cirugia


Las orejas de la estadounidense Nadia Ilse (14) fueron objetos de burla por sus compañeros de escuela. Apodos como “Dumbo” y “Orejas de elefante” mellaron en su autoestima, hasta que una fundación se contactó con ella para pagarle una operación y cambiar su aspecto.

El grupo Little Baby Face, además de pagar la otoplastía, también se encargó de costear los pasajes de Nueva York a Georgia, donde se llevaría a cabo la intervención quirúrgica. Durante la operación, los doctores tuvieron que sumar una rinoplastia y mantoplasia, pues la menor tenía el tabique desviado y el mentón no iba corresponder con su nueva figura.
Todo el proceso médico costó 40.000 dólares. “Nos gusta decir que Baby Face transforma la vida de estos niños y les otorga confianza”, declaró un portavoz de la fundación.

Via: Publimetro

Anuncios

La cirugía de aumento mamario con implantes es quizá la que más frecuentemente se practica en cirugía plástica y estética. Resulta muy interesante poder conocer cuáles son las preguntas que más frecuentemente responde el especialista en su consulta habitual.

¿Anestesia local o general?
Las dos opciones son validas, pero implican procedimientos distintos. En general cuando las prótesis se implantan delante del musculo pectoral, la cirugía puede realizarse con anestesia local y sedación, pero si el cirujano elige una implantación debajo del musculo es necesaria la anestesia general.

¿Es necesaria hospitalización o puede hacerse de forma ambulante?
El tipo de anestesia condiciona un poco la necesidad de hospitalización, siendo recomendable casi siempre un ingreso de 24 horas en hospital para controlar la evolución más inmediata.

¿Es una intervención con mucho riesgo o complicaciones?
En general es una cirugía de una hora donde no se abren cavidades corporales y por tanto el postoperatorio es favorable y sin apenas complicaciones. Pero no hay que olvidar que en cirugía siempre pueden haber hemorragias o infecciones y en el caso especifico de los implantes mamarios, un 4% de los casos acaban en contractura capsular o rechazo como la gente lo conoce.

¿Qué es la contractura capsular?
Es una cicatriz que se forma alrededor de la prótesis como si fuera una piel de cebolla, que habitualmente debe quedar blanda y ser suave al tacto y no dar ninguna molestia, pero en un 4-5% de los casos se genera de forma muy intensa, se hace gruesa y dura y provoca una contracción del implante, generando molestias, dolor e incluso deformidad de la mama; es lo que la gente conoce como rechazo y suelen aparecer como mamas duras y muy artificiales a la vista.

¿Dónde suelen ir las cicatrices?
Existen tres opciones posibles. La primera es vía axilar, pero es practicada muy pocas veces porque resulta difícil la cirugía y no permite un control directo del campo operatorio. La segunda opción es en la areola, haciendo una incisión en la mitad inferior de la areola que bordea la periferia de la misma para que en la zona de cambio de color se camufle la cicatriz y resulte mucho menos visible. La tercera opción es en el surco submamario; esta ultima suele ser preferida en pacientes que pretendan lactar en un futuro.

¿En cuánto tiempo se puede hacer vida normal después de la intervención?
La primera semana se recomienda evitar esfuerzos con los brazos y al final de la segunda semana se retiran los puntos; a partir de entonces se permite ir incorporándose a la vida normal, a excepción del ejercicio intenso.

¿Después de la cirugía se recomienda algún tratamiento?
Es habitual recomendar drenaje linfático manual tras la cirugía para disminuir la inflamación y evitar la contractura capsular. Suelen ser necesarias unas 10-12 sesiones de drenajes a partir de la primera semana.

¿Cuánto tiempo duran unos implantes?
No tenemos una respuesta exacta porque es muy difícil saber que resistencia tienen los materiales dentro del cuerpo. Tampoco tenemos experiencia de más de 40 años. Por tanto, lo mejor es controlar periódicamente los implantes bajo ecografía o mamografía con el fin de detectar precozmente alguna alteración que pueda tener que obligar a un recambio protésico.

¿Es posible la lactancia después de esta cirugía?
Lo normal es que sea posible a pesar de la cirugía practicada en la glándula, pero en algunos casos no será posible y siempre nos quedara la duda de si no fue posible por la cirugía o por motivos anatómicos.

¿Existe algún otro método alternativo a los implantes para conseguir un aumento mamario?
Realmente no. Los injertos de grasa antólogos (de la propia paciente) o al acido hialurónico (macrolane) son una buena alternativa para paciente que busquen una reafirmación del pecho pero no un verdadero y definitivo aumento del mismo, ya que son soluciones temporales y consiguen solo pequeños aumentos.

Via: LNE

El Equipo multidisciplinario de Cirugía Plástica Reconstructiva estará nuevamente en el hospital de Iguazú, realizando consultorios satélites y cirugías programadas. La atención es totalmente gratuita. Los interesados deberán presentarse con DNI.

El próximo viernes 10 de agosto el equipo se trasladará al Hospital SAMIC de Iguazú “Dra. Marta Shuartz”, donde se realizara un consultorio satélite a partir de las 8:00 hs.
Además, manifestaron que el 10 y 11 de agosto llevarán adelante cirugías programadas en el SAMIC de Iguazú.
Finalmente, los Profesionales instan a la población de Iguazú, Eldorado, Wanda, Pto Libertad, Pto Esperanza y zonas aledañas a realizar su consulta.

Via: La voz de Cataratas

Quizás estas escenas las haya vivido usted varias veces: Se desviste, se mira al espejo y observa que sus pezones están mirando hacia el piso.

No puede hacer deporte, porque cuando corre sus senos se balancean al son de este movimiento. Y para rematar, cuando usted se acuesta boca arriba sus senos quedan debajo de las axilas.

¿Qué hacer?
Tome asiento y lea con atención: primero debe entender que usted ha sido víctima de una de las frases del cantante Gilberto Santa Rosa, “todo lo que sube tiene que caer”.
Esto, según el cirujano estético Ernesto Andrade, le sucede al 60 por ciento de las mujeres. Según el cirujano, las razones son: “por no utilizar brasier, por la pérdida de grasa y mama, por el paso de los años, por el embarazo y la lactancia, procesos en los que hay un incremento de piel.
Y sea cual sea la razón, la consecuencia es la misma: Ya ningún brasier hace ver sus senos satisfactorios para usted y tentadores para los hombres.
Pero no se resigne. Hay una manera para que regresen al punto ideal. Ir al quirófano y realizarse una pexia mamaria o levantamiento de senos. Y antes de hacerse este procedimiento tenga en cuenta dos cosas: por tener sus senos caídos usted no es menos mujer que otra y comprenda que el quirófano le ayudará a mejorar su físico y su mente, pero no le cambiará la vida.
Esta cirugía, que como todas tiene sus riesgos, es una técnica quirúrgica que permite colocar nuevamente los senos en posición natural. El doctor Andrade explica el proceso: “Consiste básicamente en colocar el pezón en el lugar adecuado mediante una serie de maniobras que obligan a cortar el exceso de piel”. Para esto existen varias técnicas. “Desde mi punto de vista, La cicatriz de T invertida, con el tiempo se vuelve imperceptible”.
Esta cirugía le permite continuar con su vida normalmente, tanto que respetará las funciones del seno: la sensibilidad y la lactancia. El procedimiento se realiza con anestesia general, dura 40 minutos y da una incapacidad de cinco días.

Para tener en cuenta
* Consulte con un cirujano plástico profesional. Él le determinará su estado de salud y le orientará sobre u mejor opción, riesgos y cuidados.
* Puede lactar con normalidad, pero debe tener claro que después podrían volver a caer.
* Cuando salga de la cirugía debe utilizar un brasier de franela durante un mes, las 24 horas, mientras el seno cicatriza internamente.
* Si es mayor de 40 años debe realizarse primero una mamografía, para detectar si hay alguna lesión.
* Al mes de cirugía podrá hacer ejercicio físico.
* En la cirugía no se hacen masajes ni ultrasonidos.
* La cicatriz se torna rojiza pero desvanecerá.

Via: ABCdelbebé

La labioplastía es una de las cirugías estéticas de más auge en el Reino Unido. Solo el año pasado, 2.000 mujeres se sometieron a esta operación que consta de una reducción de los labios vaginales.
Una mujer entrevistada por la BBC afirmó que se sentía perturbada porque no encontraba imágenes de mujeres con los genitales parecidos a los suyos. En realidad la obsesión con la forma de su vagina se había vuelto el centro de su vida. Una vez que llevaron a cabo la labioplastia, para su sorpresa, no quedó contenta con el resultado. Y es que el deseo por las cirugías plásticas muchas veces se aloja solo en la cabeza de la gente, no en una necesidad real. Una cirugía no solucionó el complejo que le generaba el aspecto de su genitales.
Esta operación se ha vuelto muy popular, de acuerdo con cifras del Servicio Nacional de salud del país europeo. Sin embargo, si una mujer siente una gran necesidad de cambiar la forma de sus partes más íntimas, es quizá importante que reconozca el verdadero motivo de este impulso.

Via: Terra

La piloto española María de Villota, del equipo Marussia de Fórmula 1, recibió anoche el alta médica tras permanecer ingresada durante seis días en el madrileño hospital Universitario La Paz, informó este centro médico en un comunicado.

“La paciente se encuentra en buen estado general, por lo que recibió el alta hospitalaria. En estos seis días de ingreso, ha sido tratada por especialistas de los Servicios de Cirugía Plástica, Neurocirugía y Oftalmología que continuarán viéndola ya que necesitará someterse a seguimientos y tratamientos periódicos en el centro”, detalla el parte médico.
Además, especifica que “desde el punto de vista neuroquirúrgico, no presenta déficit neurológico, por lo que no precisa intervención”.
“Como ya se comunicó en su momento, la paciente ha perdido el ojo derecho debido a la grave afectación del mismo y seguirá siendo controlada por el Servicio de Oftalmología”, recuerda.

La nota especifica también que los especialistas en Cirugía Plástica “serán los responsables de realizar el seguimiento de las graves lesiones faciales y la corrección de sus secuelas”.
María de Villota sufrió el pasado 3 de julio un grave accidente en Inglaterra mientras disputaba unas jornadas de pruebas con su equipo Marussia. Después de permanecer ingresada durante 17 días en el hospital Addembrook’s de Cambridge fue repatriada a España en un avión médico el pasado sábado 21.

Via: 20minutos

La cirugía de aumento mamario con implantes es quizá la que más frecuentemente se practica en cirugía plástica y estética. Resulta muy interesante poder conocer cuáles son las preguntas que más frecuentemente responde el especialista en su consulta habitual.

¿Anestesia local o general?
Las dos opciones son válidas, pero implican procedimientos distintos. En general cuando las prótesis se implantan delante del músculo pectoral, la cirugía puede realizarse con anestesia local y sedación, pero si el cirujano elige una implantación debajo del músculo es necesaria la anestesia general.

¿Es necesaria hospitalización o puede hacerse de forma ambulante?
El tipo de anestesia condiciona un poco la necesidad de hospitalización, siendo recomendable casi siempre un ingreso de 24 horas en hospital para controlar la evolución más inmediata.

¿Es una intervención con mucho riesgo o complicaciones?
En general es una cirugía de una hora donde no se abren cavidades corporales y por tanto el postoperatorio es favorable y sin apenas complicaciones. Pero no hay que olvidar que en cirugía siempre pueden haber hemorragias o infecciones y en el caso especifico de los implantes mamarios, un 4 % de los casos acaban en contractura capsular o «rechazo» como la gente lo conoce.

¿Qué es la contractura capsular?
Es una cicatriz que se forma alrededor de la prótesis como si fuera una piel de cebolla, que habitualmente debe quedar blanda y ser suave al tacto y no dar ninguna molestia, pero en un 4-5 % de los casos se genera de forma muy intensa, se hace gruesa y dura y provoca una contracción del implante, generando molestias, dolor e incluso deformidad de la mama; es lo que la gente conoce como «rechazo» y suelen aparecer como mamas duras y muy artificiales a la vista.

¿Dónde suelen ir las cicatrices?
Existen tres opciones posibles. La primera es vía axilar, pero es practicada muy pocas veces porque resulta difícil la cirugía y no permite un control directo del campo operatorio. La segunda opción es en la areola, haciendo una incisión en la mitad inferior de la areola que bordea la periferia de la misma para que en la zona de cambio de color se camufle la cicatriz y resulte mucho menos visible. La tercera opción es en el surco submamario; esta última suele ser preferida en pacientes que pretendan lactar en un futuro.

¿En cuánto tiempo se puede hacer vida normal después de la intervención?
La primera semana se recomienda evitar esfuerzos con los brazos y al final de la segunda semana se retiran los puntos; a partir de entonces se permite ir incorporándose a la vida normal, a excepción del ejercicio intenso.

¿Después de la cirugía se recomienda algún tratamiento?
Es habitual recomendar drenaje linfático manual tras la cirugía para disminuir la inflamación y evitar la contractura capsular. Suelen ser necesarias unas 10-12 sesiones de drenajes a partir de la primera semana.

¿Cuánto tiempo duran unos implantes?
No tenemos una respuesta exacta porque es muy difícil saber que resistencia tienen los materiales dentro del cuerpo. Tampoco tenemos experiencia de más de 40 años. Por tanto, lo mejor es controlar periódicamente los implantes bajo ecografía o mamografía con el fin de detectar precozmente alguna alteración que pueda tener que obligar a un recambio protésico.

¿Es posible la lactancia después de esta cirugía?
Lo normal es que sea posible a pesar de la cirugía practicada en la glándula, pero en algunos casos no será posible y siempre nos quedará la duda de si no fue posible por la cirugía o por motivos anatómicos.

¿Existe algún otro método alternativo a los implantes para conseguir un aumento mamario?
Realmente no. Los injertos de grasa autólogos (de la propia paciente) o al ácido hialurónico (macrolane) son una buena alternativa para paciente que busquen una reafirmación del pecho pero no un verdadero y definitivo aumento del mismo, ya que son soluciones temporales y consiguen solo pequeños aumentos.

Via: Diario Información

« Página anteriorPágina siguiente »