendrá que esperar al visto bueno del Comité Autonómico de Ética e Investigación de la Junta, tampoco dispone en la actualidad de este tipo donantes.

Según detalló, el primer paso a dar, “de un largo camino a recorrer que culmine en un trasplante de cara”, será precisamente elevar este mismo viernes dicha petición al Comité de Ética, “con idea de que lo valoren y nos indiquen si hay que abundar en algún aspecto más, sobre todo, en cuanto a sus cuestiones éticas”.

Con posterioridad, prosiguió, informará de este asunto a la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) para que “lo valide”, si bien aclaró que la decisión de dicha institución “no es vinculante, aunque siempre se sigue su orientación en la aplicación de cualquier programa de trasplante”, explicó.

Además recordó que para estos casos, al igual que ocurre para un trasplante común de órganos o tejidos, “hay que pedir la autorización de cada paciente”, hecho que resaltó puesto que es el receptor “es quien decide en última instancia si quiere que se le efectúe el trasplante”, pudiendo negarse en cualquier momento “atendiendo al principio de autonomía del paciente”.

Igualmente, y pese a que técnicamente este hospital “está preparado” para afrontar una operación de este calado, Gómez Cía insistió en la “dificultad” de conseguir donantes, entre otras razones, “porque también hay que conseguir que la textura, color de la piel y cabello sea similares” entre el donante y el receptor.

Más información: europapress.es