El Equipo multidisciplinario de Cirugía Plástica Reconstructiva estará nuevamente en el hospital de Iguazú, realizando consultorios satélites y cirugías programadas. La atención es totalmente gratuita. Los interesados deberán presentarse con DNI.

El próximo viernes 10 de agosto el equipo se trasladará al Hospital SAMIC de Iguazú “Dra. Marta Shuartz”, donde se realizara un consultorio satélite a partir de las 8:00 hs.
Además, manifestaron que el 10 y 11 de agosto llevarán adelante cirugías programadas en el SAMIC de Iguazú.
Finalmente, los Profesionales instan a la población de Iguazú, Eldorado, Wanda, Pto Libertad, Pto Esperanza y zonas aledañas a realizar su consulta.

Via: La voz de Cataratas

Anuncios

Cada vez más personas acuden a la cirugía plástica en busca de una solución a su problema de sobrepeso, muchas veces subestimando la verdadera trascendencia de esta enfermedad tan compleja, por cierto. Muchos de ellos intentan solucionar mediante técnicas como la liposucción problemas de obesidad extrema que, en rigor, solo pueden revertirse mediante tratamientos nutricionales acordes o bien mediante cirugía bariátrica en aquellos casos en los que correspondiere aplicar la técnica quirúrgica.

Sin embargo, la cirugía plástica y reconstructiva está ganando un terreno cada vez mayor en el campo de la obesidad, siendo un eslabón fundamental en la reconstrucción estética del cuerpo del paciente que ha sufrido los embates del sobrepeso, y que debe padecer día a día las secuelas de una dolorosa instancia de su vida que ya ha sido controlada, pero que aún le devuelve una imagen negativa de sí mismo.
De hecho, los equipos de cirugía de la obesidad (bariátrica) trabajan en la actualidad en forma mancomunada con equipos de cirugía plástica y reparadora, con la finalidad de ayudar al paciente no sólo a bajar de peso sino también devolver a su cuerpo la apariencia normal luego que el marcado descenso de peso se ha concretado. Sólo así, la persona que ha dejado atrás la obesidad puede poner fin a sus padecimientos y volver a verse bien.
En ese marco, la cirugía plástica permite al ex obeso eliminar el exceso de piel resultante del descenso de peso, y reacomodar sus músculos abdominales, que muchas veces han cedido a causa del aumento desmedido de peso. Hoy, la técnica más utilizada a tal fin es el modelado del contorno corporal, que aborda el cuerpo de manera integral y a través de diferentes intervenciones.

¿Cuándo interviene la cirugía plástica?
En el consultorio de cirugía plástica es común escuchar consultas como: “Tengo 20 ó 30 kilos de sobrepeso. Intenté todas las dietas y no puedo bajar, quiero una liposucción para solucionar mi problema y bajar de peso”. Estamos ante un ejemplo de sobrepeso importante u obesidad. La cirugía plástica puede lograr resultados sorprendentes, pero no en esta instancia. Primero, insisto, debemos tratar el verdadero problema, que es la obesidad.
La cirugía plástica es un eslabón importante en estos grupos médicos pero, insistimos, ésta debe actuar con criterio y en el momento oportuno para lograr óptimos resultados.
¿Cuál es el momento oportuno? Una vez que se ha logrado tratar la obesidad, ya sea con tratamiento médico o con cirugía bariátrica, de acuerdo a cada paciente.
En relación a lo anterior, una vez me sorprendió una charla mantenida con una paciente ya tratada por obesidad, la que había bajado 60 kilos: “La cirugía bariátrica me cambió la vida y me siento feliz, pero todavía no me puedo quitar el ‘traje de gorda”, afirmó.
Esta situación es repetida en la mayoría de los casos de descensos marcados de peso, ya que debemos saber que la piel se asemeja a un elástico y que al sufrir un excesivo estiramiento, pierde su poder de retracción y se produce una severa flaccidez, con la consiguiente secuela estética.

Las técnicas de reconstrucción
Atentos a esta situación cada vez más frecuente en nuestro país y en el mundo, la evolución de la cirugía plástica nos ha llevado a un nuevo campo dentro de la especialidad: el modelado del contorno corporal luego de una pérdida masiva de peso.
Cabe destacar en este sentido que las técnicas tradicionales de cirugía no son aplicables en pacientes con recientes problemas de obesidad; esto ha llevado a que en los últimos años surgieran estas nuevas técnicas que abordan al cuerpo de manera global y en diferentes tiempos quirúrgicos. Así, por ejemplo, abordamos el abdomen de manera circunferencial, muslos, glúteos, brazos, mamas, etcétera, con modernas formas de lipectomías.
La lipectomía, para ser más claros, es la eliminación del sobrante de piel y grasa en las diferentes partes del cuerpo en donde el tejido ha cedido, como consecuencia del estiramiento del mismo por exceso de peso. Este procedimiento puede aplicarse a diferentes zonas del cuerpo, tales como el abdomen, espalda, glúteos, muslos, brazos, etcétera.
Este tipo de cirugía es la última oportunidad de “esculpir” el cuerpo de un paciente anteriormente obeso, donde existía un exceso masivo de piel y tejidos. El potencial para un verdadero cambio es significativo, pero también son mayores las posibilidades de complicación quirúrgica frente a las de un paciente con excesos normales de piel.
Por este motivo, debemos tratar a estos pacientes en forma multidisciplinaria, con una preparación previa diferente. Hacemos hincapié en una correcta preparación clínica, nutricional y psicológica, además de lo meramente técnico.
En consecuencia, el tratamiento estético de los pacientes con pérdida masiva de peso es diferente al tradicional y los planes quirúrgicos se deben individualizar y ser abordados por equipos entrenados y con experiencia en esta moderna área de la Medicina. De esta manera, obtendremos resultados estéticos sorprendentes, de manera segura, efectiva y con menor índice de complicaciones.

Por el doctor Roberto Martínez Rinaldi, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva en la clínica “Dr. Gregorio Marañón”.

Via: El diario del centro del país – Argentina

La mujer de 29 años rociada con ácido en el barrio madrileño de Pueblo Nuevo, que se encuentra ingresada en la Unidad de Quemados del Hospital de La Paz, necesitará probablemente cirugía para sustituir las graves quemaduras que sufrió en párpados, mejillas y labios por injertos de piel.

Así lo ha manifestado a el doctor Francisco Leyva Rodríguez, jefe de la Sección del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital de La Paz. Según Leiva, la joven de 29 años evoluciona favorablemente con pronóstico reservado y se encuentra recibiendo la medicación habitual para este tipo de quemaduras.
“Parece que necesitaría cirugía. Se está a la espera de su evolución”, ha señalado el doctor, quien ha indicado que la evolución en estos casos es fundamental para proceder a la cirugía.

Además, ha apuntado que la chica permanecerá al menos tres semanas más en el centro hospitalario y ha añadido que podría tener secuelas estéticas a causa de las quemaduras. Así, ha especificado que las zonas más afectadas a consecuencia de que se le haya rociado con un ácido químico son los párpados, labios y mejillas. Pese a ello, la joven puede hablar, ver y comer.
“Sospechamos que es ácido. Hubiera tenido una repercusión peor si hubiera estado en un ambiente cerrado por el peligro de inhalar el ácido y tener posibles secuelas internas”, ha expuesto.

Via: Qué

El equipo médico de Cirugía Plástica Reconstructiva del Parque de la Salud está muy conforme con la respuesta que tienen en cada una de las localidades donde llegan a brindar sus servicios en forma totalmente gratuita. Los pacientes llegan con expectativas para poder mejorar su calidad de vida y se van con una sonrisa de satisfacción. Está conformado por profesionales de diversas disciplinas que trabajan articuladamente en el Hospital Escuela de Agudos -Dr. Ramón Madariaga- y en el Hospital de Pediatría -Dr. Fernando Barreyro-. En cada una de los lugares donde llegan con los consultorios satélites tiene como objetivo facilitar a toda la comunidad el acceso al sistema de Salud Pública.

El Jefe del Servicio de Cirugía Plástica Reconstructiva del Hospital Escuela, Dr. Gustavo Abrile, recordó que a iniciativa comenzó durante el mes de noviembre de 2011. Indicó también que, tanto en el Hospital Escuela como en el Pediátrico, se realizan cirugías reconstructivas o reparadoras que consisten en el tratamiento de pacientes, adultos y niños con secuelas de mal formaciones congénitas, quemados agudos, labio leporino/paladar hendido o malformación de tórax, de miembros superior o inferior, entre otras patologías. También se atienden en el Parque de la Salud son, además, secuelas de quemaduras, secuela cicatricial hipertrófica y reconstrucción mamaria.

Desde el comienzo de las acciones tuvieron la posibilidad de visitar los hospitales referentes de regiones muchos zonales donde se atiende la demanda primaria de cada zona. “Es algo innovador y trae muchas enseñanzas –comentaba Abrile-, primero porque nos permite acercarnos a las realidades regionales que muchas veces desconocíamos y que hacen a una tarea que dentro de una especialidad que subjetivamente mucha gente cree que es muy circunscripta a un área que es exclusivamente la cirugía estética”.
Destacó, además, que el equipo multidisciplinario desde hace dos años ha tratado de abrir un abanico de posibilidades, de opciones que tienen hoy los ciudadanos de Misiones para atender dolencias que antes creían que no iban a tener una solución.
“Habían perdido la expectativa que se pudiera resolver en su propia provincia”, acotó el médico especialista.

Entonces, a partir de un pedido formal del ministro de Salud Pública, Oscar Herrera Ahuad, salieron a buscar la patología porque en las estadísticas no había relación con lo que habían hecho en otros años, particularmente con las malformaciones congénitas sino que era el reclutamiento y resolver los pacientes que tratábamos con malformaciones de cara, fundamentalmente, con lo que estaban atendiendo en el Hospital, tanto el Madariaga como el de Pediatría. “Y entonces fue ahí que empezamos a proponernos a salir a recorrer cada uno de los hospitales, nos empezamos a encontrar con realidades diferentes. De gente que se sentía representada por su Hospital local o zonal y le costaba mucho venir a la ciudad de Posadas. Muchos no conocían la capital provincial o no sabían cómo llegar si no era trasladada”, apuntó.
Fue así como empezaron a darse cuenta que el trabajo operativo, de traslado, de localización, de interrelación con los promotores de salud, con los asistentes sociales, con los directores de hospitales o jefes de zonas sanitarias era esencial. “Entonces, empezamos a formar una suerte de red que nos permite mantener informado a todos los hospitales que hemos visitado, localizar a aquellos pacientes que necesitan una segunda intervención, o que necesitan un seguimiento por alguno de los integrantes de nuestro equipo, sea la odontóloga, fonoaudióloga, pediatría, un asesoramiento para adquirir eventualmente alguna prótesis o algún elementos que se necesite gestionar a través de la estructura del hospital para solucionar un problema”, aseveró.

Casi mil en 2011
El año pasado tuvieron que atender 900 intervenciones en el Hospital Pediátrico y el Hospital de Agudos. En la proyección para este año, están cerca de las 1.200 intervenciones. “A seis meses estamos en las 600 cirugías”, remarcó.
Abrile comentó que empezaron a ofrecer una alternativa y se dieron cuenta que la demanda superaba las expectativas que tenían al momento de implementar el servicio. “Entonces llegamos a algo que nunca quisimos, dar turnos en el tiempo para las cirugías”, lamentó. Pero seguidamente observó que la gran ventaja es que hoy el paciente que viene al Hospital se va con su turno quirúrgico, y de no mediar por un inconveniente que es ajeno al accionar del equipo, el Hospital hoy por hoy tiene cubierta su cantidad de cama y necesita muchas veces que se vaya de alta un paciente para que pueda entrar uno nuevo que va a ser intervenido por una cirugía programada.
Esto hace que haya un juego de fijar un cupo semanal de cirugías, que en ambos hospitales es de alrededor de las 20 sin contar las urgencias, “que por lo menos podamos decirle a un paciente que se va a operar en tal fecha, venga de donde venga”. Se articula un traslado desde la localidad donde se encuentra directamente hacia el Hospital.

Atención personalizada
El especialista Abrile sostuvo que una de las premisas es que, independientemente de la atención que brindan en ambos hospitales, todos los meses un integrante del equipo atienda en el hospital de Oberá, Eldorado y Puerto Iguazú.
“Aquellos pacientes que por alguna razón no pueden acudir a Posadas lo pueden hacer a esos hospitales porque saben que un integrante de cirugía plástica va a estar atendiendo”, aseguró.
Según el médico, es una fuerte movilización por parte de un equipo que está integrando interdisciplinariamente, “muy sólido y con un fuerte apoyo además del ministro Herrera Ahuad por la parte local tanto sea por los directores de los hospitales de Oberá, Eldorado y Puerto Iguazú. Mancomunadamente se puede ser mucho más efectivo de lo que creíamos hace algunos años”.

Via: Noticias de seis

Raúl Nahás, miembro de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora aporta su experiencia a la hora de responder a las cinco dudas fundamentales que surgen a los pacientes antes de someterse a una operación estética o reconstructiva.

¿A partir de qué edad es posible realizarse una cirugía estética de nariz?
La cirugía de nariz en general la recomendamos a partir de los 14 años. Suele ser un pedido de las hijas a sus padres, porque no les gusta su nariz, y ya se sienten mujeres y no niñas. Científicamente no hay edad de inicio para operar la nariz pues, de hecho, quienes además de cirugía estética, hacemos cirugías reconstructivas, estamos habituados a operar la nariz de un niño con fisura a los tres meses de edad y sabemos que esto no altera el crecimiento del tercio medio de la cara. Aquella creencia popular de que había que esperar hasta los 18 años para operarse, hace décadas que cayó en descrédito. Pero, por cierto, como todo en medicina, hay pacientes y pacientes. No recomendaría la operación a una niña de 14 años si entiendo que no existe la madurez suficiente, ni la capacidad de comprender, analizar, aceptar lo que le vamos a hacer. Tampoco si no hay una comprensión y aceptación de sus padres.

¿Extraer piel sobrante después de adelgazar a través de cirugía estética deja cicatrices visibles?, ¿cómo es el procedimiento?
La medicina ha aportado una gran aplicación a la obesidad como son las diferentes técnicas de adelgazamiento masivo. Esto ha puesto a los cirujanos plásticos a estudiar las mejores técnicas para quitar enormes cantidades de piel flácida de abdomen, brazos y muslos. En realidad, las técnicas en estos casos no pueden evitar las cicatrices, ya que con tanta flacidez es imposible evitarlas. Hemos aprendido a esconderlas mejor, ha hacerles tratamientos preventivos para que no desarrollen queloides y, fundamentalmente, a ir paso a paso, ya que en un principio, en el afán de abreviar tiempos, se realizaban demasiados procedimientos juntos. Hoy acordamos con el paciente varios tiempos y los resultados sin dudas son mejores.

¿El tipo de piel condiciona las cirugías estéticas que puedan hacerse en el rostro como, por ejemplo, lifting?
No caben dudas de que una piel muy delgada tiene un comportamiento muy diferente a una piel gruesa o sebácea o que tuvo secuelas de acné.
Allí, el cirujano debe variar las técnicas y el modo de preparación de la piel en forma preoperatoria. La cirugía estética, para ser exitosa, debe ser analizada y pensada, no se puede ni se debe realizar siempre lo mismo, porque cada paciente es diferente y así serán los resultados.

¿La aplicación de bótox en los labios es definitiva?
El criterio moderno es utilizar el bótox sólo para el tercio superior de la cara, es decir, en la frente, entrecejo, patas de gallo. Para labios se utilizan métodos de relleno diferentes al bótox y que, según cada profesional, varía en su elección. Estos métodos pueden ser transitorios (que requieren de retoques cada tanto), o definitivos, con los que se debe ser muy cuidadoso, ya que son difíciles de retirar una vez colocados.
Actualmente, existen en el mercado productos livianos que se aplican en varias sesiones y que, una vez logrado el resultado deseado, sí son definitivos.

¿Qué avances hay en la cirugía de reconstrucción de mamas?
La reconstrucción de mamas ha estado siempre ligada a la cirugía ablativa de la misma. Antiguamente, los métodos de resección del cáncer eran muy agresivos y requerían reconstrucciones complicadas y con resultados no tan perfectos.
Los nuevos métodos de diagnóstico permiten resecciones menores y, por lo tanto, reconstrucciones más cercanas a la perfección. Los expansores tisulares, que ya no son tan nuevos, constituyen el mejor método reconstructivo, ya que preparan el espacio y aumentan la cantidad de piel para que el implante definitivo se instale con naturalidad. Cuando la resección muscular y de piel no permite una expansión, deben traerse tejidos de otro lugar e irlos conformando como un seno. Antiguamente se usaba tejido de la espalda, pero ya no se utiliza por dejar una cicatriz desagradable y visible en la zona donde se extrae ese tejido donante. La reconstrucción con tejido del abdomen está muy aceptada ya que la paciente, a la vez que se le reconstruye el seno, consigue mejorar la flacidez y adiposidad localizada en el abdomen.
En centros muy especializados, se realizan reconstrucciones de mama utilizando tejido de glúteo llevado al tórax a través de microcirugía, aún
es un método muy poco difundido.

Via: La Voz – Argentina

Un paciente de 53 años, sometido al primer trasplante de extremidades superiores que se realiza en México, se recupera bien de la cirugía, tal y como informa el coordinador del grupo médico que llevó a cabo esa operación.

El doctor Martín Iglesias, jefe del Servicio de Cirugía Plástica, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, añade que, a 15 días de realizado, no se registra ningún cuadro infeccioso ni rechazo de los miembros trasplantados.
La intervención quirúrgica tuvo una duración de 19 horas y en ella participaron 18 especialistas, entre cirujanos plásticos, ortopédicos, anestesiólogos y personal de enfermería, según el diario Milenio.
El galeno asegura también que este tipo de intervención es resultado de un trabajo de varios años, realizado por un equipo de médicos mexicanos pertenecientes a varias instituciones, quienes conforman el grupo llamado Tlalpan Team.

“Detrás de estas cirugías -agregaba-, hay una labor titánica, que también incluye evaluar integralmente a los posibles receptores, planear los procedimientos y promover la sensibilidad de la población ante los trasplantes.”
Se mantiene firme en la necesidad de informar más de que no solo los órganos internos se pueden donar, sino también extremidades superiores, inferiores y otro tipo de tejido como piel y hueso. Destaca que el avance de la ciencia hace posible trasplantar la mayoría de los órganos del ser humano.

Para este profesional es muy importante que la sociedad adquiera esta conciencia de la donación, ya que a través de ella se puede salvar o mejorar la calidad de vida de otras personas. Tal es el caso de este hombre, quien desde ahora tiene una nueva perspectiva de vida, tanto para él como para su familia.

El primer trasplante de ambos brazos se realizó en Alemania, en julio de 2008, por un equipo al mando del doctor Cristoph Hoenke.

Via: Prensa Latina

A Khaled y a Mahmud una explosión les destrozó una mano cuando combatían contra las tropas de Gadafi a las puertas de Trípoli. Una clínica de cirugía plástica de Santander se las ha devuelto y ya se prepara para recibir a otros quince rebeldes libios, mutilados de guerra.

El Gobierno de Libia, a través de su Embajada, sufraga su estancia en España y las operaciones en la clínica que dirige el cirujano Francisco Piñal, que les ha reconstruido las manos implantándoles dedos de los pies, su especialidad.
Khaled Elhirishi acaba de cumplir 25 años. Fue operado hace un mes y cuenta -mientras se somete a otra cura- que estaba esperando a un convoy de partidarios de Muamar el Gadafi con una bomba en una maleta, cuando el enemigo le disparó, una bala impactó en la bomba y le estalló en la mano.
Cuando se le pregunta cómo era la Libia de Gadafi, recuerda que de niño tenía miedo y que cada vez que salía de casa para ir a la escuela, su madre le decía que tuviera mucho cuidado y no hablara del presidente porque “era un tirano”. “Tenía miedo hasta de pensar en él”, confiesa.

“Al llegar a esta ciudad, al aeropuerto, me asombré y empecé a echar rayos contra Gadafi, ¿cómo nos ha tenido así 42 años?”, se pregunta Khaled, que perdió tres dedos y el pulgar de la mano izquierda con la explosión.
Piñal le ha hecho un dedo nuevo con parte de otros dos de la mano y además le ha implantado dos dedos del pie.
Mahmud Hamza, de 22 años, fue operado antes que su compañero. Tenía amputado el índice y el pulgar. Le han trasplantado un dedo del pie y también le han reconstruido el dedo medio.
Relata que la mano se la destrozó un misil antiaéreo que fue usado contra civiles y afirma que, cuando estalló la revolución, “no se lo pensó” antes de sumarse a los rebeldes.
Como Khaled, asegura que no ha pasado miedo y dice que en la guerra ha aprendido “a ser más valiente, a no tener miedo y a ser más paciente que antes”.

Khaled y Mahmud podrán volver en unas seis semanas a casa, donde tendrán que seguir haciendo rehabilitación, señala Francisco Piñal.
Según el cirujano, en este tipo de trasplantes la recuperación es buena y en tres semanas los pacientes ya pueden empezar a mover las manos, aunque recuperar la sensibilidad y el tacto es más lento.
Junto a estos dos jóvenes libios llegaron otros cuatro, pero aquellos fueron los primeros en ser intervenidos, pues presentaban lesiones más graves. Y a Piñal le acaban de comunicar que pronto llegarán otros quince.

“Si no somos los que más trasplantes del pie a la mano hemos hecho en Europa estamos entre ellos”, apunta el cirujano, y subraya que es una técnica que “hay que hacer continuamente para que funcione bien”.
“Los dedos del pie en la mano no los puedes rechazar, no te puedes rechazar a ti mismo, pero puede haber una obstrucción de arteria y te quedas sin el dedo del pie y sin el de la mano”, argumenta.
Su clínica realiza unos cincuenta intervenciones de este tipo al año a pacientes españoles, pero también de Italia, Francia o Polonia, con una tasa de éxito que supera el 99 por ciento.
Khaled y Mahmud han sido sometidos a varias intervenciones, porque son operaciones que pueden durar hasta 18 horas.

La Embajada de Libia ha visto que los trasplantes funcionan y por eso, se ha decidido a enviar más pacientes que, como los dos jóvenes, fueron operados antes en su país sin éxito.

Via: Univisión – México