aumento-reduccion-pecho-cirugia-mamaria-patologias-senosPara sentirse bien consigo mismas muchas mujeres optan por las operaciones de aumento de pecho y mejorar así su autoestima. Estas intervenciones responden a una cuestión meramente estética y cuestan entre 5.000 y 8.000 euros. Sin embargo, perder un pecho como consecuencia de un cáncer de mama o acarrear problemas de espalda o cervicales por un exceso de pecho pueden resultar acciones traumatizantes para las pacientes. El doctor Enrique Moledo, experto en cirugía mamaria, asegura que se ha creado una cultura de la estética mamaria entre las jóvenes de 20 años. En Vigo la clínica Povisa realiza entre 50 y 60 operaciones de aumento de pecho al año, entre 25 y 30 de reducción, y entre 80 y 100 pacientes acuden a este tipo de cirugía para recuperar sus senos tras perder uno de ellos a causa de un tumor.

–¿La sociedad se preocupa cada vez más por su aspecto físico?

–La estética está cobrando cada vez más protagonismo entre las mujeres. Muchas de ellas quieren tener más pecho o levantarlo por el envejecimiento para que sea más juvenil. Sin embargo, las operaciones de reducción de pecho responden más a problemas de salud y los estéticos se producen cuando el volumen de las mamas es exagerado.

–¿A partir de qué edad se pueden realizar este tipo de intervenciones?

–El desarrollo y crecimiento mamario termina en torno a los 18 años. Es por esto por lo que a partir de la mayoría de edad las jóvenes empiezan a interesarse por estas operaciones. Existe cierta cultura de estética mamaria entre las jóvenes de 20 años, en la que se ha popularizado el aumento de pecho, desencadenad sobre todo por el complejo que adquieren en verano al vestir ropa más escotada y biquinis. Esto explica que se produzca un pico más alto de intervenciones quirúrgicas en primavera y en los meses posteriores al verano.

–¿Y cuáles son los principales motivos que llevan a una mujer a plantearse una reducción de pecho?

–Normalmente la demanda viene ocasionada por problemas de sobrepeso de las mamas, molestias de cervicales o espalda, problemas de higiene bajo los pechos, eczemas o problemas para vestir. Muchas chicas se sienten acomplejadas porque no pueden vestir prendas de ropa conforme a su edad. Las jóvenes con un volumen importante de pecho, lo que denominamos gigantomastia, tienen más complejo que aquellas con los senos más pequeños. Las pacientes jóvenes son más reacias a este tipo de intervenciones que la gente de más edad porque son operaciones que dejan importantes cicatrices que no son fáciles de asumir por todas las pacientes.

Más información: Farodevigo.es

Anuncios

mamas-implantes-cirugia-siliconasLa Clínica Planas de Barcelona aplica una nueva técnica de aumento mamario mediante la infiltración de grasa sobrante de la propia paciente, lo que evita posibles rechazos.

Se trata de una operación que se puede realizar en aquellas mujeres que tienen volúmenes de grasa localizados en otras partes del cuerpo y que desean aumentar una talla de copa, explicó hoy el cirujano y director médico de la clínica, Jorge Planas.

El centro lleva más de 15 años utilizando la técnica de lipoestructura para extraer grasa de zonas donde hay exceso de volumen graso para inyectarla en diferentes partes del cuerpo que requieren un aumento, y tras los resultados obtenidos ha decidido aplicarla al pecho.

Tras extraer la grasa de las zonas donantes, ésta se centrifuga mediante el Sistema de Coleman para separar la grasa que no ha sido traumatizada que es la que se infiltrará en el pecho. Este proceso es fundamental para asegurar que la grasa es de máxima calidad y garantizar que esta sobreviva en la zona implantada y mantenga el volumen conseguido.

Según el centro, ésta evita las posibles complicaciones que puedan dar las prótesis como; contractura capsular o endurecimiento del pecho, posible rotura del implante y posible pérdida de sensibilidad de alguna parte de la mama. No deja cicatriz, ya que la grasa se introduce mediante inyección y es prácticamente indolora.

Más información: europapress.es