El Servicio de Urología del Hospital de Manises ha iniciado con éxito su programa de cistectomía radical laparoscópica en pacientes con cáncer de vejiga avanzado, que consiste en una cirugía “mínimamente invasiva” y logra una convalecencia más confortable y hospitalización más corta.

Según han informado fuentes hospitalarias, se trata de una operación de gran complejidad técnica que consiste en la extracción de la vejiga (junto con la próstata en los pacientes varones) y los ganglios linfáticos pélvicos a través de una pequeña incisión de unos seis centímetros extendida alrededor del ombligo.

Uno de los doctores responsables del programa Carlos Reig, jefe del Servicio, ha indicado que las principales ventajas de esta técnica “no solo estriban en el tamaño de la incisión mucho menor que la necesaria si se hiciera por cirugía abierta”, sino porque se “disminuye el riesgo de infección, el dolor postoperatorio y las lesiones musculares en la pared abdominal”.

Más información: Abc.es