Lograr un abdomen firme pareciera ser una quimera, sin embargo es posible con la ayuda especializada como explica la doctora Fanny M. Rodríguez S., cirujana plástica estética y reconstructiva.
El abdomen es una de las zonas más difíciles de mantener bajo control durante el proceso de envejecimiento, después de los embarazos, o bien luego de perder grandes cantidades de peso, ya que la piel de este área es más propensa a la flacidez.

Cambios que dejan su huella
Los cambios que se producen durante el embarazo son quizás mas extremos y afectan más la pared abdominal que la pérdida de peso o el envejecimiento en sí.
Durante un periodo de nueve meses el cuerpo femenino se encuentra expuesto a cambios drásticos en el peso y en el contorno abdominal. Se produce estiramiento y adelgazamiento intenso de la piel, pérdida de elasticidad de la misma y separación de los músculos de soporte abdominal.
Mientras que el aumento de peso durante el embarazo se puede superar con la dieta y el ejercicio constantes, la pérdida de elasticidad de la piel no se puede resolver con dichos métodos, asi como tampoco ninguna clase de ejercicio de fortalecimiento muscular va a hacer que los músculos de la pared abdominal vuelvan a juntarse.

Las opciones quirúrgicas son de gran ayuda
Una abdominoplastia aborda todos los componentes del problema, y es el procedimiento ideal para mujeres que presentan una paridad satisfecha y desean recuperar la figura que tenían antes de su o sus embarazos.
Los hombres y mujeres que han logrado bajar una gran cantidad de peso, ya sea mediante cirugía Bariátrica o mediante un plan de dieta y ejercicios, pero que en el proceso presentan flacidez de piel abdominal, también son candidatos a realizarse este procedimiento.
Durante este procedimiento, también llamado Tummy Tuck o dermolipectomía, se realiza una incisión horizontal a nivel del pubis, que se esconde fácilmente bajo la línea del bikini o ropa interior. Se procede entonces a eliminar la piel sobrante y junto con ella las molestas estrías que se encuentran debajo del ombligo, así como también el exceso de grasa a este nivel.
Después de la incisión, el debilitamiento de los músculos del abdomen se resuelve mediante la colocación de suturas, conformando asi, el contorno de la cintura.
Esta técnica tiene muchas variaciones, como la miniabdominoplastía, la abdominoplastía extendida, abdominoplastía endoscópica, entre otras. Cada una de ellas debe ser realizadas únicamente por un Cirujano Plástico certificado, el cual va a realizar el procedimiento indicado para cada caso en particular.
Por lo general, de una manera conservadora, y en casos escogidos, la liposucción se puede incorporar a este procedimiento, para eliminar el exceso de grasa en el abdomen, cintura y caderas, realizando entonces un procedimiento combinado o Lipoabdominoplastía.

La abdominoplastía puede ser combinada con otros procedimientos estéticos como la cirugía de aumento o levantamiento de mamas (Mommy Makeover) o el lifting de brazos y muslos realizados en personas con pérdidas masivas de peso, entre otros.
Es importante tener una buena dieta, sana y hábitos de ejercicio para mantener el éxito de la cirugía, así como su estado de salud y el bienestar general . Si usted está planeando perder una gran cantidad de peso o tener más hijos, debería esperar hasta que su peso sea estable para realizarse este procedimiento.
Si le gusta pasar un tiempo en la playa, usar jeans de corte bajo o camisas ajustadas, ejercitarse al aire libre, una cirugía estética de abdomen puede tener un gran impacto en su contorno abdominal.

Via: Salud Panamá

Anuncios

La capacidad de regeneración y de rejuvenecimiento de las células madre va a ser el futuro en muchos aspectos de la cirugía estética y especialmente en el rejuvenecimiento facial. Según afirma el Dr. Vicente Paloma Mora, cirujano plástico, estético y reparador de la clínica Teknon: “Estamos ante un procedimiento muy novedoso que ha abierto un nuevo camino para el rejuvenecimiento facial”.

“Explicándolo de forma sencilla –añade el Dr. Paloma- las células madre son un tipo de células que tiene la capacidad de auto regeneración y reparación potencial de tejidos envejecidos o dañados. Se encuentran en todos los tejidos corporales aunque hay una mayor concentración de éstas en la médula ósea y en el tejido graso. No hay que confundirlas con las famosas y polémicas células madre embrionarias que se extraen del embrión y tienen la capacidad de formar todos los tipos celulares de un organismo adulto”.

La técnica consiste en extraer del abdomen del paciente una pequeña cantidad de grasa localizada para obtener de ella células madre mediante el centrifugado y su purificación. “Generalmente”, explica este especialista, “se extraen las células madre de la grasa del abdomen del paciente, esto se realiza mediante pequeños aspirados del tejido graso con anestesia local, con lo que el paciente no sufre ningún tipo de dolor”.

“A continuación se procede al injerto de las células madre del paciente en los músculos faciales, eliminando la posibilidad del rechazo y aprovechando, como hemos dicho, las propiedades fisiológicas de renovación de las estructuras de la piel de las células madre”.

Dentro de las bondades de esta técnica destaca su escasa invasividad y que ofrece una gran calidad en cuanto a los resultados. Es un tratamiento complementario a los actuales, mejorando los resultados porque se necesita una cirugía menos agresiva tanto en párpados como en estiramientos

Más información: Sunotadeprensa.com