El presidente de la comisión nacional de cirugía plástica y jefe de cirugía plástica del hospital la Paz, César Casado, ha participado en la reunión anual y asamblea general de la Sociedad canaria de cirugía plástica, reparadora y estética, en la que ha comentado aspectos la reconstrucción mamaria después del cáncer.

¿Qué papel juega el cirujano plástico en el proceso de tratamiento del cáncer de mama?
— El cáncer de mama es una patología cada vez más frecuente donde ha cambiado tanto la incidencia como la terapéutica, y el cirujano plástico juega un papel importante. Quizá el más importante, porque hay que ofrecer la reconstrucción de la mama de forma que la terapéutica del cáncer sea integral y que junto a la extirpación, ganglio centinela, quimioterapia y radioterapia esté la reconstrucción. Hay que dar todas las posibilidades.
¿Y por qué no se hace?, ¿por qué no todas las cirugías de mama acaban en reconstrucción?
— De unas 16.000 pacientes que cada año padecen cáncer de mama en España, y de un volumen de mastectomías en torno a 8.000, sólo se están reconstruyendo unas 2.400. Esta cifra obedece, fundamentalmente, a la falta de interés institucional y de motivación de las propias pacientes, por ausencia de especialistas que reconstruyan…Porque la reconstrucción a veces ha caído en manos de personas que no tienen la preparación adecuada, que no son cirujanos plásticos.
El porcentaje es muy bajo.
— Muy bajo. Se reconstruye sólo un 20% de las pacientes, teniendo en cuenta que hay un 10% de incidencia de cáncer de mama anual en pacientes femeninas y, además, hay técnicas que no requieren la mastectomía completa. De las pacientes que requieren mastectomía, sólo una de cada cuatro se someten a la reconstrucción.
¿En qué casos es reconstruíble?
—La reconstrucción aporta calidad de vida a la paciente, ayuda a que no tenga secuela personal ni psicológica, porque si la mastectomía unilateral es un drama, la bilateral es terrible. Todas son reconstruíbles, y yo pienso que se deben reconstruir todas. Solamente aquellas pacientes con un estadío muy avanzado de la enfermedad, y una expectativa de vida muy corta, no serían candidatas para reconstruir.
¿Le preocupa que los recortes afecten a esta especialidad?
—La cirugía plástica se está viendo afectada por los recortes presupuestarios, pero el cáncer de mama no se tiene que ver afectado. Es un tema prioritario en salud pública.
Decía antes de que uno de los problemas es el personal sin preparación adecuada.
— La cirugía reparadora mamaria es patrimonio del cirujano plástico, mal que le pese a otras especialidades que vienen imitando gestos quirúrgicos de los cirujanos plásticos, como los cirujanos generales o los ginecólogos, que han limitado la reconstrucción a la práctica más sencilla porque no están capacitados para realizar otra más compleja.
Se ha interesado por la suspensión de reimplantes en el Negrín.
— La Comisión Nacional está preocupada desde que se nos advirtió de que se han suspendido los reimplantes. Lo que pasa es que antes, aunque se realizaban en el Doctor Negrín, el personal no cobraba y además el instrumental era de los médicos. Actualmente existe una inadecuada asistencia a estos pacientes. Hay que pensar que un amputado es una urgencia inmediata y no se puede estar difiriendo en el tiempo ni haciendo evacuaciones muy lejanas. Algún paciente se ha tenido que evacuar a Sevilla. Eso es antifuncional desde nuestro punto de vista, es incorrecto, sobre todo teniendo en Gran Canaria la institución, los cirujanos y el material. Uno de los centros de referencia de reimplantes debe estar en Gran Canaria no sólo por la población de las Islas sino porque se benefician los países cercanos de la costa occidental de África y los pacientes de altamar.
El tiempo es fundamental.
— No es lo mismo evacuar un paciente a 200 kilómetros que de aquí a Sevilla, o que ocurra por la mañana o a las diez de la noche. El factor tiempo es importantísimo porque debe ser tratado de forma inmediata, pero también la logística de transporte. Además, teniendo aquí los medios, es más caro el traslado que atenderlo aquí.
¿Es una cuestión de dinero?
—Es más barato hacerlo cada equis kilómetros que evacuar al paciente en un medio aéreo. Con ese dinero se pueden pagar muchas guardias y mucho instrumental. Por eficacia y eficiencia, es mejor hacerlo aquí, pero la situación es así por cuestiones que se nos escapan.

Via: canarias7

Anuncios