La Consejería de Salud ha creado un registro virtual para facilitar a las clínicas privadas de cirugía estética, plástica y reparadora que comuniquen los datos relativos a las intervenciones de cirugía plástica que realizan a pacientes menores de edad, lo que supone una nueva herramienta que servirá para conocer el número «exacto» de operaciones de este tipo que se efectúan en la comunidad, además de sus indicaciones, resultados, la tasa de éxito, posibles complicaciones, efectos secundarios y secuelas.
El registro da respuesta al artículo 11 del Decreto 49/2009, de 3 de marzo, por el que se regula la protección de las personas menores de edad que se someten a intervenciones de cirugía estética en Andalucía.
De esta manera, el departamento de María Jesús Montero completa una de las variables que conforma esta normativa y ha previsto que, en principio, los datos se anoten y se actualicen con una periodicidad de seis meses. La ficha informativa que se solicitará a las clínicas incluye, en primer lugar, los datos del centro sanitario y la especialidad del profesional que practica la cirugía. En segundo extremo, aborda los datos del paciente –sexo, fecha de nacimiento, país de origen, nacionalidad, municipio de residencia, índice de masa corporal y antecedentes clínicos–. Por último, el documento recoge la fecha de la intervención y la prevista para una segunda cirugía en los casos necesarios; el diagnóstico y procedimiento quirúrgico; la anestesia empleada; el tipo de cirugía; la profilaxis antibiótica; el drenaje; y las complicaciones o efectos secundarios aparecidos a los 30 días, los seis meses y el año.

Informar del material
Las clínicas también podrán informar del material de relleno, el tamaño y el envoltorio de los implantes. Todos estos datos se tratarán de manera confidencial, tal y como exige la normativa vigente. Por este motivo, en ningún caso se solicita datos de identificación personal del menor. Así, la Consejería de Salud dará de alta en el registro a los profesionales de las clínicas que, mediante certificado digital, se encarguen de acceder al registro para anotar esta información. De este modo, cada centro tendrá libre acceso a sus datos para modificarlos o actualizarlos según corresponda.
Por otro lado, el departamento de María Jesús Montero ha recordado que la Administración autonómica estableció hace tres años que todos los menores de 18 años que deseen someterse a una operación de cirugía estética tienen que pasar un examen psicológico para valorar el nivel de madurez y descartar desórdenes que contraindiquen la cirugía, especialmente cuestiones relacionadas con trastornos de la imagen corporal.
«Con respecto a mi práctica, la única cirugía estética que he practicado en algún menor ha sido la de las orejas de soplillo, por el trastorno-complejo que esto les supone en su relación con otros niños-jóvenes. Suele ser el propio menor quien consciente y voluntariamente ha solicitado el tratamiento a sus padres y ellos a su vez a mí», explica el doctor granadino Álvaro Gallegos. La Sociedad Española de Cirugía Plástica y Reparadora estima que se realizan unas 380.000 intervenciones de estas características cada año, lo que coloca a España en cuarto lugar en el mundo. Asimismo, señala que estas operaciones crecen anualmente entre un 5 y un 10%.
Al trasladar estos datos a Andalucía se puede presuponer que cada año tienen lugar unas 60.000 intervenciones de cirugía estética y, en la actualidad, existen en la comunidad 165 establecimientos dedicados a esta actividad.

Menos intrusismo con la crisis
En el ámbito privado de la Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, y gracias a la crisis, se ha frenado drásticamente el avance del intrusismo profesional en todos los aspectos, según informa la sociedad que aglutina a los profesionales de este área, que llevaba combatiendo esta lacra desde su fundación en 1953, pero sin demasiado éxito.
Ahora la gente se piensa mucho a quién entregar su dinero, tiene mayores criterios de selección y quiere saber quién está detrás de la bata blanca. Así lo explicó hace unos días Jaume Masià, presidente de la Secpre, en un congreso en Palma de Mallorca.
El lado más negativo es que las medidas de ajuste de personal público en las autonomías están afectando a la especialidad. La crisis va a frenar que haya cirujanos plásticos en los hospitales del Sistema Nacional de Salud, donde actualmente solo existen en el 50% de sanatorios, en unidades como grandes quemados o maxilofacial.

Via: Ideal

Anuncios