Se ha rumorado que la escultural figura y hermoso rostro de Kim Kardashian podrían haber sido esculpidos por medio de cirugías plásticas, aunque la socialité ha negado en más de una ocasión que haya pasado por el bisturí.

Sin embargo, recientemente ha declarado que no dudaría en recurrir al cirujano para hacerse algunos ‘arreglitos’, pero dentro de algunos años.
“Aún no me he operado. La gente dice que me he retocado la nariz y el trasero, pero no es cierto. No estoy en contra de la cirugía. De hecho, mi madre se operó el cuello y creo que se lo dejaron muy bien, tal como ella quería. Así que cuando me haga mayor, conociéndome, me retocaré algo en algún ataque de locura”, explicaba.
Hay que recordar que en una ocasión la estrella de televisión probó el botox para disminuir las famosas ‘patas de gallo’, sin embargo, su experiencia no fue agradable: “no me gustó ponerme botox en la comisura de los ojos y creo que realmente no lo necesitaba, pero sí que me lo haría en la frente. No estoy en absoluto en contra de las operaciones estéticas, es simplemente que fue un error hacérmelo alrededor de los ojos en aquel momento”, expresa.

Via: Univisión

Cada vez más personas acuden a la cirugía plástica en busca de una solución a su problema de sobrepeso, muchas veces subestimando la verdadera trascendencia de esta enfermedad tan compleja, por cierto. Muchos de ellos intentan solucionar mediante técnicas como la liposucción problemas de obesidad extrema que, en rigor, solo pueden revertirse mediante tratamientos nutricionales acordes o bien mediante cirugía bariátrica en aquellos casos en los que correspondiere aplicar la técnica quirúrgica.

Sin embargo, la cirugía plástica y reconstructiva está ganando un terreno cada vez mayor en el campo de la obesidad, siendo un eslabón fundamental en la reconstrucción estética del cuerpo del paciente que ha sufrido los embates del sobrepeso, y que debe padecer día a día las secuelas de una dolorosa instancia de su vida que ya ha sido controlada, pero que aún le devuelve una imagen negativa de sí mismo.
De hecho, los equipos de cirugía de la obesidad (bariátrica) trabajan en la actualidad en forma mancomunada con equipos de cirugía plástica y reparadora, con la finalidad de ayudar al paciente no sólo a bajar de peso sino también devolver a su cuerpo la apariencia normal luego que el marcado descenso de peso se ha concretado. Sólo así, la persona que ha dejado atrás la obesidad puede poner fin a sus padecimientos y volver a verse bien.
En ese marco, la cirugía plástica permite al ex obeso eliminar el exceso de piel resultante del descenso de peso, y reacomodar sus músculos abdominales, que muchas veces han cedido a causa del aumento desmedido de peso. Hoy, la técnica más utilizada a tal fin es el modelado del contorno corporal, que aborda el cuerpo de manera integral y a través de diferentes intervenciones.

¿Cuándo interviene la cirugía plástica?
En el consultorio de cirugía plástica es común escuchar consultas como: “Tengo 20 ó 30 kilos de sobrepeso. Intenté todas las dietas y no puedo bajar, quiero una liposucción para solucionar mi problema y bajar de peso”. Estamos ante un ejemplo de sobrepeso importante u obesidad. La cirugía plástica puede lograr resultados sorprendentes, pero no en esta instancia. Primero, insisto, debemos tratar el verdadero problema, que es la obesidad.
La cirugía plástica es un eslabón importante en estos grupos médicos pero, insistimos, ésta debe actuar con criterio y en el momento oportuno para lograr óptimos resultados.
¿Cuál es el momento oportuno? Una vez que se ha logrado tratar la obesidad, ya sea con tratamiento médico o con cirugía bariátrica, de acuerdo a cada paciente.
En relación a lo anterior, una vez me sorprendió una charla mantenida con una paciente ya tratada por obesidad, la que había bajado 60 kilos: “La cirugía bariátrica me cambió la vida y me siento feliz, pero todavía no me puedo quitar el ‘traje de gorda”, afirmó.
Esta situación es repetida en la mayoría de los casos de descensos marcados de peso, ya que debemos saber que la piel se asemeja a un elástico y que al sufrir un excesivo estiramiento, pierde su poder de retracción y se produce una severa flaccidez, con la consiguiente secuela estética.

Las técnicas de reconstrucción
Atentos a esta situación cada vez más frecuente en nuestro país y en el mundo, la evolución de la cirugía plástica nos ha llevado a un nuevo campo dentro de la especialidad: el modelado del contorno corporal luego de una pérdida masiva de peso.
Cabe destacar en este sentido que las técnicas tradicionales de cirugía no son aplicables en pacientes con recientes problemas de obesidad; esto ha llevado a que en los últimos años surgieran estas nuevas técnicas que abordan al cuerpo de manera global y en diferentes tiempos quirúrgicos. Así, por ejemplo, abordamos el abdomen de manera circunferencial, muslos, glúteos, brazos, mamas, etcétera, con modernas formas de lipectomías.
La lipectomía, para ser más claros, es la eliminación del sobrante de piel y grasa en las diferentes partes del cuerpo en donde el tejido ha cedido, como consecuencia del estiramiento del mismo por exceso de peso. Este procedimiento puede aplicarse a diferentes zonas del cuerpo, tales como el abdomen, espalda, glúteos, muslos, brazos, etcétera.
Este tipo de cirugía es la última oportunidad de “esculpir” el cuerpo de un paciente anteriormente obeso, donde existía un exceso masivo de piel y tejidos. El potencial para un verdadero cambio es significativo, pero también son mayores las posibilidades de complicación quirúrgica frente a las de un paciente con excesos normales de piel.
Por este motivo, debemos tratar a estos pacientes en forma multidisciplinaria, con una preparación previa diferente. Hacemos hincapié en una correcta preparación clínica, nutricional y psicológica, además de lo meramente técnico.
En consecuencia, el tratamiento estético de los pacientes con pérdida masiva de peso es diferente al tradicional y los planes quirúrgicos se deben individualizar y ser abordados por equipos entrenados y con experiencia en esta moderna área de la Medicina. De esta manera, obtendremos resultados estéticos sorprendentes, de manera segura, efectiva y con menor índice de complicaciones.

Por el doctor Roberto Martínez Rinaldi, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva en la clínica “Dr. Gregorio Marañón”.

Via: El diario del centro del país – Argentina

Los representantes de la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica Reconstructiva, Estética y Maxilofacial, la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales, y Locatel, a través de su empresa Galaxia Médica, se han comprometido con los entes del Estado a dar cumplimiento a la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que establece la atención y sustitución gratuita de las prótesis mamarias Poly Implant Prothese (PIP) a las personas afectadas con dichos implantes.

La Defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez, destaca que lo más importante de estas actuaciones es “la comprensión clara del hecho por parte de los responsables” y el precedente que se genera por asumir sus responsabilidades al vulnerar los derechos humanos en materia de salud.
Durante un encuentro auspiciado por la Defensoría del Pueblo, que contó con la participación del Ministerio para la Salud, la Asamblea Nacional, la Superintendencia de la Actividad Aseguradora, el Indepabis y una representación de las mujeres perjudicadas, los voceros manifestaron plenamente su voluntad de apoyar a las víctimas con casos calificados como emergencias, a través de los diagnósticos e importación de prótesis necesarias.
También manifestaron su disposición de acatar el protocolo, que próximamente les será entregado por el Ministerio de Salud, a fin de regular la actuación de los médicos y clínicas para el diagnóstico y retiro programado de los implantes.

Por su parte, los entes del Estado ratificaron su compromiso con las afectadas por las prótesis y aseguraron que agilizarán todos los procedimientos para resolver el problema que las aqueja.
Finalmente, los actores convinieron reunirse la próxima semana para continuar profundizando en los mecanismos de atención que serán empleados para garantizar el cumplimiento de la medida del TSJ y los derechos de las personas perjudicadas. Mientras, Larry Devoe Márquez, Director general de Servicios Jurídicos de la Defensoría del Pueblo informó de que el Estado ha creado una dirección de correo electrónico -registropip@mpps.gob.ve- para que las personas afectadas puedan plantear sus casos particulares.

Via: El Universal – Venezuela

A lo largo de los años y como sucede con cualquier actividad humana, la cirugía estética se ha visto a veces rodeada de polémica y sitiada por leyendas urbanas que pertenecen más al folklore popular que a la realidad. El doctor Moisés Martín Anaya, uno de nuestros más reputados especialistas en cirugía estética, nos regala este decálogo de mitos sobre la cirugía. Algunos bordean lo real y otros son directamente mentira.

1. El lifting facial estira la piel. El lifting facial no consiste solamente en estirar la piel, sino en reestructurar las distintas partes del rostro que se han deteriorado o descolgado con el paso de los años. Hoy en día, esta intervención puede realizarse de manera aislada o asociada a otros procedimientos como la blefaroplastia o la rinoplastia, o con otras técnicas como la lipoescultura (rellenos con grasa propia).

2. Los resultados de una liposucción desaparecen al cabo de un año. La liposucción es una técnica quirúrgica que trata de eliminar los cúmulos de grasa localizados en muslos, abdomen, caderas, brazos, tobillos, pantorrillas, cuello y bajo el mentón, mediante pequeñas incisiones. Puede usarse con una finalidad puramente estética o puede asociarse a métodos reconstructivos. La liposucción no es un método de adelgazamiento, si no de una operación que remodela la silueta de su cuerpo y cuyos resultados son permanentes.

3. Las prótesis explotan en los aviones. Es uno de esos mitos que nadie sabe de dónde han salido pero que se perpetúan en el tiempo. La prótesis de mamas han pasado por decenas de controles médicos antes de aprobarse, entre ellos están los de resistencia a la presión. Así que si se ponen se puede realizar una vida normal con ellas, y uno de los aspectos de la vida normal es, claro, montar en avión.

4. Se puede retirar una costilla para reducir y afinar la cintura. Un mito ligado a la cirugía plástica es el que plantea la posibilidad de extirparse costillas para parecer más delgado. Es cierto que existen casos en los que se requiere cartílago costal para reconstruir una nariz o una oreja pero ésta no es una opción para lograr reducir la cintura. Las costillas no ensanchan la cintura. Para lograr este efecto se acostumbra a quitar una fracción de grasa y piel de la parte inferior del ombligo con el fin de crear una figura más delgada, pero nunca se extirpan las costillas.

5. Las cicatrices pueden desaparecer. La cirugía en sí siempre deja una cicatriz. Lo que sucede es que se intenta esconder de la mejor forma (por ejemplo, en pliegues y surcos de la piel). La condición última de la cicatriz dependerá de la piel del paciente, su tamaño, y que sean más o menos visibles dependerá de la capacidad del paciente para cicatrizar y de los cuidados a los que se haya sometido nada más acabar la intervención.

6. La cirugía resuelve problemas personales. Naturalmente una operación de cirugía estética nos puede ayudar a sentirnos mejor. Un tiempo después de hacernos la cirugía nos miraremos al espejo y seguro que nos gusta lo que vemos en él. Donde no llega la cirugía es a rincones más profundos: mejoramos el aspecto físico pero la cirugía no cambia la personalidad de los pacientes.

7. Todas las prótesis mamarias hay que cambiarlas cada diez años. La mujer que se someta por vez primera a una cirugía de aumento mamario debe saber que, en algunos casos, necesitará cirugías mamarias adicionales durante su vida. Algunas prótesis deberán ser cambiadas a los diez años, otras a los quince e incluso a los veinte años, y algunas no deben ser cambiadas nunca. Los cambios se deben generalmente debido a la ruptura protésica, a pinchazos en la superficie externa de las prótesis o debido al encapsulamiento de prótesis o al cambio por mayor tamaño o forma.

8. Puedo quitarme la grasa acumulada con una dieta milagro. Muchas personas piensan que haciendo dieta y ejercicio pueden hacer desaparecer determinados cúmulos grasos que en realidad sólo terminan desapareciendo con la liposucción.

9. La celulitis desaparece tras una liposucción. Lamentablemente a día de hoy no existe ningún tratamiento quirúrgico que acabe totalmente con la celulitis. No se debe confundir la celulitis con los cúmulos de grasa localizada, que son los que sí se pueden eliminar mediante una liposucción. Sin embargo, la liposucción puede atenuar y mejorar los efectos de la celulitis, puesto que alisa la piel.

10. La cirugía estética es solo para personas con gran poder adquisitivo. Hace veinte años conceptos como el de teléfono móvil o internet era definitivamente una quimera. Hace veinte años las únicas que pasaban por el quirófano para realizarse operaciones de cirugía estética era ese reducido grupo de mujeres que salían en las revistas y vivían dentro del mundo de la jet set. Pero con el paso de los años la cirugía estética no solo ha mejorado sino que se ha democratizado y ahora mucha más gente tiene acceso a ella.

Via: Vanitatis

Desde el pasado año ha aumentado un 64% el número de pacientes que se opera de cirugía estética en el extranjero y regresan con secuelas a las consultas españolas, advierte un informe elaborado por una clínica especializada, quienes denuncian el aumento del ‘turismo de bisturí’ en época estival.

Llevado a cabo por la Clínica Epitouch, el estudio revela que es Latinoamérica el destino más solicitado por aquellos pacientes que convencidos principalmente por los bajos costes de las operaciones, deciden viajar para llevar a cabo una operación de cirugía estética. Concretamente, señalan, las ofertas en estos países pueden ser de hasta un 70% menos de precio son suficiente para decidir operarse en el extranjero.
El cirujano plástico miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), el doctor Mauricio Verbauvede, advierte de que la mayoría de los pacientes que deciden operarse fuera de España contratan operaciones de 15 días, “tiempo claramente insuficiente para el postoperatorio”. “Además estas pacientes para volver a España tienen que superar largas horas de vuelo con los riesgos que ello implica una intervención recientes”, añade.
Entre las secuelas más comunes de estas operaciones, el informe destaca que las grandes cicatrices, los problemas de infecciones, y todos aquellos problemas derivados por la falta de seguimiento médico. “Es importantísimo el sistema de revisiones cada cierto tiempo estipulado por el cirujano después de la operación”, explica Vebauvede.

Por otra parte, señala que son muchos los cirujanos fuera de España que no tienen títulos homologados y, además, la mayoría no tienen clínicas en España donde seguir con el tratamiento una vez finalizada la fase de la operación.
Por lo tanto, “el hecho de operarse en otros países supone un riesgo añadido, ya que existen leyes diferentes y a la hora de denunciar la mala ‘praxis’ médica es mucho más costoso y complicado. Además una vez de vuelta en España nadie se responsabiliza de la operación realizada en otro país”, recuerdan.
Verbauvede aconseja a las posibles pacientes que piensen quién se hará cargo del postoperatorio, las curas, quitar los puntos, etc, una vez de vuelta en España; cómo podrá reclamar en caso de que los resultados no sean los esperado, o quién hará el seguimiento de dicha intervención o los retoques que sean necesarios.

Via: Europa Press

Tom Cruise es un usuario habitual de una mascarilla facial compuesta por excrementos de ruiseñor, arroz integral y agua, un tratamiento con el que está encantado por el positivo efecto que ha tenido en la tersura de su rostro.
“Tom rechaza la cirugía plástica y el botox, así que está experimentando con remedios naturales como el excremento de ruiseñor. Se lo recomendó un amigo suyo de Hollywood y los resultados están siendo fantásticos”, comenta una fuente cercana en la revista Now.

El hecho de haber renunciado a los cosméticos industriales y a las operaciones estéticas llena de orgullo a Cruise, quien considera que pasar por el bisturí siempre entraña riesgos y nunca asegura unos resultados satisfactorios.
“No piensa en ello como un gasto extravagante, sino como una inversión en salud. No es vanidoso ni un tipo raro por ello, todo lo contrario. Este tratamiento le ayuda a evitar las tentaciones de la cirugía estética, operaciones que nunca le han gustado”, añade la misma fuente.

El actor no es el único personaje del mundo del espectáculo a quien se ha relacionado con este peculiar producto, ya que recientemente se publicó que Victoria Beckham había quedado gratamente impresionada al utilizar por primera vez el milagroso excremento.

Via: Es Más

El doctor Argentino Roberto Martínez Rinaldi, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva de la Clínica Gallia proporciona los siguientes consejos:

• “Cada vez más personas acuden a la cirugía plástica en busca de una solución a su problema de sobrepeso, muchas veces subestimando la verdadera trascendencia de esta enfermedad tan compleja, por cierto. Muchos de ellos intentan solucionar mediante técnicas como la liposucción problemas de obesidad extrema que, en rigor, sólo pueden revertirse mediante tratamientos nutricionales acordes, o bien mediante cirugía bariátrica en aquellos casos en los que correspondiere aplicar la técnica quirúrgica”.

• “Sin embargo, la cirugía plástica y reconstructiva está ganando un terreno cada vez mayor en el campo de la obesidad, siendo un eslabón fundamental en la reconstrucción estética del cuerpo del paciente que ha sufrido los embates del sobrepeso, y que debe padecer día a día las secuelas de una dolorosa instancia de su vida que ya ha sido controlada, pero que aún le devuelve una imagen negativa de sí mismo”.

• “De hecho, los equipos de cirugía de la obesidad (bariátrica) trabajan en la actualidad en forma mancomunada con equipos de cirugía plástica y reparadora, con la finalidad de ayudar al paciente no sólo a bajar de peso sino también devolver a su cuerpo la apariencia normal luego de que el marcado descenso de peso se ha concretado. Sólo así, la persona que ha dejado atrás la obesidad puede poner fin a sus padecimientos y volver a verse bien”.

• “En ese marco, la cirugía plástica permite al ex obeso eliminar el exceso de piel resultante del descenso de peso, y reacomodar sus músculos abdominales, que muchas veces han cedido a causa del aumento desmedido de peso. Hoy, la técnica más utilizada a tal fin es el modelado del contorno corporal, que aborda el cuerpo de manera integral y a través de diferentes intervenciones”.

¿Cuándo interviene la cirugía plástica?
• “En el consultorio de cirugía plástica es común escuchar consultas como: ‘Tengo 20 o 30 kilos de sobrepeso. Intenté todas las dietas y no puedo bajar, quiero una liposucción para solucionar mi problema y bajar de peso’. Estamos ante un ejemplo de sobrepeso importante u obesidad. La cirugía plástica puede lograr resultados sorprendentes, pero no en esta instancia. Primero, insisto, debemos tratar el verdadero problema, que es la obesidad”.

• “La cirugía plástica es un eslabón importante en estos grupos médicos pero, insistimos, ésta debe actuar con criterio y en el momento oportuno para lograr óptimos resultados”.

• “¿Cuál es el momento oportuno?: Una vez que se ha logrado tratar la obesidad, ya sea con tratamiento médico o con cirugía bariátrica, de acuerdo a cada paciente”.

• “En relación a lo anterior, una vez me sorprendió una charla mantenida con una paciente ya tratada por obesidad, la cual había bajado 60 kilos: ¨La cirugía bariátrica me cambió la vida y me siento feliz, pero todavía no me pudo quitar el ‘traje de gorda¨, afirmó”.

• “Esta situación es repetida en la mayoría de los casos de descensos marcados de peso, ya que debemos saber que la piel se asemeja a un elástico y que al sufrir ésta un excesivo estiramiento, la misma pierde su poder de retracción y se produce una severa flaccidez, con la consiguiente secuela estética”.

Las técnicas de reconstrucción
• “Atentos a esta situación cada vez más ¨normal¨ en nuestro país y en el mundo, la evolución de la cirugía plástica nos ha llevado a un nuevo campo dentro de la especialidad: el modelado del contorno corporal luego de una pérdida masiva de peso”.

• “Cabe destacar en este sentido que las técnicas tradicionales de cirugía no son aplicables en pacientes con recientes problemas de obesidad; esto ha llevado a que en los últimos años surgieran estas nuevas técnicas que abordan al cuerpo de manera global y en diferentes tiempos quirúrgicos. Así, por ejemplo, abordamos el abdomen de manera circunferencial, muslos, glúteos, brazos, mamas, etcétera, con modernas formas de lipectomías.

• “La lipectomía, para ser más claros, es la eliminación del sobrante de piel y grasa en las diferentes partes del cuerpo en donde el tejido ha cedido, como consecuencia del estiramiento del mismo por exceso de peso. Este procedimiento puede aplicarse a diferentes zonas del cuerpo, tales como el abdomen, espalda, glúteos, muslos brazos, etc”

• “Este tipo de cirugía es la última oportunidad de ‘esculpir’ el cuerpo de un paciente anteriormente obeso, donde existía un exceso masivo de piel y tejidos. El potencial para un verdadero cambio es significativo, pero también son mayores las posibilidades de complicación quirúrgica frente a las de un paciente ‘con excesos normales de piel’”.

• “Por este motivo, debemos tratar a estos pacientes en forma multidisciplinaria, con una preparación previa diferente. Hacemos hincapié en una correcta preparación clínica, nutricional y psicológica, además de lo meramente técnico”.

• “En consecuencia, el tratamiento estético de los pacientes con pérdida masiva de peso es diferente al tradicional y los planes quirúrgicos se deben individualizar y ser abordados por equipos entrenados y con experiencia en esta moderna área de la medicina. De esta manera, obtendremos resultados estéticos sorprendentes, de manera segura, efectiva y con menor índice de complicaciones”.

Via: DataChaco – Argentina