La forma de la nariz y, sobre todo, su armonía con el resto del rostro pueden llegar a ser argumentos más que suficientes para que una persona, descontenta con la suya, decida someterse a una rinoplastia, curiosamente una de las operaciones estéticas más solicitadas también por los hombres; y ello a pesar de que hay que reconocer que entrar en un quirófano puede echar para atrás a más de una persona.

Sin embargo, si en algún momento te has planteado corregir estéticamente la nariz, estás de enhorabuena, porque existe una nueva técnica que permite remodelarla sin tener que someterse a operación quirúrgica alguna. Se llama rinomodelación angular y permite remodelar los ángulos de la nariz mediante la aplicación de un material de implante en puntos estratégicos para corregir las imperfecciones nasales. “La mayoría de la gente que desea cambiar la nariz no necesita pasar por una cirugía, con todo lo que implica, y sufrir una lenta recuperación. Basta la actuación sobre puntos clave del caballete y el ángulo naso-labial para mejorar el aspecto. Todo ello se consigue en unos minutos y con total seguridad, sin consecuencias, con esta técnica”, afirma el doctor David Cohen, presidente de la Asociación Internacional de Rinomodelación (AIR) y presidente de honor de la Sociedad Española de Cirugía Estética.

Este tratamiento se realiza con una anestesia similar a la que utilizan los dentistas, aunque hay casos en los que basta con la aplicación de una crema anestésica en la zona a tratar. Según continúa explicando el doctor Cohen, “gracias a la inocuidad del procedimiento, la rinomodelación angular se puede aplicar en cualquier persona adulta. Incluso pacientes alérgicos pueden someterse a este tratamiento, ya que con los productos utilizados en el proceso no se puede desarrollar ningún cuadro alérgico”.

Más información: Hola.com

Anuncios

En los últimos años, España se ha convertido en uno de los países punteros tanto en las técnicas de cirugía plástica como en su demanda, somos el cuarto país con más intervenciones de esta especialidad. Dr. Iván Mañero, a la cabeza de un gran equipo multidisciplinar, se ha convertido en uno de los grandes especialistas de nuestro país en cirugía plástica estética y reparadora. El Instituto de Cirugía Plástica Dr. Iván Mañero, de gran renombre internacional, se ha convertido en un referente en su campo, tanto en cirugía plástica (corporal y facial) como en salud estética y cirugía estética genital.

Después de más de 15 años ejerciendo, ¿cuál es su reto profesional actualmente?

Siempre hemos trabajado para ofrecer las últimas técnicas y las más avanzadas tecnologías en cirugía plástica y estética. Pero mi reto personal sigue siendo el mismo que el primer día: el bienestar del paciente. Es el motor que nos pone en marcha cada día. Por ello no sólo debemos buscar unos resultados óptimos, sino también un trato exquisito, la máxima calidad de servicio, al tiempo que una relación humana y cercana. Es decir, que el paciente se sienta arropado en todo momento. Porque una buena relación médico-paciente no significa tan sólo un trato cordial, sino también que haya una confianza de base, que permita al cirujano conocer cuáles son sus miedos, porqué ha optado por este tratamiento, qué es lo que realmente le incomoda, qué es lo que el paciente necesita en realidad y qué espera del procedimiento que ha solicitado. A partir de ahí podemos aconsejarle mejor y los resultados serán los esperados.

-En cirugía plástica estética, ¿cuál es el secreto para conseguir unos buenos resultados?

Para mí siempre es muy importante que el paciente se sienta seguro de quién tiene delante, y para conseguirlo, la información es básica. Información sobre el procedimiento, el equipo médico, el centro hospitalario donde se le operará, etc. Además, creo que es imprescindible que consulte a diferentes cirujanos para diluir cualquier duda o inquietud, que escoja el mejor profesional según su experiencia, su pericia y la relación personal que se haya establecido. Que el equipo médico le aporte un diagnóstico y un tratamiento personalizado y multidisciplinar. Yo siempre he apostado por equipos multidisciplinares donde tienen cabida desde cirujanos plásticos, médicos estéticos, terapeutas, técnicos en estética, dietistas, etc. Porque siempre abordamos al paciente desde el punto de vista del conjunto, no focalizamos el problema en las cartucheras, el abdomen o el pecho, por ejemplo. Sino que buscamos un contorno armónico, y para conseguirlo podemos utilizar distintas técnicas desde los distintos campos de la estética.

-Y desde su punto de vista, ¿cómo ha avanzado su especialidad en los últimos años?

Médica y técnicamente ha habido avances, sobre todo en algunas técnicas y en la anestesia, que permiten que la cirugía estética cada vez sea menos invasiva y permita unos resultados más naturales y armónicos. Pero también cabe destacar el desarrollo social, es decir, la “democratización” de esta especialidad que ha permitido que llegue a muchas más personas, ahora no son sólo modelos o actores los que se someten a una intervención de cirugía estética: en nuestro centro operamos desde abogados, a administrativas, cajeras de supermercado o presentadoras de televisión.

-¿Hacia dónde va ahora la cirugía plástica y estética?

Creo que cada vez será menos invasiva, cicatrices más inapreciables y postoperatorios más cortos. Pero también creo que los logros más notables irán más encaminados hacia la cirugía reconstructiva: el transplante de cara, por ejemplo, creo que será un gran avance para personas con deformidades graves por un accidente o congénitas.

Más información: Comunicacionempresarial.net

A partir de este lunes, 14 de diciembre, y hasta el día 16, el XXIX Curso de Aprendizaje en Suturas Laparoscópicas será impartido en Cáceres por prestigiosos cirujanos laparoscopistas de España, como el Dr. Salvador Pascual y la Dra. Tejonero del Hospital Santa María del Puerto (Puerto de Santa María), el Dr. Bilbao de la Clínica Vicente San Sebastián (Bilbao), el Dr. Torres del Hospital San Carlos (Madrid), el Dr. Díez-Caballero del centro médico Teknon (Barcelona), el Dr. Fatás del Hospital Royo Villanova (Zaragoza) y el Dr. Asencio del Hospital Universitario (Guadalajara).

Igualmente, esta actividad contará con la colaboración de los profesionales del CCMI “Jesús Usón” (Cáceres), según ha informado el propio centro a través de un comunicado.

Este curso se hace realidad teniendo en cuenta las importantes ventajas asociadas a la cirugía de mínima invasión y el empleo cada vez más generalizado de estas técnicas, factores que han hecho necesaria la actualización de los procedimientos quirúrgicos convencionales y el desarrollo de una gran variedad de nuevas aplicaciones clínicas.

En este sentido, la cirugía laparoscópica es una técnica mínimamente invasiva que permite la intervención de los pacientes reduciendo los factores de riesgo propios de la cirugía convencional, así como la recuperación postoperatoria, el malestar, dolor, etc.

Así pues, estos Cursos se centran en el aprendizaje de la técnica de sutura intracorpórea y la corrección del reflujo gastroesofágico, mediante la aplicación de la cirugía laparoscópica, apunta el CCMI.

Más información: Regiondigital.com

Operar metiendo en el cuerpo una cámara y un bisturí a través de pequeñas incisiones -la llamada laparoscopia- supuso un gran avance con respecto a la cirugía abierta porque se reducía el dolor, se acortaba el postoperatorio y se evitaban muchas complicaciones. Ahora los cirujanos están dando otro gran paso: la cirugía robótica. El Hospital Carlos Haya y el Clínico han hecho ya cerca de 200 intervenciones con el robot Da Vinci, un aparato que cuesta alrededor de dos millones de euros y que en 2007 fue adquirido por el sistema sanitario público. Hay dos equipos, uno en Málaga y otro en Sevilla.

Para contrastar resultados, unos hospitales andaluces operan de la forma tradicional y otros lo hacen con el Da Vinci dentro de un proyecto de investigación subvencionado por el Ministerio de Sanidad que comenzó por un año, pero que se ha ampliado a dos. Aunque todavía no se han cerrado conclusiones, el coordinador de cirugía robótica de Málaga, Víctor Baena, adelanta: “Los resultados son incuestionables”.

El robot no opera; es sólo una máquina con patas semejantes a las de un pulpo gigante que se convierten en las manos del cirujano dentro del enfermo. Tiene ventajas con respecto a la cirugía abierta porque permite operar a través de pequeños cortes. Pero además supera a la laparoscopia porque elimina el temblor del cirujano, amplía su visión, le permite ver el interior del organismo del paciente en 3 D y tiene una capacidad de giro similar a la de la muñeca humana.

Baena explica que todas estas mejoras se traducen en un menor daño de los tejidos internos, lo que a su vez supone un postoperatorio menos doloroso y menor pérdida de sangre durante la intervención. “Solo hemos tenido que hacer transfusiones en el 1% de los casos. Es el futuro en cirugía. Es como si tuvieras las manos dentro del paciente”, precisa. Esto se debe a que al tener una visión aumentada, el cirujano puede controlar mejor los vasos sanguíneos de la zona que opera.

Más información: Malagahoy.es

Un centenar de cirujanos plásticos y expertos en medicina reconstructiva tuvieron ayer en Gijón su lugar de encuentro. La empresa biotecnológica Bioser -división de la firma gijonesa MBA- reunió a los galenos, con destacadas presentacias internacionales, en una jornada de trabajo en torno a los avances y nuevas tecnologías en la especialidad. Unos avances que tienen en el uso de terapias de aplicación de células madre, o en los sustitutos dérmicos, un foco de especial interés.

Elena Arana, del servicio de Cirugía plástica del hospital Vall d’Hebrón (Barcelona), especializada en la corrección de malformaciones faciales y torácicas en niños, y Joan Fontdevila, del Hospital Clínico (Barcelona), que ha centrado sus trabajos más pioneros en la regeneración de glúteos en pacientes con sida, fueron dos de los especialistas que presentaron sus esperanzadores trabajos ayer en Gijón. Ambos expertos consideran que «en estos momentos la gran evolución de la cirugía plástica es que está yendo hacia la regeneración, que es un concepto contrapuesto al tradicional de la reconstrucción. Lo clásico en nuestra especialidad era quitar de un sitio para poner en otro, y ahora la vía que más se explora es la de regenerar, induciendo la curación en el mismo sitio donde se ha producido el defecto, y sin tener que ir a destruir en otras zonas».

Ese cambio, según Joan Fontdevila, «lleva parejo un gran beneficio para el paciente, con menos repercusión postoperatoria». Elena Arana, por su parte, sostiene que «en cierta medida, la práctica actual es un concepto contrario al clásico que teníamos los plásticos; lo que siempre nos llamaba la atención y nos parecía interesante eran las grandes cirugías para reconstrucciones. Ahora, sin embargo, vamos a regenerar con cirugías de mucha menor entidad pero que conducen a postoperatorios mejores y sin defectos añadidos».

Ambos especialistas han centrado sus trabajos más recientes en el campo de las terapias de enriquecimiento de células grasas con células madre, ya sea para reconstrucciones de glúteos, mamarias, o en los casos de malformaciones torácicas o faciales, tal como indicó Arana.

Más información: Lne.es

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha ampliado recientemente la cartera de servicios del Hospital General La Mancha Centro de Alcázar de San Juan con la incorporación de la colecistectomía transvaginal a través de orificios naturales, una avanzada técnica quirúrgica de mínima invasión que reporta numerosas ventajas para las ciudadanas del área sanitaria.

El Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo del Hospital General La Mancha Centro realizó por primera vez esta técnica el pasado 6 de noviembre en dos pacientes que presentaban litiasis biliar y a las que se les extirpó la vesícula biliar por medio de un endoscopio flexible y mini instrumentos laparoscópicos. Concretamente, para poder llevarla a cabo se introdujo un trócar de cinco milímetros a través del ombligo y un endoscopio por vía vaginal.

Las dos intervenciones basadas en la cirugía Notes (Cirugía Endoscópica Transluminal a través de Orificios Naturales) se desarrollaron con total éxito por parte de los cirujanos manchegos. Las pacientes recibieron el alta a las 24 horas posteriores a la operación gracias a las numerosas ventajas que aporta esta técnica.

Entre los beneficios de la colecistectomía transvaginal mediante orificios naturales -que se practicará a partir de ahora en el Hospital La Mancha Centro en aquellos casos en los que clínicamente sea recomendable- destaca la ausencia de cicatrices visibles, lo que redunda en un beneficio estético y disminuye la tasa de complicaciones de las heridas quirúrgicas.

Más información: Eldiadeciudadreal.com

El Servicio de Urología del Hospital de Manises ha iniciado con éxito su programa de cistectomía radical laparoscópica en pacientes con cáncer de vejiga avanzado, que consiste en una cirugía “mínimamente invasiva” y logra una convalecencia más confortable y hospitalización más corta.

Según han informado fuentes hospitalarias, se trata de una operación de gran complejidad técnica que consiste en la extracción de la vejiga (junto con la próstata en los pacientes varones) y los ganglios linfáticos pélvicos a través de una pequeña incisión de unos seis centímetros extendida alrededor del ombligo.

Uno de los doctores responsables del programa Carlos Reig, jefe del Servicio, ha indicado que las principales ventajas de esta técnica “no solo estriban en el tamaño de la incisión mucho menor que la necesaria si se hiciera por cirugía abierta”, sino porque se “disminuye el riesgo de infección, el dolor postoperatorio y las lesiones musculares en la pared abdominal”.

Más información: Abc.es