senosEn el tratamiento de la ptosis mamaria se eleva la mama y se restaura su forma, para lo que se ha de resecar la piel sobrante, remodelar el tejido mamario y, si es necesario, aportar volumen mediante un implante. De este modo, gracias a los implantes de cohesividad media, unidos a una colocación totalmente retropectoral de los mismos, se consigue situar el implante tras el músculo pectoral y se elabora un punto de apoyo fijo y permanente, que alarga la duración de los resultados.

A esto los expertos añaden la realización de un ‘flap’ o uso de tejido dermo-graso propio en los polos inferiores de la mama. Gracias a ello, se construye un nuevo punto de apoyo, igualmente destinado a reforzar la zona donde recae el peso de la mama, prologando los resultados de la cirugía y así conseguir un resultado más armónico y bello.

La combinación de estas dos técnicas de sujeción (implante + flap) permite que la mama, antes ptosica, recupere un volumen muy natural reduciendo al mínimo las cicatrices, y optando por una marcación cutánea mínima –alrededor de la areola y en vertical– que reduce considerablemente las cicatrices asociadas generalmente con las intervenciones de reducción y elevación.

Se realiza con anestesia general, requiere un día de ingreso hospitalario y, según informó el Instituto Javier de Benito en un comunicado, a los 3 días se puede hacer vida normal con las precauciones habituales, tales como no hacer deporte ni coger peso.

Más información: adn.es