Operar metiendo en el cuerpo una cámara y un bisturí a través de pequeñas incisiones -la llamada laparoscopia- supuso un gran avance con respecto a la cirugía abierta porque se reducía el dolor, se acortaba el postoperatorio y se evitaban muchas complicaciones. Ahora los cirujanos están dando otro gran paso: la cirugía robótica. El Hospital Carlos Haya y el Clínico han hecho ya cerca de 200 intervenciones con el robot Da Vinci, un aparato que cuesta alrededor de dos millones de euros y que en 2007 fue adquirido por el sistema sanitario público. Hay dos equipos, uno en Málaga y otro en Sevilla.

Para contrastar resultados, unos hospitales andaluces operan de la forma tradicional y otros lo hacen con el Da Vinci dentro de un proyecto de investigación subvencionado por el Ministerio de Sanidad que comenzó por un año, pero que se ha ampliado a dos. Aunque todavía no se han cerrado conclusiones, el coordinador de cirugía robótica de Málaga, Víctor Baena, adelanta: “Los resultados son incuestionables”.

El robot no opera; es sólo una máquina con patas semejantes a las de un pulpo gigante que se convierten en las manos del cirujano dentro del enfermo. Tiene ventajas con respecto a la cirugía abierta porque permite operar a través de pequeños cortes. Pero además supera a la laparoscopia porque elimina el temblor del cirujano, amplía su visión, le permite ver el interior del organismo del paciente en 3 D y tiene una capacidad de giro similar a la de la muñeca humana.

Baena explica que todas estas mejoras se traducen en un menor daño de los tejidos internos, lo que a su vez supone un postoperatorio menos doloroso y menor pérdida de sangre durante la intervención. “Solo hemos tenido que hacer transfusiones en el 1% de los casos. Es el futuro en cirugía. Es como si tuvieras las manos dentro del paciente”, precisa. Esto se debe a que al tener una visión aumentada, el cirujano puede controlar mejor los vasos sanguíneos de la zona que opera.

Más información: Malagahoy.es

El Centro de Cirugía de Mínima Invasión “Jesús Usón” de Cáceres (CCMIJU) acogerá el 23 y 24 de octubre la segunda edición del Simposio Internacional de Ingeniería Médica aplicada a la Cirugía de Mínima Invasión, centrado en la cirugía asistida por ordenador y la cardiovascular y con la presencia de ponentes de Japón, Polonia y EE.UU.

Se trata de un encuentro científico “de última generación” en el que se difundirá el resultado de investigaciones realizadas por profesionales provenientes de distintas partes del mundo en torno a esos campos, según ha informado el centro en un comunicado remitido a Efe.

En cuanto a la cirugía asistida por ordenador, se presentarán los últimos avances técnicos y su futura aplicación y beneficios en diversas conferencias.

De esta forma, el director de Disgreen, Alejandro Lahiguera, aplicará en su ponencia las nuevas tecnologías al estudio y diagnóstico de enfermedades relacionadas con el aparato digestivo, en técnicas mínimamente invasivas con una demostración práctica.

Uno de los aspectos más interesantes de este encuentro será la presentación de un robot que asistirá al personal sanitario en las intervenciones quirúrgicas, por parte del profesor Fujio Miyawaki, de la Universidad Denki de Tokio (Japón).

Más información: Abc.es

cirugiaroboticaEl primer robot comercial asistente en cirugía, basado en una patente de la Universidad de Málaga, ha sido experimentado con éxito en humanos mediante una operación desarrollada por el doctor –y profesor- Carlos Vara Torbeck en el Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria.

Con el uso rutinario en clínica humana de este robot, comercializado por la empresa española SENER y desarrollado íntegramente en la UMA, se cierra un ciclo de investigación, desarrollo, transferencia y puesta en el mercado de un nuevo asistente quirúrgico para cirugía laparoscópica único en el mundo por su concepción.

Hace cuatro años la empresa SENER se interesó por las investigaciones realizadas por el Grupo de Robótica Médica de la Universidad de Málaga. Éstas condujeron al desarrollo de un prototipo de robot asistente para cirugía laparoscópica, guiado por la voz y especializado en mover con total precisión el endoscopio usado en este tipo de procedimientos.

Este dispositivo ofrece una imagen más estable y de mayor calidad, por lo que proporciona una mejor visión para el médico que ejecuta la operación. El robot se activa en las intervenciones quirúrgicas a través de la voz del cirujano, que le da órdenes sencillas (arriba, abajo, izquierda o derecha) para desplazar y situar la cámara que porta. Al tratarse de un sistema estable, la imagen está permanentemente quieta y es muy precisa, por lo que evita inconvenientes como los que se presentan cuando es un ser humano quien tiene que sujetar la cámara.

Más información: Malagaes.com