En los mejores hospitales españoles la cirugía radical de cáncer de mama es un 33 % inferior que en el resto. También se practican un 16% menos de amputaciones rectales en el cáncer de colon, y las tasas de complicaciones en cirugía del ictus un 29% menores. Son los resultados del barómetro TOP 20 sobre los hospitales españoles que desde hace una década realiza la empresa de servicios de información sanitaria IASIST. Cuenta con datos de hospitales de 15 provincias. Se trata del estudio más exhaustivo sobre calidad hospitalaria en España, una tarea nada fácil en un país en el que las competencias transferidas a las autonomías en materia de sanidad hacen difícil el acceso a información unificada.

Además, los centros premiados tienen una menor mortalidad respecto a la media, un 17% menos, y un 11% menos de complicaciones. Además de una mayor eficiencia y productividad. Por ejemplo, las estancias hospitalarias son un 16% más cortas y la implantación de la cirugía sin ingreso un 22% mayor. Todo, gastando un tercio menos que el resto de centros.

La lectura del barómetro de IASIST sobre la realidad hospitalaria española es en positivo. De hecho, los datos van acompañados de un listado TOP 20 de los mejores centros. Pero no es posible conocer el nombre de los peores. Según sus responsables, Mercé Casas y Antoni Arias, es la única manera de involucrar a los hospitales. Para ellos, participar supone facilitar mucha información sensible. Por un lado, se benefician porque a cambio reciben muchos datos procesados, que les permite mejorar su gestión. Por otro, el compromiso de no hacer público más que lo positivo les permite a proteger su imagen pública, explican Casas y Arias.

Este año también se ha premiado a los hospitales con mejores resultados en seis áreas clínicas: traumatología, salud de la mujer, respiratorio, cirugía digestiva, traumatología y ortopedia. En el área de atención a la mujer, los premiados realizan menos cesáreas y menos cirugía radical en cáncer de mama. En las intervenciones ginecológicas aplican más la cirugía laparoscópica.

Más información: Elpais.com

Cada día son más los cirujanos que no tocan tejidos ni se manchan las manos de sangre al operar; de ello tienen la culpa las nuevas tecnologías y los robots, que les permiten intervenir al paciente “a distancia”. En cuanto al diagnóstico, la medicina nuclear permite localizar tumores en los lugares más ocultos del cuerpo, observar su morfología en tres dimensiones y calcular la velocidad a la que crecen. Hoy el TAC (tomografía axial computerizada) y el PET (tomografía por emisión de positrones) configuran una máquina híbrida que le ofrece al médico la información más completa y precisa que jamás pudiera imaginarse. En ella se unen la imagen morfológica, casi perfecta, del TAC y la representación del metabolismo que ofrece el PET. Si a esto se añade que ya se dispone de redes y sistemas de digitalización que facilitan el acceso a toda la información sobre el paciente, las posibilidades ante el futuro son infinitas.

El tratamiento ‘a la carta’ del enfermo es una posibilidad cada día más real

Aún así, lo que está por venir sólo se intuye, pero los tratamientos “a la carta” son una posibilidad. La cirugía radiodirigida permite ya, que, a partir de una sonda de detección radioactiva, se localice y extraiga un tumor por cirugía laparoscópica practicando una incisión de un par de centímetros. En el tratamiento del cáncer de mama se busca el “ganglio centinela” para evitar la metástasis o la extirpación de tejidos no contaminados. Se trata de averiguar hacia dónde emigran las células cancerígenas después de haberlas “tintado” con un marcador radiactivo que permite observar su desplazamiento. Es decir, la información que la tecnología aplicada al diagnóstico propicia es de tal precisión y tan amplia que casi puede afirmarse que los tratamientos son ya específicos para cada paciente.

“¿Por qué no pensar que al enfermo se le meterá en una máquina que, una vez programada, se ocupe de todo?”, se pregunta Javier Márquez, jefe del servicio de Neurocirugía en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla. “Bastará con que el equipo médico multidisciplinar que trata al enfermo programe y utilice correctamente toda la tecnología que tenga a su alcance”, concluye.

Más información: Elpaís.com

El Servicio de Oftalmología del Hospital Universitari La Fe de Valencia, dirigido por el catedrático Manuel Díaz Llopis, ha desarrollado una técnica pionera en el mundo para tratar sin cirugía el edema macular diabético (EMD) refractario, una patología que supone la primera causa de pérdida visual en pacientes con diabetes y se caracteriza por una acumulación anormal de fluidos en la mácula del ojo, el área central de la retina, lo que provoca que ésta se hinche, y dificulte y enturbie progresivamente la visión, según informó la Generalitat en un comunicado.

Para corregir este problema, “es necesario desprender el vítreo, la estructura gelatinosa que rellena la cavidad ocular y que está firmemente adherida a la retina”. Para ello, oftalmólogos de La Fe han ideado un nuevo método que consiste en obtener del propio paciente una pequeña cantidad de plasmina, una importante enzima de la sangre que favorece la disolución de los coágulos sanguíneos y la fibrina, e inyectarla directamente en el interior del ojo.

De esta manera, la plasmina favorece la oxigenación de la retina y, consecuentemente, la disminución de los fluidos acumulados en la mácula del ojo. De esta forma se consigue así licuar el vítreo sin necesidad de practicar una vitrectomía, una compleja intervención quirúrgica que venía realizándose hasta el momento para abordar el EMD.

Según la Generalitat, la novedad técnica “radica en preparar la plasmina con un método simplificado que permite universalizar el tratamiento, pues hasta ahora se preparaba únicamente en laboratorios muy especializados en algunos sitios del mundo”.

Más información: Europapress.es

El Centro de Cirugía de Mínima Invasión “Jesús Usón” de Cáceres (CCMIJU) acogerá el 23 y 24 de octubre la segunda edición del Simposio Internacional de Ingeniería Médica aplicada a la Cirugía de Mínima Invasión, centrado en la cirugía asistida por ordenador y la cardiovascular y con la presencia de ponentes de Japón, Polonia y EE.UU.

Se trata de un encuentro científico “de última generación” en el que se difundirá el resultado de investigaciones realizadas por profesionales provenientes de distintas partes del mundo en torno a esos campos, según ha informado el centro en un comunicado remitido a Efe.

En cuanto a la cirugía asistida por ordenador, se presentarán los últimos avances técnicos y su futura aplicación y beneficios en diversas conferencias.

De esta forma, el director de Disgreen, Alejandro Lahiguera, aplicará en su ponencia las nuevas tecnologías al estudio y diagnóstico de enfermedades relacionadas con el aparato digestivo, en técnicas mínimamente invasivas con una demostración práctica.

Uno de los aspectos más interesantes de este encuentro será la presentación de un robot que asistirá al personal sanitario en las intervenciones quirúrgicas, por parte del profesor Fujio Miyawaki, de la Universidad Denki de Tokio (Japón).

Más información: Abc.es

tecnica_cardiovascular_sin_cirugiaUn centenar de médicos de todo el mundo participan desde hoy y hasta el domingo en Córdoba en el X Congreso de la Sociedad Andaluza de Cirugía Cardiovascular en el que se analizarán, entre otras cuestiones, las últimas novedades en técnicas cardiacas sin cirugía.

El director de la Unidad Clínica de Cirugía Cardiovascular en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, Ignacio Muñoz, explicó que, precisamente, el centro sanitario cordobés es uno de los pocos de España que practica desde hace un año una de estas técnicas endoluminales (sin necesidad de cirugía), que se aplica a pacientes con patologías cardiovasculares como la estenosis aórtica.

Muñoz precisó que esta técnica percutánea se encuentra en su fase de evaluación clínica, por lo que hasta el momento sólo se ha practicado a cincuenta pacientes mayores de ochenta años que presentan altos riesgos ante una operación quirúrgica, como padecer otras patologías asociadas.

Más información: Diariosur.es

paralisis_facial_intervencion_sin_suturaIntervención ambulatoria, anestesia local y recuperación en cuatro días. Son algunos de los ingredientes que confiere la operación con suturas para tratar la parálisis facial, realizada por primera vez en España en el USP Instituto Universitario Dexeus de Barcelona. La técnica, denominada suspensión estática con suturas Silhouettes, se aplicaba solo en cirugía estética hasta que hace un año el italiano Franco Perego lo usó en parálisis cerebral. Los expertos hacen hincapié en que esta técnica está más indicada en pacientes mayores, pues en jóvenes conviene aplicar intervenciones más agresivas que ofrezcan mayor calidad de vida a largo plazo, si bien las suturas podrían complementarlas.

Más información: Gacetamedica.com

A partir del próximo mes de octubre el hospital de Torrevieja realizará intervenciones de hombro mediante Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA), en la que el paciente intervenido regresará a casa el mismo día para recuperarse en un entorno familiar y con los cuidados de la Unidad del Hospital a Domicilio, sin necesidad de dos días de hospitalización como en las intervenciones habituales, indicaron ayer fuentes del centro sanitario.

Con la modalidad de Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA) que ocupa en el hospital de Torrevieja un 58 por ciento del total de las intervenciones practicadas, ascenderá con la incorporación de la cirugía protésica de hombro bajo esta misma técnica, donde «los pacientes acudirán al hospital el mismo día de la intervención, que dura aproximadamente 90 minutos y serán dados de alta ocho horas más tarde» explica el director Quirúrgico y Jefe del Servicio, José Antonio Velasco. El jefe del servicio considera que «este tipo de cirugía tiene un beneficio directo para los pacientes intervenidos, ya que pueden volver a su domicilio a pasar el post operatorio, con la misma calidad y seguridad en la asistencia que en el hospital algo que reduce los factores de riesgo, así como el dolor». También se realizará un seguimiento por teléfono al enfermo a las 24 horas de ser operado.

Desde el punto de vista médico, Velasco detalla que «el paciente es incluido dentro de otro de nuestros servicios de referencia, el Programa de Cirugía sin Sangre, mediante el cual los pacientes no necesitan transfusión sanguínea, sino que la sangre se recupera del propio paciente auto-transfundiéndosela seis horas después de la cirugía, de este modo se evitan los posibles efectos adversos de la transfusión».

Más información: Laverdad.es