Quizás estas escenas las haya vivido usted varias veces: Se desviste, se mira al espejo y observa que sus pezones están mirando hacia el piso.

No puede hacer deporte, porque cuando corre sus senos se balancean al son de este movimiento. Y para rematar, cuando usted se acuesta boca arriba sus senos quedan debajo de las axilas.

¿Qué hacer?
Tome asiento y lea con atención: primero debe entender que usted ha sido víctima de una de las frases del cantante Gilberto Santa Rosa, “todo lo que sube tiene que caer”.
Esto, según el cirujano estético Ernesto Andrade, le sucede al 60 por ciento de las mujeres. Según el cirujano, las razones son: “por no utilizar brasier, por la pérdida de grasa y mama, por el paso de los años, por el embarazo y la lactancia, procesos en los que hay un incremento de piel.
Y sea cual sea la razón, la consecuencia es la misma: Ya ningún brasier hace ver sus senos satisfactorios para usted y tentadores para los hombres.
Pero no se resigne. Hay una manera para que regresen al punto ideal. Ir al quirófano y realizarse una pexia mamaria o levantamiento de senos. Y antes de hacerse este procedimiento tenga en cuenta dos cosas: por tener sus senos caídos usted no es menos mujer que otra y comprenda que el quirófano le ayudará a mejorar su físico y su mente, pero no le cambiará la vida.
Esta cirugía, que como todas tiene sus riesgos, es una técnica quirúrgica que permite colocar nuevamente los senos en posición natural. El doctor Andrade explica el proceso: “Consiste básicamente en colocar el pezón en el lugar adecuado mediante una serie de maniobras que obligan a cortar el exceso de piel”. Para esto existen varias técnicas. “Desde mi punto de vista, La cicatriz de T invertida, con el tiempo se vuelve imperceptible”.
Esta cirugía le permite continuar con su vida normalmente, tanto que respetará las funciones del seno: la sensibilidad y la lactancia. El procedimiento se realiza con anestesia general, dura 40 minutos y da una incapacidad de cinco días.

Para tener en cuenta
* Consulte con un cirujano plástico profesional. Él le determinará su estado de salud y le orientará sobre u mejor opción, riesgos y cuidados.
* Puede lactar con normalidad, pero debe tener claro que después podrían volver a caer.
* Cuando salga de la cirugía debe utilizar un brasier de franela durante un mes, las 24 horas, mientras el seno cicatriza internamente.
* Si es mayor de 40 años debe realizarse primero una mamografía, para detectar si hay alguna lesión.
* Al mes de cirugía podrá hacer ejercicio físico.
* En la cirugía no se hacen masajes ni ultrasonidos.
* La cicatriz se torna rojiza pero desvanecerá.

Via: ABCdelbebé

Anuncios