El Primer Congreso Nacional de la Sociedad Española de Aplicaciones Terapéuticas de Transplantes de Grasa contó con la presencia del cirujano alicantino Dr. Federico Pérez de la Romana, autor de numerosos artículos dedicados a temas como la utilización de células grasas en la reconstrucción mamaria y rellenos faciales, que intercambió impresiones y conocimientos con el Dr. Serra-Renom, uno de los principales fundadores de SETGRA.

El evento supuso un encuentro multidisciplinar dirigido a profesionales interesados en los nuevos hallazgos en torno a este tipo de injerto, aplicable en mamas, glúteos, gemelos, zonas con deformidades o cicatrices, reconstrucciones mamarias post-mastectomía, etc.

A las ponencias presentadas en el congreso, dedicadas a temas tan dispares como el papel de los preadipocitos, la tecnología “Celutión” o el tratamiento de las secuelas de liposucción mediante lipofilling se añadieron una serie de talleres prácticos acerca de técnicas para la obtención e inyección de grasa y el manejo del material de lipofilling.

La inyección de grasa constituye una de las más interesantes alternativas a los tradicionales implantes, dadas sus posibilidades de uso en intervenciones de relleno, y sus sorprendentes características regenerativas.

Más información: Laverdad.es

Anuncios

La capacidad de regeneración y de rejuvenecimiento de las células madre va a ser el futuro en muchos aspectos de la cirugía estética y especialmente en el rejuvenecimiento facial. Según afirma el Dr. Vicente Paloma Mora, cirujano plástico, estético y reparador de la clínica Teknon: “Estamos ante un procedimiento muy novedoso que ha abierto un nuevo camino para el rejuvenecimiento facial”.

“Explicándolo de forma sencilla –añade el Dr. Paloma- las células madre son un tipo de células que tiene la capacidad de auto regeneración y reparación potencial de tejidos envejecidos o dañados. Se encuentran en todos los tejidos corporales aunque hay una mayor concentración de éstas en la médula ósea y en el tejido graso. No hay que confundirlas con las famosas y polémicas células madre embrionarias que se extraen del embrión y tienen la capacidad de formar todos los tipos celulares de un organismo adulto”.

La técnica consiste en extraer del abdomen del paciente una pequeña cantidad de grasa localizada para obtener de ella células madre mediante el centrifugado y su purificación. “Generalmente”, explica este especialista, “se extraen las células madre de la grasa del abdomen del paciente, esto se realiza mediante pequeños aspirados del tejido graso con anestesia local, con lo que el paciente no sufre ningún tipo de dolor”.

“A continuación se procede al injerto de las células madre del paciente en los músculos faciales, eliminando la posibilidad del rechazo y aprovechando, como hemos dicho, las propiedades fisiológicas de renovación de las estructuras de la piel de las células madre”.

Dentro de las bondades de esta técnica destaca su escasa invasividad y que ofrece una gran calidad en cuanto a los resultados. Es un tratamiento complementario a los actuales, mejorando los resultados porque se necesita una cirugía menos agresiva tanto en párpados como en estiramientos

Más información: Sunotadeprensa.com

Un centenar de cirujanos plásticos y expertos en medicina reconstructiva tuvieron ayer en Gijón su lugar de encuentro. La empresa biotecnológica Bioser -división de la firma gijonesa MBA- reunió a los galenos, con destacadas presentacias internacionales, en una jornada de trabajo en torno a los avances y nuevas tecnologías en la especialidad. Unos avances que tienen en el uso de terapias de aplicación de células madre, o en los sustitutos dérmicos, un foco de especial interés.

Elena Arana, del servicio de Cirugía plástica del hospital Vall d’Hebrón (Barcelona), especializada en la corrección de malformaciones faciales y torácicas en niños, y Joan Fontdevila, del Hospital Clínico (Barcelona), que ha centrado sus trabajos más pioneros en la regeneración de glúteos en pacientes con sida, fueron dos de los especialistas que presentaron sus esperanzadores trabajos ayer en Gijón. Ambos expertos consideran que «en estos momentos la gran evolución de la cirugía plástica es que está yendo hacia la regeneración, que es un concepto contrapuesto al tradicional de la reconstrucción. Lo clásico en nuestra especialidad era quitar de un sitio para poner en otro, y ahora la vía que más se explora es la de regenerar, induciendo la curación en el mismo sitio donde se ha producido el defecto, y sin tener que ir a destruir en otras zonas».

Ese cambio, según Joan Fontdevila, «lleva parejo un gran beneficio para el paciente, con menos repercusión postoperatoria». Elena Arana, por su parte, sostiene que «en cierta medida, la práctica actual es un concepto contrario al clásico que teníamos los plásticos; lo que siempre nos llamaba la atención y nos parecía interesante eran las grandes cirugías para reconstrucciones. Ahora, sin embargo, vamos a regenerar con cirugías de mucha menor entidad pero que conducen a postoperatorios mejores y sin defectos añadidos».

Ambos especialistas han centrado sus trabajos más recientes en el campo de las terapias de enriquecimiento de células grasas con células madre, ya sea para reconstrucciones de glúteos, mamarias, o en los casos de malformaciones torácicas o faciales, tal como indicó Arana.

Más información: Lne.es

España se estrena con una nueva técnica para eliminar grasa y reducir volumen: la criolipólisis. Promete mejores resultados y sin riesgo de quemaduras cutáneas. ¿Cuál es el secreto? No utiliza el efecto del calor sino el frío. Tal y como muestra un estudio publicado en ‘Lasers in Surgery and Medicine’, las células grasas son vulnerables al enfriamiento, capaz de reducirlas sin originar daños en el tejido. Con esta premisa, científicos de la Universidad de Harvard han creado el nuevo sistema, que hace apenas unas semanas se está aplicando en algunas clínicas españolas.

Hasta ahora, sólo existía una técnica no invasiva para quemar grasa, basada en el uso de ultrasonidos y el efecto del calor. La realidad es que “no consigue eliminar los dos centímetros que se planteaban en un principio sino unos 0,5, el procedimiento es un poco molesto y además existe riesgo de quemaduras cutáneas”, afirma Mónica González, radióloga del Grupo de Dermatología Pedro Jaén, uno de los primeros centros donde se ha instaurado el nuevo sistema.

Según la especialista, “la criolipólisis no es dolorosa, no requiere tiempo de recuperación ni anestesia y tampoco ocasiona daños en el tejido circundante (dermis, músculo, piel…)”. En cuanto a su eficacia, promete mejores resultados que los obtenidos a través de ultrasonidos no invasivos, aunque aún no hay ensayos clínicos con un número elevado de pacientes que lo certifiquen.

La empresa que comercializa esta tecnología ha encargado a distintos países el desarrollo de un estudio clínico. En España, ya está en marcha, en manos de Mónica y sus compañeros del Grupo de Dermatología de Pedro Jaén. “Estamos tratando a unos 14 pacientes, pero hasta que no pasen dos meses más no podremos verificar exactamente los milímetros reducidos”.

No produce dolor

A María (nombre ficticio) le aplicaron la técnica hace 15 días en el abdomen. “Fue muy cómodo. Sólo tenía que estar tumbada. Leí revistas, vi una película…”.

Consiste en colocar en la zona del cuerpo deseada un aplicador que, tras hacer un efecto ventosa en la zona, administra frío de forma precisa y controlada para alcanzar y eliminar las células grasas. A partir de ahí, el propio organismo elimina de forma gradual y natural la grasa sobrante. Es decir, se metaboliza a través del hígado.

Más información: Elmundo.es

microdermoabrasion_tecnicas_rejuvenecimiento_antienvejecimiento_tratamiento_acne_produccion_colageno_dermatologiaPara pieles maduras y acneicas. Junto con el peeling y el láser, la microdermoabrasión es una de las técnicas más demandadas en este tipo de casos. Ahora, un nuevo estudio, publicado en ‘Archives of Dermatology’, confirma que este procedimiento es efectivo gracias a su capacidad para estimular la regeneración celular.

Un equipo de científicos de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) ha observado que la microdermoabrasión no sólo incrementa los precursores del colágeno, también otros componentes asociados con la renovación celular. Por ejemplo, la citoqueratina 16 (con un papel importante en las heridas de las capas superficiales de la piel), los péptidos antimicrobianos (que luchan contra la infección) y las metaloproteinasas de la matriz (inactivan las enzimas que dañan la piel).

Esto es lo que hace que “la técnica mejore la apariencia de las arrugas, las marcas del acné, la despigmentación y otras señales del envejecimiento de la piel, gracias a la renovación celular que se produce”, afirman los responsables del estudio.

La novedad está en que, hasta ahora, “se pensaba que este efecto (rejuvenecimiento facial) se debía a que la capa externa de la piel se había eliminado, pero también se debe a que estimula la producción de colágeno [responsable de la elasticidad de la piel]” explica María Teresa Gutiérrez Salmerón, médico adjunto de Dermatología del Hospital Clínico Universitario de Granada.

Más información: Elmundo.es