chuax_jornada_cirugia_plasticaLa sede de la Academia de Medicina y Cirugía de Galicia, situada en la casa de la cultura Salvador de Madariaga, en la calle Durán Loriga, acogió ayer por la tarde una sesión monográfica sobre el tratamiento local de las heridas, que fue impartida por especialistas del servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Complexo Hospitalario Universitario A Coruña.

Organizado y moderado por Francisco Martelo Villar, jefe del servicio de Plástica del Chuac y secretario general de la Academia de Medicina, el programa contó con la colaboración del Colegio Provincial de Enfermería de A Coruña.

Entre los ponentes del curso, de dos horas de duración, figuraba Bruno Gago, residente del hospital coruñés, que ofreció a los asistentes información sobre los criterios generales relativos a las heridas y el proceso de cicatrización. Acto seguido, el turno del programa formativo le correspondió a la especialista María Eugenia López Suso para aportar datos acerca de la elección de los antisépticos a la hora de tratar las heridas, así como aclarar criterios sobre las indicaciones quirúrgicas.

Juan García Barreiro, especialista del mismo servicio, se centró en su exposición en el tratamiento local de las quemaduras, área en la que el hospital coruñés es centro de referencia para toda Galicia y cuenta con una unidad específica para estos pacientes.

Más información: Lavozdegalicia.es

Anuncios

A Coruña cuenta desde hoy con una técnica pionera para el tratamiento definitivo de las enfermedades y patologías de la región anal, que consiste en el empleo de un láser de CO2 en las intervenciones y que se administrará desde el Centro Proctológico Europeo, ubicado en la calle Isaac Peral y que también se ha presentado hoy públicamente.

El encargado de dar a conocer en rueda de prensa esta nueva herramienta fue el jefe de la sección de Cirugía General “A” del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC), Federico Sánchez, quien destacó la importancia de ofrecer soluciones que reducen el dolor y los tiempos para unas enfermedades “que merman cualitativamente la calidad de vida del paciente”.

El láser de CO2 no profundiza más de un milímetro en la incisión frente al medio centímetro de un bisturí eléctrico convencional, explicó Sánchez, además de contar con una mayor precisión de corte y un mínimo daño tisular, puesto que el láser coagula al tiempo que corta, lo que facilita también una recuperación más rápida para el paciente.

Más información: Abc.es