Los representantes de la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica Reconstructiva, Estética y Maxilofacial, la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales, y Locatel, a través de su empresa Galaxia Médica, se han comprometido con los entes del Estado a dar cumplimiento a la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que establece la atención y sustitución gratuita de las prótesis mamarias Poly Implant Prothese (PIP) a las personas afectadas con dichos implantes.

La Defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez, destaca que lo más importante de estas actuaciones es “la comprensión clara del hecho por parte de los responsables” y el precedente que se genera por asumir sus responsabilidades al vulnerar los derechos humanos en materia de salud.
Durante un encuentro auspiciado por la Defensoría del Pueblo, que contó con la participación del Ministerio para la Salud, la Asamblea Nacional, la Superintendencia de la Actividad Aseguradora, el Indepabis y una representación de las mujeres perjudicadas, los voceros manifestaron plenamente su voluntad de apoyar a las víctimas con casos calificados como emergencias, a través de los diagnósticos e importación de prótesis necesarias.
También manifestaron su disposición de acatar el protocolo, que próximamente les será entregado por el Ministerio de Salud, a fin de regular la actuación de los médicos y clínicas para el diagnóstico y retiro programado de los implantes.

Por su parte, los entes del Estado ratificaron su compromiso con las afectadas por las prótesis y aseguraron que agilizarán todos los procedimientos para resolver el problema que las aqueja.
Finalmente, los actores convinieron reunirse la próxima semana para continuar profundizando en los mecanismos de atención que serán empleados para garantizar el cumplimiento de la medida del TSJ y los derechos de las personas perjudicadas. Mientras, Larry Devoe Márquez, Director general de Servicios Jurídicos de la Defensoría del Pueblo informó de que el Estado ha creado una dirección de correo electrónico -registropip@mpps.gob.ve- para que las personas afectadas puedan plantear sus casos particulares.

Via: El Universal – Venezuela

Anuncios

Las prótesis mamarias de silicona cumplen 50 años desde su que comenzaron a utilizarse en los EE.UU. en 1962. En su historia han sufrido trabas regulatorias, múltiples juicios aquí y en los EE.UU., campanias de desprestigio y desinformación en la opinión pública sembrando dudas sobre su seguridad.
Sin embargo, han salido airosas de todas estas adversidades siendo en la actualidad siendo en la actualidad, su utilización para el aumento mamario la cirugía estética más practicada en el mundo con una demanda creciente y solicitada por mujeres de todas las edades desde los 18 años por aumento mamario, mujeres de edad media que buscan también corregir el paso del tiempo en su cuerpo o la flaccidez de los tejidos que deja la lactancia y hasta abuelas que quieren sentirse mejor.
La cirugía a lo largo de estos últimos 20 años logró avances importantes como la mejor calidad de los implantes de siliconas teniendo éstos una cubierta más gruesa para evitar su ruptura y un contenido de gel de alta cohesividad para evitar su migración en caso de romperse. A su vez se han incorporado modelos con perfiles anatómicos que logran una mejor adaptabilidad y resultado natural en muchas indicaciones.
La cirugía de inclusión protésica ha logrado también cambios significativos desde adelantos en el tipo de anestesia, siendo la anestesia general la mas común, hasta la reducción de cicatrices y el avance en las técnicas retromusculares que logran una mayor cobertura de los implantes y resultados más naturales cuando esta indicada esta vía quirúrgica. Estos cambios llevaron a reducir los riesgos y complicaciones.
La FDA en junio de 2011 ratificó la bioseguridad de los implantes descartando la relación con enfermedades como el cáncer de mama o enfermedades reumáticas en su primer informe quinquenal luego de su aprobación definitiva para uso estético en 2006. En el mismo, solicita a las pacientes realizarse estudios periódicos luego de la cirugía y a lo largo del tiempo para detectar posibles riesgos o complicaciones en forma precoz y de esa manera actuar con la mejor solución y el mínimo de secuelas.
A su vez estos controles sirven para estudiar un elemento que se introdujo en un organismo que va cambiando con el paso del tiempo sabiendo que los implantes no son de por vida y que en algún momento pueden requerir un recambio. Si bien el hecho de tener que cambiar los implantes a los diez años es un mito popular muy difundido e infundado, el otro extremo de pensar que son para toda la vida dista de la realidad.
Aproximadamente entre el 5 al 10% de las pacientes operadas deberían someterse a una cirugía de recambio dentro de los 10 años. El encapsulamiento retráctil, la cada vez menos frecuente ruptura protésica, la visualización de los pliegues capsulares por mala indicación o por adelgazamiento de las pacientes, o simplemente el recambio para lograr un aumento del tamaño protésico son las causas principales de este recambio, cirugía que requiere de más cuidados quirúrgicos y en el postoperatorio que la primera cirugía.
Es importante elegir un especialista en cirugía plástica y estética, operarse en instituciones sanatoriales de complejidad y tener toda la información sobre la cirugía y los cuidados en el postoperatorio y advertir cuando se trata de banalizar el procedimiento o se ofrecen resultados fantásticos y se niegan la posibilidad de riesgos o complicaciones.
El úlltimo conflicto a la que se ven expuestas estas protesis de siliconas tiene que ver con la prohibicion del uso de las Potesis de la marca P I P hace 2 años y la reinstalacion del tema al sugerir las autoridades sanitarias francesas que deben ser retirados esos implantes del cuerpo de las pacientes. En nuestro medio se aconseja realizar estudios y seguimiento con el cirujano de cabecera o en alguna Institucion de referencia a la espera de informacion mas clara que acredite la necesidad de la extraccion teniendo en cuenta que una cirugia de recambio no es inocua y por ello no estaria indicada por ahora realizarla en forma masiva preventivamente.
Lo más importante es no entrar en panico y saber que existen millones de mujeres en todo el mundo con protesis de siliconas y 14.000 con las de la marca PIP en nuestro país que estan siendo controladas y en algunos casos sometidas al necesario recambio protésico ya que hemos visto varios casos de rotura de estos implantes y pacientes con síntomas de inflamación y dolor.
Seguramente en poco tiempo veremos como los implantes de siliconas logran salir airosos de un nuevo problema en su contra que pone dudas a su seguridad haciendo las correcciones necesarias y aprovechando estas circunstancias para seguir perfeccionando esta cirugia , la más común entre las cirugías estéticas.
Por último, cabe recomendar la necesidad de realizarce la cirugía en Centros de alta o mediana complejidad para no requerir una derivación urgente en caso de una complicación durante la misma y con especialistas en Cirugía Plástica que no sólo sepan realizar la intervención sino saber actuar ante una complicación y sepan priorizar la ética y responsabilidad médica sabiendo decir ‘no’ cuando la cirugía no esta indicada. Actuaando de esta manera no se evitan totalmente las complicaciones pero se reducen en forma significativa.

Via: Rouge

Máxima expresión de la feminidad, el pecho es la parte del cuerpo que más se asocia a la sensualidad y la que mayor seguridad y confianza aporta a la mujer. De ahí que en los últimos años muchas mujeres se interesen por la cirugía estética y se decidan a pasar por el quirófano. De hecho, actualmente la operación de mamas es la intervención más solicitada.

Una de las principales preocupaciones de las mujeres que toman la decisión de operarse es saber qué aspecto tendrá su pecho después de la intervención. El tamaño o la forma son algunas de las cuestiones más habituales en la consultas de cirugía estética, pero ¿cómo es el pecho perfecto?
Para el doctor Julio Puig, responsable de la Unidad de Medicina y Cirugía Estética del Instituto Quirúrgico Barcelona (IQB), Clínica del Pilar Sant Jordi, el pecho ideal es aquel que “tiene concordancia con el resto del cuerpo. Lo importante es la armonía, que sea lo más natural posible”. El doctor Puig recomienda “medidas no exageradas pero tampoco excesivamente cortas”. “Ambas mamas deben ser lo más simétricas posibles, el pecho debe estar más lleno en el polo inferior que en el superior y los pezones deben mirar al frente”, añade.

Según el doctor Puig, el resultado del aumento de mamas “es altamente satisfactorio ya que la técnica que utilizamos busca siempre la máxima naturalidad del pecho. Esta característica es muy valorada entre las mujeres que se someten a la intervención ya que, además de una nueva talla, buscan ligereza en el acabado”. El doctor asegura que la técnica más idónea para una cirugía mamaria se elige en base a cada paciente y afirma que es fundamental facilitar información “clara, concisa y realista de los objetivos y las limitaciones para poder tomar la decisión acertada”.
Aunque existen otras intervenciones para cambiar el aspecto del pecho como la reducción mamaria, las operaciones más demandadas son las que conllevan la implantación de prótesis, ya sea por un aumento o por una mastopexia o elevación mamaria. En este último caso, la intervención se lleva a cabo para realzar unas mamas que se han caído por diversos factores como la edad, embarazos, lactancias o adelgazamientos. En las intervenciones que requieren un implante es muy importante la seguridad y la calidad de las prótesis como se ha puesto de manifiesto a raíz de la polémica por los implantes PIP.
En este sentido el doctor Puig señala que, aunque no ha utilizado prótesis PIP en toda su carrera profesional, es “fundamental una revisión anual de las pacientes con implantes mamarios una vez han recibido el alta médica, es la única manera de tener controlado que todo marcha bien”.

Asimismo, el médico recomienda que antes de tomar la decisión de pasar por el quirófano la paciente se informe “bien acerca de la titulación del especialista que vaya a intervenirla” y que huya “de centros en los que se realizan intervenciones a precios bajos que no reúnen condiciones sanitarias y de seguridad óptimas”. Por ello es importante asegurarse que el responsable de la intervención sea un cirujano plástico, estético y reparador. Esta información se puede obtener llamando al Colegio de Médicos de cada ciudad o a la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. Además, según el doctor Puig, las intervenciones deben realizarse en quirófanos dentro del ámbito hospitalario, formando parte de una unidad con registro sanitario.
Con una trayectoria profesional desde 1987, el doctor Julio Puig ha realizado su formación como médico especialista en la ciudad sanitaria de Bellvitge y actualmente es el director médico del Instituto Quirúrgico Barcelona (IQB).

Via: Europa Press

El laboral es, según los pacientes encuestados, el segundo ámbito donde más les puede beneficiar el cambio en el aspecto que conlleva una intervención de cirugía estética. Ésta es una de las principales conclusiones de una encuesta realizada por la Sociedad Catalana de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SCCPRE) a pacientes de más de un centenar de cirujanos plásticos de toda Cataluña que acudían a la consulta por primera vez o para un nuevo tratamiento.

Los resultados muestran que, aunque la satisfacción personal sigue siendo el motivo fundamental para someterse a una operación de cirugía estética, un 30% de los encuestados considera que el trabajo es donde más les puede beneficiar el cambio en el aspecto tras la intervención, por delante de las relaciones íntimas (13%) y sociales (5%). Del mismo modo, el entorno laboral es, para el 22% de los pacientes, lo que les ha animado definitivamente a operarse, con una influencia superior a la de los familiares o amigos (17%). La encuesta muestra que la pareja tiene muy poco grado de influencia (menos del 1%) en el momento de tomar decisiones en este sentido.

La zona facial, prioritaria
Un 62% de los pacientes encuestados acude a la consulta con el objetivo de conseguir un cambio en el área facial (nariz, párpados, orejas, lifting, etc.). La cirugía mamaria (aumento o reducción) ocupa el segundo lugar de la clasificación (21%), seguida del contorno corporal y abdomen (19%).
La encuesta reafirma la idea de que las mujeres se preocupan más por su aspecto físico que los hombres (solo un 5% de las visitas) y el rango de edad donde se solicitan más intervenciones de cirugía estética es de los 45 a los 60 años. Se observa, también, que, de los datos extraídos de este rango de edad, el 65% se ha sometido a intervenciones de cirugía estética más de una vez y, por lo tanto, son pacientes recurrentes.

Precio
El precio es el segundo motivo para no realizarse una operación de cirugía estética, después del miedo a no lograr el resultado esperado, que es la preocupación primordial para el 45% de las personas encuestadas. El factor precio se sitúa, por lo tanto, por delante del miedo a la operación en sí misma (18%) o el estado adecuado de las instalaciones. Este último factor solo es la prioridad para un 2% de los pacientes.
El doctor Carlos Liébana, presidente de la SCCPRE, se muestra preocupado por esta situación, “donde la crisis económica ha conllevado que el precio de las intervenciones sea uno de los aspectos más valorados por los ciudadanos, hecho que potencia que, hoy en día, se ofrezcan soluciones estéticas milagrosas a bajo coste en multitud de establecimientos, que, muchas veces, no reúnen las condiciones de seguridad e higiene adecuadas”.
Otro resultado de la encuesta es que la mayoría de los encuestados afirma que ha accedido a la consulta del especialista a partir de recomendaciones de personas de su entorno, un 11%, a través de la publicidad y de internet, y solo un 1%, después de consultar asociaciones/sociedades de cirujanos plásticos reparadores y estéticos. En este sentido, Liébana insiste en que “es básico que los pacientes tengan plena conciencia que se trata de una intervención quirúrgica y que debe realizarse con todas las garantías. Por lo tanto, es necesario dirigirse a médicos acreditados con el título de especialista en cirugía plástica reparadora y estética, ya que son los que tienen un conocimiento adecuado de las técnicas empleadas”.

Mayor conciencia después de los implantes PIP
Un 85% de los encuestados considera que, a raíz de los problemas derivados de los implantes mamarios defectuosos de la empresa francesa Poly Implant Prothese (PIP), la población ha tomado más conciencia sobre la importancia de este tipo de intervenciones. Esta tendencia también se confirma por parte de los profesionales: “Los médicos especialistas hemos detectado que, después de la polémica de las PIP, la gente se realiza más revisiones periódicas y solicita toda la información necesaria sobre el producto y la intervención, cosa que anteriormente, muchas veces, pasaba por alto”, asegura Carlos Liébana.

Via: El Mundo

La compañía Allergan, a través de su división Allergan Medical Aesthetics ha lanzado una campaña educativa de alcance europeo dirigida hacia la opinión pública para advertir de la importancia de la calidad en todos los productos y procedimientos médicos involucrados en la industria de la medicina estética y cirugía plástica.

El proyecto ha sido presentado recientemente en Madrid con la presencia de altos directivos de Allergan y algunos representantes de importantes Sociedades Médicas que valoran positivamente esta acción así como médicos de reconocido prestigio que han aportado su opinión sobre la importancia de la calidad. La campaña global lleva por título “La calidad es la clave” y ha sido diseñada internacionalmente para educar tanto a potenciales consumidores como ayudar a los médicos expertos del sector que han de ayudar a los pacientes a tomar decisiones a diario. La campaña ofrecerá a los consumidores interesados en la medicina estética y la cirugía plástica una variedad de herramientas y recursos, respondiendo a algunas preguntas clave para impulsar sus conversaciones con los profesionales y centrarlas en la búsqueda de la mayor información útil para tomar una decisión con total confianza.
Esta es la primera vez que la compañía prepara una campaña de concienciación para ayudar a los usuarios de servicios y productos de estética a acceder a una mejor información sobre las diferencias entre los productos sanitarios según criterios de garantía y seguridad. Los consumidores y los profesionales sanitarios afectados por el escándalo de los implantes PIP, venían demandando alguna acción que diera respuestas a todas las preguntas sobre la vía de producción y la garantía de seguridad de los productos sanitarios utilizados en cirugía plástica o en las consultas de medicina estética. Así, el objetivo principal de esta campaña es restablecer la confianza de los pacientes en un sector que ha visto erosionada su imagen.
Como apunta el doctor Federico Mayo, Jefe del servicio de Cirugía plástica del Hospital Beata María Ana de Madrid, “los pacientes muestran muchas dudas sobre los laboratorios y sobre nosotros los médicos, hay un clima de desconfianza y están disminuyendo el número de actos quirúrgicos”.

Compromiso con la calidad
La compañía Allergan siempre ha defendido la seguridad y la garantía que deben aportar todos los productos y los tratamientos en este sector. Esta multinacional con 35 años de compromiso con la ciencia y la innovación siempre ha estado comprometida con la calidad en medicina estética y en cirugía plástica, realizando cada año estudios clínicos, organizando decenas de cursos de formación a médicos con clases magistrales y talleres de entrenamiento así como presentando sus resultados en los más importantes congresos científicos.
Cuando se trata de calidad, no todos los productos utilizados en procedimientos de medicina estética son iguales y el paciente debe conocer sus diferencias fundamentales en cuanto se refiere a la calidad de los mismos porque es una información de vital importancia que le ayudará a tomar su decisión con mayor confianza.
Doug Ingram, Vicepresidente ejecutivo de Allergan en Europa, describió los objetivos y las características de este proyecto de ámbito europeo: “creemos que debe ser la calidad y no el precio el factor diferencial fundamental a la hora de hacer una elección médica” Sobre la campaña, aclaró que “responde a la necesidad de colaborar también con los propios profesionales sanitarios para ayudarles a mantener una conversación plena de significado alrededor de la importancia de la calidad, un aspecto de gran interés para el paciente”. Los folletos informativos diseñados por Allergan recogen de forma esquemática las cinco preguntas que recomienda no dejar de hacer nunca al profesional de confianza para establecer un diálogo sobre la calidad:

1. ¿Qué marcas se utilizan y por qué?
2. ¿El producto tiene una investigación y práctica clínica probada?
3. ¿Confía usted en el fabricante y por qué?
4. ¿Qué uso se hace del producto en todo el mundo?
5. ¿Cuál es la satisfacción de sus pacientes con los resultados?

Mediante la búsqueda de respuestas a estas preguntas y con la ayuda imprescindible del experto profesional al que se haya decidido acudir, los pacientes pueden sentirse más seguros de que están eligiendo los mejores procedimientos y productos de calidad.
El doctor Juan Sopena, Jefe del Servicio de Dermatología del Hospital MD Anderson Cancer Center y Director del Instituto Madrileño de Dermatología y Estética manifestó que ”por orden de importancia, la seguridad y ausencia total de efectos secundarios significativos y la máxima eficacia, demostrada de forma científica mediante estudios clínicos practicados generalmente en Estados Unidos, constituyen los criterios fundamentales que exijo al seleccionar o producir un producto de uso estético” Este especialista es un defensor de la máxima seguridad, eficacia demostrada y rigor científico-médico, tanto en la elaboración del producto por parte del Laboratorio como del profesional médico que lo aplica.

¿Qué preocupa a los pacientes en estos momentos?
Allergan está trabajando con profesionales de la salud de toda Europa para conocer de primera mano la información que es demandada actualmente por sus pacientes durante las consultas. Sólo conociendo las preguntas que preocupan a los consumidores de tratamientos de medicina estética y cirugía plástica, se podrá trabajar en el desarrollo de materiales que ofrezcan la más completa información dirigida a ser difundida y explicada a los pacientes y que estos puedan hacer una elección segura estando bien informados.
Christoph Duenwald, director de la división Allergan Medical Aesthetics en España explicó qué “los pacientes no deberían sentirse incómodos por preguntar todo tipo de dudas pues es obligación del buen profesional de medicina estética y cirugía plástica el explicar todos los detalles relativos a las diferencias entre los posibles productos que se pueden usar”.

Los materiales diseñados para orientar al paciente se ofrecen en una web propia de la campaña y que se ofrece en varios idiomas, en esta página cualquier persona puede descargarse un cuestionario así como una breve guía con estas preguntas útiles para ayudar a un consumidor a entender más acerca de los productos y cómo se fabrican, qué tipo de inversión ha hecho la compañía sobre los productos y qué nivel de compromiso tiene un fabricante sobre el propio control de calidad así como los procesos de investigación y desarrollo.
Varios especialistas de gran reconocimiento y prestigio en nuestro país apoyaron con su testimonio esta iniciativa de Allergan. Así, el Dr. Vicente Paloma, Especialista en Cirugía Plástica y Reparadora del Centro Médico Teknon de Barcelona aclaró que para él “la calidad es sinónimo de garantía. Cuanta más calidad más garantía ofrece el producto. Calidad en el trato profesional con el paciente, tanto mío como de mi equipo. Calidad en el tipo de anestesia, en la restauración de la clínica, en la técnica quirúrgica y por descontado en todo los tipos de implantes que coloco.”

Via: Noticias Médicas

Entrevista con el Jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Consorcio Hospital General Universitario de Valencia, el doctor Severiano Marín.

¿Cuál es su especialidad y en qué trabaja ahora mismo?
-El nombre completo del título es especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. Como la mayoría de los cirujanos plásticos, compagino ambas vertientes de la especialidad, estética y reparadora, en diferentes ámbitos.
La vertiente reparadora dentro de la medicina pública, y la estética, que no tiene cobertura de Seguridad Social, en el ámbito de la medicina privada. Dentro de la medicina pública trabajo como Jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Consorcio Hospital General Universitario de Valencia.

¿Cuál es la diferencia entre cirugía estética y reparadora?
-Aunque los límites son, en unos pocos casos, difíciles de establecer, en general son bastante claros. El paciente de cirugía reparadora es aquel que presenta un trastorno de la forma o de la función corporal debido a una malformación congénita, a un accidente o a la extirpación de un tumor. Por ejemplo, una paciente a la que se amputa una mama como parte del tratamiento de un cáncer de mama.
En el otro extremo está el paciente de cirugía estética, que no tiene ningún trastorno de la forma o la función corporal, pero que desea efectuar alguna modificación en una parte de su cuerpo para aproximarse a algún canon estético vigente. Por ejemplo, una paciente que desea tener unos pechos de mayor tamaño y que se somete a un aumento con prótesis mamarias.

¿El gran público, los pacientes, tienen clara esta diferencia?, ¿a qué cree usted que se debe?
-El público, en su gran mayoría, no es conocedor de esta distinción. El motivo podría estar en la imagen que de los cirujanos plásticos ofrecen los medios de comunicación. La gente piensa que los cirujanos plásticos son como los de las películas y de las series de televisión: médicos frívolos, que ganan grandes cantidades de dinero y que llevan vidas disipadas. Imagen, por cierto, bastante alejada de la realidad.
Pero le diré mas, la mayoría de los médicos tienen esa misma imagen y no conocen la especialidad en absoluto. Sin duda, esto es debido a que, aunque parezca mentira, durante la carrera de medicina no existe la asignatura de Cirugía Plástica.
Este desconocimiento se hace muy patente en los estudiantes de medicina. En el Servicio de Cirugía Plástica del Hospital General hacen prácticas estudiantes de sexto curso. Cuando llegan, la mayoría vienen convencidos de que van a aprender cómo se hace una sutura ‘sin dejar cicatriz’ y de que van a ver operaciones de cirugía estética.
Durante el mes que pasan con nosotros, muchos de ellos no ven ni una sola de estas intervenciones. En cambio, ven grandes resecciones tumorales, reconstrucciones postraumáticas o postumorales con técnicas de microcirugía, colaboraciones con especialistas de otras áreas como traumatólogos, cirujanos cardiacos o torácicos, neurocirujanos…
En general, se van del Servicio con una imagen de la especialidad muy distinta a la que traían al llegar.

Recientemente se ha desatado un problema que afecta a las prótesis mamarias de fabricación francesa de la marca PIP. ¿Qué ha ocurrido realmente? ¿Qué soluciones recomienda?
-Sí, es cierto. Tanto las pacientes portadoras de estas prótesis, como los cirujanos plásticos que las implantamos, todavía estamos padeciendo las consecuencias de este fraude con un producto sanitario. El fraude ha consistido en que algunas prótesis fabricadas por PIP contenían un gel de silicona de calidad inferior a la que se exige actualmente por las autoridades sanitarias y, como resultado, se están rompiendo con mayor frecuencia de la esperada.
Además, una vez rotas, el gel de silicona en contacto con los tejidos resulta irritante y produce inflamación y molestias. Menos a menudo, el gel puede desplazarse a las axilas e inflamar igualmente los ganglios linfáticos.
Sin embargo, este no es el primer caso de producto sanitario mal fabricado. Ya había ocurrido anteriormente, por ejemplo, con prótesis de cadera, lentes intraoculares o marcapasos. Curiosamente, ninguno de estos casos ha tenido la repercusión mediática que están teniendo las prótesis de mama.
En mi opinión, esta repercusión ha resultado negativa, ya que más que informar y orientar a las pacientes lo que conseguido es alarmarlas en exceso.
Las pacientes portadoras de prótesis mamarias deben saber dos cosas muy importantes. La primera es que se trata de un fraude aislado. Afecta a un solo fabricante francés.
El resto de las prótesis mamarias, incluidas las producidas por otros fabricantes franceses, son productos absolutamente seguros. En este sentido, las pacientes pueden estar muy tranquilas. Lo único que deben hacer es someterse a los controles de mama habituales. Nada más.
La segunda cosa que deben saber es que prótesis rotas, sean de PIP o de cualquier otra marca, pueden ser retiradas o sustituidas con relativa facilidad.
Como recomienda el Protocolo de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, las pacientes portadoras de prótesis PIP deben ponerse en contacto con su cirujano y, junto con este, decidir la actitud más correcta. Esta actitud no pasa necesariamente por el quirófano, ya que la vigilancia de los implantes mediante pruebas de imagen como la ecografía, podría ser suficiente en algunos casos.

¿Hay zonas del cuerpo donde la intervención es más delicada y necesita un equipamiento especial?
-En cirugía plástica, la complejidad de las técnicas no depende de la zona del cuerpo que se trate. Aunque resulta comprometido generalizar, las técnicas de cirugía estética son más simples que las técnicas de cirugía reparadora.
Por ejemplo, es mucho mas simple corregir unas orejas ‘en soplillo’ que reconstruir una oreja completa a un paciente que nace sin pabellón auricular o que lo ha perdido por una quemadura u otro traumatismo.

¿Ha observado una prevalencia en su Servicio que tenga una especie de constante que convenga analizar?
-Hay dos tipos de pacientes que atendemos con mucha frecuencia en el Servicio de Cirugía Plástica de Consorcio Hospital General Universitario de Valencia. Las pacientes con tumores de la piel suponen un cuarto del total de nuestros pacientes. Muchos de estos tumores cutáneos, como los epiteliomas o lo melanomas, están relacionados con la exposición al sol.
Los melanomas en particular son tumores muy malignos que vemos sobre todo en gente joven. A pesar de las campañas de prevención que se llevan a cabo, la incidencia de estos tumores no deja de crecer.
El segundo tipo de pacientes que supone también una importante carga de trabajo en el Servicio son los accidentados de tráfico, sobre todo los de motocicleta. Son igualmente un grupo de pacientes jóvenes que tratamos de fracturas abiertas complejas.
A menudo requieren múltiples intervenciones en las que intentamos reparar la tanto la forma como la función. De nuevo las campañas de prevención no han resultado muy efectivas y seguimos viendo muchos de estos pacientes.

¿Recuerda la operación más delicada, comprometida, que su Servicio haya realizado?
-Las intervenciones mas complejas en el campo de la cirugía plástica son las implican técnicas de microcirugía vascular o nerviosa. Estas técnicas son rutinarias en mi Servicio.
Las aplicamos a la reconstrucción de mama tras la amputación por cáncer, a la reanimación del nervio facial tras una resección tumoral o por cualquier otra causa, a la cobertura de perdidas de tejidos en miembros tras accidentes, a la reconstrucción del pene tras amputación…
Me consta que estas técnicas se llevan a cabo igualmente en el resto de hospitales públicos con Servicios de Cirugía Plástica en toda la Comunidad Valenciana. Lamentablemente, no todos los hospitales públicos cuentan con Servicio de Cirugía Plástica. Desconozco el motivo de esta carencia.

¿Desea usted añadir algo mas?
-La Cirugía Plástica es una especialidad desconocida para el público en general, para el resto de profesionales médicos, para los medios de comunicación y para la clase política.
Incluir la asignatura de Cirugía Plástica en el plan de estudios de medicina seria un primer paso para mejorar este conocimiento entre médicos y pacientes. Otro paso importante sería que la Cirugía Plástica formara parte de la cartera de servicios de todos los hospitales públicos, sin distinción alguna. Así, por ejemplo, los médicos de familia sabrían ‘cuándo’, ‘para qué’ y ‘dónde’ remitir a los pacientes para que fueran atendidos por un cirujano plástico en su propio hospital de referencia.
Extras. La imagen personal se ha convertido en los últimos años en una constante sobre la que pivota la relación interpersonal, la laboral etc. Sin embargo otras líneas de trabajo en la medicina reparadora son menos conocidas y es el doctor Marín el que hoy nos ayuda a comprender mejor ese mundo que pivota, en exceso, sobre una de las especialidades más mediáticas: la plástica. Agradecemos al Jefe de Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital General sus respuestas.

Via: Las Provincias

La polémica que sacude el sector de la cirugía estética desde la alarma de los implantes PIP, la crisis global, y las técnicas en cirugía reconstructiva, son parte de los temas que repasa el doctor Murillo, cirujano plástico del Centro Médico el Castro en Vigo –Hospital Perpetuo Socorro– y especialista en cirugía reconstructiva y microcirugía. Con cientos de documentos y fotografías, explica las últimas técnicas en cirugía reconstructiva.

¿Quiénes son realmente los culpables de las prótesis PIP?
–Responsable sin ninguna duda la AEMPS (Agencia Española del Medicamento y productos sanitarios) que no realizó correctamente su trabajo. Perjudicados e inocentes, evidentemente los pacientes que sufren las consecuencias de portar implantes, en algunos casos con silicona de uso no médico. Los cirujanos que los implantaron, en mi opinión se pueden sentir estafados ya que les vendieron un producto con garantías cuando no lo era.

Usted no las implantó, pero sí las retiró, ¿cuántas afectadas podría haber en Galicia?
–El número exacto de afectadas se desconoce, ya que no existe un registro de implantes, pero aproximadamente unas 200 pacientes. Yo retiré una media docena de prótesis PIP. Algunas estaban rotas y otras, perfectamente.

¿Qué deberían tener en cuenta los pacientes antes de someterse a una intervención de cirugía estética?
–Ser operados por un especialista en cirugía plástica, exigir que la intervención se realice en un hospital, y no en el primer piso de un edificio, como continua produciéndose en algunos casos, para ahorrar gastos. En cirugía estética, lo muy barato suele salir carísimo. Tuve algún caso en el que tuve que amputar las mamas a una paciente a la que habían inyectado silicona en una peluquería.

¿Hay alternativa a las prótesis de mama tanto para aumento como para reconstrucción por tras cáncer?
–Actualmente el “lipofilling” que consiste en la extracción de grasa del abdomen, cartucheras, rodillas…, la cual tras centrifugarla, se inyecta en la mama para así aumentar su volumen. Es para aumentos.

¿Sigue existiendo más miedo a la anestesia que a la cirugía en sí?
–Sin duda, pero eso son cosas del pasado, la anestesia ha avanzado de la mano de la cirugía, posibilitando que el despertar del paciente tras una intervención sea rápido y sin dolor. Le pongo como ejemplo la mamoplastia de aumento, que gracias al gran equipo de anestesista que trabajan conmigo, hace la paciente se vayan a su casa a las 4/5 horas de operadas con total seguridad y sin dolor ni vómitos.

¿Ha rechazado alguna petición por descabellada?
–A todos los pacientes se les realiza una historia clínica completa. Si una paciente viene con una idea y yo creo que no puedo alcanzarlo o no es consciente de la realidad, no la opero.

¿De qué forma ha influido internet en su especialidad?
–Desde los simuladores 3D para poder orientar a los pacientes en cómo podría ser el resultado tras la cirugía, hasta las consultas online a nuestra web para aclarar todo tipo de dudas.

“Hay pacientes que requieren reconstruir su virginidad”
Están de moda en ciertos círculos, incluso en un programa de televisión, operaciones estéticas de los genitales, como la vaginoplastia.
–Hacemos básicamente tres intervenciones a nivel de los genitales femeninos: reconstrucción del himen, plastias de labios y los estrechamientos vaginales.

¿Es frecuente la solicitud de reconstrucción de himen y puede hacerse?
–Son pacientes que quieren volver a ser vírgenes, normalmente para volver a su país de origen, vinculado con el mundo árabe. Veo a tres o cuatro por año.

¿Qué cirugía reconstructiva es la que más realizan?
–Sin duda ninguna la reconstrucción mamaria, ya sea bien con expansores, colgajos pediculados (Tram, Dorsal ancho) o microquirúrgicos (Diep, Sgap); estas últimos, técnicas modernas y con un alto nivel de especialización y que necesitan un equipo quirúrgico y de anestesistas bien coordinado y entrenado.

Via: El Faro de Vigo