Desde que el cirujano israelí Eyal Gur diera a conocer si invento, el Cup & Up Bra, hace unos años; fueron muchas las mujeres que se ofrecieron para someterse a la novedosa intervención.

El Cup & Up Bra es una especie de ‘sujetador interno’, que se consigue tras una cirugía estética leve. Consiste en una pieza de silicona que se implanta en la parte inferior de los senos, un centímetro por debajo de la piel, y que los eleva, acabando así con el antiestético pecho descolgado. Sus inventores esperan que, además de una ayuda estética, pueda resultar útil para mujeres que han padecido un cáncer de mama.

Finalmente, este sujetador se ha convertido en realidad. La primera operación para implantar el mecanismo en una mujer, hace pocas semanas, fue un éxito, y ya se ha anunciado que la segunda intervención tendrá lugar antes de Navidad.

Con esta operación se inició el proceso de un año de ensayo clínico; si todo marcha bien y no se detecta ninguna complicación durante este periodo, la intervención podría llegar a Europa en unos 18 meses. “En el trascurso de un año, tendremos evidencia de que funciona. Entonces podremos dar luz verde para que se autorice en Europa”, aseguran los responsables.

La operación dura sólo unos 40 minutos, pudiendo la paciente abandonar el hospital el mismo día de la cirugía.

El efecto de este ‘sujetador interno’ puede llegar a durar varios años. Avi Cohen, director ejecutivo de Orbix Medical, la empresa encargada del desarrollo del sujetador declaró que “la operación fue realmente bien” y que la recuperación de la paciente, de unos 30 años de edad, “también estaba siendo buena”. “El sujetador ha conseguido el efecto que ella quería. Su pecho tiene un aspecto muy natural. Los cirujanos han hecho un gran trabajo”, añade.

Su inventor, el Doctor Gur, cree que las mujeres podrían llegar a prescindir del sujetador. Aunque para ciertas ocasiones, como para hacer ejercicio, sí sería aconsejable el uso de éste.

Más información: 20minutos.es

Anuncios