En los últimos años, España se ha convertido en uno de los países punteros tanto en las técnicas de cirugía plástica como en su demanda, somos el cuarto país con más intervenciones de esta especialidad. Dr. Iván Mañero, a la cabeza de un gran equipo multidisciplinar, se ha convertido en uno de los grandes especialistas de nuestro país en cirugía plástica estética y reparadora. El Instituto de Cirugía Plástica Dr. Iván Mañero, de gran renombre internacional, se ha convertido en un referente en su campo, tanto en cirugía plástica (corporal y facial) como en salud estética y cirugía estética genital.

Después de más de 15 años ejerciendo, ¿cuál es su reto profesional actualmente?

Siempre hemos trabajado para ofrecer las últimas técnicas y las más avanzadas tecnologías en cirugía plástica y estética. Pero mi reto personal sigue siendo el mismo que el primer día: el bienestar del paciente. Es el motor que nos pone en marcha cada día. Por ello no sólo debemos buscar unos resultados óptimos, sino también un trato exquisito, la máxima calidad de servicio, al tiempo que una relación humana y cercana. Es decir, que el paciente se sienta arropado en todo momento. Porque una buena relación médico-paciente no significa tan sólo un trato cordial, sino también que haya una confianza de base, que permita al cirujano conocer cuáles son sus miedos, porqué ha optado por este tratamiento, qué es lo que realmente le incomoda, qué es lo que el paciente necesita en realidad y qué espera del procedimiento que ha solicitado. A partir de ahí podemos aconsejarle mejor y los resultados serán los esperados.

-En cirugía plástica estética, ¿cuál es el secreto para conseguir unos buenos resultados?

Para mí siempre es muy importante que el paciente se sienta seguro de quién tiene delante, y para conseguirlo, la información es básica. Información sobre el procedimiento, el equipo médico, el centro hospitalario donde se le operará, etc. Además, creo que es imprescindible que consulte a diferentes cirujanos para diluir cualquier duda o inquietud, que escoja el mejor profesional según su experiencia, su pericia y la relación personal que se haya establecido. Que el equipo médico le aporte un diagnóstico y un tratamiento personalizado y multidisciplinar. Yo siempre he apostado por equipos multidisciplinares donde tienen cabida desde cirujanos plásticos, médicos estéticos, terapeutas, técnicos en estética, dietistas, etc. Porque siempre abordamos al paciente desde el punto de vista del conjunto, no focalizamos el problema en las cartucheras, el abdomen o el pecho, por ejemplo. Sino que buscamos un contorno armónico, y para conseguirlo podemos utilizar distintas técnicas desde los distintos campos de la estética.

-Y desde su punto de vista, ¿cómo ha avanzado su especialidad en los últimos años?

Médica y técnicamente ha habido avances, sobre todo en algunas técnicas y en la anestesia, que permiten que la cirugía estética cada vez sea menos invasiva y permita unos resultados más naturales y armónicos. Pero también cabe destacar el desarrollo social, es decir, la “democratización” de esta especialidad que ha permitido que llegue a muchas más personas, ahora no son sólo modelos o actores los que se someten a una intervención de cirugía estética: en nuestro centro operamos desde abogados, a administrativas, cajeras de supermercado o presentadoras de televisión.

-¿Hacia dónde va ahora la cirugía plástica y estética?

Creo que cada vez será menos invasiva, cicatrices más inapreciables y postoperatorios más cortos. Pero también creo que los logros más notables irán más encaminados hacia la cirugía reconstructiva: el transplante de cara, por ejemplo, creo que será un gran avance para personas con deformidades graves por un accidente o congénitas.

Más información: Comunicacionempresarial.net

El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa, la segunda más frecuente tras el Alzheimer. Es crónica, progresiva, pero no mortal. Lo que sí se puede es mitigar sus efectos, y cada vez más. Gracias a los últimos avances de la medicina, quienes lo padecen «pueden llegar a hacer una vida normal durante muchos años, y su esperanza de vida es prácticamente igual a la del resto de la población», manifestó ayer el doctor Gurutz Linazasoro durante las conclusiones de la IV Reunión Nacional sobre Enfermedad de Parkinson y Trastornos del Movimiento, un congreso que durante dos días reunió en Truyés a un centenar de neurólogos de distintos lugares de España.

Se trataba de intercambiar experiencias, de actualizar conocimientos a todos los niveles, desde el diagnóstico hasta el tratamiento. También se habló, y mucho, de futuro, del papel que pueden jugar las células madre a la hora de encontrar una terapia definitiva. El doctor Linazasoro fue contundente: «Hay que advertir a la población de que huya de estas terapias. Hay clínicas en algunos lugares del mundo que ofrecen tratamientos ‘definitivos’ a base de células madre. Es mentira, un fraude inadmisible. La investigación en el campo de las células madre ofrece perspectivas muy prometedoras, pero aún estamos muy lejos de poder aplicarlas, Hay que esperar», concluyó.

El doctor Linazasoro también quiso romper falsos tópicos. «El Parkinson no es una enfermedad de viejos. Es cierto que afecta principalmente a los mayores de 65 años (a partir de esa edad lo padece un 2% de la población) pero en un 15% de los casos comienza a manifestarse antes de los 40 años».

Más información: Elcomerciodigital.com

capsulaendoscoLa cápsula endoscópica del colon diagnostica el 64% del total de los pólipos que se evidencian con la colonoscopia convencional, según una investigación publicada por The New England Journal of Medicine, en la que han participado 8 centros europeos, entre ellos la Clínica Universidad de Navarra (CUN).

La CUN es el único hospital español participante y el centro que mayor número de pacientes ha aportado al estudio, un total de 63 casos de los 328 analizados.

El objetivo ha consistido “en valorar si la cápsula de colon podía ofrecer unos resultados próximos o parecidos a los de la colonoscopia convencional a la hora de detectar pólipos y lesiones neoplásicas (cáncer de colon)”, ha indicado el director del departamento de Digestivo de la Clínica Universidad de Navarra, Miguel Muñoz Navas.

Esta cápsula explora el intestino grueso de forma mínimamente invasiva, sin que exista la necesidad de ingresar a los pacientes, o anestesiarlos, según ha explicado hoy en un comunicado el centro navarro.

No obstante, en el caso de que mediante la cápsula endoscópica se detectase alguna lesión siempre sería necesario efectuar después una colonoscopia para extirparla, si fuese un pólipo, o biopsiarla y confirmar su existencia si fuese un cáncer, según el centro.

En la comparación entre las lesiones encontradas con la cápsula endoscópica y las diagnosticadas con la colonoscopia convencional se ha comprobado una sensibilidad para diagnosticar pólipos del 64 por ciento de los existentes, tomando como referencia del 100 por ciento lo diagnosticado mediante colonoscopia convencional.

Más información: abc.es