cirugia_percutanea_tratamiento_malformaciones_pies_juanetes_sin_dolorLa cirugía del pie siempre ha tenido fama de ser dolorosa. Sin embargo, gracias a una nueva técnica de cirugía es posible someterse a una intervención de juanetes, por ejemplo, sin sufrir los daños colaterales de dicha operación.

El Doctor Rabat, cirujano ortopédico y traumatólogo del Hospital Quirón de Barcelona, avala este nuevo sistema para solucionar algunos de los problemas relacionados con los pies.

La cirugía percutánea es una técnica quirúrgica que forma parte de la cirugía minimamente invasiva. Los procedimientos que se siguen permiten pasar de puntillas por el hecho quirúrgico, disminuyendo los daños que se producen al operar de forma convencional. Los métodos convencionales siempre han requerido de grandes incisiones para poder llegar al hueso del pie y efectuar las correcciones necesarias. En cambio, con la cirugía percutánea la incisión que se practica es mínima (no más de medio centímetro).

Otro de los aspectos destacables de la cirugía percutánea es la minimización del dolor post-operatorio, de tal manera que el paciente no requiere de hospitalización tras la intervención. Por otra parte, cabe destacar que la anestesia que se aplica es local, solo afecta al pie. No obstante, se puede acompañar de una sedación que realiza el anestesista.

Más informacion: Vivirmejor.es

En cuanto a número de pacientes en lista de espera en los catorce hospitales de Castilla y León en el tercer trimestre de este año es de 22.648, lo que supone el 1,63% menos que en el trimestre anterior que contabilizaba 23.023 pacientes. De esa cifra global, el 72% de los pacientes -concretamente 16.241- es intervenido en menos de tres meses.

El tiempo medio de espera para una intervención quirúrgica a 30 de septiembre del presente ejercicio ha sido de 66 días, con lo cual Castilla y León sigue por debajo de la media nacional que está en 68 días, según destacan fuentes de Sacyl. En este panorama regional, los hospitales de Valladolid comparten cifras similares con los grandes complejos como Salamanca o León. El de menor demora media es el de Palencia, con 38 días, y el de peores datos es el de El Bierzo, con 126 días de espera media.

Las especialidades con mayor lista en la suma autonómica han sido, y coinciden así con el conjunto del Sistema Nacional de Salud, las de los servicios de Traumatología (5.850 pacientes), Oftalmología (4.643), Cirugía General y del Aparato Digestivo (4.202) y Otorrinolaringología (2.036).

Procesos

Por procesos, los más frecuentes han sido un trimestre más las cataratas, con 3.347 casos pendientes de intervención quirúrgica, el 14,78% del total de listas de espera. Le siguen la osteoartrosis y enfermedades afines, con 1.287 pacientes y un 5,68% del total; la hernia inguinal, con 1.179 pacientes y un 5,21%, y las deformaciones adquiridas del dedo gordo del pie, con 719 casos pendientes de quirófano y un 3,17% del total de la lista de espera quirúrgica regional.

Más información: Nortecastilla.es

zapatos_salud_medica_piesNi el corazón, ni el cerebro: en cuanto a mecánica, el elemento más complejo del cuerpo humano es el pie. O lo que es lo mismo, una excelsa obra de ingeniería compuesta por 26 huesos, 33 articulaciones, 19 músculos y más de 100 tendones que lo convierten en un todoterreno capaz de adaptarse a cualquier superficie que pise y de recorrer miles que kilómetros a lo largo de nuestra vida. Al cabo del día, una persona da de media entre 8.000 y 10.000 pasos, lo que en un año supone más de 3 millones de pasos. Pues bien, la forma en que se den esos pasos reviste su importancia para la salud. Porque más allá de servir para que nos movamos de un lugar a otro, los pies soportan el peso del cuerpo y lo hacen de tal modo que constituyen su principal punto de apoyo.

Nadie podría discutir que los pies merecen un poco más de atención de la que reciben, y no sólo en verano, para poder lucir sandalias o chancletas, sino todo el año. La Asociación Española de Medicina y Cirugía del Pie asegura que un 70% de la población padece en nuestro país alguna enfermedad podal, pronóstico que amplían los laboratorios Cinfa, que calculan que el 85% de los españoles sufren al menos una vez en la vida problemas en los pies. Un calzado adecuado es el primer paso para evitarlos.

Dejamos a veces que la mera estética, el seguir los patrones de la moda y el precio competitivo pesen demasiado en la compra del calzado, y arrinconamos dos aspectos esenciales, muy obvios: funcionalidad, esto es, que sirvan para el propósito pensado, porque no es lo mismo un zapato de lluvia que uno para buen tiempo; y comodidad, que sean fáciles de llevar y no hagan daño. Rozaduras, uñeros, juanetes y callosidades son las repercusiones más comunes y visibles de calzar un zapato inadecuado.

Pero no sólo sufren los pies: columna, cadera, rodillas y articulaciones padecen tanto o más que los pies las consecuencias de utilizar calzado muy ajustado, pequeño, con tacones elevados o de mala calidad.

Más información: Elcorreodigital.com

Woman feetEl investigador de la Universidad de Extremadura (UEx) Alfonso Martínez Nova, del departamento de Enfermería, ha analizado en su tesis doctoral los cambios radiológicos funcionales tras la cirugía percutánea del juanete y cómo se mejora la forma de caminar después del periodo postoperatorio de 12 meses.

El estudio ‘Modificaciones baropodométricas en el antepié después de la cirugía percutánea del Hallux Valgus’ ha sido dirigida por los profesores de la UEx Juan Diego Pedrera Zamorano y por Emilio Sánchez Barrado y ha obtenido la calificación de sobresaliente cum laude.

Para ello, se han examinado 100 casos intervenidos de Hallux Valgus mediante la técnica percutánea en la Clínica Alejo-Leal de Cáceres, en colaboración con la Clínica Podológica Universitaria de la UEx.

De esta forma, según informó la UEx en nota de prensa, se midieron las presiones plantares con un sistema de plantillas instrumentadas y, tras un año de seguimiento clínico, se realizaron nuevas mediciones para comprobar los cambios postoperatorios.

La cirugía percutánea acorta los tiempos de recuperación, ya que sólo se necesitan tres semanas en las que el paciente debe caminar con un zapato quirúrgico. Además, la persona debe andar desde el primer día, por tanto el proceso de recuperación es “prácticamente inmediato”.

Más información: Europapress.es