Someternos a una operación de cirugía estética provoca miedos y dudas: muchas veces intensificados por las leyendas urbanas que corren alrededor de este tipo de prácticas médicas. Por eso, el doctor Moisés Martín Anaya, nos comenta los mitos que circulan sobre este tipo de operaciones: que hacen que la preocupación aumente y que, en muchos casos, no son ciertos. A partir de ahora estarás más relajada a la hora de someterte a una intervención estética.

El lifting facial estira la piel
Sí, es cierto que el lifting estira la piel pero además consigue regenerar las partes del rostro que se han ido estropeando con el tiempo. Actualmente existen nuevas técnicas como la blefaroplastia, rinoplastia o lipoescultura que usan la propia grasa de nuestro organismo para hacer rellenos en la parte que se desee.

Los resultados de la liposucción solo duran un año
Esta técnica permite la remodelación de la silueta ya que actúa eliminando la grasa acumulada en distintas partes de nuestro cuerpo. Se practica con incisiones y en muchos casos, la operación va más allá de lo estético, alcanzando lo saludable: ten en cuenta que con ella se adelgaza y permite que obtengas una figura perfecta. Además, ¡sus resultados son permanentes!

Las prótesis mamarias explotan en los aviones
Aunque parezca realmente absurdo, todavía hay muchas personas que creen que esto ocurre. Es obvio que con una operación de pecho, tu vida diaria no cambiará.
Las prótesis que se usan en las operaciones han pasado con anterioridad por miles de controles de seguridad y calidad, siendo uno de ellos la resistencia a la presión, así que no tienes nada de lo que preocuparte.
No tengas miedo y ¡haz los viajes que desees sacando pecho!

Eliminar una costilla y así conseguir cintura
Este mito está totalmente difundido en la sociedad y es completamente falso. Las costillas no hacen que tu cintura sea más o menos fina. Para conseguir tener una cintura de avispa gracias a la cirugía, se debe recurrir a eliminar parte de grasa de la zona y así tener una figura más delgada.

Las cicatrices desaparecen
Todas las operaciones que necesitan la ayuda del bisturí, dejan cicatriz. Es cierto, que en todos los casos se pretende obtener un resultado en donde la marca de la operación sea lo menos visible posible. Pero la recuperación de la cicatriz depende siempre de la piel del paciente: no todas tienen la misma rapidez cicatrizante. Te aconsejamos que te apliques cremas de tratamiento que aceleren el proceso.

La cirugía es el nuevo antidepresivo
Una operación estética no cambiará tus problemas personales. Quizá a partir de la operación, te sientas más segura de ti misma, pero no serán el foco de la solución del dilema. Tu personalidad o problemas profundos no podrá remediarlos la cirugía, serás tú misma la que debas luchar contra ellos.

Las prótesis mamarias hay que cambiarlas cada decenio
Es cierto que las prótesis deben ser cambiadas en algunas ocasiones pero no en un tiempo impuesto: eso dependerá de cómo sea la reacción del paciente. Algunas prótesis necesitan el cambio en el periodo de diez años, otras quince y algunas nunca.

La grasa puede eliminarse con dieta y ejercicio
Una buena alimentación y la realización de deporte hacen que nuestro cuerpo esté fuerte y tonificado y, en muchas ocasiones, libre de grasa, pero jamás podrás deshacerte de toda la grasa acumulada en tu cuerpo, eso solo lo conseguirás a base de liposucción.

La cirugía es cosa de ricos
El paso por el quirófano se ha extendido y ya no es solo una cosa para gente adinerada. Como todas las cosas, ha tenido un proceso y una evolución en el que se ha mejorado su realización y se ha abaratado su práctica. Hacerse un retoque estético ya no es sinónimo de poder adquisitivo.

Via: Carlos de San Juan

A lo largo de los años y como sucede con cualquier actividad humana, la cirugía estética se ha visto a veces rodeada de polémica y sitiada por leyendas urbanas que pertenecen más al folklore popular que a la realidad. El doctor Moisés Martín Anaya, uno de nuestros más reputados especialistas en cirugía estética, nos regala este decálogo de mitos sobre la cirugía. Algunos bordean lo real y otros son directamente mentira.

1. El lifting facial estira la piel. El lifting facial no consiste solamente en estirar la piel, sino en reestructurar las distintas partes del rostro que se han deteriorado o descolgado con el paso de los años. Hoy en día, esta intervención puede realizarse de manera aislada o asociada a otros procedimientos como la blefaroplastia o la rinoplastia, o con otras técnicas como la lipoescultura (rellenos con grasa propia).

2. Los resultados de una liposucción desaparecen al cabo de un año. La liposucción es una técnica quirúrgica que trata de eliminar los cúmulos de grasa localizados en muslos, abdomen, caderas, brazos, tobillos, pantorrillas, cuello y bajo el mentón, mediante pequeñas incisiones. Puede usarse con una finalidad puramente estética o puede asociarse a métodos reconstructivos. La liposucción no es un método de adelgazamiento, si no de una operación que remodela la silueta de su cuerpo y cuyos resultados son permanentes.

3. Las prótesis explotan en los aviones. Es uno de esos mitos que nadie sabe de dónde han salido pero que se perpetúan en el tiempo. La prótesis de mamas han pasado por decenas de controles médicos antes de aprobarse, entre ellos están los de resistencia a la presión. Así que si se ponen se puede realizar una vida normal con ellas, y uno de los aspectos de la vida normal es, claro, montar en avión.

4. Se puede retirar una costilla para reducir y afinar la cintura. Un mito ligado a la cirugía plástica es el que plantea la posibilidad de extirparse costillas para parecer más delgado. Es cierto que existen casos en los que se requiere cartílago costal para reconstruir una nariz o una oreja pero ésta no es una opción para lograr reducir la cintura. Las costillas no ensanchan la cintura. Para lograr este efecto se acostumbra a quitar una fracción de grasa y piel de la parte inferior del ombligo con el fin de crear una figura más delgada, pero nunca se extirpan las costillas.

5. Las cicatrices pueden desaparecer. La cirugía en sí siempre deja una cicatriz. Lo que sucede es que se intenta esconder de la mejor forma (por ejemplo, en pliegues y surcos de la piel). La condición última de la cicatriz dependerá de la piel del paciente, su tamaño, y que sean más o menos visibles dependerá de la capacidad del paciente para cicatrizar y de los cuidados a los que se haya sometido nada más acabar la intervención.

6. La cirugía resuelve problemas personales. Naturalmente una operación de cirugía estética nos puede ayudar a sentirnos mejor. Un tiempo después de hacernos la cirugía nos miraremos al espejo y seguro que nos gusta lo que vemos en él. Donde no llega la cirugía es a rincones más profundos: mejoramos el aspecto físico pero la cirugía no cambia la personalidad de los pacientes.

7. Todas las prótesis mamarias hay que cambiarlas cada diez años. La mujer que se someta por vez primera a una cirugía de aumento mamario debe saber que, en algunos casos, necesitará cirugías mamarias adicionales durante su vida. Algunas prótesis deberán ser cambiadas a los diez años, otras a los quince e incluso a los veinte años, y algunas no deben ser cambiadas nunca. Los cambios se deben generalmente debido a la ruptura protésica, a pinchazos en la superficie externa de las prótesis o debido al encapsulamiento de prótesis o al cambio por mayor tamaño o forma.

8. Puedo quitarme la grasa acumulada con una dieta milagro. Muchas personas piensan que haciendo dieta y ejercicio pueden hacer desaparecer determinados cúmulos grasos que en realidad sólo terminan desapareciendo con la liposucción.

9. La celulitis desaparece tras una liposucción. Lamentablemente a día de hoy no existe ningún tratamiento quirúrgico que acabe totalmente con la celulitis. No se debe confundir la celulitis con los cúmulos de grasa localizada, que son los que sí se pueden eliminar mediante una liposucción. Sin embargo, la liposucción puede atenuar y mejorar los efectos de la celulitis, puesto que alisa la piel.

10. La cirugía estética es solo para personas con gran poder adquisitivo. Hace veinte años conceptos como el de teléfono móvil o internet era definitivamente una quimera. Hace veinte años las únicas que pasaban por el quirófano para realizarse operaciones de cirugía estética era ese reducido grupo de mujeres que salían en las revistas y vivían dentro del mundo de la jet set. Pero con el paso de los años la cirugía estética no solo ha mejorado sino que se ha democratizado y ahora mucha más gente tiene acceso a ella.

Via: Vanitatis

Los padres la guardan como oro en paño, sobre todo los primerizos. La primera ecografía de su hijo suele ser, a su vez, su primera fotografía. Una técnica inocua de ultrasonidos muy utilizada en ginecología que ahora se abre hacia otras especialidades. En concreto, la dermoestética y la cirugía estética empiezan a encontrarle su utilidad a este método que permite diagnosticar y hacer un seguimiento más preciso de numerosos problemas estéticos comunes tales como celulitis, flacidez de tejidos, situación y características de los diversos implantes de relleno que se emplean en medicina estética, patología venosa, seguimiento de prótesis mamarias, balones intragástricos, así como un sinfin de patologías medicoestéticas difíciles de diagnosticar.

«El ecógrafo es para nosotros como una especie de fonendo de la piel, nos permite ver lo que pasa debajo de ella y ofrecer una evaluación más personalizada», detalla la doctora y profesora Isabel Bové, que junto al también doctor y profesor Francisco M. de Cabo participó el pasado fin de semana en el primer curso de Eco-Estética celebrado en España. Fue en el Instituto Médico Miramar, donde ya se emplea esta técnica desde hace tres años. Para su director, el doctor Fernando Urdiales, la ecografía es un «arma muy interesante» para la dermatología y la medicina estética. Como resume, esta técnica permite «ver lo que hay debajo de la piel» y, en este sentido, «aporta seguridad y comodidad» tanto al médico como al paciente, ya que no implica agresividad alguna.

No invasiva

Hasta ahora, había que realizar una biopsia para ver el estado interior de la piel, una medida invasiva que evita la ecografía. A ella empiezan a recurrir los especialistas a la hora de aplicar rellenos faciales -permite saber la cantidad y el volumen adecuado, por ejemplo-, en el tratamiento de varices -si la exploración ecográfica determina que la circulación interna no es correcta, habrá que tratar ésta antes-, en la evolución de la celulitis -en su fase inicial requiere un tratamiento diferente-, o en la valoración del grosor de la grasa en piernas y abdomen -aporta información sobre posibles malformaciones en la pared abdominal o problemas de musculatura.

Más información: DiarioSur.es

cirugia-estetica-plastica-virtual-aplicacion-iphone-aumento-implantes-pecho-imagen-corporal¿Estás pensando en una reducción de estómago? ¿Necesitas mayores pechos? Ahora existe una aplicación informática para esto. De hecho, ahora existen dos aplicaciones de cirugía plástica para los iPhones de Apple que ofrecen a los usuarios información, juegos y la oportunidad a la gente de anticipar como se vería con una nueva nariz, un lifting de cara o muchos otros tratamientos.

La aplicación de cirugía plástica Shafer fue lanzada en octubre como el primer producto de las más de 85.000 ofertas de la tienda de aplicaciones del iPhone de Apple. Creada por el doctor David Shafer, de Nueva York, está dirigido a los pacientes modernos que son “sofisticados, curiosos y buscadores de información”, y se conecta en una base de datos de más de 1.000 preguntas y respuestas sobre procedimientos específicos de cirugía estética.

La aplicación da a los usuarios una clara visión de cómo se verían a sí mismos tras la operación

La aplicación Shafer se unirá pronto a iSurgeon, desarrollado por el cirujano estético de Miami Michael Salzhauer, que en 2008 firmó el libro My Beautiful Mommy, dirigido a ayudar a los niños de entre 4 y 7 años a hacer frente a la cirugía plástica.

iSurgeon combina un modo de juego que permite a los usuarios probar una operación con una característica que da a la gente la oportunidad de modificar al momento imágenes de sí mismos — o de sus amigos — a través de incrementos de labios, aumentos de pechos y docenas de otras mejoras. “iSurgeon tiene un doble objetivo, proporcionar a aquellos que están interesados en tratamientos de cirugía plástica una clara visión de cómo se verían a sí mismos tras la operación, a la vez de ser una herramienta de diversión”, dijo Salzhauer en un comunicado.

Más información: 20minutos.es

Hospital Quirón Madrid organiza, los próximos días 29 y 30 de octubre, el Curso Internacional de Remodelación Mamaria, que reunirá a profesionales de esta especialidad provenientes de distintos países de Europa y América.

La formación correrá a cargo del equipo del Dr. José Luis Martín del Yerro, jefe del Servicio de Cirugía Plástica de Hospital Quirón Madrid, que recientemente ha desarrollado un algoritmo que ofrece al clínico una guía para elegir el implante más adecuado, con el objetivo de conseguir una forma más natural de la mama.

El mejor conocimiento anatómico de la mama, el perfeccionamiento de las técnicas quirúrgicas y los nuevos materiales en las prótesis han permitido tratar el aumento mamario de una forma personalizada, no sólo pensando en el incremento volumétrico, sino teniendo en cuenta la anatomía de la paciente.

 «Ya no se debe pensar en términos volumétricos, sino en la dimensión estética. Al pensar en la prótesis mamaria más adecuada para una paciente no hay que tener en cuenta su volumen, sino sus dimensiones que son tres: anchura, altura y proyección», explica José Luis Martín del Yerro, jefe del Servicio de Cirugía Plástica de Hospital Quirón Madrid. «En las mujeres con un cuerpo longilíneo y estilizado la mama es más alta que ancha; en féminas más anchas y de menor estatura, la prótesis debe ser diferente. Se debe elegir el implante estéticamente más apropiado en relación a las proporciones corporales».

 La tecnología de las prótesis ha cambiado. La consistencia del nuevo gel de silicona cohesivo permite que la prótesis tenga forma por sí misma. «Antes las prótesis también tenían forma, pero ésta la daba la bolsa externa mientras que el interior estaba formado por gel semilíquido. 

 Más información: Larazon.es

reconstruccion_mamaria_cancer_pecho_cirugiaSólo el 30 por ciento de las pacientes españolas optan por una reconstrucción mamaria tras un cáncer de pecho, y un 10 por ciento se benefician de una reconstrucción mamaria inmediata en la misma operación para extirpar el pecho, según explicó hoy el cirujano plástico de la clínica Teknon Jose María Palacin.

De los 16.000 casos anuales de cáncer de mama que se diagnostican en España, un 20 por ciento de las mujeres opta por la reconstrucción diferida o tardía.

Palacin remarcó que esta cifra contrasta con la de EE.UU. donde el 80 por ciento de las pacientes que sufre una extirpación se somete a una cirugía de reconstrucción inmediata, siguiendo esta tendencia otros paíes europeos como Gran Bretaña y Francia.

Palacin resaltó que la reconstrucción inmediata reduce el sufrimiento de las pacientes, tratándose de una “cirugía menos agresiva que logra unos resultados estéticos muy satisfactorios”. Consiste en la implantación de una prótesis especial de silicona o la colocación de tejidos propios de la paciente, o su combinación.

De esta forma, se reducen las intervenciones y se acorta el tiempo de recuperación y finalización del tratamiento. La prótesis se coloca inmediatamente después del tumor, pero a los tres meses o a los seis se procede a una segunda operación, ambulatoria y con anestesia local para la reconstrucción del pezón y la aerola.

Según el médico, el principal beneficio de la reconstrucción mamaria inmediata es psicológico, porque “el no perder la mama ayuda en gran medida a las pacientes a luchar contra la enfermedad y al mismo tiempo se mitigan los cuadros de ansiedad y las alteraciones del estado de ánimo propias de las pacientes”.

Más información: Europapress.es