La hormona tiroidea es una de las glándulas que más funciones realiza en nuestro organismo, entre ellas la producción de las hormonas t3 y t4. Se calcula que a partir de los 50 años, una de cada dos mujeres serán diagnosticadas de un nódulo en la tiroides.

El doctor Pablo Moreno, responsable de cirugía endocrina del servicio de cirugía general y digestiva del Hospital de Bellvitge de la Clínica Tres Torres de Barcelona, detalla en qué consiste este tipo de intervención endocrina.

En qué situaciones se requiere operar

La glándula de la tiroides puede presentar alteraciones en su función y generar hormonas en exceso. Estamos hablando de un problema de hipertiroidismo que en algunas ocasiones precisa de una intervención quirúrgica. Puede ser en casos donde se produzca la enfermedad de Grace o cuando los nódulos se hacen autónomos y trabajan demasiado por sí solos. En los pacientes que presenten una hiperfunción se deberá optar por la cirugía. Otro de los parámetros que se siguen a la hora de decidir si hay que operar o no es el tamaño que alcance el nódulo. Si es superior a los 3 cm, a pesar de ser benigno, es recomendable que se extraiga. También en los casos en que se sospeche que existe un posible cáncer, o cuando su tamaño provoca molestias al tragar o un desplazamiento de la tráquea. También hay personas que por motivos cosméticos, ya que el volumen de la garganta aumenta por el nódulo, solicitan operarse, lo mismo que otras lo hacen por miedo a padecer un cáncer guiándose por casos ya detectados en la familia del paciente.

Cirugía minimamente invasiva

En los últimos años la cirugía endocrina para corregir los casos de hipertiroidismo han intentado ofrecer el mismo resultado clínico que los tratamientos conservadores. Hablamos de cirugía poco invasiva y con poco dolor para que la gente pueda realizar su vida laboral lo antes posible.

Desde hace unos cuantos años el doctor Moreno realiza intervenciones usando unas técnicas que permiten que la operación sea de carácter ambulatorio.

Más información: Vivirmejor.es

implantologiaPues, aunque parezca ciencia ficción, la implantología más avanzada permite los implantes sin cirugía en 1 hora. Es lo que se viene a llamar técnica «teeth in an tour» («dientes en una hora»), y con «una cirugía mínimamente invasiva», pues no se necesita realizar cortes en la encía para poner los implantes. Se colocan seguidamente dientes fijos, con cierta provisionalidad para su etapa de integración, y por último los dientes definitivos de porcelana.

¿ Cómo ha sido esto posible? Mediante la aparición de nuevos sistemas de diagnóstico por ordenador, escáneres o TAC tridimensionales, junto con los programas informáticos que los gestionan, pudiendo ver virtualmente en tres dimensiones los huesos maxilares y ello, como ya hemos dicho, sin cirugía para ver el hueso, ya que el ordenador nos lo muestra fielmente. Después, la información se manda a un laboratorio, que crea una guía personalizada que indica el lugar exacto donde deben ir los implantes.

La milimétrica precisión de la técnica evita que haya que recurrir a laboriosos injertos de hueso para reponer las zonas atróficas, ya que no sólo muestra el lugar exacto, sino también su profundización, lo que permite además colocar dentaduras fijas a pacientes con poco hueso.

Las ventajas, aun a riesgo de repetirlas, son evidentes:

1. Cirugía mínimamente invasiva.

2. Esta cirugía reduce el dolor y la inflamación.

3. La rapidez: se acorta el tiempo en la consulta y el tratamiento posterior.

4. La consecución de una buena actitud psicológica: los pacientes salen de la consulta con sus dientes protéticos fijos ya colocados, estéticamente bonitos, sin solturas, y en una sola visita.

5. Y, por supuesto, desde ese mismo día, con una eficaz masticación.

Todo ello requiere un correcto diagnóstico y una minuciosa planificación individual.

Más información: Levante-Emv

paralisis_facial_intervencion_sin_suturaIntervención ambulatoria, anestesia local y recuperación en cuatro días. Son algunos de los ingredientes que confiere la operación con suturas para tratar la parálisis facial, realizada por primera vez en España en el USP Instituto Universitario Dexeus de Barcelona. La técnica, denominada suspensión estática con suturas Silhouettes, se aplicaba solo en cirugía estética hasta que hace un año el italiano Franco Perego lo usó en parálisis cerebral. Los expertos hacen hincapié en que esta técnica está más indicada en pacientes mayores, pues en jóvenes conviene aplicar intervenciones más agresivas que ofrezcan mayor calidad de vida a largo plazo, si bien las suturas podrían complementarlas.

Más información: Gacetamedica.com

A partir del próximo mes de octubre el hospital de Torrevieja realizará intervenciones de hombro mediante Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA), en la que el paciente intervenido regresará a casa el mismo día para recuperarse en un entorno familiar y con los cuidados de la Unidad del Hospital a Domicilio, sin necesidad de dos días de hospitalización como en las intervenciones habituales, indicaron ayer fuentes del centro sanitario.

Con la modalidad de Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA) que ocupa en el hospital de Torrevieja un 58 por ciento del total de las intervenciones practicadas, ascenderá con la incorporación de la cirugía protésica de hombro bajo esta misma técnica, donde «los pacientes acudirán al hospital el mismo día de la intervención, que dura aproximadamente 90 minutos y serán dados de alta ocho horas más tarde» explica el director Quirúrgico y Jefe del Servicio, José Antonio Velasco. El jefe del servicio considera que «este tipo de cirugía tiene un beneficio directo para los pacientes intervenidos, ya que pueden volver a su domicilio a pasar el post operatorio, con la misma calidad y seguridad en la asistencia que en el hospital algo que reduce los factores de riesgo, así como el dolor». También se realizará un seguimiento por teléfono al enfermo a las 24 horas de ser operado.

Desde el punto de vista médico, Velasco detalla que «el paciente es incluido dentro de otro de nuestros servicios de referencia, el Programa de Cirugía sin Sangre, mediante el cual los pacientes no necesitan transfusión sanguínea, sino que la sangre se recupera del propio paciente auto-transfundiéndosela seis horas después de la cirugía, de este modo se evitan los posibles efectos adversos de la transfusión».

Más información: Laverdad.es

El primer trasplante de cara en España también fue el primero en el mundo que ha incluido la lengua y la mandíbula. Pedro Cavadas, el hombre responsable de este hito, extendió el éxito de esta «operación especial» realizada el martes en Valencia al equipo de 30 profesionales que trabajaron «como un reloj».

La rehabilitación del paciente canario influyó para que Cavadas se decidiera a revelar al público cómo se produjo la delicada operación diez días antes de su previsión inicial. Diferente de los otros siete casos de trasplante de cara del mundo (cuatro en Francia, dos en Estados Unidos y uno en China), este fue el primero a incluir toda la parte inferior de la cara, desde la comisura de los labios hasta la base del cuello. El labio inferior, la mandíbula y la lengua del donante fueron aprovechados en el hombre de Canarias que desde hace once años tiene que alimentarse a través de una sonda y no puede hablar.

Su recuperación aún tardará unos meses, pero se espera que sea dado de alta del Hospital La Fe de Valencia hacia finales de la próxima semana. «En el espejo ya se ha visto, claro, y está encantado», afirmó el cirujano, que durante la entrevista estuvo acompañado de Luís Landín, el médico con familia gallega que desde hace años actúa como el brazo derecho de Cavadas.

El canario había perdido el tercio inferior de su cara debido a complicaciones de la radioterapia a que se sometió para tratar un cáncer facial. El tumor y el tratamiento le deformaron el rostro y, durante más de una década, entró en el quirófano innumerables veces para recuperar la funcionalidad y la estética de la cara, sin éxito.

Más información: LavozdeGalicia

operacioncirugiaesteticaSólo el 26% de los españoles está satisfecho con su físico, según el último estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Y parece que la crisis financiera no ayuda a poner remedio. Desde su inicio, las operaciones de cirugía estética se han reducido un 50% y han pasado de obsesión a artículo de lujo. Según los datos manejados por la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (Secpre), alrededor de 300.000 personas pasaron por el quirófano en 2008 —frente a las 400.000 que lo hicieron en 2007— y sólo 200.000 pacientes se postrarán en la camilla de cirugía plástica este año. Estos datos pueden llevar a que España deje de ser el cuarto país del mundo que mayor número de operaciones estéticas realiza.

Una de las conclusiones de la encuesta sobre estética de la OCU es que las mujeres se operan generalmente el pecho, la nariz, el vientre o los muslos. Por su parte, los hombres se retocan la nariz y se implantan pelo. Y es que, a pesar de vivir en tiempos de moderación consumista, “la belleza es un capricho irrenunciable; las mujeres se someten a liposucciones en vez de implantarse mamas, pero el ritual estético permanece, aunque sea a menor precio”, puntualiza Víctor García, presidente de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética (Semcc).

Más información: Gaceta.es

siluetaSólo el 26 por ciento de los españoles está satisfecho con su peso y figura, según muestran los datos de una encuesta realizada por la OCU a más de 5.000 europeos –724 españoles– acerca de su opinión y experiencia sobre la cirugía y los tratamientos estéticos.

La OCU afirma que, entre los españoles encuestados, son mayoría los que se ha operado una sola vez, pero el 65 por ciento de las mujeres y el 33 por ciento de los varones operados estarían dispuestos a pasar por el quirófano de nuevo. De hecho, el 36 por ciento de los que se sometieron a una operación se hicieron alguna más, y también repitieron el 31 por ciento de los que se hicieron un tratamiento no quirúrgico.

Entre las razones por las que se recurre a la cirugía o tratamientos, un 35 por ciento de las mujeres afirmaron que lo hace por sentirse mejor, mientras que el principal motivo de los hombres es por motivos funcionales y médicos. Las operaciones también son diferentes por sexo, las mujeres se decantan por los pechos, el vientre, los muslos, la nariz y la cintura y los hombres pro la nariz y el pelo.

Los encuestados por la OCU encontraron pocos obstáculos para poder operarse, sólo el 15 por ciento fue rechazado al menos en alguna ocasión, un porcentaje que la OCU considera bajo, si se tiene en cuenta que las operaciones de cirugía estética pueden estar contraindicadas para algunos pacientes. En este sentido, la encuesta reveló que, a pesar de que pedir una segunda opinión antes de pasar por el quirófano es muy recomendable, sólo el 37 por ciento de los españoles lo hicieron.

Más información: europapress.es