El Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital USP San Carlos de Murcia ha empezado a practicar una nueva técnica para evitar la amputación de brazos y piernas en caso de isquemia o falta de riego a consecuencia de un trombo. La crio-angioplastia -así se denomina esta intervención- consiste en la dilatación con frío (a diez grados bajo cero) de las arterias obstruidas que impiden que la sangre llegue a las extremidades. La angioplastia abre y restaura la circulación.

La novedad de la técnica realizada por el Servicio de Angiología y Cirugía Vascular que dirige el doctor Emiliano Cano Trigueros consiste «en la dilatación de la arteria y congelación de las placas de ateroma con óxido nitroso a menos diez grados para que el efecto sea más duradero». Se realiza con cirugía mínimamente invasiva, a pesar de ser una grave enfermedad con muy mal pronóstico. Muy pocos centros del país llevan a cabo esta técnica.

La primera intervención de este tipo se llevó a cabo a finales de septiembre, en un paciente diabético con una grave isquemia de los miembros inferiores. Debido al déficit de circulación en la extremidad, había ya gangrena. Tras estudiar al paciente en el Laboratorio de Diagnóstico Vascular de la unidad, se decidió llevar a cabo el nuevo procedimiento, que transcurrió sin complicaciones y con éxito.

Más información: Laverdad.es