La gran mayoría de células cancerosas que escapan del tumor e intentan migrar a otra parte del cuerpo mueren en su intento de sobrevivir. No están preparadas para meterse en otros tejidos. Pero unas pocas logran infiltrarse en órganos vitales (huesos, hígado, riñones, cerebro) y permanecer latentes, a la espera, durante meses y a veces muchos años. “Y sabemos que en las metástasis óseas del cáncer de mama, para sobrevivir durante ese periodo de latencia necesitan de una proteína, la SCR. Y tenemos un medicamento ya existente, que se utiliza como segunda opción en la leucemia mieloide crónica, que puede inhibir esa proteína”, anunció ayer el científico Joan Massagué.

Massagué recibió ayer en Barcelona el premio Internacional de Fundación Santiago Dexeus Font, que le fue entregado por la consellera Geli en sustitución de la ministra de Ciencia, Innovación y Tecnología, Cristina Garmendia, que se quedó bloqueada por la nieve en Madrid.

La regla de tres de este avance es que los investigadores clínicos, los que estudian sobre pacientes reales, tienen ahora una posibilidad esperanzadora. Y ya se están diseñando ensayos clínicos basados en esta teoría. El científico, pionero en la investigación de metástasis y uno de los científicos oncológicos más laureados (entre otros el Príncipe de Asturias en el 2004), insiste en que ese es el principal problema del cáncer y su gran reto.

Las futuras metástasis, provocadas por esas células que escaparon y sobrevivieron, comienzan su andadura mucho antes de que se diagnostique el tumor. El cáncer de mama se extirpa y se trata con quimioterapia y radioterapia. Y todo va bien. “Pero esas células que ya escaparon no se pueden atacar: les damos esa quimio porque es lo mejor que tenemos”, reconoce Massagué. “Muchos cánceres se curan, pero el 90 por ciento de los fracasos se deben a la metástasis”.

Más información: Lavanguardia.es

El Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) de Bilbao ha sido autorizado para obtener, conservar en frío e implantar tejido ovárico a mujeres que van a someterse a tratamientos de radioterapia o quimioterapia. Éste es primer centro privado de España que ha conseguido la autorización para desarrollar esta técnica.

IVI Bilbao informó ayer de que, gracias a la autorización sanitaria aprobada por el Gobierno vasco, podrá realizar este proceso, que ya realizan centros públicos y que supone “una alternativa” para todas aquellas mujeres que, una vez superado el cáncer, quieran tener descendencia. “Las mujeres que se enfrentan a esta enfermedad no tienen por qué renunciar a ser madres más adelante”, explicó Marcos Ferrando, director del centro médico.

El avance de los tratamientos oncológicos permite que más del 70% de los individuos sobrevivan al cáncer. Sin embargo, cualquiera de los tratamientos oncológicos empleados hasta hoy (quimioterapia, radioterapia o cirugía) pueden generar infertilidad, tanto en varones como en mujeres que estén todavía en edad fértil. Por ello, Ferrando señaló que la opción más adecuada para poder ser padre después del cáncer es la “criopreservación”, tanto para mujeres como para hombres.

Más información: Elpais.com

Durante los próximos días 3 y 4 de diciembre, unos 200 expertos en ginecología y cirugía se darán cita en Madrid en el marco de la Jornada de Fronteras entre Especialidades, que organiza conjuntamente la Asociación Española de Cirujanos (AEC) y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO). En este foro científico se debatirá de la mano de destacados expertos el estado actual del cáncer de mama y de ovario en la doble vertiente terapéutica y quirúrgica en base a la necesidad del tratamiento multidisciplinar en ambos trastornos.

En opinión del profesor José Manual Bajo Arenas, presidente de la SEGO, “la Jornada supone una oportunidad única en la que cirujanos y ginecólogos podrán debatir sobre puntos comunes y buscar líneas de trabajo conjuntas en temas quirúrgicos que atañen a ambas especialidades”.

En los últimos años, el tratamiento multidisciplinar del cáncer se ha abierto paso en la práctica diaria, demostrando día a día los múltiples beneficios médico-terapéuticos de un abordaje conjunto e integral del paciente oncológico. Así, en lo que respecta a los tumores ginecológicos, cirujanos, ginecólogos y oncólogos trabajan en torno al abordaje integral, favoreciendo el intercambio de experiencias, criterios y conocimientos desde la parcela que les ocupa.

En opinión del doctor Ignacio Landa, responsable de Relaciones Institucionales de la AEC, “aún nos queda camino por recorrer en este sentido. Por este mismo motivo, consideramos que la reunión es un punto de encuentro importante en el que abordar algunos aspectos del tratamiento del cáncer de mama y ovario con las especialidades implicadas”.

Más información: Buscasalud.com

El próximo lunes comenzará en el hotel Finisterre el cuarto curso de especialización en técnicas oncoplásticas y reconstructivas de mama, organizado por el Grupo de Patoloxía Mamaria del Complexo Hospitalario Universitario A Coruña.

De forma específica, en este programa formativo, creado para dar respuesta a la creciente demanda por parte de profesionales relacionados con el tratamiento del cáncer de mama, se tratarán dos innovaciones en el tratamiento quirúrgico, como es la inyección de grasa y células madre en la remodelación mamaria, y la cirugía endoscópica y sin cicatrices.

El curso, único de estas características en España, incluye la retransmisión en directo de intervenciones desde el Hospital Abente y Lago.

Más información: Lavozdegalicia.es

Cada año se diagnostican en España alrededor de 9.000 casos de cáncer de recto al año y sólo el 2,6 por ciento de los pacientes recae tres años después de la cirugía. Cuando es posible, la técnica de elección en la cirugía de cáncer de recto es la escisión correcta del mesorrecto y, a pesar de su importancia en el manejo de esta enfermedad oncológica, hasta el momento, se desconocían los resultados de su utilización en este país.

Así lo afirmó durante la XVII Reunión Nacional de Cirugía de la Asociación Española de Cirujanos (AEC) en Las Palmas de Gran Canaria el profesor Héctor Ortiz, del Servicio de Cirugía del Hospital Virgen del Camino de Pamplona y presidente del Comité Científico de la Asociación Española de Cirujanos (AEC), según informa la organización del evento.

“No había ningún registro representativo de la práctica de escisión de mesorrecto en España, algo fundamental si se tiene en cuenta que prácticamente la totalidad de pacientes que presentan recidiva local, es decir, que vuelven a tener cáncer –en el lugar en el que estaba el tumor antes de la operación– tres años después de la intervención acaban falleciendo”, apuntó.

Ante esta situación, en 2002, la AEC decidió implantar un programa cuyos objetivos eran conseguir saber y mejorar las tasas de recidiva local y supervivencia a los cinco años de la operación.

“Para ello –explica el profesor Ortiz– decidimos aplicar un método iniciado en los países escandinavos que consiste en formar equipos multidisciplinares y auditar los resultados obtenidos por éstos, con el objetivo de conseguir en España los mismos resultados que los conseguidos en los registros de poblacionales de los países escandinavos”. A este respecto, según este experto, “en Noruega han reducido casi un 40 por ciento la recidiva local sin utilizar radioterapia y la supervivencia ha aumentado un 15 por ciento”.

Más información: Europapress.es

.El impacto del cáncer de mama y los tratamientos oncológicos y calidad de vida han sido los asuntos tratados en sendas mesas redondas incluidas en las Jornadas de Puertas Abiertas “Día contra el Cáncer de Mama” que se han celebrado hoy en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Estas jornadas de Puertas Abiertas, organizadas por los servicios de Oncología Médica y de Ginecología del hospital hispalense, han estado dirigidas a pacientes y familiares con el fin de ampliar los los conocimientos, la detección precoz del cáncer de mama y las técnicas de tratamiento.

“Con estas jornadas, que suponen una primicia en el Virgen del Rocío, los profesionales pretendemos aportar nuestra experiencia y responsabilidad en esto porque también es responsabilidad nuestra llevar los conocimientos a los pacientes de cáncer”, ha dicho a EFE la doctora Ana Casas, del servicio de Oncología Médica del Virgen del Rocío.

La doctora Casas, moderadora de la jornada, junto al doctor Rafael Torrejón, del servicio de ginecología, ha subrayado que “al ser unas jornadas de puertas abiertas, se pretende llevar los conocimientos de los profesionales sobre la detección precoz y tratamiento no solo a los pacientes sino a sus familiares y a la población en general, para generar confianza en los tratamientos

Más información: Adn.es

Hospital Reyno de Navarra. Este es el nuevo nombre que tendrán los dos centros hospitalarios de Pamplona desde el mes de enero, cuando se unifiquen. El cambio supone que el Hospital de Navarra y el Hospital Virgen del Camino desaparecen como entidades independientes, incluyendo sus nombres, para dar lugar a un único centro hospitalario y bajo una sola dirección.

Habrá, por tanto, un director gerente del Hospital Reyno de Navarra, del que dependerán el resto de cargos, una única plantilla de personal y un director médico en cada centro. El Hospital Reyno de Navarra contará con 1.000 camas y cerca de 800 médicos de los 1.924 que integran la red sanitaria pública.

De cara al usuario, las diferencias iniciales apenas serán percibidas. A medida que la unificación sea efectiva se pretende mejorar en agilidad en la atención y en especialización. Así, no habrá un hospital de referencia, como ocurre actualmente, sino que el paciente acudirá donde esté ubicado el servicio que le tenga que tratar. Por ejemplo, oncología, en las actuales instalaciones del Hospital de Navarra, o maxilofacial, en Virgen del Camino.

Más información: DiariodeNavarra.es

intervenciones_cirugia_reconstructiva_plastica_estetica_autoestima_castellonEl Servicio de Cirugía Plástica y Reconstructiva del Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón realizó durante el pasado año un total de 507 intervenciones. De ellas, 364 fueron reconstrucciones de mama tras una mastectomía, mientras que 188 se corresponden a tumores cutáneos y el resto a reparaciones de traumatismos y oculoplástica, según informaron fuentes del centro hospitalario.

Con este Servicio, único en la provincia y en marcha desde mayo de 2007, se pretende mejorar la autoestima, la imagen corporal y la calidad de vida de los pacientes, sobre todo de las mujeres afectadas por cáncer de mama, y recrear una mama de aspecto natural y similar a la otra, según explicó el doctor Juan Pablo Aracil, jefe del Servicio.

El especialista añadió que “el Consorcio Hospitalario Provincial es un centro de referencia en lo que a oncología atañe y, como consecuencia del tratamiento de pacientes de cáncer, se producen unas mutilaciones y secuelas tanto físicas como funcionales que entran de lleno en el cometido de la cirugía plástica y reconstructiva”.

La cirugía plástica es una especialidad amplia que procura restaurar la función y el aspecto físico en aquellas lesiones producidas por cáncer, así como por traumatismos, quemaduras, pérdida de sustancia en miembros y malformaciones congénitas.

Más información: Diariocriticocv.com

cirugia_cancer_mama_metastasisUn equipo de investigadores holandeses ha logrado sacar los colores a los oncólogos que, ante un caso de cáncer de mama con metástasis, deciden no operar y aplicar sólo un tratamiento paliativo. Esta decisión no es arbitraria; se basa en que la enfermedad es incurable, así que, ¿para qué gastar recursos y molestar al paciente con una cirugía invasiva?

Pero un estudio presentado hoy en el 34º Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), que se celebra hasta el jueves en Berlín, demuestra que extirpar quirúrgicamente el tumor primario, el cáncer que ha provocado las metástasis, influye y mucho en la supervivencia final de la paciente. De hecho, las que han pasado por el quirófano viven más del doble que las que no lo han hecho. Y el porcentaje de supervivencia a los cinco años del diagnóstico está 11 puntos por encima en las operadas seguía viviendo el 24,5% que en el resto sólo vivía el 13,1%.

Los investigadores, liderados por la doctora Jetske Ruiterkamp, del hospital Jeroen Bosch, decidieron observar qué diferencias había entre las mujeres que no se habían operado y las que, contraviniendo la práctica clínica habitual, sí lo habían hecho.

Lo primero que les sorprendió fue el porcentaje de mujeres operadas: un 40%, más elevado de lo que esperaban. “Había de todo, desde mujeres que habían pedido ser operadas porque eran muy jóvenes y querían intentarlo todo, hasta algunas a las que había sido su médico el que se lo había ofrecido”, explicó a Público Ruiterkamp.

La autora no cree que su trabajo deba de hacer que, automáticamente, cambie la práctica clínica. Pero sí pide que se hagan más estudios para que, en cuanto se confirmen los resultados de su trabajo, los oncólogos se inclinen a recomendar la cirugía.

Más información: Publico.es

mastectomia_cirugia_plastica_mamariaTras un cáncer de pecho, muchas mujeres tienen que afrontar las secuelas físicas y psíquicas de una mastectomía. La reconstrucción mamaria inmediata les evita el trauma de verse amputadas. No es ninguna frivolidad. Un 30% de las pacientes sufre depresión, culpa, miedo al abandono…

Silvia Meléndez, de 42 años, se miró al espejo tras despertar de una operación en la que le habían extirpado un tumor en la mama. No sintió ningún rechazo. Su pecho no era el mismo, pero tenía una forma muy parecida. La mastectomía (término médico que recibe esta operación) le destruyó la mama izquierda hace cinco años, pero la cirugía plástica que le siguió, cuando ella todavía estaba anestesiada, pudo conformar una similar a la suya. Esta técnica, conocida como reconstrucción inmediata, permite que centenares de mujeres que se someten a esta intervención en España eviten ver los devastadores efectos físicos que produce y consigan salir del túnel sin sentirse “mutiladas”.

Elena del Arco, de 38 años, tardó más en conseguir mirarse al espejo sin temor. Su equipo médico decidió que no cumplía los requisitos que requería esta técnica y que necesitaba recibir quimioterapia después de la mastectomía. Superó el tratamiento y esperó un año. “Ya te encuentras bien. Te miras y piensas que estás viva, pero hay algo que te recuerda el sufrimiento que has pasado”, explica Del Arco. Esta mujer asegura que a partir de la cirugía estética dejó de pensar en el cáncer. “Fue mi forma de pasar página”, añade. Su reconstrucción fue diferida: primero le pusieron un expansor (parecido a un globo hinchable, que se coloca debajo de la piel para poder estirarla) y luego lo sustituyeron por una prótesis definitiva.

Más información: Elpais.com