El doctor Iván Mañero, cirujano plástico y director de la Unidad de Género del Hospital Clínico de Barcelona, miembro de la SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica reparadora y Estética) , el 100 por ciento de los pacientes transexuales quieren operarse, pero existe un porcentaje que no lo hace por miedo a la intervención, por problemas económicos y por miedo al rechazo familiar, laboral y social.

“Después de muchos años de experiencia, conozco casos de pacientes que han sido rechazados por los suyos, pero no existe ningún paciente, de los cuatrocientos cambios de sexo que he realizado, que se arrepienta de su decisión”, finaliza.

La causa de que los transexuales de mujer a hombre no requieran más intervenciones es que al tomar testosterona, hormona muy potente, ya consiguen masculinizar la voz, el crecimiento del vello en las zonas propias de los hombres, la caída de pelo en forma de entradas y el aumento de grasa en el abdomen.

“Por este motivo, a pesar de no estar actualmente conseguida la cirugía genital, estas personas tienen muchos menos problemas sociales porque en cuanto toman testosterona son auténticamente hombres de aspecto y su integración social y laboral es absoluta”, apunta Mañero.

Durante la adolescencia se producen cambios corporales que podrían ser bloqueados para evitar la cirugía.

Más información: Levante-emv.com

Un total de 258 personas se han sometido a una operación de cambio de sexo en los últimos 10 años desde que se implantara este servicio gratuito en la sanidad pública andaluza desde el Hospital Regional Universitario Carlos Haya de Málaga.

Fuentes del Hospital Regional de Málaga han informado a Efe de que desde que en mes marzo de 2000 se realizara la primera intervención quirúrgica en Andalucía hasta junio de 2009, de los 258 procedimientos, 127 han consistido en cirugía genital de reasignación de sexo y 86 han sido mastectomías.

Asimismo, las 45 restantes corresponden a otro tipo de intervenciones menos significativas pero de “igual complejidad”, mientras que el proceso pasa por tres fases; el tratamiento psicológico, el hormonal y finalmente el quirúrgico.

De las 127 reasignaciones de sexo, 103 son genitoplastias feminizantes o cambio de sexo de hombre a mujer y 24 genitoplastias masculinizantes o cambio de sexo de mujer a hombre.

La presidenta del Colectivo de Gays y Lesbianas (Colega) de Córdoba, Alba Redondo, ha pedido en declaraciones a Efe que se amplíe este servicio a otras ciudades de Andalucía, y también a otras comunidades, para “evitar las largas listas de espera”, ya que en este momento sólo ofertan este servicio por la sanidad pública la Comunidad de Madrid, Cataluña y el Hospital Carlos Haya de Málaga.

Más información: ABC.es

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.