El futuro de la cirugía pasa por la total implantación hospitalaria de técnicas mínimamente invasivas y, una vez conseguido esto, explorar nuevas aplicaciones para ir desbancando, poco a poco a la cirugía tradicional, este es la conclusión del Foro Hispano-Luso sobre avances en Cirugía de Mínima Invasión.

El Foro hispano-luso se celebró en las instalaciones del Centro de Mínima Invasión Jesús Usón, CCMIJU, y nace para convertirse en un punto de encuentro entre ambos países, con este objetivo, todas las unidades del Centro han estado presentes en el diálogo con sus homólogos portugueses, donde trataron la situación en el presente de la cirugía de mínima invasión y las posibles líneas a seguir en el futuro.

El día 30 de noviembre tuvo lugar el Foro, en el CCMIJU se reunieron diferentes expertos, en una jornada que estuvo marcada, desde el principio, por un ambiente de cooperación entre varias entidades portuguesas en proyectos surgidos a partir de las necesidades que encuentra un cirujano en su práctica clínica diaria.

A su vez, en la cirugía del futuro jugarán un papel muy relevante las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, así como la robótica en la línea del CAS, Computer Assisted Surgery, Cirugía Asistida por ordenador, tanto en la formación como en la práctica de la cirugía de mínima invasión.

Por lo tanto, las conclusiones de este Foro Hispano-Luso sobre Avances en Cirugía de Mínima Invasión fueron positivas, ya que se estableció un acuerdo de participación transfronterizo, y también se insistió en la relevancia de la formación en sendos países.

Más información: Extemaduraaldia.com

Operar metiendo en el cuerpo una cámara y un bisturí a través de pequeñas incisiones -la llamada laparoscopia- supuso un gran avance con respecto a la cirugía abierta porque se reducía el dolor, se acortaba el postoperatorio y se evitaban muchas complicaciones. Ahora los cirujanos están dando otro gran paso: la cirugía robótica. El Hospital Carlos Haya y el Clínico han hecho ya cerca de 200 intervenciones con el robot Da Vinci, un aparato que cuesta alrededor de dos millones de euros y que en 2007 fue adquirido por el sistema sanitario público. Hay dos equipos, uno en Málaga y otro en Sevilla.

Para contrastar resultados, unos hospitales andaluces operan de la forma tradicional y otros lo hacen con el Da Vinci dentro de un proyecto de investigación subvencionado por el Ministerio de Sanidad que comenzó por un año, pero que se ha ampliado a dos. Aunque todavía no se han cerrado conclusiones, el coordinador de cirugía robótica de Málaga, Víctor Baena, adelanta: “Los resultados son incuestionables”.

El robot no opera; es sólo una máquina con patas semejantes a las de un pulpo gigante que se convierten en las manos del cirujano dentro del enfermo. Tiene ventajas con respecto a la cirugía abierta porque permite operar a través de pequeños cortes. Pero además supera a la laparoscopia porque elimina el temblor del cirujano, amplía su visión, le permite ver el interior del organismo del paciente en 3 D y tiene una capacidad de giro similar a la de la muñeca humana.

Baena explica que todas estas mejoras se traducen en un menor daño de los tejidos internos, lo que a su vez supone un postoperatorio menos doloroso y menor pérdida de sangre durante la intervención. “Solo hemos tenido que hacer transfusiones en el 1% de los casos. Es el futuro en cirugía. Es como si tuvieras las manos dentro del paciente”, precisa. Esto se debe a que al tener una visión aumentada, el cirujano puede controlar mejor los vasos sanguíneos de la zona que opera.

Más información: Malagahoy.es

robot_NASA_cirugia_pediatricaEl hospital Vall d’Hebron (Barcelona) es el primer centro de Europa que utiliza el robot Da Vinci en cirugía pediátrica. Se ha utilizado ya con cinco chicos de 6 a 12 años. La primera intervención se ha practicado a una niña a la que se le extrajo un tumor de ovario. A otros dos se les extirpó la vesícula y el bazo.

El robot fue creado por la NASA para trabajar en situación de ingravidez. En otros hospitales, este modelo ha permitido intervenir a adultos, sobre todo en el campo de la ginecología y la urología. En España, se usa ya en centros públicos y privados como La Fe de Valencia, el Virgen del Rocío en Sevilla, el Clínico de Madrid y la Fundación Puigvert de Barcelona. Sin embargo, Vall d’Hebrón ha sido el primero de Europa que lo ha usado en niños.

Da Vinci utiliza la técnica de laparoscopia. Tiene cuatro brazos, uno de ellos con dos cámaras. Su señal llega a una pantalla en la que el cirujano se sumerge para ver en tres dimensiones la zona en la que está operando. Sentado en una silla, el especialista dirige los brazos del robot presionando botones y pedales de una consola. Para extraer órganos, se practica una pequeña incisión en el ombligo del paciente.

Más información: elpais.com

SC-032-0330Cirujanos del Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla han realizado recientemente las primeras intervenciones en España de cáncer de recto bajo mediante el uso de cirugía robótica, un instrumental que ha permitido ahora a dos pacientes de 63 y 78 años, que ya se recuperan favorablemente en planta, intervenirlas de forma menos agresiva.

En concreto, las operaciones la han llevado a cabo cirujanos de la Unidad de Coloproctología de este centro, en colaboración con el doctor Alessio Pigazzi, Jefe de la Unidad de Cirugía Laparoscópica Mínimamente Invasiva del City of Hope Hospital de California (EEUU) y uno de los principales expertos a nivel internacional en el uso de la cirugía coloproctológica mínimamente invasiva.

Para tales intervenciones han sido necesarias entre tres y cuatro horas de trabajo con el robot Da Vinci, el cual ha practicado lo que se denomina una escisión total mesorrectal robótica, una de las cirugías más complejas y laboriosas en cáncer colorrectal, debido a la dificultad de abordaje que plantea la región pélvica, con importantes arterias, vasos sanguíneos, vísceras y órganos.

No obstante, el equipo de Coloproctología del centro sevillano, liderado por el doctor José Manuel Sánchez Gil, acumula una larga experiencia en escisión total mesorrectal por cirugía abierta convencional y técnicas laparoscópicas, lo que ha permitido apostar por el último avance en este campo: la robótica.

“El equipo Da Vinci ofrece numerosas ventajas al cirujano, quien consigue el máximo nivel de precisión, y al paciente, que gana enormemente en confort”, señaló al respecto el doctor José Manuel Díaz Pavón, cirujano que ha liderado las intervenciones de estos días, dentro de unas jornadas de actualización quirúrgica en estas técnicas.

Más información: europapress.es

En estas áreas médicas, la cirugía robótica se ha asociado con menos sangrado, cirugías más cortas, reducción de complicaciones posquirúrgicas y menos días de estancia en unidades de cuidados intensivos y en el hospital en relación con los procedimientos quirúrgicos tradicionales.

Ahora, el área oncológica, concretamente en ciertos tumores de cabeza y cuello, se sube al carro de la asistencia robótica con buenos resultados, según la experiencia de un equipo de la Universidad de Alabama, en Estados Unidos, que se publica en el último número de Archives of Otolaryngology-Head & Neck Surgery.

Con límites
Según Bridget Boudreaux, de la citada universidad, “en tumores de cabeza y cuello ofrece la posibilidad de limitar la morbilidad quirúrgica y reducir la estancia hospitalaria. Ha mejorado además la visualización de las lesiones en comparación con técnicas como la transoral, por ejemplo. El equipo ha analizado la efectividad y seguridad de la cirugía robótica en 36 tumores que afectaban a la cavidad oral, la garganta o la laringe.

Más información: diariomedico.com