La cirugía de aumento mamario con implantes es quizá la que más frecuentemente se practica en cirugía plástica y estética. Resulta muy interesante poder conocer cuáles son las preguntas que más frecuentemente responde el especialista en su consulta habitual.

¿Anestesia local o general?
Las dos opciones son validas, pero implican procedimientos distintos. En general cuando las prótesis se implantan delante del musculo pectoral, la cirugía puede realizarse con anestesia local y sedación, pero si el cirujano elige una implantación debajo del musculo es necesaria la anestesia general.

¿Es necesaria hospitalización o puede hacerse de forma ambulante?
El tipo de anestesia condiciona un poco la necesidad de hospitalización, siendo recomendable casi siempre un ingreso de 24 horas en hospital para controlar la evolución más inmediata.

¿Es una intervención con mucho riesgo o complicaciones?
En general es una cirugía de una hora donde no se abren cavidades corporales y por tanto el postoperatorio es favorable y sin apenas complicaciones. Pero no hay que olvidar que en cirugía siempre pueden haber hemorragias o infecciones y en el caso especifico de los implantes mamarios, un 4% de los casos acaban en contractura capsular o rechazo como la gente lo conoce.

¿Qué es la contractura capsular?
Es una cicatriz que se forma alrededor de la prótesis como si fuera una piel de cebolla, que habitualmente debe quedar blanda y ser suave al tacto y no dar ninguna molestia, pero en un 4-5% de los casos se genera de forma muy intensa, se hace gruesa y dura y provoca una contracción del implante, generando molestias, dolor e incluso deformidad de la mama; es lo que la gente conoce como rechazo y suelen aparecer como mamas duras y muy artificiales a la vista.

¿Dónde suelen ir las cicatrices?
Existen tres opciones posibles. La primera es vía axilar, pero es practicada muy pocas veces porque resulta difícil la cirugía y no permite un control directo del campo operatorio. La segunda opción es en la areola, haciendo una incisión en la mitad inferior de la areola que bordea la periferia de la misma para que en la zona de cambio de color se camufle la cicatriz y resulte mucho menos visible. La tercera opción es en el surco submamario; esta ultima suele ser preferida en pacientes que pretendan lactar en un futuro.

¿En cuánto tiempo se puede hacer vida normal después de la intervención?
La primera semana se recomienda evitar esfuerzos con los brazos y al final de la segunda semana se retiran los puntos; a partir de entonces se permite ir incorporándose a la vida normal, a excepción del ejercicio intenso.

¿Después de la cirugía se recomienda algún tratamiento?
Es habitual recomendar drenaje linfático manual tras la cirugía para disminuir la inflamación y evitar la contractura capsular. Suelen ser necesarias unas 10-12 sesiones de drenajes a partir de la primera semana.

¿Cuánto tiempo duran unos implantes?
No tenemos una respuesta exacta porque es muy difícil saber que resistencia tienen los materiales dentro del cuerpo. Tampoco tenemos experiencia de más de 40 años. Por tanto, lo mejor es controlar periódicamente los implantes bajo ecografía o mamografía con el fin de detectar precozmente alguna alteración que pueda tener que obligar a un recambio protésico.

¿Es posible la lactancia después de esta cirugía?
Lo normal es que sea posible a pesar de la cirugía practicada en la glándula, pero en algunos casos no será posible y siempre nos quedara la duda de si no fue posible por la cirugía o por motivos anatómicos.

¿Existe algún otro método alternativo a los implantes para conseguir un aumento mamario?
Realmente no. Los injertos de grasa antólogos (de la propia paciente) o al acido hialurónico (macrolane) son una buena alternativa para paciente que busquen una reafirmación del pecho pero no un verdadero y definitivo aumento del mismo, ya que son soluciones temporales y consiguen solo pequeños aumentos.

Via: LNE

Anuncios

La cirugía de aumento mamario con implantes es quizá la que más frecuentemente se practica en cirugía plástica y estética. Resulta muy interesante poder conocer cuáles son las preguntas que más frecuentemente responde el especialista en su consulta habitual.

¿Anestesia local o general?
Las dos opciones son válidas, pero implican procedimientos distintos. En general cuando las prótesis se implantan delante del músculo pectoral, la cirugía puede realizarse con anestesia local y sedación, pero si el cirujano elige una implantación debajo del músculo es necesaria la anestesia general.

¿Es necesaria hospitalización o puede hacerse de forma ambulante?
El tipo de anestesia condiciona un poco la necesidad de hospitalización, siendo recomendable casi siempre un ingreso de 24 horas en hospital para controlar la evolución más inmediata.

¿Es una intervención con mucho riesgo o complicaciones?
En general es una cirugía de una hora donde no se abren cavidades corporales y por tanto el postoperatorio es favorable y sin apenas complicaciones. Pero no hay que olvidar que en cirugía siempre pueden haber hemorragias o infecciones y en el caso especifico de los implantes mamarios, un 4 % de los casos acaban en contractura capsular o «rechazo» como la gente lo conoce.

¿Qué es la contractura capsular?
Es una cicatriz que se forma alrededor de la prótesis como si fuera una piel de cebolla, que habitualmente debe quedar blanda y ser suave al tacto y no dar ninguna molestia, pero en un 4-5 % de los casos se genera de forma muy intensa, se hace gruesa y dura y provoca una contracción del implante, generando molestias, dolor e incluso deformidad de la mama; es lo que la gente conoce como «rechazo» y suelen aparecer como mamas duras y muy artificiales a la vista.

¿Dónde suelen ir las cicatrices?
Existen tres opciones posibles. La primera es vía axilar, pero es practicada muy pocas veces porque resulta difícil la cirugía y no permite un control directo del campo operatorio. La segunda opción es en la areola, haciendo una incisión en la mitad inferior de la areola que bordea la periferia de la misma para que en la zona de cambio de color se camufle la cicatriz y resulte mucho menos visible. La tercera opción es en el surco submamario; esta última suele ser preferida en pacientes que pretendan lactar en un futuro.

¿En cuánto tiempo se puede hacer vida normal después de la intervención?
La primera semana se recomienda evitar esfuerzos con los brazos y al final de la segunda semana se retiran los puntos; a partir de entonces se permite ir incorporándose a la vida normal, a excepción del ejercicio intenso.

¿Después de la cirugía se recomienda algún tratamiento?
Es habitual recomendar drenaje linfático manual tras la cirugía para disminuir la inflamación y evitar la contractura capsular. Suelen ser necesarias unas 10-12 sesiones de drenajes a partir de la primera semana.

¿Cuánto tiempo duran unos implantes?
No tenemos una respuesta exacta porque es muy difícil saber que resistencia tienen los materiales dentro del cuerpo. Tampoco tenemos experiencia de más de 40 años. Por tanto, lo mejor es controlar periódicamente los implantes bajo ecografía o mamografía con el fin de detectar precozmente alguna alteración que pueda tener que obligar a un recambio protésico.

¿Es posible la lactancia después de esta cirugía?
Lo normal es que sea posible a pesar de la cirugía practicada en la glándula, pero en algunos casos no será posible y siempre nos quedará la duda de si no fue posible por la cirugía o por motivos anatómicos.

¿Existe algún otro método alternativo a los implantes para conseguir un aumento mamario?
Realmente no. Los injertos de grasa autólogos (de la propia paciente) o al ácido hialurónico (macrolane) son una buena alternativa para paciente que busquen una reafirmación del pecho pero no un verdadero y definitivo aumento del mismo, ya que son soluciones temporales y consiguen solo pequeños aumentos.

Via: Diario Información

La polémica que sacude el sector de la cirugía estética desde la alarma de los implantes PIP, la crisis global, y las técnicas en cirugía reconstructiva, son parte de los temas que repasa el doctor Murillo, cirujano plástico del Centro Médico el Castro en Vigo –Hospital Perpetuo Socorro– y especialista en cirugía reconstructiva y microcirugía. Con cientos de documentos y fotografías, explica las últimas técnicas en cirugía reconstructiva.

¿Quiénes son realmente los culpables de las prótesis PIP?
–Responsable sin ninguna duda la AEMPS (Agencia Española del Medicamento y productos sanitarios) que no realizó correctamente su trabajo. Perjudicados e inocentes, evidentemente los pacientes que sufren las consecuencias de portar implantes, en algunos casos con silicona de uso no médico. Los cirujanos que los implantaron, en mi opinión se pueden sentir estafados ya que les vendieron un producto con garantías cuando no lo era.

Usted no las implantó, pero sí las retiró, ¿cuántas afectadas podría haber en Galicia?
–El número exacto de afectadas se desconoce, ya que no existe un registro de implantes, pero aproximadamente unas 200 pacientes. Yo retiré una media docena de prótesis PIP. Algunas estaban rotas y otras, perfectamente.

¿Qué deberían tener en cuenta los pacientes antes de someterse a una intervención de cirugía estética?
–Ser operados por un especialista en cirugía plástica, exigir que la intervención se realice en un hospital, y no en el primer piso de un edificio, como continua produciéndose en algunos casos, para ahorrar gastos. En cirugía estética, lo muy barato suele salir carísimo. Tuve algún caso en el que tuve que amputar las mamas a una paciente a la que habían inyectado silicona en una peluquería.

¿Hay alternativa a las prótesis de mama tanto para aumento como para reconstrucción por tras cáncer?
–Actualmente el “lipofilling” que consiste en la extracción de grasa del abdomen, cartucheras, rodillas…, la cual tras centrifugarla, se inyecta en la mama para así aumentar su volumen. Es para aumentos.

¿Sigue existiendo más miedo a la anestesia que a la cirugía en sí?
–Sin duda, pero eso son cosas del pasado, la anestesia ha avanzado de la mano de la cirugía, posibilitando que el despertar del paciente tras una intervención sea rápido y sin dolor. Le pongo como ejemplo la mamoplastia de aumento, que gracias al gran equipo de anestesista que trabajan conmigo, hace la paciente se vayan a su casa a las 4/5 horas de operadas con total seguridad y sin dolor ni vómitos.

¿Ha rechazado alguna petición por descabellada?
–A todos los pacientes se les realiza una historia clínica completa. Si una paciente viene con una idea y yo creo que no puedo alcanzarlo o no es consciente de la realidad, no la opero.

¿De qué forma ha influido internet en su especialidad?
–Desde los simuladores 3D para poder orientar a los pacientes en cómo podría ser el resultado tras la cirugía, hasta las consultas online a nuestra web para aclarar todo tipo de dudas.

“Hay pacientes que requieren reconstruir su virginidad”
Están de moda en ciertos círculos, incluso en un programa de televisión, operaciones estéticas de los genitales, como la vaginoplastia.
–Hacemos básicamente tres intervenciones a nivel de los genitales femeninos: reconstrucción del himen, plastias de labios y los estrechamientos vaginales.

¿Es frecuente la solicitud de reconstrucción de himen y puede hacerse?
–Son pacientes que quieren volver a ser vírgenes, normalmente para volver a su país de origen, vinculado con el mundo árabe. Veo a tres o cuatro por año.

¿Qué cirugía reconstructiva es la que más realizan?
–Sin duda ninguna la reconstrucción mamaria, ya sea bien con expansores, colgajos pediculados (Tram, Dorsal ancho) o microquirúrgicos (Diep, Sgap); estas últimos, técnicas modernas y con un alto nivel de especialización y que necesitan un equipo quirúrgico y de anestesistas bien coordinado y entrenado.

Via: El Faro de Vigo

mamas-implantes-cirugia-siliconasLa Clínica Planas de Barcelona aplica una nueva técnica de aumento mamario mediante la infiltración de grasa sobrante de la propia paciente, lo que evita posibles rechazos.

Se trata de una operación que se puede realizar en aquellas mujeres que tienen volúmenes de grasa localizados en otras partes del cuerpo y que desean aumentar una talla de copa, explicó hoy el cirujano y director médico de la clínica, Jorge Planas.

El centro lleva más de 15 años utilizando la técnica de lipoestructura para extraer grasa de zonas donde hay exceso de volumen graso para inyectarla en diferentes partes del cuerpo que requieren un aumento, y tras los resultados obtenidos ha decidido aplicarla al pecho.

Tras extraer la grasa de las zonas donantes, ésta se centrifuga mediante el Sistema de Coleman para separar la grasa que no ha sido traumatizada que es la que se infiltrará en el pecho. Este proceso es fundamental para asegurar que la grasa es de máxima calidad y garantizar que esta sobreviva en la zona implantada y mantenga el volumen conseguido.

Según el centro, ésta evita las posibles complicaciones que puedan dar las prótesis como; contractura capsular o endurecimiento del pecho, posible rotura del implante y posible pérdida de sensibilidad de alguna parte de la mama. No deja cicatriz, ya que la grasa se introduce mediante inyección y es prácticamente indolora.

Más información: europapress.es