Científicos de la Universidad de Granada han logrado generar piel humana artificial empleando la ingeniería tisular, a partir de dos biomateriales de fibrina y agarosa, que han integrado a la perfección en ratones con unos niveles óptimos de desarrollo, maduración y funcionalidad. Este descubrimiento, pionero en todo el mundo, facilitará el uso de piel humana en la clínica, y además puede ser empleado en multitud de pruebas de laboratorio sobre tejidos biológicos sin necesidad de utilizar animales de laboratorio. También podría ser útil en el tratamiento de diferentes patologías que afectan la normalidad de la piel.

Este trabajo ha sido llevado a cabo por José María Jiménez Rodríguez, del grupo de investigación de Ingeniería Tisular del departamento de Histología de la Universidad de Granada, y dirigido por los profesores Miguel Alaminos Mingorance, Antonio Campos Muñoz y José Miguel Labrador Molina.

El trabajo de los científicos de la UGR ha abarcado desde la selección de las células que han utilizado para la fabricación de la piel artificial y el análisis de su comportamiento in vitro, hasta un control de calidad de los tejidos implantados en ratones atímicos. Para ello, fue necesario desarrollar diversas técnicas microscópicas y de inmunofluorescencia que permitieron a los científicos evaluar factores tan importantes como la proliferación celular, la existencia de patrones morfológicos de diferenciación, la expresión de citoqueratinas, involucrinas y filagrinas, la angiogénesis y la integración con tejidos del organismo receptor.

Muestras de piel humana

Para llevar a cabo esta investigación, los científicos obtuvieron muestras de piel humana a partir de pequeñas biopsias procedentes de pacientes sometidos a intervenciones en el Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada. Todos los pacientes incluidos en el estudio dieron su consentimiento previo a la participación en el mismo.

Más información: Andaluciainvestiga.com

La capacidad de regeneración y de rejuvenecimiento de las células madre va a ser el futuro en muchos aspectos de la cirugía estética y especialmente en el rejuvenecimiento facial. Según afirma el Dr. Vicente Paloma Mora, cirujano plástico, estético y reparador de la clínica Teknon: “Estamos ante un procedimiento muy novedoso que ha abierto un nuevo camino para el rejuvenecimiento facial”.

“Explicándolo de forma sencilla –añade el Dr. Paloma- las células madre son un tipo de células que tiene la capacidad de auto regeneración y reparación potencial de tejidos envejecidos o dañados. Se encuentran en todos los tejidos corporales aunque hay una mayor concentración de éstas en la médula ósea y en el tejido graso. No hay que confundirlas con las famosas y polémicas células madre embrionarias que se extraen del embrión y tienen la capacidad de formar todos los tipos celulares de un organismo adulto”.

La técnica consiste en extraer del abdomen del paciente una pequeña cantidad de grasa localizada para obtener de ella células madre mediante el centrifugado y su purificación. “Generalmente”, explica este especialista, “se extraen las células madre de la grasa del abdomen del paciente, esto se realiza mediante pequeños aspirados del tejido graso con anestesia local, con lo que el paciente no sufre ningún tipo de dolor”.

“A continuación se procede al injerto de las células madre del paciente en los músculos faciales, eliminando la posibilidad del rechazo y aprovechando, como hemos dicho, las propiedades fisiológicas de renovación de las estructuras de la piel de las células madre”.

Dentro de las bondades de esta técnica destaca su escasa invasividad y que ofrece una gran calidad en cuanto a los resultados. Es un tratamiento complementario a los actuales, mejorando los resultados porque se necesita una cirugía menos agresiva tanto en párpados como en estiramientos

Más información: Sunotadeprensa.com

Operar metiendo en el cuerpo una cámara y un bisturí a través de pequeñas incisiones -la llamada laparoscopia- supuso un gran avance con respecto a la cirugía abierta porque se reducía el dolor, se acortaba el postoperatorio y se evitaban muchas complicaciones. Ahora los cirujanos están dando otro gran paso: la cirugía robótica. El Hospital Carlos Haya y el Clínico han hecho ya cerca de 200 intervenciones con el robot Da Vinci, un aparato que cuesta alrededor de dos millones de euros y que en 2007 fue adquirido por el sistema sanitario público. Hay dos equipos, uno en Málaga y otro en Sevilla.

Para contrastar resultados, unos hospitales andaluces operan de la forma tradicional y otros lo hacen con el Da Vinci dentro de un proyecto de investigación subvencionado por el Ministerio de Sanidad que comenzó por un año, pero que se ha ampliado a dos. Aunque todavía no se han cerrado conclusiones, el coordinador de cirugía robótica de Málaga, Víctor Baena, adelanta: “Los resultados son incuestionables”.

El robot no opera; es sólo una máquina con patas semejantes a las de un pulpo gigante que se convierten en las manos del cirujano dentro del enfermo. Tiene ventajas con respecto a la cirugía abierta porque permite operar a través de pequeños cortes. Pero además supera a la laparoscopia porque elimina el temblor del cirujano, amplía su visión, le permite ver el interior del organismo del paciente en 3 D y tiene una capacidad de giro similar a la de la muñeca humana.

Baena explica que todas estas mejoras se traducen en un menor daño de los tejidos internos, lo que a su vez supone un postoperatorio menos doloroso y menor pérdida de sangre durante la intervención. “Solo hemos tenido que hacer transfusiones en el 1% de los casos. Es el futuro en cirugía. Es como si tuvieras las manos dentro del paciente”, precisa. Esto se debe a que al tener una visión aumentada, el cirujano puede controlar mejor los vasos sanguíneos de la zona que opera.

Más información: Malagahoy.es

La Asociación Española de Cirujanos (AEC) anunció el lanzamiento de la segunda edición del libro ‘Manual de Cirugía’ en el que recogen las diferentes técnicas quirúrgicas que existen, los últimos avances en la materia, y las principales causas, síntomas y diagnósticos que acompañan a la enfermedad como parte de su operación.

El objetivo de este documento, editado con la colaboración de Laboratorios Nycomed Pharma, es contribuir a mejorar la atención y el cuidado de los pacientes candidatos a cirugía ya que, como explico el presidente de esta entidad, el doctor Alberto Muñoz-Calero, “la formación continuada del cirujano debe formar parte de su desarrollo profesional. Y es que si por algo sobresale la Cirugía como especialidad es por su carácter innovador y su apuesta por introducir nuevos procedimientos”.

En su segunda edición, se incorporan nuevos autores y se amplía el número de capítulos de 97 a 118. De este modo, la sección de ‘Generalidades’ incorpora dos nuevos capítulos de interés para los cirujanos: las bases moleculares y clínicas de la cirugía oncológica, y la biología del trasplante y la reacción de rechazo.

Más información: Europapress.es

Durante dos días el Servicio de Cirugía del Hospital de Fuenlabrada ha formado a cirujanos endocrinos en la técnica de la Monitorización Nerviosa Intraoperatoria de nervio recurrente en Cirugía Tiroidea. Se trata de una nueva herramienta diseñada para facilitar la identificación de los nervios y reducir así una de las complicaciones más frecuentemente asociadas a este tipo de cirugía como es el daño inadvertido del nervio.

El curso está diseñado con unos contenidos teóricos-prácticos y uno de sus objetivos es enseñar las bases neurofisiológicas y técnicas de la neuromonitorización. El abordaje correcto de las lesiones nerviosas especialmente la del nervio laríngeo inferior, contribuye notablemente a combatir el deterioro en la calidad de vida del paciente.

La visualización del nervio es insuficiente para valorar la lesión nerviosa dado que existen situaciones (estiramiento, tracción y comprensión nerviosa, atrapamiento inadvertido por ligadura o lesión térmica) en las que la integridad nerviosa no se traduce siempre en una movilidad clínica de la cuerda vocal.

Más información: Diariodelhenares.com

La Unidad de Cirugía de Cadera del Servicio de Traumatología del Hospital Santa Teresa de A Coruña ha implantado, por primera vez en Galicia, una prótesis de recubrimiento de cadera guiada con navegación, un sistema pionero en este tipo de cirugía.

Según informó hoy el centro hospitalario, la navegación se ha utilizado en otras ocasiones para la cirugía protésica de cadera y rodilla, pero es la primera vez en Galicia, y una de las primeras en España, que se usa para implantar prótesis de recubrimiento. La intervención se realizó a un joven con problemas de artrosis y corrió a cargo del equipo de traumatología de Arriaza y Asociados.

Este tipo de prótesis se comenzaron a utilizar en los últimos años en pacientes más jóvenes que los que habitualmente se intervienen por artrosis de cadera, ya que, aunque requiere una resección de hueso mucho menor, necesitan que el paciente tenga un hueso de mejor calidad para poder fijarse correctamente y conseguir así un mejor ajuste de los componentes.

De esta manera, según el centro hospitalario, “al paciente joven se le ofrece una buena opción para mejorar su calidad de vida, con un implante de larga duración y que llegado el momento se podría rescatar en una futura intervención, cambiándolo por una prótesis que sería como la prótesis primaria de un paciente de edad normal para este tipo de cirugía”.

Más información: Europapress.es

Cada día son más los cirujanos que no tocan tejidos ni se manchan las manos de sangre al operar; de ello tienen la culpa las nuevas tecnologías y los robots, que les permiten intervenir al paciente “a distancia”. En cuanto al diagnóstico, la medicina nuclear permite localizar tumores en los lugares más ocultos del cuerpo, observar su morfología en tres dimensiones y calcular la velocidad a la que crecen. Hoy el TAC (tomografía axial computerizada) y el PET (tomografía por emisión de positrones) configuran una máquina híbrida que le ofrece al médico la información más completa y precisa que jamás pudiera imaginarse. En ella se unen la imagen morfológica, casi perfecta, del TAC y la representación del metabolismo que ofrece el PET. Si a esto se añade que ya se dispone de redes y sistemas de digitalización que facilitan el acceso a toda la información sobre el paciente, las posibilidades ante el futuro son infinitas.

El tratamiento ‘a la carta’ del enfermo es una posibilidad cada día más real

Aún así, lo que está por venir sólo se intuye, pero los tratamientos “a la carta” son una posibilidad. La cirugía radiodirigida permite ya, que, a partir de una sonda de detección radioactiva, se localice y extraiga un tumor por cirugía laparoscópica practicando una incisión de un par de centímetros. En el tratamiento del cáncer de mama se busca el “ganglio centinela” para evitar la metástasis o la extirpación de tejidos no contaminados. Se trata de averiguar hacia dónde emigran las células cancerígenas después de haberlas “tintado” con un marcador radiactivo que permite observar su desplazamiento. Es decir, la información que la tecnología aplicada al diagnóstico propicia es de tal precisión y tan amplia que casi puede afirmarse que los tratamientos son ya específicos para cada paciente.

“¿Por qué no pensar que al enfermo se le meterá en una máquina que, una vez programada, se ocupe de todo?”, se pregunta Javier Márquez, jefe del servicio de Neurocirugía en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla. “Bastará con que el equipo médico multidisciplinar que trata al enfermo programe y utilice correctamente toda la tecnología que tenga a su alcance”, concluye.

Más información: Elpaís.com