Operar metiendo en el cuerpo una cámara y un bisturí a través de pequeñas incisiones -la llamada laparoscopia- supuso un gran avance con respecto a la cirugía abierta porque se reducía el dolor, se acortaba el postoperatorio y se evitaban muchas complicaciones. Ahora los cirujanos están dando otro gran paso: la cirugía robótica. El Hospital Carlos Haya y el Clínico han hecho ya cerca de 200 intervenciones con el robot Da Vinci, un aparato que cuesta alrededor de dos millones de euros y que en 2007 fue adquirido por el sistema sanitario público. Hay dos equipos, uno en Málaga y otro en Sevilla.

Para contrastar resultados, unos hospitales andaluces operan de la forma tradicional y otros lo hacen con el Da Vinci dentro de un proyecto de investigación subvencionado por el Ministerio de Sanidad que comenzó por un año, pero que se ha ampliado a dos. Aunque todavía no se han cerrado conclusiones, el coordinador de cirugía robótica de Málaga, Víctor Baena, adelanta: “Los resultados son incuestionables”.

El robot no opera; es sólo una máquina con patas semejantes a las de un pulpo gigante que se convierten en las manos del cirujano dentro del enfermo. Tiene ventajas con respecto a la cirugía abierta porque permite operar a través de pequeños cortes. Pero además supera a la laparoscopia porque elimina el temblor del cirujano, amplía su visión, le permite ver el interior del organismo del paciente en 3 D y tiene una capacidad de giro similar a la de la muñeca humana.

Baena explica que todas estas mejoras se traducen en un menor daño de los tejidos internos, lo que a su vez supone un postoperatorio menos doloroso y menor pérdida de sangre durante la intervención. “Solo hemos tenido que hacer transfusiones en el 1% de los casos. Es el futuro en cirugía. Es como si tuvieras las manos dentro del paciente”, precisa. Esto se debe a que al tener una visión aumentada, el cirujano puede controlar mejor los vasos sanguíneos de la zona que opera.

Más información: Malagahoy.es

Anuncios

La Unidad de Trastornos de Identidad de Género del Hospital Carlos Haya de Málaga, que da cobertura al conjunto de Andalucía, ha realizado desde marzo del 2000, fecha en el que llevó a cabo la primera intervención quirúrgica de cambio de sexo, un total de 213 procedimientos de reasignación sexual, según detalló hoy el citado centro, en el marco del X aniversario de la creación de este dispositivo, que ha reunido a cerca de un centenar de expertos nacionales en la materia.

A este dispositivo, que inició su actividad en octubre de 1999, han acudido solicitando asistencia un total de 870 pacientes, de los cuáles un 10 por ciento fue excluido por no cumplir los criterios diagnósticos, mientras que otro 15 por ciento mantuvo una escasa adherencia al programa de esta unidad.

Del total de los 213 procedimientos de reasignación sexual efectuados, 103 casos han sido genitoplastias feminizantes –de hombre a mujer– y 110 casos de mujer a hombre –24 genitoplastias masculinizantes y 86 mastectomías–. Además, un 17 por ciento de estos pacientes han sido atendidos en la unidad procede de otras comunidades autónomas.

La atención integral a estos pacientes conlleva un proceso complejo y largo en el tiempo, en el que intervienen diversos especialistas. Así, la unidad está formada por un equipo multidisciplinar compuesto por profesionales de los servicios de Endocrinología, Psiquiatría, y Cirugía Plástica, siendo necesaria además la colaboración de especialistas de los Servicios de Cirugía General y Digestiva, Ginecología y Obstetricia, Urología, Reumatología, Radiología y Análisis Clínicos.

Más información: Europapress.es

Mar y Miguel coinciden en recordar el día de su primera comunión como uno de los más “horribles” de su vida. A ella le pusieron un traje de marinero y a él un vestido blanco de volantes. “Estaba monísimo”, recuerda, “pero lo pasé fatal”. Mar nació con cuerpo de niño y Miguel de niña. Son dos personas transexuales que ya disfrutan de una identidad legal y una apariencia acorde con el género al que siempre sintieron que pertenecían, pero para llegar hasta aquí han tenido que enfilar un camino lleno de piedras que, aseguran, empezó en la infancia.

Aunque la mayoría de los pacientes que recibe la Unidad de Trastorno de Identidad de Género (UTIG) del Hospital Carlos Haya de Málaga es mayor de edad, casi un 10% no ha cumplido los 18. De los alrededor de 800 transexuales que ha tratado este equipo en sus 10 años de actividad, 77 son menores. El más pequeño, de 12 años, aunque la coordinadora de la unidad, Isabel Esteva, afirma que la media llega con 14 ó 15.

Igual que los adultos, estos jóvenes reciben atención psicológica, primero para confirmar el diagnóstico y, después, para orientar al menor y su familia. “Hay que hacer un acompañamiento, pero que no sea ni potenciador ni bloqueador de nada”, explica Esteva. Los jóvenes que no han contado con esta ayuda admiten que les hubiera venido bien. Alejandro, un sevillano de 24 años, acudió por primera vez a un psicólogo con 14 años sin contarle nada a su familia. Pero le sirvió de poco porque la psicóloga no entendía su problema. “Ni siquiera que tuviera novia, decía que no lo comprendía”. Se fue y no volvió.

La doctora Esteva asegura que, en la última década, se ha notado una evolución social. “Antes, sobre todo en los padres de los pacientes menores, había mucho más desconocimiento y angustia”. “Estamos comprobando que la evolución favorable del caso es correlacional con el apoyo familiar”, afirma.

Más información: Elpais.com