Una vez tomada la decisión de someterse a cualquier intervención de cirugía estética, el primer paso, y el más importante, es la elección del centro y el cirujano que la llevarán a cabo, ya que en su profesionalidad y su pericia recaerá la mayor parte del peso del éxito. Hoy te presentamos los ocho mandamientos sobre cómo elegir cirujano, toma buena nota si es tu caso.

En la cirugía no existe el low cost. No te dirijas al centro más económico, sino al que te ofrezca más confianza y cuente con el mejor equipo médico y las mejores instalaciones.

Comprobar sus referencias. Seguro que conoces a alguien de tu entorno que se ha operado. Si es así, y si está satisfecho con el resultado y con el trato, puede ser una buena opción, pero antes de nada, una vez sepas el nombre del cirujano contacta con la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (www.secpre.org) para confirmar su titulación y su especialización, y ahorrarte posibles disgustos debidos a una falta de profesionalidad.

Anota todas tus dudas y preguntas. Antes de acudir a la cita, reflexiona sobre todos los aspectos de la intervención que te preocupen o que no entiendas bien: procedimiento, resultados que puedes esperar, postoperatorio… y apúntalos para hablarlos con el cirujano.

Si no entiendes algo, dilo. A menudo los médicos tienden a dar pocas explicaciones, o a hacerlo en un lenguaje muy técnico que puede que no comprendas del todo. Si se da el caso, dile tranquilamente que no lo entiendes y pide que te lo explique de una forma más sencilla.

Infórmate sobre todos los riesgos y posibles complicaciones durante y tras la intervención. Toda cirugía, por leve que sea, tiene ciertos riesgos, que en algunos casos se obvian. Estar bien informado es imprescindible para evitar imprevistos.

La confianza entre médico y paciente es fundamental. Si no estás convencido, por muy buenas referencias que tengas de un cirujano, es mejor que consultes a otro antes de tomar la decisión. Te sentirás mucho más tranquilo y más cómodo de cara a la intervención.

Ten muy claro lo que quieres y toma en cuenta la opinión del experto antes de tomar una decisión final. Si, por ejemplo, por tu complexión el cirujano te aconseja una talla menor de pecho de la que habías pensado, hazle caso. Pero tampoco te dejes convencer de algo que no te termina de gustar.

Asegúrate de que el centro elegido cuenta con todas las medidas y los medios necesarios para que estés seguro en todo momento, tanto a nivel quirófano como reanimación, equipo médico, etc.

Via: Te interesa

Anuncios