Desde que el cirujano israelí Eyal Gur diera a conocer si invento, el Cup & Up Bra, hace unos años; fueron muchas las mujeres que se ofrecieron para someterse a la novedosa intervención.

El Cup & Up Bra es una especie de ‘sujetador interno’, que se consigue tras una cirugía estética leve. Consiste en una pieza de silicona que se implanta en la parte inferior de los senos, un centímetro por debajo de la piel, y que los eleva, acabando así con el antiestético pecho descolgado. Sus inventores esperan que, además de una ayuda estética, pueda resultar útil para mujeres que han padecido un cáncer de mama.

Finalmente, este sujetador se ha convertido en realidad. La primera operación para implantar el mecanismo en una mujer, hace pocas semanas, fue un éxito, y ya se ha anunciado que la segunda intervención tendrá lugar antes de Navidad.

Con esta operación se inició el proceso de un año de ensayo clínico; si todo marcha bien y no se detecta ninguna complicación durante este periodo, la intervención podría llegar a Europa en unos 18 meses. “En el trascurso de un año, tendremos evidencia de que funciona. Entonces podremos dar luz verde para que se autorice en Europa”, aseguran los responsables.

La operación dura sólo unos 40 minutos, pudiendo la paciente abandonar el hospital el mismo día de la cirugía.

El efecto de este ‘sujetador interno’ puede llegar a durar varios años. Avi Cohen, director ejecutivo de Orbix Medical, la empresa encargada del desarrollo del sujetador declaró que “la operación fue realmente bien” y que la recuperación de la paciente, de unos 30 años de edad, “también estaba siendo buena”. “El sujetador ha conseguido el efecto que ella quería. Su pecho tiene un aspecto muy natural. Los cirujanos han hecho un gran trabajo”, añade.

Su inventor, el Doctor Gur, cree que las mujeres podrían llegar a prescindir del sujetador. Aunque para ciertas ocasiones, como para hacer ejercicio, sí sería aconsejable el uso de éste.

Más información: 20minutos.es

Estrechamiento vaginal, reducción de labios mayores y menores, lipoescultura de pubis, reconstrucción de himen… La cirugía estética, reparadora y de rejuvenecimiento de los órganos genitales femeninos empieza a ser cada vez más demandada por las mujeres de todas las edades: desde jóvenes acomplejadas por una lesión deportiva a mujeres con descolgamiento vaginal después de varios partos, pasando por aquellas que, en la cincuentena, quieren eliminar el exceso de grasa en el pubis.

La clínica de Jeanette Badran, en A Coruña, es la única de Galicia que realiza este tipo de retoques íntimos. Esta especialista explica que una de las intervenciones más demandadas por las gallegas es la labioplastia o ninfectomía, una cirugía relativamente sencilla, que se empezó a practicar a finales de los años 70 y que consiste, básicamente, en reducir los labios menores de la vagina. “Se realiza con anestesia local y sedación, y no suele durar más de una hora”, señala la doctora Badran, al tiempo que subraya que los riesgos de la operación son mínimos. “Lo peor que puede pasar durante la intervención es que se forme un hematoma, porque los genitales son una zona muy vascularizada (están llenos de venas). A veces también se produce una pequeña hinchazón, pero esto es normal, no es una complicación de la cirugía”, asegura esta médico, quien además apunta que la labioplastia se hace de manera ambulatoria y, por tanto, no requiere hospitalización. “Yo siempre realizo a mis pacientes suturas reabsorbibles, para no tener que andar quitándoles los puntos y hacer más cómodo el postoperatorio”, añade.

Tras la intervención, lo más aconsejable es que las pacientes no retomen su actividad sexual hasta pasadas, al menos, cuatro semanas. “Transcurrido ese tiempo, ya se puede hacer vida normal, sexualmente hablando”, indica Badran.

La doctora Badran asegura que la labioplastia es una intervención cada vez más demandada en Galicia. “Al mes realizo una media de cuatro intervenciones de este tipo, a mujeres llegadas de toda la comunidad y de otros puntos del norte de España”, sostiene, y continúa: “Aunque, tradicionalmente, las mujeres hemos sido más pudorosas que los hombres en todo lo referente al sexo y a nuestras relaciones íntimas, en los dos últimos años sí que se ha empezado a notar un cierto boom de la cirugía vaginal, y mientras la demanda de ciertas operaciones como el aumento de pecho o el lifting facial ha descendido por la crisis, los retoques íntimos han ido en aumento. Eso demuestra que este tipo de intervenciones son, para la mayoría de las pacientes, una necesidad real y no un mero capricho estético”, subraya.

Más información: Laopinioncoruña.es

cirugia-estetica-plastica-virtual-aplicacion-iphone-aumento-implantes-pecho-imagen-corporal¿Estás pensando en una reducción de estómago? ¿Necesitas mayores pechos? Ahora existe una aplicación informática para esto. De hecho, ahora existen dos aplicaciones de cirugía plástica para los iPhones de Apple que ofrecen a los usuarios información, juegos y la oportunidad a la gente de anticipar como se vería con una nueva nariz, un lifting de cara o muchos otros tratamientos.

La aplicación de cirugía plástica Shafer fue lanzada en octubre como el primer producto de las más de 85.000 ofertas de la tienda de aplicaciones del iPhone de Apple. Creada por el doctor David Shafer, de Nueva York, está dirigido a los pacientes modernos que son “sofisticados, curiosos y buscadores de información”, y se conecta en una base de datos de más de 1.000 preguntas y respuestas sobre procedimientos específicos de cirugía estética.

La aplicación da a los usuarios una clara visión de cómo se verían a sí mismos tras la operación

La aplicación Shafer se unirá pronto a iSurgeon, desarrollado por el cirujano estético de Miami Michael Salzhauer, que en 2008 firmó el libro My Beautiful Mommy, dirigido a ayudar a los niños de entre 4 y 7 años a hacer frente a la cirugía plástica.

iSurgeon combina un modo de juego que permite a los usuarios probar una operación con una característica que da a la gente la oportunidad de modificar al momento imágenes de sí mismos — o de sus amigos — a través de incrementos de labios, aumentos de pechos y docenas de otras mejoras. “iSurgeon tiene un doble objetivo, proporcionar a aquellos que están interesados en tratamientos de cirugía plástica una clara visión de cómo se verían a sí mismos tras la operación, a la vez de ser una herramienta de diversión”, dijo Salzhauer en un comunicado.

Más información: 20minutos.es

aumento-reduccion-pecho-cirugia-mamaria-patologias-senosPara sentirse bien consigo mismas muchas mujeres optan por las operaciones de aumento de pecho y mejorar así su autoestima. Estas intervenciones responden a una cuestión meramente estética y cuestan entre 5.000 y 8.000 euros. Sin embargo, perder un pecho como consecuencia de un cáncer de mama o acarrear problemas de espalda o cervicales por un exceso de pecho pueden resultar acciones traumatizantes para las pacientes. El doctor Enrique Moledo, experto en cirugía mamaria, asegura que se ha creado una cultura de la estética mamaria entre las jóvenes de 20 años. En Vigo la clínica Povisa realiza entre 50 y 60 operaciones de aumento de pecho al año, entre 25 y 30 de reducción, y entre 80 y 100 pacientes acuden a este tipo de cirugía para recuperar sus senos tras perder uno de ellos a causa de un tumor.

–¿La sociedad se preocupa cada vez más por su aspecto físico?

–La estética está cobrando cada vez más protagonismo entre las mujeres. Muchas de ellas quieren tener más pecho o levantarlo por el envejecimiento para que sea más juvenil. Sin embargo, las operaciones de reducción de pecho responden más a problemas de salud y los estéticos se producen cuando el volumen de las mamas es exagerado.

–¿A partir de qué edad se pueden realizar este tipo de intervenciones?

–El desarrollo y crecimiento mamario termina en torno a los 18 años. Es por esto por lo que a partir de la mayoría de edad las jóvenes empiezan a interesarse por estas operaciones. Existe cierta cultura de estética mamaria entre las jóvenes de 20 años, en la que se ha popularizado el aumento de pecho, desencadenad sobre todo por el complejo que adquieren en verano al vestir ropa más escotada y biquinis. Esto explica que se produzca un pico más alto de intervenciones quirúrgicas en primavera y en los meses posteriores al verano.

–¿Y cuáles son los principales motivos que llevan a una mujer a plantearse una reducción de pecho?

–Normalmente la demanda viene ocasionada por problemas de sobrepeso de las mamas, molestias de cervicales o espalda, problemas de higiene bajo los pechos, eczemas o problemas para vestir. Muchas chicas se sienten acomplejadas porque no pueden vestir prendas de ropa conforme a su edad. Las jóvenes con un volumen importante de pecho, lo que denominamos gigantomastia, tienen más complejo que aquellas con los senos más pequeños. Las pacientes jóvenes son más reacias a este tipo de intervenciones que la gente de más edad porque son operaciones que dejan importantes cicatrices que no son fáciles de asumir por todas las pacientes.

Más información: Farodevigo.es