Cada año se diagnostican en España alrededor de 9.000 casos de cáncer de recto al año y sólo el 2,6 por ciento de los pacientes recae tres años después de la cirugía. Cuando es posible, la técnica de elección en la cirugía de cáncer de recto es la escisión correcta del mesorrecto y, a pesar de su importancia en el manejo de esta enfermedad oncológica, hasta el momento, se desconocían los resultados de su utilización en este país.

Así lo afirmó durante la XVII Reunión Nacional de Cirugía de la Asociación Española de Cirujanos (AEC) en Las Palmas de Gran Canaria el profesor Héctor Ortiz, del Servicio de Cirugía del Hospital Virgen del Camino de Pamplona y presidente del Comité Científico de la Asociación Española de Cirujanos (AEC), según informa la organización del evento.

“No había ningún registro representativo de la práctica de escisión de mesorrecto en España, algo fundamental si se tiene en cuenta que prácticamente la totalidad de pacientes que presentan recidiva local, es decir, que vuelven a tener cáncer –en el lugar en el que estaba el tumor antes de la operación– tres años después de la intervención acaban falleciendo”, apuntó.

Ante esta situación, en 2002, la AEC decidió implantar un programa cuyos objetivos eran conseguir saber y mejorar las tasas de recidiva local y supervivencia a los cinco años de la operación.

“Para ello –explica el profesor Ortiz– decidimos aplicar un método iniciado en los países escandinavos que consiste en formar equipos multidisciplinares y auditar los resultados obtenidos por éstos, con el objetivo de conseguir en España los mismos resultados que los conseguidos en los registros de poblacionales de los países escandinavos”. A este respecto, según este experto, “en Noruega han reducido casi un 40 por ciento la recidiva local sin utilizar radioterapia y la supervivencia ha aumentado un 15 por ciento”.

Más información: Europapress.es