Unos 2.000 ciudadanos del Área Sanitaria del Campo de Gibraltar se realizan al año una prueba endoscópica -colonoscopias y gastroscopias- en el hospital Punta de Europa mediante sedación consciente, una práctica que mejora la tolerancia del paciente a una exploración habitualmente molesta y dolorosa.

Este tipo de sedación permite que el paciente esté consciente, pero con un grado de sedación adecuado que le permite colaborar con el facultativo durante el proceso.

El centro algecireño ha estado cinco años utilizando esta técnica sólo para aquellos casos seleccionados previamente por su complejidad (el caso, por ejemplo, de pacientes con alguna intervención quirúrgica previa en la zona abdominal, de pacientes muy nerviosos o de mayores que no cooperan durante el procedimiento). Desde enero, se ha extendido el uso de la sedación a prácticamente todos los pacientes -sólo se evita en aquellos para los que existan contraindicaciones por presentar alguna patología-.

El jefe de sección de Digestivo del Punta de Europa, el doctor Francisco de la Torre, destacó las ventajas del empleo de esta técnica, ya que “mejora la calidad de la atención y el bienestar de los usuarios”. “Las colonoscopias provocan malestar y dolor al paciente, y las gastroscopias, náuseas y una sensación de distensión abdominal por la introducción de aire en la cavidad gástrica por el endoscopio”, apuntó.

Más información: Europasur.es

colonoscopia_intervencion_sedacionLa Delegación Provincial de Salud de la Junta en Cádiz anunció hoy que la Unidad de Gestión Clínica de Enfermedades Digestivas del Hospital de Jerez de la Frontera (Cádiz) ha incorporado la sedación consciente durante la realización de colonoscopias, una práctica que “mejora la tolerancia del paciente a una exploración que, habitualmente, es molesta y dolorosa”.

En un comunicado, la Junta explicó que la implantación de esta metodología ha sido posible tras adaptar la sala de endoscopias para garantizar la seguridad del paciente, ya que permite su adecuada monitorización y supervisión durante y tras el procedimiento una vez que se le administra la medicación.

Tras el examen, y como si una intervención de cirugía mayor ambulatoria se tratase, el paciente sale en camilla hasta el hospital de día, donde permanece bajo supervisión en torno a una hora, hasta que pasan los efectos de la anestesia.

Más información: Europapress.es