Entre el 10 y el 20% de quienes se someten a operaciones de cirugía estética en China son menores de edad. Las intervenciones quirúrgicas entre este colectivo han crecido entre 10 y 15 por ciento anual durante los últimos cinco años, debido al deseo de muchos jóvenes de mejorar su imagen y a la actitud más abierta de los padres, según expertos.

Las vacaciones de verano son además la temporada pico para que muchos estudiantes universitarios se sometan a este tipo de operaciones plásticas. De acuerdo con hospitales de China, en el último año el número de adolescentes que acuden en busca de estos servicios está en aumento, incluyendo hasta estudiantes de secundaria.
Sin embargo, los doctores advierten que someterse a una cirugía estética a tan temprana edad puede ser arriesgado para el desarrollo físico de los menores. “Hemos practicado más de 200 operaciones el mes pasado, 30 por ciento más que en la misma época del año pasado y 50 por ciento más que lo normal”, cuenta el doctor Tang Ling, del Hospital del Ejército de Liberación Popular No. 455, en Shanghái. “Alrededor del 80 por ciento son estudiantes de universidad y secundaria, acompañados por sus padres”, explica.
Según el hospital, los menores, la mayoría de entre 15 y 18 años, se someten a menudo a cirugía de párpado doble para ampliar el tamaño de sus ojos, una intervención que es la menos arriesgada y la más popular entre los menores, ya que en China se consideran los ojos grandes como sinónimo de belleza. Pero un lifting facial es una intervención no recomendada en pacientes de menos de 18 años.
Los grandes hospitales afirman rechazar peticiones de menores deseosos de someterse a cirugías plásticas, con el fin de arreglar alguna herida o defectos congénitos.
Según Tang, el hospital rechaza las intervenciones de gran calado, como aumento de senos, liposucción y reestructuración facial. Tales cirugías no deben realizarse hasta al menos los 20 años de edad, de lo contrario podrían causar grandes daños en el desarrollo normal del cuerpo y ralentizar el crecimiento de la zona intervenida.
Liu Chunglong, del Hospital de Cirugía Plástica Tida de Shanghái, indica que su clínica rechaza intervenir a menores en casos de implantes, que podrían causar bultos a medida que la piel y los órganos continúan creciendo. Liu añade una advertencia: “Los menores no deberían acudir a clínicas pequeñas para tales intervenciones en caso de ser rechazados en un hospital”.

Via: Spanish China

Anuncios

Se ha puesto en marcha un proyecto en China para ofrecer cirugía plástica gratuita a los héroes con bajos ingresos heridos en actos de valor tales como la detención de crímenes en curso o el rescate de personas en situaciones de emergencia.

El proceso de verificación para seleccionar a los candidatos ya ha comenzado, de acuerdo con un comunicado de prensa emitido tras la ceremonia de inauguración del “Proyecto Arco Iris de China” celebrada el domingo.
La solicitud por internet requiere un certificado de las autoridades locales que verifique el estatus económico del candidato, así como un informe de la policía que dé fe de la heroicidad de las acciones.
El comité administrativo del proyecto se ha comprometido a realizar exámenes e investigaciones en un plazo de un mes y publicar los resultados en su página web.
Los solicitantes que cumplan los requisitos podrán someterse gratuitamente a operaciones de cirugía plástica en el hospital más cercano que participe en el proyecto, según el documento, que agrega que se espera que cerca de 200 hospitales se añadan a la lista.

El proyecto, promovido conjuntamente por varias federaciones y fundaciones de beneficencia pública, cubrirá también a otros tres grupos sociales de damnificados: aquellos con defectos congénitos como labio leporino, quienes hayan sufrido operaciones quirúrgicas fallidas, y los que son objeto de discriminación debido a apariencias desagradables.
Se espera que más de 500 candidatos reciban ayuda cada año, ya que el proyecto ofrece más de 30 millones de yuanes (4,77 millones de dólares) para operaciones, apunta el documento.

Via: Pueblo en línea

chinoscirugiaHan tenido una educación privilegiada, saben idiomas y deberían estar listos para abrir el capítulo productivo de sus vidas. Seis millones largos de jóvenes chinos reciben estos días sus títulos universitarios. Pero más de una cuarta parte, según las previsiones oficiales, irán derechos a la cola del paro.

Allí les esperan, atascados desde hace un año, un millón de licenciados de la hornada anterior, la de 2008. Porque si la nueva China del hiperdesarrollo era terreno virgen del desempleo cualificado, la crisis ha mermado la oferta de vacantes y ha afilado mucho la competencia.

¿Solución? Destacar entre la marea de candidatos, no con idiomas, sino con un aspecto atractivo. Dos ojos grandes y abiertos, una nariz respingona, con carácter, los pechos voluminosos o una piel blanca y suave se imponen y ganan puntos frente al expediente académico impecable, la militancia en el Partido Comunista o incluso el guanxi (en mandarín, algo así como el enchufe castizo, que sirve para lubricar las relaciones sociales y para acceder a un buen empleo).

A medida que el título universitario deja de ser el seguro de un puesto de trabajo fijo, China se abandona a la dictadura de la belleza. Aunque sea la artificial. Ahí está el caso de Nancy, por ejemplo. Mujer, joven, soltera. Comercial de ventas en una importante empresa china de bebidas y refrescos. E independiente: acude sola al hospital porque quiere ocultar su paso por el quirófano a todos, incluso a sus amigos más cercanos. Pero se sabe bien el camino, porque hace ya cinco años que se hizo los ojos, el famoso doble párpado. Los ojos rasgados asiáticos son en realidad producto de un sólo pliegue en los párpados, que se puede duplicar con una sencilla cirugía. En la clínica donde se trata Nancy, la Renai, el procedimiento sale por 3.000 yuanes (unos 312 euros).

Más información: elmundo.es